AnálisisPC

Ori and the Will of the Wisps – Análisis PC

Más que un metroidvania

Cuando nos referimos a un metroidvania, sin duda de las primeras opciones que viene a mi mente es Ori and the Blind Forest. Moon Studios se consolidó y se abrió paso en la industria de los videojuegos hace cinco años con el primer título de la saga, y la guinda del pastel nos la trae con Ori and the Will of the Wisps.

Lo primero que quiero destacar son las ganas y la expectación que me corroían por dentro una vez puse por primera vez mis manos en la primera entrega de la saga y ha continuado con esta. Os puedo adelantar que ha cumplido y superado las expectativas que albergaba.

La historia comienza tras el final del primer título que, por motivos de spoilers, omitiré. Las hermosas cinemáticas nos sitúan en el bosque de Nibel donde Kuu, la pequeña búho, crece y decide aprender a volar. La primera dificultad se presenta cuando, al tener problemas en un ala, no puede desarrollar la acción. Durante el transcurso de esta minihistoria introductoria, podemos manejar a Ori que, desde el primer momento, nos seduce con sus movimientos e interacciones.

Continuamos con la entrega de una pluma a Kuu, quien consigue despegar (con Ori a su espalda) pero acaban perdiéndose a lo lejos mientras sobrevuelan más allá del bosque, en tierras inexploradas donde se desarrollará toda la trama. Cuando Ori se da cuenta de la separación con Kuu, se convierte en nuestra misión principal encontrarla e intentar volver a casa.

Ya en los primeros momentos contamos con habilidades que dan ese toque de ligereza y control al juego, como el poder agarrarnos de las paredes. Nos presenta su nuevo modelo de combate al conseguir la primera habilidad y al enfrentarnos a nuestros primeros enemigos, incluyendo un jefe de zona.

La dificultad al principio es casi irrisoria, los enemigos son sencillos y el apartado de plataformeo se basa en básicos saltos y transiciones de mapa pero, mientras descubrimos y avanzamos en el nuevo mapa, la dificultad aumenta gradualmente casi sin darnos cuenta, haciendo que todos nuestros sentidos estén puestos en hacer que Oricumpla sus objetivos con el menor número de muertes posibles.

Una de las nuevas mecánicas que presenta esta segunda entrega son las habilidades o fragmentos espirituales. A diferencia del anterior juego, podemos adquirir, asignar y mejorar habilidades. No tenemos todas disponibles (a excepción de las de control de movimiento necesarias) y podemos adquirirlas intercambiándolas por los orbes de luz que conseguimos durante la aventura o extrayendo y poseyendo la luz que emana de los árboles azules (antiguos espíritus de luz). Como máximo, podemos asignar tres habilidades. La primera que adquirimos, a modo de ejemplo, es una espada de luz con la podremos golpear a nuestros enemigos.

El panel de fragmentos espirituales lo encontramos en el menú donde también tenemos un mapa con diferentes indicadores y un árbol con los diferentes objetos que poseemos junto al contenido que hemos completado (y que falta por completar) del juego.

Los desafíos son otra parte importante del juego ya que, al completarlos, nos ayudarán a finalizar el juego al 100% y nos ofrecen jugosas recompensas. Estos pueden ser, desde conseguir un objeto, a llegar a una zona complicada y desafiante del mapa.

También nos encontramos con diferentes misiones (ya implementadas en la primera entrega) llevadas a otro nivel. Se encuentran por el mapa, son totalmente opcionales y nos cuentan más historia o ayudamos a otro nuevo elemento del juego: los NPCs.

Durante nuestra odisea, contamos con la presencia de distintos y variopintos personajes que nos pedirán hacer misiones para ellos, desde buscar una garra a explorar una zona.

Nos incentivan con jugosas recompensas y, además, pueden darnos objetos que podemos usar con otros nuevos personajes para seguir una cadena de recados y así llegar a una gran recompensa final. Este elemento nos insta y ayuda a crear esa atmósfera de metroidvania que ya de por sí está presente en el juego. Además, podremos comprar el mapa de la zona a un peculiar y asustadizo personaje.

En el mapa Claros del Manantial encontramos un asentamiento donde podemos situar a la mayoría de compañeros donde algunos, como Grom (a cambio de un extraño mineral), nos permitirán mejorar el lugar y así ayudar a nuestros amigos a disfrutar de una mayor comodidad y abriendo paso a nuevas funcionalidades. Otros NPCs nos darán la posibilidad de hacernos con esas habilidades que tanto nos ayudarán a lo largo de nuestra aventura y mejorarlas.

Una de las cosas que más me ha llamado la atención ha sido la implementación de mejoras y el mantenimiento de otras características conforme al primer título. Podríamos decir que no ha perdido ese toque de plataformeo característico del primer Ori, de hecho, lo han mejorado con una fluidez a la hora de manejar a nuestro protagonista en todos los sentidos. Cabe destacar que la jugabilidad< ha transgredido y se ha convertido en un título que recuerda a Hollow Knight ya que el combate ha pasado a ser una parte muy importante del contenido, que viene reforzada por los ocasionarios encontronazos con algunos jefes.

En cuanto al apartado artístico, belleza es el término que lo podría representar. Es más bonito, más elaborado y con más mimo, respetando ese juego de movimiento en la parte trasera de la acción y la parte más cercana de la pantalla. Es cierto que presenta pinceladas o se basa en un estilo más oscuro en ocasiones, pero también los colores son más vivos y más destacables.

Poco puedo aportar en cuanto a la banda sonora, simplemente te transporta a ese mundo mágico, te narra y te desarrolla la historia casi sin necesidad de palabras. Es bastante complicado conseguir un hilo argumentativo musical y más en un metroidvania, pero lo han conseguido, y con nota. Un ejemplo de esto podría ser la música relajada cuando exploras una zona, con los característicos sonidos ambientales y de enemigos que se atenúa en momentos de mayor dificultad o se acelera cuando un bossse aproxima.

Lo que más me ha llamado la atención ha sido el sistema de guardado que, diferenciándose del primer título, se produce automáticamente y más seguido, restándole cierta dificultad al juego.

A título personal puedo afirmar que Ori and the Will of the Wisps puede considerarse uno de los mejores metroidvania de la historia. Su atmósfera mágica alimentada de una banda sonora sensacional y un apartado artístico exquisito nos sumerge de lleno en Niwel. Además, junto a una fluidez y una jugabilidad excelente, hace de ello un juego que compite contra los más grandes.

Destaco la mejora que ha habido respecto al primer título en el combate, haciendo que, sumado a los desafíos de plataformeo ya existentes, la dificultad en general sea más elevada que, a la vez, se compensa con más puntos de guardado automáticos.

Se nota que la segunda entrega ha mejorado y, como el buen vino, ha madurado lo suficiente como para que la experiencia de juego sea gratificante para todo tipo de público. Personalmente me he enganchado como hacía tiempo que no hacía y las horas pasaban y pasaban casi sin darme cuenta. El tiempo de juego ha sido mayor, unas diez horas, sin hacer nada de contenido secundario.

Finalmente, si os gusta este género o simplemente queréis disfrutar de un juego hermoso lleno de emotividad, Ori and the Will of the Wisps es lo que buscáis.

Ori and the Will of the Wisps

Puntuación Final - 9

9

Imprescindible

Ori and the Will of the Wisps continúa la historia de su predecesor manteniendo los puntos fuertes y mejorando sus otros apartados. Es mucho más que un metroidvania, su historia, apartado artístico, banda sonora y jugabilidad nos acompañan en una aventura única y hermosa.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Javier Martín González

Graduado en periodismo | Redactor y lector empedernido. Soy gamer desde que tengo memoria, consumidor de series y campeón de futbolín.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X