AnálisisHardware

SteelSeries Rival 310 – Análisis

Un ratón realmente equilibrado para empezar a jugar en serio

Nuevamente tenemos en la redacción un periférico de SteelSeries, marca a la que como siempre agradecemos la cesión de sus productos para ponerlos a prueba en nuestra mesa de análisis. En esta ocasión se trata del Rival 310, un ratón que se sitúa entre diferentes segmentos, y con el que la marca danesa pone en el ring un duro competidor para sus rivales.

En un mercado cada vez más especializado, y donde los productos con vocación gaming exprimen al máximo ciertas características, SteelSeries está apostando fuerte por una alta especialización, de forma que el usuario pueda encontrar dispositivos que se adapten exactamente a sus necesidades y presupuesto. Y os aseguro que aquí este Rival 310 tiene mucho que decir.

Imagen con la caja del ratón Rival 310

Estamos ante un ratón que podría catalogarse en el escalón inmediatamente inferior a las gamas más altas, y su presentación es correcta, acorde a su precio. La caja viene protegida por una funda exterior de cartón, en cuya cara frontal se muestra la imagen del producto con tonos rojos y oscuros, mientras que la trasera queda reservada para las características del mismo. Un detalle interesante es que viene especificado que este Rival 310 está diseñado para usuarios diestros, añadiendo también la información del Sensei 310, cuyo diseño es neutro y de uso ambidiestro.

En el interior de la caja, el ratón se encuentra envuelto por un corcho grueso y robusto, con un tacto acolchado que garantiza una protección en cualquier tipo de transporte. Debajo de éste se encuentran las instrucciones de uso y asistencia en diferentes idiomas. Un conjunto sencillo, sin demasiados adornos y que cumple su función adecuadamente.

Imagen del ratón Rival 310

El Rival 310 es un ratón con una imagen sencilla, aunque no por ello poco llamativa. Sus líneas no recurren a adornos o a un diseño recargado, sino que se definen por el corte en ángulo de sus botones principales, y por el contraste entre el negro mate del cuerpo, y el gris de los soportes de goma laterales. Sobre la goma situada en el lateral izquierdo se integran perfectamente los botones extra, cerrando una línea sobria y personalmente creo que muy atractiva.

El toque de color lo ponen el logo de SteelSeries y el hueco de la rueda central, que poseen la iluminación RGB Prism Lightning de la marca, totalmente configurable a través del software de gestión. Cabe destacar el tamaño del logo en la base del cuerpo del ratón, y la bonita intensidad con la que luce toda la gama de colores.

Su diseño es de perfil diestro, con una caída menos pronunciada en el lateral derecho, y un corte en el izquierdo donde acomodar mejor el dedo pulgar de la mano derecha. No obstante un zurdo no lo encontrará incómodo, ofreciendo un manejo bastante correcto con la mano izquierda, que lo hace casi un ratón ambidiestro.

Imagen con la iluminación del Rival 310

Las dimensiones del dispositivo están ligeramente por encima de la media, lo cual agradecerán las personas con manos grandes como es mi caso, aunque en mi análisis lo han probado personas con manos más pequeñas y lo han encontrado igualmente cómodo.

Entrando en las entrañas de este Rival 310, nos encontramos el sensor TrueMove 3, el cual comparte con su hermano mayor, el Rival 710, y que ofrece una precisión milimétrica con seguimiento 1 a 1 y latencia mínima en un rango de 100-3500 DPI, y un control de la vibración hasta su máximo de 12000 DPI. Unas cifras que pueden parecer cortas en cuanto a su máximo a los más obsesos por la velocidad y la precisión del puntero, pero que son más que suficientes para jugar a un nivel alto, incluso con vocación competitiva.

Imagen con las características del Rival 310

Los botones están diseñados por Omron, empresa japonesa de tecnología de precisión, que garantiza más de 50 millones de clics. Su tacto me parece realmente bueno, con algo más de profundidad y resistencia que el de otros ratones equiparables, que me resulta cómodo, agradable y rápido en ejecución.

Un punto negativo para un componente de este precio es la ausencia de cable trenzado para su conector USB, algo bastante habitual y que además de dar una imagen de menor calidad, puede reducir su durabilidad y ocasionar enredos. Si bien es cierto que posee un refuerzo en ambos extremos, y que para un uso normal sin transporte contínuo y en un puesto estático, no debe suponer un problema más allá de la estética.

Considero que el Rival 310 es un ratón cómodo y preciso, en el que destacaría ante todo la sujeción y el agarre. Las gomas laterales que comentaba en la valoración de su diseño, poseen un patrón de estrellas que aunque habrá que limpiar con frecuencia porque es propenso a acumular suciedad, ofrece un agarre perfecto para juegos que requieran movimientos rápidos.

Imagen del ratón Rival 310

Su ergonomía es buena, permitiendo largas horas de uso sin cansancio gracias a que la mano reposa de forma natural. Aquí, pese a que las personas con manos más pequeñas no encontrarán problemas en cuanto a la longitud, sí que pueden ver un pequeño inconveniente en la altura del mismo, ya que cuenta con un puente ligeramente elevado. En mi caso puedo decir que estoy más que satisfecho con el resultado obtenido.

En cuanto al deslizamiento su funcionamiento es correcto, contando con tres apoyos de teflón en disposición triangular, y con una ligerísima y casi inapreciable curvatura, que reduce la superficie de resistencia para mejorar la movilidad. En este sentido algunos pueden echar en falta un sistema de pesas para poder cambiar el peso del mismo, que de por si es bastante ligero. Yo nuevamente he de decir que creo que SteelSeries ha acertad plenamente al apostar por un peso ligero y de movimiento liviano.

Imagen del ratón Rival 310

La rueda central es pequeña y funciona con un intervalo de saltos adecuado y preciso, haciendo como es habitual las veces de botón, que posee un tacto un poco más duro que los demás para evitar pulsaciones accidentales. Además de éste y los dos principales, contamos con otros tres botones, los ya citados en el lateral izquierdo, y uno pequeño con forma alargada en el centro de la parte superior, bajo la rueda, con el que por defecto cambiaremos el perfil de DPI.

SteelSeries nos ofrece un software sencillo y directo con el que configurar completamente el funcionamiento del Rival 310. Así podremos cambiar las acciones asignadas a todos los botones, ajustar las DPI y la sensibilidad, la velocidad de refresco en su comunicación con el PC, o configurar el patrón de iluminación que tendremos tanto en el logo como en la rueda.

Imagen del ratón Rival 310

El Rival 310 es un ratón con el que SteelSeries ofrece una calidad acorde al precio, pudiendo competir incluso con ratones de segmentos superiores. Carece de algunos detalles que sí que tienen otros dispositivos similares, pero se trata más bien de complementos u opciones extra que no suelen suponer una prioridad para quiénes buscan en este rango. Puedo decir que en conjunto, por funcionamiento y diseño, se trata de una opción realmente a tener en cuenta si queréis dar un salto de calidad sin hacer un desembolso estratosférico.

Rival 310

Diseño - 9
Rendimiento - 8.5
Calidad/Precio - 8

8.5

Recomendado

El Rival 310 es un ratón capaz de plantar cara a rivales superiores, con un acabado sencillo y la falta de algunos detalles que le otorgan un precio bastante ajustado.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

GranKhan

Apasionado del mundo de los vídeojuegos, y en general de todo lo que lo rodea. Jugador desde que pude sostener un mando. Co-presentador del NaviPodcast. Director de la Comunidad y el canal de YouTube "DominiosDeGranKhan".

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X