Artículos

Mi experiencia en el evento NiceOne Barcelona 2019

Una jornada inolvidable

Si existe un paraíso gamer, sin duda se parece mucho al NiceOne. Novedades del mundo de los videojuegos, tecnologías, periféricos, espectáculos, Lol… ¿qué más se puede pedir?

Os pongo un poco en situación: la antes conocida Barcelona Games World cambió su nombre a NiceOne Barcelona este mismo año para reflejar que ya no solo está enfocada a los videojuegos (su atractivo principal), sino que engloba todo lo relacionado con el mundillo. Se celebró del 28 de noviembre al 1 de diciembre en el recinto Gran Vía de Hospitalet de Llobregat de unos 62.000m².

Durante esos cuatro días, más de 124.000 personas asistieron al evento en el que participaron 198 expositores y se presentaron 152 proyectos indies. En definitiva, ¡una pasada!

Me fue posible asistir el último día, el 1 de diciembre, día que me será bastante difícil de olvidar y por lo cual me arrepentí de no haber podido ir los días anteriores.

Al entrar al recinto, recogí la acreditación en la Puerta Sur, y me dirigí a la zona donde se encontraba el meollo. Por cierto, el recinto no estaba usado entero, el NiceOne se celebró en una parte, todo él es gigantesco.

Después de andar casi 10 minutos por dentro de las instalaciones, llegué al evento donde me encontré con un compañero asiduo a los juegos que me acompañó durante esta odisea. El primer vistazo fue desde una vidriera por todo lo alto donde se abrió ante mí todo lo que el evento ofrecía. Desde ese momento, empecé a emocionarme por la jornada que tenía delante.

Vista aérea de uno de los pabellones del NiceOne

El instinto de gamer me instaba a pararme en todo, aunque decidimos explorar para ver todo lo que el evento ofrecía sin parar en ningún puesto, ya habría tiempo. Llevábamos la mitad del recorrido cuando me encontré un lugar que ponía “Zombie Shooter Experience” y claro, debía pararme. Después de 20 minutos haciendo cola con un animador extremadamente elocuente (soltaba frases tipo: “niño rata, saldrás de aquí siendo un hombre ratón”), llegó nuestro turno.

La experiencia consistía en llevar un fusil de asalto y atravesar habitaciones llenas de cortinas y actores que interpretaban zombis. Para superar esta prueba debías dispararles a unos sensores de la cabeza hasta acabar con ellos. Fue tenso y divertido a la vez, acabamos sobreviviendo. Después de disparar a infectados, acabamos de explorar el recinto y nos dispusimos a probar todo lo que se nos pusiera por delante.

Pocos debuts son mejores que probar la Realidad Virtual en un recinto dedicado a ello. Había una oferta generosa de experiencias de este tipo: Man of Medan, torneo Red Helmet, Revolver, Zombis… La cantidad de gente dándoles caña era increíble, por lo que nos contentamos con observar porque había muchas cosas que probar y poco tiempo.

No pude aguantar las ganas y decidí empezar por algo sencillito, un juego donde en cada mano tenías una bola de un color y debías seguir el patrón para conseguir puntos (tipo Guitar Hero o Beat Saber). Ciertamente fue una experiencia espectacular, no esperaba que se viera tan bien o que los controles fueran tan precisos. Sin duda repetiré.

Al acabar nos dirigimos a los puestos donde los juegos de combate eran los protagonistas absolutos. Poca cola tuvimos que hacer para, virtualmente, partirnos la cara.

Empezamos con Dragon Ball FighterZ. La verdad es que nunca lo había probado pero me pareció muy divertido, quizás un poco menos accesible para la gente que no lo ha jugado (lo comprobé con tres derrotas seguidas) pero entretenido. Destaco que no estaban disponibles ninguno de los personajes de los DLC, básicamente queríamos probar a Broly pero no fue posible.

Le llegó el turno a Mortal Kombat 11. A este ya le tenía ganas y tengo cierta práctica. Después de combatir cuatro veces, el enfrentamiento terminó en empate. El juego funcionaba extremadamente bien, los controles respondían perfectamente y los combos eran comodísimos. Los fatalities… espectaculares, cada vez que los veía soltaba un grito de sorpresa.

Dos modos de jugar a Mortal Kombat 11: mando o controlador arcade

Después de un tentempié, nos dirigimos al siguiente objetivo.

La siguiente parada fue la zona de recreativos.

No puedo expresar con palabras lo emocionado que estaba, era como volver a la infancia a lo grande. Todas las plataformas que te podías imaginar estaban allí concentradas para su uso. Lo mejor, la poca cantidad de gente que se acercaba. No hablaré de la cantidad de títulos que jugamos porque la lista es larga. Entre ellos destacaré por el cariño que les proceso el Time Crisis, Marvel VS Capcom, House of the Dead, Ninja Turtles y Double Wings que, por cierto, lo acabamos completando.

Selección de personajes de Marvel VS Capcom

Por la zona también teníamos pinballs, consolas y juegos de segunda mano, billares, e incluso la zona de charlas y concursos donde fuimos testigos de una performance magnífica del combate entre Frisk y Metatton en la ruta pacifista de Undertale.

Entre muchas otras actividades, destacaba la final de la Iberian Cup, competición española de League of Legends que enfrentaba a MAD Lions contra Vodafone Giants. Como seguidor del competitivo de LoL, no podía perderme el evento. La verdad es que la LVP (Liga de Videojuegos Profesional) montó un escenario vistoso en el que podíamos ver en todo momento a sus destacados casters.

Escenario de la final de la Iberian Cup

Después de tres mapas rápidos y para sorpresa de muchos, MAD Lions destrozó a Vodafone Giants proclamándose vencedor de la competición. El espectáculo continuó después de los partidos con la clásica entrega y alzada de copa del equipo ganador y una entrega de MVP a Freeze, el ADC de los leones.

Finalizado el evento, poco tiempo restaba para el cierre de NiceOne.

No queríamos irnos hasta probar, por lo menos, un juego indie en desarrollo. En esta ocasión, tuvimos la oportunidad de probar la demo de Project Atlas, la propuesta de Baby Robot Games.

El juego de sigilo, del estilo Metal Gear Solid o Splinter Cell, consiste en moverse por las sombras para pararle los pies a la malvada corporación Atlas que quiere conseguir el control del planeta. La mecánica consiste en moverse por las sombras gracias a la habilidad de fusionarse con ellas y conseguir completar objetivos. La verdad es que como primeras impresiones, el juego me gustó. La estética futurista que recordaba a Ghost in the Shell me ganó desde el primer momento y el factor sneaky era satisfactorio, le echaré un ojo a su desarrollo.

Gameplay de Project Atlas

Nada más dejar de probar este juego, apenas una hora nos separaba del cierre, así que fuimos a ver si los principales expositores estaban más despejados. Llegó la ocasión que esperábamos con ansias, el poder jugar la demo de Dragon Ball Z: Kakarot. En la muestra nos encontrábamos en el arco de Raditz. Junto a Piccolo, debías rescatar a Gohan manejando a Goku.

En una duración límite de 20 minutos, nos daba la ocasión de completar dos misiones secundarias ayudando a personajes icónicos como Hachi o Nam, pescar, explorar y derrotar a Raditz. Pudimos completar todo lo que nos ofrecía. Se sentía como un RPG de Dragon Ball, es decir, da lo que promete.

Imagen de presentación de la Demo

Personalmente me pareció espectacular y sin duda el tipo de juego que esperaba.

Apenas quedaba media hora para que la aventura llegara a su fin, así que nos resignamos y nos dirigimos a la puerta de salida. De paso, nos encontramos que los racing simulators estaban desiertos y no desperdiciamos la oportunidad.

Para cerrar la velada, pudimos probar el WRC 8, título que simula del campeonato del mundo de rallies. Nos enfundamos cada uno en un asiento equipado con volante, pedales y cascos y nos pusimos a competir. La verdad es que me impresionó, nunca he sido fan de los juegos de carreras pero este me fascinó. El realismo es un punto a favor a comentar que hizo que la experiencia de juego fuera muy satisfactoria.

Una vez llegó la hora del cierre, con la tristeza por bandera, dejé el recinto con una gran sonrisa y la promesa de volver el año que viene.

Etiquetas

Javier Martín González

Graduado en periodismo | Redactor y lector empedernido. Soy gamer desde que tengo memoria, consumidor de series y campeón de futbolín.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X