AnálisisPS4

Nioh 2 – Análisis PS4

El lado arcade de la insistencia

Vivimos tiempos frustrantes, tiempos que desafían nuestro bienestar y nuestra salud, «tiempos oscuros» como decía Dumbledore. Todos estos sucesos, que al mismo tiempo me evocan la necesidad de mandaros un mensaje de ánimo y confianza, también son comunes en Nioh 2, donde los demonios yōkai reinan cada recoveco de un Japón feudal distópico y oscuro. 

Y es que Nioh 2, no es la arquetípica secuela, pues como diría Roy Batty en Blade Runner, «no se perderá en el tiempo como lágrimas en la lluvia», pero tened una cosa clara, esta vez es hora de morir. 

La calma antes de la tormenta

En Nioh 2 encarnaremos a… ¡sorpresa! ¡Nos encarnaremos a nosotros mismos! Y es que esta vez Nioh 2 cuenta con un editor de personajes, especialmente trabajado y con bastante profundidad, que nos aportará un ratillo bastante agradable antes de entrar en materia, y es que, como se dice normalmente, la calma precede a la tormenta.

El Team Ninja, que ha decidido ser bastante continuista en su propuesta, nos sitúa esta vez en el periodo Sengoku, centrando toda la mitología yōkai  alrededor de diversos microrrelatos humanos verídicos de aquella época. Como ejemplo tenemos la representación de Imagawa Yoshimoto, daimyō con base en la provincia de Suruga, y uno de los jefes finales del juego. 

Habrá enemigos que sean mucho más difíciles que otros y viceversa, no hay término medio

En esta precuela, porque es una precuela, tendremos diversas novedades en el gameplay. La más llamativa será la posibilidad de transformarse en yōkai para así hacer frente a nuestros enemigos, los cuales también podrán dropearnos sus habilidades demoniacas y dotar de más profundidad al entorno de combate al que nos transporta Nioh 2, un entorno salvaje y desenfrenado. 

Una vez que dejemos atrás el profundo y entretenido editor, comenzaremos a morir como si el objetivo fuese ese, y es que el juego requiere un lento periodo de adaptación, no al control, si no al propio ritmo. Nioh 2 no es ni un souls, por mucho que pueda parecerlo, ni tampoco es un juego innovador, pues bebe mucho de su primera entrega, la mejor forma de definir es Nioh 2 es «No toques mucho que así está bien».

El nuevo juego de Team Ninja no arriesga en prácticamente nada, pero, sin embargo, resulta desafiante desde el primer minuto hasta el último, esa sensación de alivio y satisfacción que llega tras haber muerto decenas de veces por el mismo enemigo no te la pueden dar muchos juegos, y Nioh 2 es uno de ellos.

Pero entonces… ¿Por qué hago tanto énfasis en que no debemos esperar un souls de Nioh 2?  

Pues principalmente porque tiene una propuesta totalmente diferente a la que nos ofrecen los souls, y es que Nioh no pretende ser una aventura de magnitudes épicas donde , con tu individualismo y tu espada, te enfrentas a grandes desafíos en consecuencia de la búsqueda del cumplimento de una profecía o la búsqueda de un crecimiento interno avivado por un lore misterioso y progresivo. 

Los jefes finales siempre van acompañados de una banda sonora espectacular y envolvente

No, Nioh 2 es un juego que tiene una parte narrativa que justifica el salto de un nivel a otro, pero que no se aleja de lo que en su día fue Ghoul´s and Ghost, un juego con una propuesta arcade desafiante con un largo y complejo tramo entre principio y final, no cuenta con una interconexión de diseño o narrativa que forme parte de un todo constante, simplemente se adecúa a su propio ritmo. Nioh es diferente, es un juego de pasarte niveles como si de un Super Mario estuviésemos hablando, algo que puede gustar o no, pero que no debe ser constante como lo es un souls, y por ende tiene sus propios aciertos y sus propios errores. 

Y es que Nioh 2 sigue contando con los divertidos y profundos cambios de postura, así como ese árbol de habilidades que tanto lo distingue de un souls, y es que recordemos que podremos subir de nivel mediante la venta de armas, algo que denota la importancia de farmear todo lo que no está escrito. 

Es preciso que digamos que Nioh 2 es un juego que busca el farmeo intenso y el recorrer cada esquina de sus pequeños pero complejos y profundos niveles, algo que sería mucho más divertido si la forma de alargarlos no fuese doparlos al máximo posible en cada tramo del juego. Y es que ese es uno de los mayores puntos negativos del juego: el constante engaño al jugador para alargar el tiempo de juego, pues habrá diversos niveles que nos aconsejará jugar en nivel 15, para luego tirarnos dos horas farmeando y darnos cuenta de que hasta que no hemos alcanzado el nivel 25 no hemos encontrado un equilibrio justo entre juego y jugador. 

Las armas a distancia serán valiosísimas aliadas

Al margen de esto, sí es cierto que es imposible no comparar algunos enemigos con la franquicia de From Software, y no lo digo por el modelado o las animaciones, si no por las carencias y lo poco inteligentes que son muchos de los sets de movimientos en este juego en comparación con los del otro bando, tanto a favor como en contra. 

En un souls puedes pasarte a cualquier enemigo con constancia y trabajo si sabes cómo pasártelo, pues cada enemigo tiene su punto débil y su punto fuerte, en Nioh 2 no encontraremos eso salvo en algunos casos aislados, pues todos los enemigos son o muy duros o muy blandos, pero no suelen presentar combates justos. O los machacamos o nos machacan, algo que el juego tiene presente, y razón por la cual incita desde el minuto 1 a jugarlo con la ayuda de otros jugadores, algo que puede no ser para todo tipo de gustos, pero que a me ha parecido bastante divertido. 

En temas de gráficos y rendimiento, Nioh 2 sigue siendo estable, preciso y dinámico como lo requiere su gameplay, en el que podremos elegir si tirar por una opción más vistosa, que mejora los gráficos, o una opción óptima en consonancia con la tasa de frames por segundo. 

De nuevo, Nioh vuelve a retratar un Japón distópico e indeseable invadido por los yōkai, y lo hace extraordinariamente bien, tanto en términos visuales como de diseño. A falta de ser un historiador que pueda hablar sobre la congruencia histórica, simplemente puedo decir que el juego luce espectacular, con momentos muy oscuros, pero siempre envueltos en el halo de misterio que se intuye por los entresijos de las esquinas que dan a la siguiente sala.  Tema relacionado son las cinemáticas y los modelados de los diversos personajes y enemigos, muchos de ellos especialmente trabajados y que parecen estar recién salidos del manga Vagabond. 

Rostros propios de un manga de Takehiko Inoue

Por otro lado, en términos de diseño, Nioh 2, con su particular planteamiento de niveles cortos y desafiantes, combina muy bien lo que sería la «conectividad souls« con el dinamismo y velocidad que propone cada nivel, denotando un estudio y un trabajo previo a la construcción de cada nivel. Esa pura funcionalidad que denota un buen diseño se ve truncada en muchas misiones secundarias que arriesgan ese mismo diseño para sumar un par de horas al juego que, seamos sinceros, son pura paja.

En el apartado sonoro debemos hacer especial hincapié en cada arma y movimiento, pero sobre todo en ese aura épica que envuelve a cada jefe final. El juego tiene una banda sonora muy apropiada para ponerte lo más nervioso posible en momentos de crisis, también, como detalle curioso, debo decir que muchas veces me recuerda a la banda sonora de GUN, aquella leyenda western que apareció en Xbox y PS2 allá por 2005. 

De nuevo, Nioh 2 propone una alternativa a los fans de los desafíos con una propuesta reiterada tras una exitosa primera entrega. En esta precuela encontraremos un título «arcade» de acción en el que tendremos que ir escalando niveles tan dinámicos como peligrosos, y que, con un profundo sistema de combate ampliado, garantiza horas y horas de diversión que se pasarán en instantes.

Como puntos negativos debemos reiterar algunos detalles específicos que ya hemos mencionado, en especial, las misiones secundarias y una dificultad poco justificada a la par que poco inteligente. Algo que podríamos resumir como un puñado de misiones secundarias rellenas de paja, oleadas de enemigos sin coherencia ni medición ninguna y un sistema de progresión por niveles el cual existe únicamente para aumentar la duración del juego debido a la cantidad de enfrentamientos injustos a los que nos vemos expuestos, algo que, por ejemplo, no encontraríamos en el primer Dark Souls, culmen del género. 

Nioh 2

Puntuación Final - 8

8

Recomendado

Nioh 2 nos deleita con una propuesta continuista, pero tan diferente y entretenida como su anterior entrega. Más y mejor, una alternativa que no se deja encasillar como un soulslike copión convencional.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Carlos González

Buscadme en Tokio-3 o junto con mi gato, que se llama Wanda y es de Wakanda.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X