AnálisisSwitch

SuperEpic – Análisis Switch

Mapachevania

Hoy escuchamos términos como metroidvania o roguelike y se nos vienen a la mente un montón de mecánicas y juegos propias del género. Pero no siempre ha sido así, de hecho, son términos relativamente recientes, y no es casualidad que en este 2019, y siempre según Google Trends, haya alcanzado su pico de popularidad, quizás ayudado por títulos punteros en el género como Blasphemous (curiosamente, un desarrollo español, justo como el que nos ocupa hoy) o Bloodstained, obra de uno de los padres del género, Koji Igarashi. Antes o después, esta burbuja del metroidvania reventará, como lo hizo la de los shooters durante la generación anterior. Pero no va a ser hoy. Porque hoy el género está más en forma que nunca, y este SuperEpic es otra muestra de ello.

SuperEpic es obra de los barceloneses Undercoders, veteranos en el sector de juegos para móviles, aunque ya asomaron la patita (siempre de llama, claro) en consolas con Superola and The Lost Burguers hace poco más de un año. Si no era obvio después de la introducción, estamos hablando de un metroidvania, y uno bastante clásico. Tan clásico que la primera habilidad que desbloqueamos es… ¡el doble salto! No podría ser de otro modo.

El mundo que crea Undercoders es un futuro distópico en el que una megacorporación tiene el monopolio total de la industria del videojuego, y no duda en aprovecharse de ello produciendo títulos que explotan las debilidades de los jugadores. Suena familiar, ¿no?

Sus protagonistas, un mapache a lomos de una llama (sí, solo por esto está en nuestra lista de GOTYs), amantes de los juegos retro, deciden que ya han tenido bastante y se internan en la sede de esta corporación tiránica con el objetivo de sustituir sus juegos sacacuartos por los clásicos que tanto aman.

El sistema de combos nos invita a encadenar golpes y a mantener a los enemigos en el aire a base de palos

A partir de aquí, se nos plantea la clásica experiencia de metroidvania, donde tenemos un enorme mapa, esta vez divido en plantas. Algo que nos recuerda un poco al recientísimo Luigi’s Mansion 3, ya que usaremos el ascensor como viaje rápido entre ellas. Siguiendo todas las directrices del género, iremos desbloqueando habilidades que nos permitirán abrir nuevos caminos y atajos. En nuestro periplo por las oficinas de RegnantCorp no estaremos solos, porque unos misteriosos personajes nos ayudarán, previo pago, obviamente, a mejorar nuestras habilidades y equipo. Desde un paraguas a un palo de golf, pasando por una guitarra o un martillo de juguete… tenemos a nuestra disposición todo un «arsenal», por llamarlo de alguna manera.

Aquí me quiero parar un momento y hablar del sistema de combate. De primeras puede parecer sencillo, sobre todo cuando estamos en la primera planta, pero, sobre todo después de acabar con el primer jefe, empezamos a ver sus posibilidades. Para empezar, tenemos tres ataques bien diferenciados: un clásico golpe horizontal, uno vertical hacia arriba y otro vertical hacia abajo. Ya esto me parece un «golpe» maestro, al no optar por el clásico golpe débil y golpe fuerte. Y es que gracias a la verticalidad de los golpes, podemos explotar el sistema de combos, que nos anima y recompensa a encadenar el mayor número posible de golpes. Unos golpes que se sienten realmente, y donde arte, sonido y ese maravilloso microsegundo de pausa al golpear, se dan la mano para que cada pelea, aunque sea con el más básico de los masillas, dé muchísimo gustito.

Tenemos jefes para todos los gustos: pequeños, grandes y… enormes

Hablo de masillas, como enemigo común y poco problemático, pero en realidad, hay pocos enemigos comunes en SuperEpic, porque continuamente nos lanza a la cara muchísimos tipos distintos. Y no son «el mismo pero con otro color» ni nada parecido. Son enemigos completamente nuevos, cada uno con sus patrones, puntos fuertes y puntos débiles. En nuestra mano está decidir cómo nos enfrentaremos a ellos, ya que podemos ajustar bastante nuestro equipo y nuestras habilidades, tanto a los enemigos como a cómo nos gusta jugar. Tenemos opciones cuerpo a cuerpo, a distancia, un mezcladito… Todo sea con tal de acabar con esos malditos búhos.

Que SuperEpic sea un metroidvania muy clásico no quita que intente cosas nuevas, como eso del cross media; Imagino que Undercoders ha querido explotar su destreza en el mercado de los juegos de móviles y a la vez innovar en el género, porque durante la partida nos encontraremos una serie de códigos QR que podemos escanear con nuestro móvil. Al escanearlos, podremos jugar a los títulos por la que RegnantCorp, la megacorporación tiránica del videojuego, es famosa. Desde un clon del Bubble Bobble a un clicker, que nos harán plantear quién juega con quién. Esta parte es totalmente opcional, pero yo la recomiendo no pasar por alto, primero porque es una parte de la narrativa importante a la hora de transmitir el mensaje del juego, y segundo porque nos dará alguna que otra ventaja en el juego, que siempre se agradece.

Un arsenal es quedarse corto… además, podemos mejorarlo previo pago. Ah, y bendita sea la muleta, bendita sea

No quiero terminar de hablar de SuperEpic sin hablar de su arte, aunque las imágenes, sobre todo en movimiento, hablan por sí solas. Y es que estamos ante un pixel art sublime, animado de forma deliciosa y que deja ver claramente el amor que sienten los desarrolladores por los juegos retro, esos mismos juegos que nuestros protagonistas quieren rescatar. Aunque algunos diseños de enemigos no me han terminado de encajar (y esto entronca un poco con lo que hablo en el párrafo anterior, y es que hay tantos, que algunos tenían que estar por encima de otros), la suma de todo es excelente, y pocas pegas se pueden poner ahí. Tampoco faltan las sorpresas que nos recuerdan tangencialmente a otro hit del género, The Messenger, pero no quiero spoilear el pastel…

Cuando terminemos la historia (incluso antes, si queremos), se nos propone un modo infinito tipo roguelite, que sin ser Dead Cells, sí que nos recuerda mucho a él, y eso siempre es bueno. En este modo, la exploración pasa a un segundo plano para centrarse más en el combate. Aquí cada golpe recibido duele más, y tras morir podemos gastar los dineros en mejoras permanentes, como dictan los cánones del género. Y aunque creo que es obvio que este modo es bastante secundario, a mi me ha sorprendido gratamente, y sin duda es la razón por la que tras terminar la historia, SuperEpic se quedará a vivir en mi Switch una temporada más.

Aunque SuperEpic apuesta claramente por el humor y la crítica de la industria, en estos dos puntos a mi se me ha quedado algo corto. El guión podría haber tenido una vuelta de tuerca más y los diálogos ser algo más ingeniosos y mordaces, al igual que la crítica a la industria. Ambas cosas se sienten algo superficiales, y les faltan algo de chispa. Un mal menor, pero algo que habría sido bienvenido y podría haber creado algunas situaciones más memorables.

Cuando digo que hay un montón de tipos de enemigos, no exagero. Solo en esa captura hay cuatro distintos.

Aún sin ser una revolución en el género, SuperEpic lo tiene todo para que disfrutemos con él, seamos amantes del metroidvania o no. No es enrevesado ni complejísimo, como muchas veces ocurre en este tipo de juegos, y sin embargo sí que nos da esa sensación de descubrimiento, de estar perdidos un rato para después encontrar el camino correcto. Esto, unido a un combate donde cada golpe hace temblar nuestra consola y un pixel art gozoso, hacen de SuperEpic (disponible hoy mismo para Switch, Steam y PlayStation 4 y algo más tarde, aún sin fecha, para Xbox One) un juego perfecto de fin de semana de navidad y que es muy fácil que se gane un hueco permanente en nuestra consola.

SuperEpic

Puntuación Final - 8

8

Recomendado

SuperEpic es un título notable y accesible, independientemente de si nos gusta más o menos el género. Gracias a un combate contundente y un pixel art delicioso, las horas se nos pasarán volando mientras derrocamos a la tiránica megacorporación de turno. Ah, y manejamos a un mapache montado en una llama, que yo no sé qué más queréis.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Pablo López "Potajito"

Traductor, videojuerguista y persona en general.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X