AvancesPC

Wrath: Aeon of Ruin – Primeras Impresiones

Mundos desolados, enemigos feos y armas brutales

Ya hace más de 20 años que ID Software nos dejó a todos flipando con Quake. Un FPS que alardeaba de ser el primero en tener un motor gráfico completamente tridimensional y que, entre sus muchas virtudes, destacaba por su ambientación de fantasía oscura, sus enemigos aberrantes y su acción dura y brutal. Después vino Quake 2, que pese a ser un juegazo dió un cambio radical en la temática, la cual pasó a una ciencia ficción que nos llevaba a una guerra entre los humanos y lo Stroggs.

No son pocos los jugadores que se quedaron con las ganas de continuar con la temática que se instauró en la primera parte de la saga. Porque matar monstruos mitad humanos y mitad máquinas en Quake 2 estuvo muy bien, pero recorrer mazmorras y castillos medievales disparando con una ametralladora de clavos a ogros armados con motosierras y lanzagrandas, es otro nivel.

Por tanto, con la premisa de retomar la temática del primer Quake, llega Wrath: Aeon of Ruin y lo hace de la mano de 3D Realms (conocidos por Duke Nukem y otras obras que no son para tomarse a broma). Eso sí, lo que tenemos de momento es un early-access con apenas dos niveles, pero que bastarán para enamorar a cualquier fan de los FPS clásicos.

Bueno, en lo que argumento se refiere no conviene esperar gran cosa (al menos de momento), como siempre se tratará de una mera excusa para destruir a todo lo que se mueva. No obstante, Wrath: Aeon of Ruin nos contará esa excusa con mucha gracia y misticismo. Dejado claro que la temática «nigromántica» y «Lovecraftiana» de Quake 1 está más que presente.

Actualmente, ya que esto es solo un early-access, es difícil conocer detalles de la historia más allá de que «somos un tío que va a restablecer la paz en una dimensión sumida en el caos a base de pegar tiros». Pero los desarrolladores hablan de que el juego, efectivamente, tendrá un argumento que irá desgranando la historia de ese mundo oscuro en el que estamos.

Y esto nos lleva al desarrollo del título. Aquí será algo distinto al resto de la gran mayoría de FPS clásicos, es decir, no será una sucesión de niveles como tal, sino que tendremos una serie de «niveles centrales» que a su vez conectan con el resto de los niveles por medio de teletransportes. En los cuales tendremos que buscar llaves para avanzar, activar palancas y por supuesto no dejar títere con cabeza como es habitual (y encontrar unos artefactos que, creo, luego serán necesarios). En resumen, se podría decir que el desarrollo funciona de una forma algo similar al de Turok: Dinosaur Hunter o Turok 2: Seeds of Evil.

Nieve, cementerios, ruinas… Esto será la tónica habitual en los dos primeros niveles disponibles

Siendo Wrath: Aeon of Ruin un heredero de Quake, está clarísimo que la acción va a ser un brutalidad. Y efectivamente, el juego no se anda con tonterías.

El movimiento del personaje es muy rápido y se complementa con un control perfecto que nos permitirá maniobrar entre los enemigos. Y vaya enemigos… Estos nos estarán emboscando constantemente, ya sea al coger un objeto, abrir una puerta o cualquier mínima interacción con el entorno. Además aparecerán en grupos grandes y algunos son bastante duros de matar. Lo que nos recordará irremediablemente a los intensos combates de Quake.

La acción se siente 100% clásica, y por supuesto esto no sería posible sin un buen repertorio de armas que nos hará sentir con el poder absoluto de poder aniquilar y masacrar a cualquier desgraciado que se nos cruce. Aunque el arsenal del juego aún no está completo, creo necesario explicar las armas de las que disponemos actualmente para que os hagáis una idea de lo que os espera.

  • Ruination Blade: Una espada que puede cargarse con su disparo alternativo para propulsarnos hacia delante y así reventar a los enemigos más débiles que tengamos enfrente. Además este disparo alternativo nos puede servir para potenciar nuestro salto y llegar a lugares inéditos.
  • Coach Gun: Una pistola que dispara un calibre grotescamente grande. Puede disparar tres balas seguidas con su disparo alternativo.
  • Shotgun: Aquí llamada «shotgun» a secas, es la típica escopeta de doble cañón que no puede faltar en ningun FPS clásico. Si su disparo principal ya es una apisonadora, el secundario hará que tras un breve retraso se dispare munición que rebota y daña en una gran área.
  • Fang Spitter: Un homenaje directo a la ametralladora de clavos de Quake tanto en su apariencia como en su funcionamiento, solo que en esta ocasión dispara afilados dientes y garras extirpados de nuestros enemigos. Con su disparo alternativo realizará un potente disparo doble. Además, este arma suena que truena al disparar.
  • Retcher: Otro homenaje nada más y nada menos que al mítico Biorifle de la saga Unreal. Este arma dispara bolas verdes viscosas, asquerosas y tóxicas que explotarán al entrar en contacto con el enemigo produciendo daños brutales.
Con el disparo alternativo de la escopeta, diezmaremos sin problema a grupos de enemigos

Y esto es solo la punta del iceberg de lo que los desarrolladores nos tienen preparado. Una acción que además se complementará con varios power-ups que encontraremos y nos darán una buena ayuda en la batalla; por ejemplo, tendremos objetos que nos recuperarán vida según matemos enemigos.

Pero bueno, entre matanza y matanza se intercalan secciones de exploración donde habrá que hacer la típica búsqueda de llaves, palancas y la parafernalia habitual. Aquí hay que destacar que el diseño de los niveles es bastante amplio, con miles de sitios ocultos para explorar y caminos que se bifurcan aquí y allá. Algo que por otro lado puede ser bastante confuso y tenernos un buen rato dando vueltas, cosa que os puede suceder en el segundo nivel de este early-access. También habrá algo de plataformeo, el cual se resuelve de maravilla gracias al poder de nuestra Ruination Blade.

Otra cosa que a mi me ha encantado pero puede que a muchos no, es el sistema de guardado limitado. Para guardar partida necesitaremos utilizar un objeto concreto cuya abundancia dependerá del nivel de dificultad de la partida. Otra opción será llegar a una especie de «altares» desde donde nuestro personaje puede reaparecer al morir. Sea como sea, se trata de un factor que nos obligará a terminar grandes tramos de niveles (que ya de por sí son largos) de una sentada. Lo que en las dificultades más altas será un factor que añadirá muchísima tensión a la acción, así que por supuesto recomiendo jugar Wrath: Aeon of Ruin en el nivel de dificultad más difícil.

La ambientación del juego es simplemente genial

Uno de los motores gráficos más potentes de su tiempo vuelve de manera triunfal. Mejorado y adaptado para los equipos modernos, esta tecnología es la responsable de hacer que Wrath: Aeon of Ruin se vea con toda la magia que tenían los FPS en los 90.

Con todos sus píxeles y polígonos, disfrutaremos de una ambientación espectacular que nos llevará, al igual que en Quake, a todo tipo de mazmorras, castillos o ruinas (y mil cosas que vendrán en futuras versiones). Pero el juego no solo se limita a imitar al clásico de ID Software, sino que le da a la ambientación su propio toque personal, siendo un juego muy agradable a la vista en todo momento. Es más, también se perciben influencias de algunos de los niveles más «medievales» de Unreal o de otros títulos como Hexen o Heretic.

Wrath: Aeon of Ruin es en realidad un juego muy atmosférico e inmersivo, que además nos deja con las ganas de saber que clase de escenarios nos ofrecerán los próximos niveles. Algo que cuesta creer ya que utiliza una tecnología de hace más de 20 años. Lo cual deja claro el gran trabajo de los desarrolladores hasta el momento. Además, toda esta atmósfera se complementará con una genial banda sonora compuesta por Andrew Hulshult (Quake Champions, Rise of the Triad, Dusk y Amid Evil) y Bjorn Jacobson (CyberPunk 2077, Hitman, EVE Online) ¿Casi nada eh?

A saber lo que nos espera en el interior de ese templo

Por otro lado, el diseño de enemigos no se queda para nada atrás, siendo criaturas grotescas que encajan perfectamente con la ambientación. De hecho, ya de entrada podremos ver bastante variedad; por ejemplo, encontraremos aberraciones similares a zombies, otras que fusionan la carne y la máquina (más parecidas a los Stroggs) y otros enemigos similares a los vistos en DooM Y Quake.

Unos enemigos que también sangrarán y se reducirán a gibs que da gusto, porque el juego no escatimará ni un solo instante en mostrar lo mejor de la violencia pixelada noventera. Algo que contribuye a hacer la acción mucho más satisfactoria.

Este enemigo es el «Invader», una bestia con partes mecánicas que se da un ligero aire a los Stroggs de Quake 2

Por desgracia poco más se puede decir de este juego por ahora, ya que como se ha comentado, tan solo tenemos dos niveles disponibles. Pero eso sí, deja muy buen sabor de boca y ganas de más y más. Wrath: Aeon of Ruin te entrará por los ojos con su ambientación y te enamorará con su acción clásica y su violencia satisfactoria. Es otro título que al igual que Dusk, Amid Evil, Ion Fury o Project Warlock recoge lo mejor de la época en la que se inspira.

Con respecto al precio, este early-access cuesta 20,99€ en Steam, algo exagerado para tan solo dos niveles. Sin embargo, tengo que decir que merece la pena su compra y de hecho, conforme más contenido tenga el juego más subirá el precio. Así que ahora es el momento.

Etiquetas

Nukem

Ingeniero informático, en el mundo de los videojuegos desde que cogí la escopeta de doble cañón en DooM 2 y muy fan de los First Person Shooter clásicos. System Shock 2 es el mejor juego de la historia.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X