Artículos

Videojuegos VS Alzheimer: Realidad Virtual Sin Edad

Oculus Go y Google Maps pueden ofrecer una terapia de un valor incalculable

En el anterior Videojuegos VS Alzheimer vimos la experiencia de algun@s usuari@s de los Centros de Día Florencia probando unas gafas de realidad virtual por primera vez (el cual os animo a leer, ya que es uno de los textos que más he disfrutado escribiendo por lo emocionante que me resultó la experiencia). La realidad virtual es una tecnología muy joven, y apenas hay referencias a los efectos que se pueden conseguir en personas mayores con deterioro cognitivo; en nuestro caso, varias personas que padecen la enfermedad de alzhéimer, con diferentes capacidades cognitivas, vivieron una experiencia muy particular con las PS VR, consiguiendo reacciones muy interesantes y beneficiosas.

Gracias a la aplicación Virry pudimos llevarles a escenas en las que alimentaban a animales salvajes o poco comunes; con esta primera toma de contacto queríamos, además de ofrecerles una experiencia única y divertida, ver cómo asimilaban una tecnología tan novedosa para su generación. Los resultados fueron maravillosos, ya que tod@s l@s usuari@s que probaron el dispositivo, independientemente de su situación cognitiva, disfrutaron de ese rato. Algun@s usuari@s luego volvían a sus mesas comentando a sus compañer@s que habían visto un grupo de elefantes o que habían dado de comer a una cebra. Otr@s estuvieron todo el rato de la demostración riendo sin parar y comentando para el resto de compañer@s lo que iba apareciendo en la pantalla.

Protagonista de Ghost Giant interactuando con el jugador
Las opciones de la VR han evolucionado, pasando de ser experiencias conceptuales y simples, a obras con un claro propósito e incluso con potencial terapéutico

La frase que más nos marcó fue «gracias por dejarme ver algo que no he visto nunca». Conseguir una respuesta así de una persona que ha vivido tanto y que padece alzhéimer fue bastante impactante y gratificante. Posteriormente probamos en más ocasiones con esta aplicación, consiguiendo respuestas similares. Sin embargo, yo quería ir un paso más allá: el potencial de la realidad virtual para despertar recuerdos dormidos y permitirles vivir experiencias únicas es inmenso, y apenas lo hemos explorado.

¿Habéis probado a preguntarle a una persona de la generación de nuestr@s abuel@s qué sueños tienen? ¿Si hay algún objetivo vital que no hayan podido cumplir o qué es aquello que les gustaría hacer en este momento más que nada en el mundo? Preguntando a las personas de nuestros centros, much@s no saben qué contestar, pues sus propios deseos e inquietudes no han sido prioritarios a lo largo de su vida; si les animamos a pensar en ello, much@s llegan siempre al mismo anhelo: viajar.

La primera vez que escuché ese deseo imaginaba que querrían haber visto París o Nueva York, pero nada más lejos de realidad. La inmensa mayoría de usuari@s de nuestros centros querrían volver a visitar sus pueblos y ciudades natales; much@s de ell@s no gozan de una salud que les permita realizar viajes largos, o dependen de otr@s personas para desplazamientos de ese tipo, así que hace años que no viajan a esos lugares.

PS VR
Las PS VR son un magnífico dispositivo, pero carecen de la comodidad y de muchas experiencias de Oculus Go

Recientemente adquirimos unas Oculus Go, unas gafas de realidad virtual totalmente autónomas, pero con una ventaja fundamental sobre las PS VR de cara a lograr nuestro objetivo: cuentan con la aplicación Wander, que utiliza los mapas de Google Maps para permitirnos viajar en realidad virtual a cualquier lugar del mundo. ¿Qué tal ha resultado la experiencia de volver a visitar sus pueblos de origen? Vamos a verlo.

Antes de seguir, cabría recordar un poco cómo funciona el deterioro cognitivo en enfermedades como el alzheimer, algo que ya repasé en la primera entrega de esta serie de artículos. En resumen, el deterioro cognitivo en personas mayores puede reflejarse de multitud de maneras en cualquiera de las esferas que componen a la persona, determinando el grado de afectación en las mismas y su repercusión en la autonomía de la persona el concretar el grado de dicho deterioro.

Muchas personas de nuestros centros tienen deterioro leve, reflejándose en despistes u olvidos sin importancia o en no saber exactamente en qué día se encuentran; un deterioro moderado, por ejemplo, puede presentar una mayor afectación a nivel temporal y espacial, viéndose afectadas funciones como la compresión del lenguaje y/o la realidad, además de cierta tendencia al mutismo, pérdida de la autonomía en actividades básicas de la vida diaria y las relaciones sociales.

A la hora de preguntarles si querían vivir esta experiencia, las únicas personas que no hemos incluido han sido aquellas que, por sus capacidades cognitivas, no pueden manifestar si lo que están viendo les resulta o no agradable, o aquellas personas con una alteración grave de la interpretación de la realidad.

El procedimiento es sencillo: llego a la mesa donde están sentadas aquellas personas a las que voy a ofrecer probar las Oculus Go; acto seguido, les pregunto a dónde querrían viajar si pudieran ir a cualquier lugar del mundo. En la mayor parte de los casos sus caras se iluminan de alegría e incredulidad a partes iguales. Algunas me responden que a dónde van a ir con los años que tienen, otras que a donde ellas quieren viajar no puedo llevarles. Como he explicado antes, en nuestra inocencia de jóvenes de los tiempos que vivimos, pensaba que l@s usuari@s querrían viajar a sitios conocidos del mundo, pero la respuesta de tod@s es siempre la misma: a sus pueblos, a los sitios donde nacieron.

Por fortuna, la aplicación Wander de Oculus Go me ha permitido acceder a todas las localizaciones que me han solicitado hasta el momento, incluyendo pequeños pueblos de países como Rumanía o Cuba. Por supuesto, aquellas personas con deterioro leve disfrutaron mucho de la experiencia, pero yo quería ir un paso más allá: quería conseguir resultados beneficiosos, algo que repercutiera de forma positiva en su estado general.

A.O. es una afable mujer que ronda los ochenta años y que siempre tiene una sonrisa para tod@s. En los últimos meses el alzheimer ha avanzado muy rápido, provocando una tendencia al aislamiento, una mayor desorientación, pero sobre todo una gran disminución de la producción de palabras y la emisión de frases. Antes le gustaba mucho charlar, pero últimamente responde a todas las preguntas con monosílabos, o frases incompletas de pocas palabras. Cuando me senté con ella dispuesto a ponerle las Oculus Go ni siquiera estaba seguro de si recordaría su pueblo, ya que actualmente no puede decirme con precisión dónde se encuentra ni en qué fecha estamos.

Wander en Oculus Go
Gracias a la función de streaming con el móvil, puedo hacer que recorran las calles de sus ciudades a voluntad

Introduje su pueblo en el buscador de Wander con mucho nerviosismo, pero también con mucha ilusión de comprobar hasta qué punto puede ser beneficiosa esta reminiscencia. Una vez les sitúo a l@s usuari@s en un punto de referencia, normalmente una de las plazas de sus pueblos, les pido que me guíen desde ahí hasta sus casas, realizando un paseo virtual por las calles. esto es posible gracias a la función de streaming de Oculus Go y el mando de movimiento: viendo en mi teléfono móvil lo que están viendo con el casco, y situando el mando cerca de ell@s, puedo desplazarles dentro del mapa con total naturalidad, consiguiendo ese efecto de paseo y recuerdo.

Por suerte, nada más ponerle el casco y ver cómo se iluminaba su cara con una sonrisa como las de antes sabía que había funcionado. Le pregunté si sabía dónde estaba y entonces, esa persona que llevaba meses sin articular más de cuatro palabras coherentes seguidas, comenzó a relatarme que esa era la Plaza del Rollo y que bajando un par de calles por la derecha estaba su casa. Le fui pidiendo que me explicara cómo ir, y yo la iría llevando. A.O. iba contándome con total precisión cual era cada calle que íbamos visitando, incluyendo nombres de vecin@s del pueblo que vivían cerca. Supo llevarme sin apenas titubeos hasta la puerta de su primera casa.

La experiencia de A.O. fue muy emocionante, al igual que la incontrolable risa de N.S. al ver la iglesia de su pueblo (sin parar de preguntarme cómo estaba haciendo eso, como si de magia se tratara), o como Z.S. lloraba de emoción al ver que el porche de su casa del pueblo seguía como siempre, con la silla blanca en la solía sentarse en verano ahí plantada, aprovechando además para quejarse de su desconsiderado vecino y su lujosa terraza. No me canso de ver sus reacciones al volver a encontrarse con sus lugares de origen y ver esa ilusión cumplida, a la vez que recuerdan nombres y sitios que quizás hacía años que no verbalizaban ni pensaban en ellos.

Aplicaciones de Oculus Go
Incluso aquellas personas que no quieren viajar a ningún lado, pueden tener experiencias muy significativas con animales o gracias a las opciones de YouTube VR

Esta tarea de reminiscencia, la alegría que les provoca y los logros a nivel del lenguaje ya serían suficientes para justificar esta terapia. Pero lo más impresionante no lo vería hasta varios días después. El alzheimer es una enfermedad que afecta, entre otras muchas cosas, a los recuerdos; más concretamente, no solo a la recuperación de recuerdos, sino también a la creación de nuevos recuerdos.

Casi una semana después de la toma de contacto con A.O. fui preparado para volver a presentarle la actividad y el aparato. No me había sentado a su lado todavía, cuando me recordó con total amabilidad que eso ya se lo había puesto el otro día. Que era lo de su pueblo. Estamos hablando de un aparato capaz de generar experiencias tan significativas para esta población que es capaz, no solo de estimular recuerdos y capacidades dormidas, sino también de crear nuevos recuerdos.

Los videojuegos, las consolas y las nuevas tecnologías son un entretenimiento increíble, pero esconden el potencial de tratamientos y terapias novedosos para enfermedades muy comunes en nuestra sociedad. Si escuchamos los deseos de estas personas, podemos encontrar infinidad de aplicaciones capaz de ayudarles y alegrarles, más allá de un beneficio terapéutico innegable. Hablad con vuestr@s abuel@s, preguntadles, escuchadles. Con muy poco, podéis ayudarles más de lo que pensáis, pudiendo incluso juntar vuestra pasión por nuestro medio con una inestimable ayuda y apoyo para estas personas.


Puedes leer todos los artículos de Videojuegos V.S. Alzheimer en el siguiente enlace.

Etiquetas

Alejandro Morillas Tellez

Fisioterapeuta/osteópata de día, hipnoterapeuta cuando es necesario y apasionado jugador de videojuegos por la noche. Los primeros juegos que relaciono como favoritos son Catherine, Vanquish, Overwatch y Kingdom Hearts. Pero siempre estoy disponible para un Tekken, un Vermintide o una maratón de Metal Gear.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X