Artículos

E3 : ¿El espectáculo debe continuar?

¿Está desapareciendo la magia del E3?

Creo que hablo en nombre de muchos aficionados a nuestro medio cuando afirmo que el E3 es una cita esencial en nuestras agendas. Era de esos niños que de mayores soñaban con ir al E3, fui de esos adolescentes que se levantaba por las mañanas para ver el resumen en 3DJuegos, y soy de esos adultos que ha cancelado planes y pedido horas en el trabajo para poder ver tranquilamente las conferencias en directo con una cerveza y palomitas.

Todos guardamos con cariño recuerdos de ciertas conferencias, más allá de los memes, o de anuncios de juegos que luego han sido importantes para nosotros. La sensación de irse a dormir tras una conferencia, pensando en todo lo que acabas de ver y lo que se avecina, solo puedo compararla a la emoción de la noche de los reyes magos.

Sin embargo, el año pasado saltaron las alarmas ante el panorama que se presentaba para la feria de Los Ángeles: Sony comunicó que no tenía nada que enseñar, por lo que no acudiría al E3. Fue un movimiento muy osado de la compañía que le valió las suspicacias de una gran parte del respetable, pero acabó siendo aceptado debido a que era el año anterior a la presentación de la nueva generación; las compañías podían permitirse un año de transición y preparación ante el prometedor 2020.

El formato de las conferencias del E3 ha cambiado mucho en los últimos años

Microsoft dio una magnífica conferencia, y Nintendo uno de los Direct más discutibles que se recuerdan, pero el cómputo global junto al resto de conferencias fue bastante bueno. El E3 sobrevivía un año más… ¿hasta ahora?

Sony ha confirmado hace unas horas que tampoco acudirá este año a la mayor celebración de los videojuegos; no implica que no vaya a ofrecer información durante esos días, pero lo haría con un evento propio, sea State of Play o no. Culpar a Sony del ambiente general en torno a la feria sería injusto, ya que muchas otras compañías han hecho movimientos similares en los últimos años. Ubisoft muestra sus novedades en un recinto fuera del Convention Center, EA el año pasado hizo un evento propio bastante mediocre, Nintendo tiene sus Direct, compañías como Bethesda ofrecen actos de dudosa calidad… hace ya mucho tiempo que las conferencias megalómanas de antaño han pasado a ser la excepción y no la regla. Microsoft parece ser de las pocas, junto con Ubisoft, que luchan por mantener la ilusión en torno a la feria.

Aún así, los argumentos de Sony para no acudir a la feria son lógicos, por mucho que no nos gusten: ¿por qué voy a gastar tanto dinero en exponerme junto a mis principales competidoras cuando puedo copar toda la atención del mundo cuando yo quiera con un streaming sorpresa? En este punto, puede que el famoso tráiler de presentación sorpresa de Death Stranding (el que se desbloqueaba quitando las manos a medida que se conectaba la gente) les hiciera decantar la balanza: si a Nintendo le funciona con sus Direct, ¿por qué no a nosotros? Podemos copar la atención el público en redes sociales y webs de noticias un día aleatorio, que no luchar por lograr la atención de todo el mundo compitiendo por ella en una encarnizada y cara lucha de egos sobre un escenario.

Si, por poner un ejemplo, mañana Sony anunciara un evento de presentación de PS5 para dentro de dos días, no habría hueco para más expectación en toda la semana; todos los focos se pondrían sobre lo que quieren anunciar con una inversión mínima y respondiendo a un calendario que ellos mismos eligen. A nivel práctico y de logística, en una era en la que valoramos la inmediatez y la comodidad por encima de todo, parece absurdo englobar todos los anuncios potentes en un único y solicitado día.

Además, el año pasado se demostró que un E3 sin Sony no es el fin del mundo; Microsoft tendría en esta ocasión la oportunidad de presentar su nueva Xbox al mundo sin nadie para eclipsarle, dando ese puño sobre la mesa que quizás le faltó en la anterior ocasión. Nintendo por su parte podría intentar un acercamiento diferente al del Smash Direct de 2019, y las ofertas dentro del mercado multiplataforma son ilusionantes de cara a la próxima generación, con proyectos a la vista como Beyond Good & Evil 2.

Y, a pesar de todo esto, no puedo evitar sentir tristeza al ver como poco a poco se va desmoronando esta fiesta de los videojuegos. ¿No nos merecemos los usuarios seguir disfrutando de unos días dedicados únicamente a celebrar nuestro amor por el medio?

Cabe preguntarse: ¿a quién le merece más la pena mantener vivo el E3? ¿A las compañías o al usuario? Se me ocurren muy pocos motivos que compensen a las compañías para que sigan celebrando la feria como hasta hace no tanto tiempo, al menos económicamente. Sin embargo, sí que creo que de cara al usuario es un servicio del que no deberían prescindir.

El E3 no se transformaría, desaparecería. Esa aglomeración de tantos lanzamientos en pocas horas se diluiría con pequeñas píldoras de información durante todo el año en forma de streamings y directs. A nivel de publicidad perderían el altavoz que supone el E3, pero podrían hacerlo a su modo y sin compartir la repercusión, como ocurre en esos días.

Además de dar muchos disgustos y noches en vela a los redactores que los cubren para vosotros, queridos lectores, el E3 es capaz de ilusionar, emocionar y hacer soñar a todos lo amantes del medio durante unos días. Unen a la comunidad de jugadores y a los creadores; incluso los soldados del cuerpo de la «guerra de consolas» parecen más relajados y dispuestos a celebrar durante esos días.

Lo siento, jamás preferiré un vídeo impersonal que puedo ver un día como cualquier otro a la alegría, la espontaneidad y el espectáculo que me ha ofrecido el E3 todos estos años. Quizás no sea algo fácil de explicar a las nuevas generaciones, más acostumbradas al modelo Direct, pero yo les pediría a las compañías que me dejaran seguir siendo un niño durante esos días. Es muy posible que nuestro argumento más poderoso sea la nostalgia, pero aún así no dejemos que desaparezca la magia del E3.

Y a vosotros, ¿qué os parece? ¿Os importaría que desapareciera el E3? ¿Cómo pensáis que cambiará en los próximos años?

Alejandro Morillas Tellez

Fisioterapeuta/osteópata de día, hipnoterapeuta cuando es necesario y apasionado jugador de videojuegos por la noche. Los primeros juegos que relaciono como favoritos son Catherine, Vanquish, Overwatch y Kingdom Hearts. Pero siempre estoy disponible para un Tekken, un Vermintide o una maratón de Metal Gear.

Actualidad

Botón volver arriba
X