AnálisisPS4

Dreams – Análisis PS4

Conviértete en soñador

Debo reconocer que cuando vi esta propuesta por primera vez no me llamó tanto la atención. Es más, pensé que sería algo aburrido o sin interés para mí. Debo decir en mi defensa que la primera vez que se anunció este juego fue casi al principio de esta generación y realmente apenas se sabía de qué iría. También yo era más joven, por aquel entonces tenía más prejuicios, es lo que tiene la juventud, emociones más intensas, pero a veces poca capacidad no solo de reflexión, sino de ver más allá de lo que tú mismo crees percibir. Por aquel entonces yo había olvidado una obsesión que tenía en mi niñez, que era hacer juegos. En parte porque la industria entonces pasaba por unos momentos algo flojos, o al menos yo lo percibía así, y en parte además de por el propio paso del tiempo y de la vida, porque no quería dedicarle tiempo a algo que creía que no podía hacer.

Pasaron los años, y yo más mayor y con más derrotas que victorias en la espalda había aprendido mucho y mi visión sobre los videojuegos, lo que conllevan y lo que implica jugar cambiaron. Y entonces reapareció Dreams, el cual nos sorprendió con una propuesta novedosa, que llevaba más allá el concepto de crear tus propios niveles. Dándote la posibilidad de crear tus propios juegos, vídeos, música, etc. Algo que ya os adelanto que no es tan fácil como parece, pero que aún así este «juego» te anima a hacer. Y pongo juego entre comillas por una buena razón, ya que se podría considerar a Dreams más bien como una súper-herramienta y una plataforma a la vez, aunque sin duda para mi es una razón para crear, un lugar de ánimo y estímulo, una creación encarada a sacar lo mejor de mí mismo, y recordarme que, con esfuerzo, todo lo que pueda imaginar es posible crearlo.

La magia de Dreams no está solo en lo que ofrece, sino en cómo te anima seguir adelante

Normalmente en mis análisis empiezo con la parte narrativa de los juegos, su historia, trama, etc. Y si bien Dreams tiene algo que podríamos considerar un modo historia, creo que debo presentar antes en que consiste todo esto porque es de lo que va este «juego».

Lo primero que se nos presenta es una introducción, muy colorida e hipnótica, donde se nos dan unas pequeñas bases de cómo se maneja la interfaz a nivel más básico. Realmente una pequeña excusa para que vayas conociendo de que es capaz Dreams, como se mueve y como se siente. Esta introducción tiene diferentes fases y puede hacerse un poco larga, pero es realmente fascinante, a poco que tengas un mínimo de creatividad ya empezarás a emocionarte con las cosas que puedes hacer y las que no. Pero aún queda un largo camino hasta ello, ya que la idea es prepararte bien, al menos en una base para que luego la inmensidad de lo que puedes hacer con Dreams no te abrume, cosa que igualmente hará.

Experimentar es muy importante, y por ello podremos crear todos nuestros recursos o usar todos los que la gente ya ha creado

Poco a poco iremos aprendiendo como manejar simples objetos, moverlos, duplicarlos, todo encarado a crear nuestro espacio para poder experimentar. Según cumplamos misiones con nuestro duende, iremos desbloqueando elementos para nuestra creación. Aunque al final gran parte de esto lo comentaremos más tarde en el análisis.

Lo que si nos quedará claro en esta introducción es que Dreams va muy enserio, con un doblaje excelente y una puesta en escena preciosa y espectacular. Solo sentiremos ganas de más y más hasta poder descubrir como navegar en los sueños de la gente. Porque si hay algo que Media Molecule ha hecho bien en concreto, es que Dreams te hace sentir especial, te hace sentir capaz y muy motivado.

Una vez tengamos libertad para elegir, podremos explorar los sueños de los demás. Tendremos a nuestra disposición una gran cantidad creaciones, hechas no solo por los propios desarrolladores de Media Molecule, sino por cualquiera que haya tenido Dreams en su early access, o lo tenga ahora mismo.

Los sueños son de los más variopinto, no solo en temática sino en complejidad. Tenemos desde experiencias sencillas, que se nota que son experimentos, hasta proyectos más ambiciosos. Podremos jugar a varias versiones de la demo de Final Fantasy 7 Remake, evidentemente no con la calidad de lo que nos llegará, pero si como algo muy interesante, que no olvidemos que habrá hecho alguien en su casa con su PlayStation 4. También tenemos versiones de Fall Out 4, de Avatar (The Last Airbender), y prácticamente cualquier cosa que haya pensado alguien. Dentro de sus propias físicas, Dreams es capaz de todo, e incluso teniendo estas en cuenta se pueden llevar al límite.

Esto no solo es un ejemplo de lo que es capaz Dreams, también es un derroche de genialidad y de buen gusto

Pero sin duda una de las experiencias que más representan lo que es Dreams, es la historia hecha por los propios desarrolladores llamada El sueño de Art. Un nombre que tiene más significado en inglés, ya que Art´s Dream es un juego de palabras con el propio título, como lo conocemos en castellano y «El Sueño del Arte». Y es de lo que intenta ir esta historia, desarrollada en un juego de un par de horas que casi parece más una película, y no lo digo para desmerecerla, todo lo contrario. Porque tenemos realmente mecánicas de videojuego al tener diferentes fases muy distintas. Pero sobre todo intenta tocar ciertos temas y tener cierta sensibilidad a la hora de expresarse, de tal manera que además de mostrarnos lo que se puede hacer con Dreams, intenta transmitirnos el complejo y delicado sentimiento de casi cualquier persona con cierta necesidad creativa, y de cómo la imaginación y los sueños nos pueden llevar a sacar lo mejor de nosotros mismos.

Dreams es un toma y daca, aunque realmente nada te exige que seas creador, puedes simplemente limitarte a vivir los sueños de los demás, con lo que tendrás casi infinitas experiencias que vivir según pase el tiempo y más gente cree. Pero estoy seguro de que gran parte de las personas que nos interesamos por esta experiencia, tenemos el gusanillo de la creación, ya sea solo música, modelando o usando creaciones ajenas para montar nuestros propios juegos. Todo al final suma para no parar de crear sueños fantásticos y personales, maravillas que transmiten mucho por sencillas y humildes que sean.

Una de las cosas que podremos encontrar es puro vídeo-arte, una escena que evoca algo o tal vez simple experimentación

Aun así, no todo es sencillo, Dreams sigue siendo una herramienta brutal de creación, y aunque esto supone más facilidad para hacer ciertas cosas, a la hora de la verdad requiere no solo de tiempo sino incluso de estudio. La única pega de esto es que pese al extenso tutorial que tiene, el cual nos enseña muchas cosas en forma de pequeñas misiones, no podemos tomarnos a la ligera este editor y no podemos echar solo un ratito para hacer nuestras cosas, hay que ser constante y tenaz para no agobiarse. Considero que, si uno quiere dedicarse de verdad a hacer videojuegos, es mejor dedicarle tiempo a un motor gráfico distinto y que permita creaciones que puedas sacar del mismo. Aun así, si tenemos paciencia y vamos compaginando Dreams con nuestra vida en general y cualquier otra cosa que hagamos, podremos crear sueños para que los demás disfruten. Es algo muy personal dedicarle tiempo a esto, pero hay algo que nos impulsa a ello, algo difícil de explicar, y que Media Molecule ha sabido transmitirnos.

Realmente la única pega que podría sacarle a Dreams es su propio manejo a la hora de usar el mando de PlayStation 4. Está todo lo bien optimizado que podría estar, pero aun es bastante complejo crear cosas, aunque no imposible, requiere esfuerzo y constancia. También se pueden usar los PlayStation Move, con los cuales seguro que modelar y crear en general será mucho más fácil. Pero por alguna razón Sony no esta reponiendo, y son difíciles de encontrar, y si lo haces son muy caros. Algo que ensombrece un poco la luz de Dreams, al limitarle deliberadamente en una de sus herramientas.

Puede las creaciones actuales no sean muy largas, de hecho, la mayoría están en desarrollo, pero son muy interesantes

Pese a la dificultad, una de las cosas que más motiva durante la propia creación, es como ya he comentado antes, ver otras creaciones. Sobre todo, porque nos dan cantidad de ideas y nos muestran lo bonito que es Dreams. Se pueden hacer verdaderas obras de arte con sus herramientas, canciones con gran variedad de instrumentos, incluso sonidos, voces. Pero no todo es lo visual o sonoro, podemos recrear prácticamente cualquier mecánica que conozcamos, dando como resultado el juego que queramos. Ahora bien, esto no se crea con dos botones, Dreams requiere de cierta secuenciación y hasta programación podría decirse, no al punto de saber dominar complicadas lineas de código con un lenguaje complejo, pero si un poco de idea de programación orientada a objetos, ya que necesitamos decirle que cosa realiza una determinada acción y con que, algo realmente laborioso.

Al final, Dreams mezcla dos realidades, una, la que está en nuestra cabeza: flexible, maravillosa, llena de esperanza y de grandes sueños. Y el mundo real, donde intentamos mostrar nuestras ideas, crearlas para los demás, lo cual no es nada fácil. Ya que la creación de videojuegos no es sencilla, de hecho, realmente ninguna creación lo es, requiere trabajo y esfuerzo y aunque ciertas personas tienen nivel para crear con más velocidad, han llegado ahí como todo el mundo, esforzándose día a día.

Podremos ver gran variedad de propuestas, a caballo entre lo jugable y el simple arte visual

Puedo decir que este análisis ha sido uno de los más fáciles y difíciles de hacer para mí. Fácil por un lado, porque ha sido una gozada, he disfrutado mucho, he aprendido y si bien no he tenido tiempo de hacer ese gran proyecto que tengo en mente, he podido probar diferentes cosas y crecer como creador. Y difícil, porque es complejo explicar lo que este “juego” transmite, siendo mucho más que un “juego”. Realmente me emociona la proyección de Dreams, porque este no es ni mucho menos el final del camino, es solo el principio, un principio lleno de posibilidades, y hacedme caso si os digo que si habéis alucinado con las maravillas que se han hecho ahora, no son nada en comparación con lo que se hará en unos meses o incluso años. Y digo bien hablando de años, porque a riesgo de equivocarme, le deseo y le auguro a Dreams una larga y próspera vida.

Dreams

Puntuación Final - 9

9

Imprescindible

Todo un mundo propio, lleno de nuestros sueños. Mucho más que un simple videojuego.

User Rating: Be the first one !

Francisco Jose Moreno

Gran Fan del Zelda, Final Fantasy, Metal Gear y largo numero de Etc. Lo mío son los juegos que me divierten simplemente o los que me llegan a la patata. No creo que nadie pueda sentar cátedra en opinar sobre videojuegos.

Actualidad

Botón volver arriba
X