AnálisisPS4

Dawn of Fear – Análisis PS4

El terror de los 90 ha vuelto

Siempre me da una cierta alegría ver títulos de horror que aún apuestan por usar la tercera persona y jugar con las cámaras. Lo que no me alegra tanto es cuando veo exceso de nostalgia en un juego de 2020. Está bien querer recrear los títulos del género que más marcaron en los 90 y rendirles tributo lo mejor que puedas, pero quizás el encanto habría sido mejor dejarlo a un lado en ciertos aspectos y haber intentado innovar en lugar de recrear a escala 1:1 algunos de los puntos más desfasados y arcaicos de dichos juegos. Dawn of Fear ha pecado de querer ser muy fiel a los originales y eso ha sido su mayor error, pero vayamos por partes.

Resaltar de primeras que los gráficos no son tan horribles como para considerarlos de PS1 pero tampoco llegan a un estándar de 2020, sencillamente no se puede distinguir si han seguido esa línea gráfica por decisión artística propia o por limitaciones de experiencia o presupuesto. Quizás es otra forma de rendir tributo, pero se queda en un limbo intermedio que no merece la pena destacar y, que viendo un tráiler, ya podréis daros cuenta vosotros mismos del resultado final.

Lo que sí merece una mención y una alabanza es su apartado sonoro, una BSO maravillosa que nos transporta a aquella legendaria de Silent Hill compuesta por Akira Yamaoka. Unos acordes melancólicos a piano que nos acompañan durante nuestra aventura por la mansión, dando ese toque de nostalgia, de haber perdido algo. En cuanto al resto del apartado sonoro, está bien para generar atmósfera y poco más, ya que la música termina por engullirlo todo.

Así que, explorar por una mansión familiar (muy parecida a aquella que visitábamos en el primer Resident Evil), con una BSO familiar y unos gráficos que parecen familiares, está bien hasta cierto punto. Si quisiera rejugar el primer Resident Evil, jugaría su remake, es por esto que quizás Dawn of Fear debería haber tomado decisiones algo diferentes con respecto a su diseño de niveles, y haberse despegado de la nostalgia.

Gráficos Dawn of Fear
Gráficamente no es horrible, pero tampoco llega a un estándar de 2020, quedándose en un limbo extraño y poco destacable

Todo en Dawn of Fear desprende un aire a homenaje. Pero donde más se nota es en la forma de jugarlo…y en su rendimiento. No tendría ningún problema con los controles de tanque que tiene el juego, es algo clásico (aunque personalmente me ponga de los nervios y crea que deba ser erradicado) y típico de los survival horror a los que se rinde tributo. Pero, ¿de verdad era necesario esto? Quiero decir, creo que el espíritu de este género reside en su tensión, en la incapacidad de saber si tendrás suficientes balas para afrontar lo que te depara en la siguiente habitación, en tener que administrarte bien los objetos que llevas para no encontrarte en una situación casi imposible de superar, en saber superar pequeños puzles e ir avanzando temiendo por tu vida. No creo que los controles bastos que complican de manera innecesaria la experiencia sean algo fundamental, una vez más, las ganas de recrear algo terminan fastidiando un producto que podría ser mejor.
¿Tiene Dawn of Fear todo lo que he mencionado antes? Sin duda, es más, elimina el inventario con espacios limitados, dándole otro aire y siendo algo más benevolente con el jugador. Y además tenemos una interfaz limpia, lo cual se agradece, hasta que te das cuenta de que no tienes forma directa de saber como vas de salud. Es decir, tienes un diario (el cual sirve de inventario, recolector de notas, etc) que se llena de sangre cuando estás cerca de morir, un detalle guay que te sirve de guía para saber cuando curarte, pero el tener que abrirlo para saber cuando estás a un golpe (sobre todo con lo lento que se abre) es una mala jugada por parte del estudio valenciano.

Diario Dawn of Fear
Detalles como ensangrentar el diario que nos sirve de menú para avisar de que vamos a morir están bien, pero funcionalmente no son la mejor decisión

Pero la cosa no queda en sus controles, un rendimiento regulero, sumado a varios bugs que casi me hacen reiniciar la partida por completo y a una iluminación que se apaga y enciende a voluntad por no cargar rápido, te arruinan una aventura que podría ser interesante. El estudio está trabajando ya en solucionar todos estos problemas y quizás le de una segunda oportunidad en un futuro, pero ahora mismo me quedo con una impresión negativa con su apartado técnico.

Otro tema del que hablar son las cámaras. Estas no deben ser sólo una herramienta que desoriente al jugador o que te grite a la cara, mira es un survival de los 90, deben ser un detalle narrativo. Las cámaras deben colocarse de tal manera que nos narren algo, no solo ocultar cosas para darte un “susto” de forma gratuita. En Dawn of Fear están colocadas por colocarlas, más de una vez solo sirven para fastidiarte los controles, que el personaje gire para donde no es y que el zombie de turno te pegue un cariñoso bocado. Adoro la tercera persona con cámaras, pero aquí no han sabido llevarlas como deberían.

Zombies dawn of fear
Abrirnos paso a tiros a través de zombies y criaturas grotescas será la forma de sobrevivir en la mansión

La historia de Dawn of Fear tampoco sirve para terminar de salvar al título. Manejamos a Alex, un joven que vuelve a la mansión familiar tras años lejos de ella. Esto es debido a la muerte de su padre y su hermanastro en un accidente de coche y al posterior suicidio de su madrastra. Enseguida empezarán las cosas raras e iremos desentrañando el por qué esta casa está llena de zombies y otros seres horripilantes.

Los diálogos son malos, la historia no es nada del otro mundo y el protagonista es sencillote y plano. Esperaba encontrar más influencia de Silent Hill en este apartado que de Resident Evil, pero me estaba equivocando. Esta parte es la que da el martillazo final a un producto que si hubiera intentado ser algo más propio, algo original y no un homenaje, podría haber sido increíble.

Ah, y la parte de horror en survival horror brilla por su ausencia, me daban más miedo los controles y los bugs que el ambiente en el que me estaba moviendo.

Pasillo Dawn of Fear
A pesar de tener un enfoque sobrenatural, Dawn of Fear no logra ofrecer una historia interesante

Los 90 ya quedan muy atrás, Resident Evil ha evolucionado, y aún preservando su espíritu original, ha logrado cambiar aquello que había quedado obsoleto. Silent Hill no supo hacer esto y todos sabemos dónde se encuentra a día de hoy (por desgracia). Dawn of Fear ha intentado apelar en exceso a una parte de la nostalgia equivocada. No nos gustaban esos juegos porque se jugasen de tal manera, nos gustaban porque nos contaban historias terroríficas, nos hacían sudar y pensar, vivíamos en una tensión constante y nos envolvían en una atmósfera asfixiante y aterradora. Aquí es donde Dawn of Fear ha fallado, no han llegado al corazón de los títulos en los que se han inspirado y se han quedado con la superficie. Si bien los del estudio de Brok3nsite han sabido dar un par de buenas puntadas, demostrando que hay buenas ideas y capacidad para traer buen producto, no han logrado rematar su videojuego.

Aún así, espero seguir viendo títulos suyos en el mercado, que logren evolucionar y mejorar con el tiempo. Así quizás nos den ese survival horror que recoja el testigo de las grandes sagas.

Dawn of Fear

Puntuación Final - 6

6

Interesante

Un tributo al survival horror de los 90 que parece haberse estancado en la época. Dawn of Fear no logra ser algo propio y original y termina cayendo en errores cometidos hace casi 30 años.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Daniel Jiménez

Me gusta dar la opinión que nadie me ha pedido sobre videojuegos.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X