AnálisisAnálisisHardware

Razer DeathAdder V2 – Análisis

Un ratón sencillo que esconde un rendimiento a la altura de los mejores

Hoy ponemos sobre la mesa uno de los nuevos ratones gaming de Razer, en concreto el DeathAdder v2, que comparte diseño con el modelo Elite y el Essential añadiendo algunas mejoras. La marca de las tres serpientes, a la que como siempre agradecemos la cesión de sus últimos dispositivos para analizarlos, engrosa así su familia de periféricos gaming dando un plus de especialización a su gama, y ofreciendo al usuario una opción extra que se adapte mejor a su estilo de juego.

   

Nos encontramos con un ratón que con un precio de 79,99€ se colocaría en la gama media-alta del grupo de ratones Razer, justo por detrás del Mamba Elite (99,99€). Partiendo de esta base he de decir que la presentación es más que correcta, fiel al estilo de la marca. En la cara frontal de la caja vemos una imagen del dispositivo junto a algunas características donde destaca lo más importante, su sensor óptico FOCUS+ de  20k DPI reales.

Al abrir la cubierta exterior y desplazar la bandeja interior, nos encontramos directamente con el dispositivo enclaustrado en una cubierta de plástico que hace a la vez de escaparate y protector, lo cual garantiza su protección ante cualquier situación complicada de transporte.  Debajo de esta nos encontramos con las típicas instrucciones en varios idiomas (incluido el español), unas pegatinas con los logos de Razer y una pequeña carta de agradecimiento firmada por nuestro querido Min-Liang Tan, CEO de la compañía y director creativo. En definitiva un “packaging” tradicional, efectivo, atractivo a la vista y que cumple su función.

El DeathAdder V2 tiene un diseño sencillo, cómodo, muy ergonómico y aunque está orientado a usuarios diestros, a sus líneas poco agresivas y su diseño casi simétrico lo hacen igualmente apto para zurdos. Dicha sencillez lo convierten en una gran elección para largas sesiones de juego, destacando bastante la distribución de los botones programables laterales que quedan a una altura perfecta para su uso, y con un tacto ligero y agradable.

Sobre los agarres laterales (situadas en la parte izquierda, debajo de los botones laterales y la parte derecha exterior) cabe destacar que casi no se notan en el diseño ya que son del mismo color que en el cuerpo, en este caso negro, con un tacto ligero y sutil. A mi modo de ver quizás demasiado sutiles, ya que solo se notan en la parte más inferior del agarre, cosa que nos puede jugar una mala pasada en una transición muy rápida. Por lo demás la caída del ratón es magnífica dejando la muñeca en una posición perfecta.

Pasemos a la iluminación, que este caso nos viene desde dos puntos: el borde exterior de la rueda central y desde el logo de la marca situado en la parte inferior. Todo ello comandado por el sistema Razer Chroma, seña de identidad de la marca y totalmente configurable desde su software SYNAPSE, donde podremos pasar horas creando nuestros diseños de colores, modos de iluminación y lo que se nos antoje en este aspecto. En este punto quiero comentar que durante el análisis no pude sincronizar el ratón con la versión 2.0 de SYNAPSE, aunque sí con la Beta 3.0, la cual no me ha dado problemas. Revisando las instrucciones viene indicado que es recomendable tener la versión 3.0 instalada sobre todo para sacarle todo el juego a la configuración de los DPI, y desconozco si en la fecha de publicación de la review se habrá subsanado el problema.

El buen tacto de los botones es un punto a destacar tanto en los laterales que hemos mencionado antes, como en el de ambos clicks y el de la rueda central, si bien hay que mencionar que solo dispone de un solo click en la rueda central y no dispone de los clicks laterales de los que sí disponen otras gamas o marcas rivales. Sobre la disposición de los botones de control DPI, me parece correcta y bien resuelta, ya que por el diseño quedan por debajo de la carcasa principal del ratón, evitando así una pulsación accidental.

En dimensiones y peso estamos ante lo que los usuarios demandan, tamaño medio y cómodo y un peso ligero, en este caso unos 82 g. Metiéndonos en lo verdaderamente importante, nos encontramos con el sensor Optico Razer FOCUS+, que cuenta con 20.000 DPI de sensibilidad, con un límites configurables mediante el software. Por defecto el rango mediante los botones físicos es de 400-3200. Lo que lo hacen tener unas cifras punteras en el sector.

En cuanto a los botones hay que destacar el sistema de switches ópticos, que según el fabricante nos indica que usan un haz óptico que nos proporciona un tiempo de respuesta de 0.2 milisegundos, tiempo récord en el sector, lo cual nos puede dar esa ventaja extra que buscamos en un disparo clave. Y una de sus mejores cualidades reside en el cable, que como es habitual en este nivel es de nylon, pero usando un trenzado muy manejable y ligero, ideal para ser doblado y con aspecto bastante resistente.

Como detalle curioso en las características nos indica que es compatible con Xbox One, cosa que no he podido probar, pero que puede ser clave para algunos usuarios.

El DeathAdder V2 es un ratón cómodo y muy preciso, en el que tengo que destacar su gran sensor y el tiempo de respuesta, principal ventaja sobre sus rivales. Su diseño y ergonomía son buenos, sorprendente a veces si simplemente nos dejamos llevar por el aspecto, permitiendo largas horas de uso sin cansancio gracias a que la mano reposa de forma natural.

En cuanto al deslizamiento su comportamiento es perfecto, contando con tres apoyos, uno en la parte superior, otro en la inferior y otro que rodea al sensor óptico. Personalmente echo en falta un sistema de pesas para añadirle ese plus de personalización que algunos buscamos en este tipo de productos, aunque cada vez estoy adaptándome más a los ratones ultra-ligeros.

La rueda central es muy cómoda y con un tacto envidiable en el desplazamiento, haciendo las veces de botón con click firme y ligero, pero que no da a lugar a pulsaciones accidentales. En total tenemos otros cinco botones más: dos en la parte lateral izquierda configurables, los de cambio de DPI debajo de la rueda central, muy cómodos y con una solución de diseño bastante ingeniosa dejando por debajo del cuerpo del ratón, y un último botón en la parte trasera del ratón, con el cometido de cambiar el perfil sobre la marcha (hasta cinco diferentes).

     

En cuanto a las posibilidades de configuración que tenemos con SYNAPSE (indispensable para sacarle el máximo rendimiento al sensor DPI), me han resultado abrumadoras, tanto para configuraciones estéticas de luces como de configuración, lo que lo hace un valor añadido en la compra del dispositivo para los amantes de la personalización.

El DeathAdder V2 es un ratón con el que Razer ofrece una calidad acorde al precio y los estándares que demanda el mercado, pudiendo competir incluso con ratones de segmentos superiores gracias a su tecnología puntera en los switches y el sensor óptico y que seguro que no defraudará a casi nadie. Sus puntos débiles serían la ausencia de pesos configurables y un agarre un tanto robusto, pero por lo demás se trata de un ratón muy recomendable y que no defraudará a los jugadores más exigentes. Si buscas tecnología, características y personalización, Razer te lo está poniendo en bandeja.

Razer DeathAdder V2

Diseño - 8
Rendimiento - 9
Calidad/Precio - 7.5

8.2

Recomendado

Un ratón que reune las mejores especificaciones en su segmento, con un diseño sencillo y elegante, y con enormes opciones de personalización.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

GranKhan

Apasionado del mundo de los vídeojuegos, y en general de todo lo que lo rodea. Jugador desde que pude sostener un mando. Co-presentador del NaviPodcast. Director de la Comunidad y el canal de YouTube "DominiosDeGranKhan".

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X