AvancesPC

Comanche – Primeras impresiones

Pilotando los cielos

Volar en los videojuegos es una sensación maravillosa. Atravesar las nubes, hacer zig-zag entre las montañas y arañar el mar son cosas que pueden rozar casi lo terapéutico. Y cuando lo hacemos en un simulador, esta experiencia aumenta, ya que al tener controles más exigentes, la satisfacción al hacerse con ellos es mucho mayor. Cuando nuestro vehículo es un helicóptero de guerra equipado con armamento militar y un dron de combate, la cosa se pone intensa. Y ahí es cuando entra Comanche.

Obviamente, si hablamos de un simulador, los controles serán de vital importancia. Por desgracia no cuento con un joystick adecuado para este tipo de juegos, así que he usado el teclado y ratón. Decir que, aunque no sea el periférico perfecto para Comanche, Nukklear ha puesto mucho esfuerzo para que los controles más clásicos sean lo más fieles, sensibles e intuitivos posibles. Lo que no implica que sean sencillos. Lleva un tiempo adaptarse a ir adonde queremos y no terminar hundiendo el helicóptero en el fondo del mar.

Por suerte, para ayudarnos tenemos una serie de tutoriales en los que nos enseñaran los controles básicos y donde nos harán pasar por unos anillos flotantes. El primero es muy sencillo y aprenderemos cómo mover el helicóptero en todas las direcciones. Pero en los siguientes ya se nos exigirá un control mucho más preciso, que realicemos curvas cerradas, pendientes muy inclinadas o pasar entre espacios muy cerrados entre montañas. Aunque no es necesario pasar estas últimas pruebas para controlar el movimiento dentro del juego, permiten tener un desafío para aquellos que deseen dominar la movilidad de su vehículo dentro de Comanche.

Pero no todo es pilotar, como ya he dicho antes, pilotamos un helicóptero de combate y no solo tenemos que procurar no estrellarlo contra una montaña, sino disparar nuestras armas contra diferentes enemigos. Para esto también contamos con tutoriales de variada dificultad. Aquí es donde entra la parte difícil, no porque disparar en sí sea difícil, sino por el hecho de estar en movimiento y disparar a la vez.

Los escenarios, sobretodo en el modo multijugador, son variados y preciosos. Es una maravilla recorrerlos

Que estos dos tipos de tutoriales estén separados es un gran acierto, ya que permiten al jugador acercarse a unos controles muy sensibles de una forma muy escalada.

Aunque Comanche parece querer centrarse principalmente en su modo multijugador, primero quiero hablar de su modo campaña. O mejor dicho, del primer capítulo de su modo campaña, porque a día de hoy su segundo y tercer capítulo aún no están disponibles.

Más que modo campaña, es mejor llamarlo modo un jugador, ya que el argumento pasa bastante de largo. El objetivo aquí es familiarizarse con las mecánicas principales del juego y prepararnos para el funcionamiento de las partidas online, siguiendo un patrón muy claro de funcionamiento.

En este modo nos enfrentaremos a hordas de enemigos, entre los que habrá una variedad de torretas, barcos y otros helicópteros. Después tendremos que infiltrarnos con nuestro dron en una pequeña base, derrotar a algunos enemigos y activar algún objeto en su interior para volver al primer paso de la rutina.

Cada helicóptero y dron tienen diferentes características y un rol diferenciado. Tenemos al especialista a larga distancia, al soporte, etc…

Esto se repite varias veces, en ocasiones variando las localizaciones, como por ejemplo dentro de una cueva donde tendremos un espacio muy limitado para mover nuestro helicóptero. O en una zona con mucha niebla, donde apenas podremos localizar a los vehículos enemigos. Aún así, es un modo que puede llegar a ser repetitivo muy fácilmente, pero que nos ayuda a familiarizarnos con algunas de las mecánicas que encontraremos en las partidas online.

Y ha llegado la hora de hablar del modo multijugador. Aquí jugaremos partidas rápidas (ya que las competitivas aún no están incorporadas) que se dividen en dos modos de 4 contra 4.

En uno de ellos tendremos que derribar helicópteros enemigos y recoger con nuestro dron el paquete que sueltan al morir para sumar puntos. Mientras, tendremos que recoger los paquetes que sueltan nuestros aliados al morir para denegar puntos al equipo enemigo. Es bastante simple y se resume bastante en la destrucción sin un gran componente estratégico, siendo lo más próximo al típico shooter arcade.

El otro modo tiene un componente más estratégico, en el que hay dos puntos donde instalar un EMP. Un equipo trata de instalarlo y otro de impedirlo. Para lograrlo se debe usar un dron para infiltrarse en la base enemiga (o defender la tuya propia). Si se logra, se intercambian los roles y el equipo atacante pasa a defender y viceversa.

Cuando funciona, el combate multijugador es activo, dinámico y muy entretenido. Comanche es un juego con mucho potencial

Por desgracia, aunque estos modos suenan muy interesantes, sobretodo el segundo, apenas he sido capaz de experimentarlos. Las colas de espera llegan a ser muy largas y, excepto en una ocasión, todas mis partidas han sido de una persona contra una persona, lo cual quita toda la gracia, sobre todo en el modo de atacar las bases. Esto sin duda es el peor punto de Comanche y afecta de forma muy negativa a la experiencia.

Espero que esto se solucione en una futura versión del juego, ya que estamos hablando del modo principal de este y que tenga este fallo es algo grave. También es cierto que nos encontramos ante un early access y que la base de jugadores aún es pequeña, provocando una posible falta de jugadores para que haya un modo multijugador sólido.

La idea que presenta Comanche es interesante y divertida. Sus controles están pulidos, y aunque requieren práctica, es una autentica gozada cuando consigues dominarlos y pilotar como tú quieres. Su tutorial y modo de un jugador, aunque simples, cumplen y ofrecen lo necesario al jugador. El multijugador, aunque podría disfrutar de algún modo adicional, parece prometer bastante, con gran variedad de vehículos con diferentes habilidades y características.

Por desgracia, el problema principal sigue ahí, y es que su principal modo se me ha hecho casi injugable. Aún así, es muy pronto para juzgarlo, ya que sigue en una fase temprana de desarrollo. Espero que Comanche se mantenga actualizado y tome remedio en este aspecto para que podamos disfrutar de todo su potencial en un futuro.

Etiquetas

Regas

Jugando desde que era capaz de sujetar un mando. Amante de los RPG y la narrativa en general. Con suerte futuro diseñador.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X