AnálisisPS4

Ash of Gods : Redemption – Análisis PS4

La interesante confluencia entre la narrativa, el gameplay y el rol

Hoy hablaremos de un juego que aprende y aplica lo aprendido de sus referentes. ¿Cuál es el límite que debemos sobrepasar para pasar de ser una obra original a una mera copia? Yo simplemente os adelanto que Ash of Gods: Redemption, no es una copia en su totalidad de The Banner Saga, y hoy os diremos por qué.

Sergey Malitsky (Stones of Mithu, Shelter of the Cursed) nos trae, junto con AurumDust, la interesante mezcla de novela visual con aventura gráfica y con estrategia. Sin duda es una mezcla heterogénea que al final acaba siendo solidificada por un potente y espectacular apartado visual y por una atmósfera envolvente edulcorada con una banda sonora única. 

Si, eso es lo que son los protagonistas (y los no protagonistas) de Ash of Gods: Redemption. Desde el principio del juego se nos presenta a una serie de desdichados personajes (divididos en diversas tramas) atrapados en medio de una calamidad que está asolando a una raza humana muy cercana a un mundo fantástico inspirado en la alta Europa occidental: Terminus. 

La siega, conocida por los humanos como la cosecha, es el evento previo al juicio final donde los segadores, terribles entes sombríos, transforman cada elemento vivo en baldíos eriales. Hopper Rouley, Thorn Brenin y Lo Pheng son los tres personajes principales que hacen avanzar cada una de sus tramas mediante los elementos narrativos que se van presentando a lo largo de la historia, una historia que no dudará, según las decisiones que tomemos, en presentar cambios totalmente drásticos para los personajes que hayan conseguido sobrevivir a las oleadas de «La Siega».

Una vez presentada la propuesta de Ash of Gods, lo primero que pensamos es si los personajes serán lo suficientemente carismáticos como para tenernos enganchados toda la aventura, pues, como todos sabemos, en esta clase de juegos narrativos con ramificación constante de caminos y con personajes perecederos, un carisma marcado que ayude a avanzar a la trama es algo obligatorio y fundamental.

Y es que al final, en lo que respecta a los personajes, podemos estar contentos con personalidades pertenecientes a las tramas de Hopper y Lo Pheng, interesantes, espontáneas y profundas. Sin embargo, en la parte que corresponde a Thorn, no podemos hallar mucho más que unos personajes repletos de clichés que pueden llegar a hacer pesada esta parte de la historia, personajes que sirven como Deus Ex Machina con patas, para cuando el hilo argumental de Thorn, mucho más forzoso y lento que el de los demás, lo necesite. 

Otra cosa fantástica que propone el juego y que está directamente relacionado con su historia es el papel del espectador. La mecánica de «elije tu propio camino» está presente, no solo en la parte conversacional, sino también en los mapas que determinan el camino que recorrerán nuestros personajes y en las elecciones éticas que forman parte de las causalidades del avance de «La Siega».

Las elecciones son una mecánica que sería fantástica para una historia tan profunda como esta si no fuese por la horrenda y esperpéntica traducción al castellano, una de las novedades que tiene esta versión de consola. Con constantes decisiones que no tienen nada que ver con lo que pretendemos hacer, Ash of Gods pierde muchísimo poder descriptivo cuando la propia traducción denota poco trabajo, siendo algo fundamental para una «pseudo-novela visual». 

Pero si hay algo en Ash of Gods que hace que te sumerjas en la aventura y obvies estos problemas de traducción es, sin duda, su apartado técnico. Soy de los que valoran los gráficos, el sonido y el gameplay a la altura de un guión, pues considero hipócrita valorar una sola disciplina y no a las que hacen posible a la misma. 

En el caso de Ash of Gods: Redemption, su elemento diferenciador y lo que le hace no ser un juego mediocre y banal, es su apartado visual y sonoro. Con alucinantes y orgánicos trazos que dan vida a cada uno de los personajes que vemos en pantalla y a increíbles cinemáticas como la inicial, al más puro estilo Vinland Saga. Y si, al César lo que es del César, es un estilo parecidísimo a The Banner Saga, a quien hay que reconocerle toda la brillantez de su innovación.  

Ese estilo tan cercano al cómic franco-belga es puro Banner y es la mayor referencia de este juego, pero… ¿Debemos considerarlo una copia? Yo digo que no, por lo menos en su totalidad. 

Hay que reconocer sus referentes, eso está claro, pero The Banner Saga ha puesto a disposición un estilo en la industria, un estilo para ser usado como una herramienta de contar historias, y se debe asumir que la brillantez de unos puede ayudar a narrar historias totalmente contrarias o diferentes a las de otros. Acusar de plagio a Ash of Gods sería como acusar de plagio a cada producción que tiene en cuenta la estructura aristotélica en su narrativa. 

Simplemente debemos disfrutar de unos increíbles gráficos y de una banda sonora espectacular de Adam Skorupa Krzysztof Wierzynkiewicz y Michał Cielecki, siendo el primero el autor de la BSO de The Witcher o EVE Online. Y es que al final denota ganas y consonancia con un mundo con melodías vibrantes y feroces que recuerdan a la temible Siega que nos acechará en cada combate. 

Ash of Gods: Redemption también toma prestado el combate de The Banner Saga, siendo una copia, esta vez sí, de lo planteado por Stoic Studio. Proponiendo como elemento diferenciador las cartas mágicas, las cuales acaban jugando en nuestra contra debido a que los enemigos también las tienen, algo que puede parecer desafiante pero que se acaba convirtiendo en un patrón repetitivo. 

Los combates son intensos, eso sí, he llegado a repetir alguno más de cinco veces para que nadie de mi grupo muriese, sin embargo y a pesar de los fluidos y orgánicos movimientos y la espectacular banda sonora que los acompañan, denotan poco trabajo y no buscan diferenciarse como sí lo hacen en el estilo visual. Una cuadrícula simplona, enemigos repetitivos y una interfaz con mucho menos cariño que las que podríamos ver en The Banner Saga. 

Ash of Gods: Redemption abarca una compleja narrativa en el esquema planteado por The Banner Saga, siendo esta misma, junto a la increíble y espectacular BSO, la que arregla el rechazo que pueda generar la propia traducción del título y la tosquedad del control de sus interfaces, completamente liosas en un principio. 

Un juego que es notable gracias a su espectacular apartado técnico y solvente gracias a la poca originalidad de su diseño, divertido y con una historia y unos personajes originales, carismáticos y que enganchan. 

Ash of Gods: Redemption

Puntuación Final - 7.5

7.5

Recomendado

Un juego sólido y bien construido, con un poderosísimo apartado visual y sonoro que se ve truncado por su traducción. Es una muy buena opción para los amantes del género, pero se ve eclipsado por The Banner Saga.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Carlos González

Buscadme en Tokio-3 o junto con mi gato, que se llama Wanda y es de Wakanda.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X