AnálisisSwitch

Samurai Shodown – Análisis Switch

El regreso de un clásico

La primera vez que vi Samurai Shodown fue en una recreativa cuando SNK era todo un titán en este sector y su videoconsola en el mercado tenía el conocido apodo de ser la «rolls royce» de las consolas. Mucho ha llovido ya de esa época dorada para los salones recreativos, cuando el furor que causó Street Fighter hizo que aparecieran cientos de juegos de lucha; de muchos es verdad que ya no se acuerda nadie, pero hay algunos que aún perduran en nuestra memoria, como es el caso de Samurai Shodown.

En 2019 regresó a nuestros hogares para PS4, Xbox One y PC, con bastante solera y buenas críticas por parte de la comunidad de jugadores. Ahora es el turno de la híbrida de Nintendo, a la que llega este port que sigue conservando su estilo de juego y raíces de la emblemática saga de SNK en Neo Geo.

Después de una notable entrega con The King of Fighters XIV, la siguiente reencarnación no podía ser otra que la saga de samuráis más famosa de SNK. Si algo me ha gustado desde el primer momento que he empezado a jugar a esta nueva reinvención de Samurai Shodown, es su fuerte personalidad y su jugabilidad, la cual se desmarca un poquito de lo habitual en el género.

Quizás es por este hecho me haya gustado más si cabe. No estamos ante un juego donde debamos aprendernos largas cadenas de combos súper difíciles de ejecutar para ser un jugador decente, aquí es más importante medir la distancia, intentar engañar a nuestro rival y aprovechar al máximo los errores para dejarlo echo un colador. Riesgo y recompensa, quedarnos vendidos y a merced de nuestro contrincante durante un segundo puede suponer una derrota aplastante. Olvidaos de machacar a lo loco los botones, porque cualquiera con un mínimo de control sobre lo básico del juego nos hará morder el polvo sin despeinarse.

Usa el típico esquema de cuatro botones que ya usaba SNK en Neo Geoataque flojo, medio, fuerte y patada. Los ataques varían también dependiendo de la dirección que pulsemos, teniendo estos más o menos rango de ataque y una animación con más o menos frames. Por esto mismo hay que conocerse muy bien a los personajes y los rangos que manejan. Aparte de los ataques básicos, también tendremos a nuestra disposición movimientos especiales, bastante sencillos de ejecutar, por cierto; la mayoría salen con el típico cuarto de luna. Estos tienen distintas variaciones dependiendo del tipo de ataque que hayamos pulsado al ejecutarlo, cambiando la distancia y recorrido de estos.

Nakoruru vuelve con su compañero halcón Mamahaha

Hay varias mecánicas que pueden decantar un combate en un segundo, una de ellas son los ataques súper especiales de cada luchador, limitados a una vez por combate, por lo que hay que calcular cuando es el mejor momento para ejecutarlos. También contaremos con una barra de furia que se llenará con los golpes que recibamos. Esta barra tiene varios usos: uno de ellos es poder desarmar a nuestro rival, lo cual lo dejará muy vulnerable a nuestros ataques hasta que recupere su arma. Aunque más poderosa es aún la explosión de furia, es como un modo turbo donde nuestros ataques son más mortíferos y si volvemos a activarla realizaremos un ataque devastador. Eso si, una vez usado este ataque ya no tendremos barra de furia para el resto del combate, por lo que hay que saber economizar nuestros recursos.

Samurai Shodown es un juego muy técnico, entra muy fácil al principio pero no es tan sencillo dominar todas sus mecánicas; bloqueos, paradas, contraataques y hasta esquivas. Todos los movimientos lucen de forma muy natural y es un gustazo oír el tintineo de las espadas al chocar. Como decía al principio, más que un juego de habilidad es un juego de cabeza, de saber gestionar adecuadamente nuestros recursos y ser pacientes para entrarle a nuestro rival en el momento adecuado.

Si por algo no destaca el título es por sus modos de juego, son los mismos que podría haber en un videojuego de hace diez o quince años y no hay nada que llegue a sorprender realmente. El modo historia tiene la estructura habitual ya vista en cientos de juegos, con algunas secuencias intercaladas entre combates, pero a mi parecer le falta algo más de chicha. El resto de modos son los típicos del genero: desde entrenamiento donde podremos practicar los combos y distintas mecánicas a los clásicos modo Versus, Supervivencia y Tutorial.

El modo online las veces que he encontrado combate he podido jugar bastante bien, aunque pecaba de pocos jugadores. Imagino que esto se solucionará con la salida del juego en occidente y tendrá algo más de vidilla.

El título cuenta con un total de hasta 17 luchadores seleccionables, todos ellos muy distintos entre sí, aquí no hay clones como en otros juegos. Lo que si me ha parecido un detalle feo es que meses después de su salida en las demás consolas, esta versión para Nintendo Switch haya llegado sin incluir el primer pase de temporada, y más si tenemos en cuenta que estuvo hasta gratis durante un breve periodo de tiempo para las demás plataformas, así no, SNK.

El título técnicamente cumple y se ve bastante bien, aunque si es verdad que ha habido ciertos recortes si lo comparamos con las demás versiones. También creo que hemos visto mover a Nintendo Switch títulos más punteros sin despeinarse y que se podría haber hecho algo más en este aspecto, aún así da la talla. Donde más vamos a notar la pérdida de detalle es en los escenarios, se han eliminado muchas de las animaciones que estos tenían, por ejemplo unos hierbajos que antes tenían una animación de movimiento ahora son una textura casi plana. Esto es verdad que le resta un poco de espectacularidad al resultado final.

La tasa de fps no es estable, se acerca a 60 fps pero no llega a esta cifra en ningún momento, aún así el juego se muestra bastante fluido y se juega a la perfección, al menos si no eres un jugador profesional ni queremos tomarnos el juego demasiado en serio.

En cuanto a su sonido, el título cuenta con una banda sonora espectacular que nos mete de lleno en los combates, acompañando en todo momento la acción. Por otro lado, los efectos sonoros también están muy cuidados como el chocar de las espadas. También destacar que el título cuenta con voces en japonés y textos en español.

Donde más se nota el downgrade es en los escenarios

Samurai Shodown en Nintendo Switch sigue siendo un juego de lucha increíble que sigue conservando el espíritu y diversión de sus versiones mayores. El port realizado está ligeramente por debajo técnicamente, algo comprensible, aunque se podría haber hecho algo más en este aspecto. Quizás le falta algún extra o incentivo para alguien que ya tuviera las demás versiones, y para más inri, no incluir de serie el primer pase de temporada tampoco ha sido la mejor decisión. El único «extra» es que incluye un código de Samurai Shodown 2 Pocket Fighting Series, la entrega portátil de Neo Geo Pocket.

Aún así, si te gusta jugar en cualquier parte o no tienes acceso a las demás versiones, este Samurai Shodown es un título más que recomendado para los apasionados de la lucha más técnica y profunda.

Samurai Shodown

Puntuación Final - 8

8

Recomendado

Samurai Shodown es un título de lucha profundo y muy técnico, fácil de jugar, difícil de dominar. Se juega perfectamente en Nintendo Switch, aunque no se ha escapado del downgrade.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Cristian Fernández

Software developer & Web developer. A todos los tontos les da por algo y a mí me dio por los videojuegos.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X