AnálisisPS4

Arise: A simple Story – Análisis PS4

Una historia simple que te cambiará la vida

La vida es como un viaje en el que vamos recorriendo diferentes caminos. Algunas veces caminamos por zonas seguras y que nos transmiten alegría y otras veces nos encontramos con baches que nos pueden destrozar moralmente, pero es eso, un trayecto lleno de altibajos emocionales en los que tú debes decidir tu destino y el cual tiene su punto de partida en tu nacimiento, y la meta es esa palabra que a ninguno de nosotros nos gusta, la muerte.

¿Y por qué os digo esto? Arise: A simple Story empieza con una muerte. La muerte de nuestro protagonista en la que la primera cinemática nos muestra su funeral rodeado de su tribu. Y recalco «muestra» porque en este juego traído de la mano del estudio barcelonés Piccolo Studio y distribuido por Techland Publising, no vamos a encontrarnos diálogos o textos para empaparnos de la trama, aquí su forma de narrar la historia es mediante su jugabilidad y esos momentos en los que las cinemáticas, cortas pero intensas, muestran la historia que quieren contar.

La muerte es el comienzo de un nuevo viaje

Contar la historia de su vida en la que recorremos diferentes escenarios recreados en momentos de dicha vida. Una vida simple, pero llena de belleza.

Tras la muerte del protagonista, despierta en una especie de limbo situado en unas montañas heladas en las que vemos una bola de luz brillante en la lejanía dando a entender que ese es nuestro último destino. Mediante círculos de luz que aparecerán en la nieve nos teletransportaremos a una etapa de su vida dibujada en un lienzo muy bien cuidado de detalles. Y digo detalles porque cada etapa te entra por los ojos, con una estética y una paleta de colores que plasma la emoción que toca en dicho momento.

En mecánicas no se queda corto. Nuestro personaje salta, dispone de un gancho para poder atravesar diferentes zonas, escala muros y cuenta con una herramienta muy importante, manejar el tiempo.

Al alterar el tiempo podemos cambiar nuestro entorno

Utilizando el joystick derecho podemos decidir si avanzar el tiempo o retroceder, ¿y para que sirve esto? Preguntaréis. Con esta mecánica simple podremos ir avanzando en el camino de nuestro protagonista. Un camino de plataformas en las que los puzles pueden resolverse mediante esta mecánica, ya que podemos alterar el escenario con el paso del tiempo para, por ejemplo, hacer que se ponga a nevar y llegar a la zona deseada mediante la montaña de nieve que se ha formado o que una abeja vuelva a hacer su recorrido para poder engancharnos a ella.

También contamos con la posibilidad de que se una un segundo jugador, el cual se encargará de utilizar la mecánica del tiempo. No he tenido oportunidad de probarla pero es un detalle para poder jugarlo en compañía.

Mecánicas que en cada nivel van cambiando para no ser «siempre lo mismo» y que el juego va fomentando siempre dándote algo más, algo novedoso y que no cae en saco roto aumentando las posibilidades para recorrer esas etapas. No exagero al decir que cada nivel es algo nuevo, tanto en cambiar de ambientación en el escenario, una nueva mecánica impuesta a nuestro poder de manejar el tiempo y en la trama de la historia.

Y respecto a la historia, mirad, no voy a ser yo quien os la destripe y más aun por respeto a Piccolo Studio y a vosotros como jugadores. Debéis de ser vosotros mismos los que tenéis que vivirla y poder sentir y emocionaros como yo he hecho. Ha habido capítulos en los que me he emocionado con su protagonista y en otros se me ha hecho un nudo en el estómago viendo lo que he visto proyectado en la pantalla.

Una historia que no tira de diálogos y que a través de su jugabilidad inmersiva te va mostrando lo que ella quiere. Al recorrer un campo de girasoles buscando una cometa, la soledad en un bosque mediante un fuego inextinguible o siluetas detrás de un bloque de hielo proyectadas mediante un haz de luz. Momentos que retransmiten más que un diálogo extenso contándote la historia. La sencillez de mostrar una emoción mediante el entorno o las mecánicas de un nivel que ayudan a avanzar contándote lo que toca en ese momento.

Voy a robar la frase de «El misterio de la vida no es un problema a resolver, sino una realidad a experimentar» de Frank Herbert, y en títulos como este queda reflejado con un magnifico resultado.

Tengo que hacer una mención especial al compositor David García que le ha dado ese acompañamiento tan fundamental en esta historia. Melodías que suman a la ecuación del viaje y que son otro protagonista más en el juego, piezas llenas de belleza para transmitir la emoción que toca, dándole voz a un protagonista que no tiene.

Quiero hacer un parón en este análisis para recalcar algo y ver si puedo llegar a que la gente piense de otra manera a la hora de disfrutar de videojuego. Tenemos un catálogo extenso en este medio, pero que obras como Arise: A simple Story que no cuentan con una producción millonaria de un triple A salgan al público bajo la sombra de grandes lanzamientos y que no todo el mundo lo conozca, me da pena.

Arise: A Simple Story es un viaje que no debes perderte

Una pena la gente que se queda estancada en una categoría de juegos, cegados a no probar otro estilo, estilos como el de esta obra, que retransmiten esas emociones y esos sentimientos que sus creadores han querido compartir con ellos. Ese mensaje que no llegará a todo el mundo y que es un mensaje bonito y que te llega al alma.

Un detalle que quiero destacar son sus créditos finales (tranquilos, no voy a hacer spoilers), pero esos créditos me han hecho ese toque de atención a mi corazón y pensar en lo afortunado que soy tanto en «lo que tengo y lo que ya me falta».

Arise: A simple Story, es digno de jugar. Tiene fallitos sin importancia como saltos mal ejecutados o veces en las que no queda claro donde ir (o puede que sea torpeza mía), pero en su conjunto es una obra de arte plasmada en un videojuego y un digno candidato para poder reconocer nuestro medio con esa palabra que tanto cuesta entender a mucha gente ajena, ARTE.

Si disponéis de una PlaStation 4, XboxOne o PC, es un pecado dejar pasar este título, y más ahora que llegan las navidades en las que tenemos más tiempo libre.

He disfrutado reviviendo la vida de este protagonista, una vida simple, pero que ha sabido quedarse retenida en mí para el resto de la mía.

Arise: A simple Story

Puntuación Final - 9.5

9.5

Imprescindible

Un juego tan simple pero lleno de una belleza que te invade en cada segundo de recorrido. Imprescindible si te haces llamar jugador.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Kurtihope

Superviviente. Una Sega Master System II tuvo la culpa de que ahora este inmerso en el mundo de los videojuegos. Entre el sofá y la nevera.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X