AnálisisPC

Sniper Ghost Warrior Contracts – Análisis PC

Convierte Siberia en tu campo de tiro personal

Siempre he estado muy arrimado a los FPS de la vertiente clásica, con acción frenética a raudales y bichos feos que matar. Pero de vez en cuando viene bien un descansito de tanta locura y probar algo distinto. Así es como llegué a este Sniper Ghost Warrior Contracts, un FPS que combina acción táctica y sigilo en un simulador de francotirador.

No obstante, la saga de la que viene no es que tenga un gran nombre en la industria, es más, las tres entregas anteriores a esta han recibido críticas mixtas por los usuarios. Sin embargo, creo que con esta nueva entrega a pesar de no estar libre de defectos, la gente de CI Games ha dado en el clavo, siendo en mi humilde opinión, la mejor de la saga.

El juego sitúa su acción en la fría región de Siberia. Tomaremos el papel de un sicario altamente cualificado y preparado para hacer los trabajos más sucios, pero todos ellos son por el bien de la humanidad. Porque siguiendo los clichés de las películas de espionaje, los rusos de Sniper Ghost Warrior Contracts son tipos muy malos cuyos apellidos terminan en «vsky» y no paran de fabricar armas químicas, extorsionar gobiernos y ese tipo de cosas. Además, nuestro jefe, un tipo misterioso llamado «El Guía«, nos provee de un traje y una máscara que nos darán habilidades especiales en el combate, de lo que hablaré más adelante.

Obviamente nuestro trabajo es detener a los malos a base de plomo a larga distancia. Así no esperéis una historia muy original, pero ¿sabéis que? A Sniper Ghost Warrior Contracts no le hace falta para nada, ya que al igual que sucede en un FPS clásico, aquí la historia solo es una mera excusa para ir a tirotear rusos. Y es que este título tiene bazas mucho mejores.

Tras una pequeña misión de tutorial se nos mostrará un mapa donde elegiremos el nivel que queremos jugar. Estos estarán en un principio bloqueados hasta que no completemos los objetivos de los anteriores. Al principio pensaremos: vaya, pero si los niveles que hay se pueden contar casi con los dedos de una mano.

Parece que por ahí no hay nadie, pero está todo repleto de soldados deseando «perder la cabeza»

Pero nada más lejos de la realidad. Y es que además de los objetivos principales (contratos a los que hace referencia el nombre del juego), hay multitud de cosas que hacer en cada nivel que se nos pueden quedar en el tintero. De hecho, completarlos todos de una sentada es realmente difícil, por no decir imposible. Así que el juego ofrece muchos retos y rejugabilidad en este aspecto. Si a esto le añadimos que no se trata de un juego precisamente fácil (pero si justo), realizar todas las misiones principales me ha llevado unas 15 horas (y aún más tiempo de haberme parado a resolver todo el contenido secundario).

Cada nivel es un enorme mapeado abierto con diferentes objetivos que tenemos que cumplir. El juego nos da muchísima libertad en las misiones, ya que no solo podemos completar los objetivos en el orden que nos de la gana. Sino que también tenemos unos niveles repletos de zonas ocultas, recovecos y un sinfín de lugares distintos desde los que atacar. El diseño de los niveles en Sniper Ghost Warrior Contracts es realmente bueno y también contribuye a fomentar la rejugabilidad, abordando las misiones de una forma distinta en cada partida.

Hay un punto que ha causado impresiones contradictorias. Resulta que al cumplir un objetivo, tenemos que escapar de la zona hasta un punto concreto y así «subir» la información de que hemos conseguido nuestro propósito. Como veremos más adelante, esto no será problema si hemos eliminado a todos los enemigos, pero si por el contrario hemos entrado con sigilo sin apenas matar, hacer todo el camino de vuelta puede ser un tanto tedioso.

Marcar a los enemigos con los prismáticos será imprescindible para conocer su posición y distancia en todo momento

Sniper Ghost Warrior Contracts es un juego que balancea muy bien su jugabilidad. Alternando constantemente distintas mecánicas y dando un gran abanico de posibilidades en el desarrollo de la acción.

En primer lugar vamos a hablar del punto clave del juego. Somos un sicario experto en alcanzar objetivos a larga distancia y como tal, nuestro rifle de francotirador será nuestro mejor aliado. Así tendremos que buscar siempre un punto clave desde el cual tener a la mayor cantidad de enemigos a la vista, marcarlos con la ayuda de nuestros prismáticos y comenzar la fiesta de headshots en una mecánica muy bien pulida.

Esta mecánica no es que sea profunda y cansina, pero tampoco es que sea simple, y disparar termina siendo todo un arte. Para lograr un buen tiro tan solo hay que tener en cuenta la distancia y la dirección del viento, aguantar la respiración y apretar el gatillo. Si conseguimos un disparo perfecto veremos una pequeña cinemática donde, con reminiscencias al Bullet-Time, el proyectil impacta en el enemigo. En ocasiones reventándole la cabeza o desmembrándolo, lo que no solo nos deja un buen espectáculo de gore, si no que también contribuye a hacer esta mecánica más satisfactoria.

Cuando hay obstáculos entre la bala y el enemigo tendremos que afinar mucho más la puntería. Obviamente no es un juego en el que utilizar un mando

Pero ahí no acaba la cosa, porque el rifle se puede cargar con muchísima munición diferente. Por ejemplo, hay balas que solo sirven para marcar a los enemigos, otras atravesarán las armaduras que llevan algunos enemigos especiales o las balas PEM (entre otros muchos tipos). Estas últimas nos servirán para deshabilitar dispositivos electrónicos que pueden detectar nuestra presencia.

Si fallamos el disparo puede suceder que el enemigo se percate de nuestra posición, así que o nos damos prisa en acabar con todos o nos largamos del lugar. Porque tarde o temprano darán con nosotros y tendremos que cambiar nuestra posición o morir en el intento. Aquí entra en juego otra mecánica, donde el combate pasa de ser de larga a corta distancia.

Como el rifle solo es efectivo de lejos, tendremos que recurrir a otro tipo de armas: ametralladoras, escopetas, pistolas, granadas, trampas… En estos momentos será importante el sigilo, donde el juego conserva las típicas mecánicas de ocultarse en matorrales o atacar por la espalda. Pero si lo de ir poco a poco no os gusta, Sniper Ghost Warrior Contracts permite ir algo más a saco. Ofreciendo intensos tiroteos a corta distancia donde el más mínimo error puede ser fatal. Lo curioso es que lejos de ser frustrante, nos damos cuenta de que si morimos ha sido por nuestra culpa y falta de habilidad. Al final la sensación del jugador es un tanto similar a la que transmite Dark Souls; moriremos una y otra vez pero volveremos sin remedio a por más.

Estos momentos que están cargados de tensión y son sumamente inmersivos, se tratan sin duda alguna de uno de los mejores apartados del juego. En muchas ocasiones nos veremos rodeados de enemigos y tendremos que planificar rápidamente que hacer, así que será necesario tener estudiado el entorno con las posibles vías de escape. O colocar alguna que otra trampa para así evitar regresar al último punto de control. De todas formas, si salimos airosos de estas situaciones, la sensación de satisfacción es igual que al ejecutar un tiro perfecto.

Los efectos de un gran calibre aplicado a un brazo

Todo esto se complementa con una serie de gadgets que tenemos a nuestra disposición (y los compraremos con el dinero que nos dan nuestros objetivos). Hay uno concretamente que me resulta fascinante: la torreta francotiradora. Un invento que permite tirotear al enemigo desde un lugar mientras que nosotros podemos estar en otro y así confundirlos cuando nos detecten. Una auténtica pasada que dará para varios momentos épicos.

Por desgracia, tanto el armamento como los gadgets no son variados, y ya se están vendiendo algunos por separado en forma de DLC. Además comentar que, como único defecto en la acción del juego, de vez en cuando nos las veremos con bugs bastante frustrantes y una IA que no siempre da la talla.

En el juego también podremos comprar nuevo armamento y utensilios. Pero lo que más se puede mejorar es el traje y la máscara. El traje permitirá recibir menos daño, mejor ocultación, llevar más munición y ese tipo de cosas cuando se mejore. Por otro lado, la máscara servirá para visualizar puntos interesantes del entorno, tener visión nocturna o detectar automáticamente a los enemigos cercanos. Pese a que ambas cosas son buenas ideas, no llegan a destacar en el juego todo lo que deberían y en la mayoría del tiempo nos olvidaremos de su existencia.

El juego utiliza el CryEngine 3 y la verdad es que no luce precisamente puntero, sino que parece más bien un juego de hace algunos años. Esto no quiere decir que su apartado técnico sea malo, simplemente algo desfasado.

Aún así, de vez en cuando, el juego nos deleita con paisajes impresionantes, puestas de sol, efectos de iluminación tremendos. Además, los niveles están bien provistos de todo tipo de detalles y no solo visitaremos entornos nevados, también habrá otros más «selváticos» similares a los juegos anteriores e igualmente bonitos y detallados. Pero lo más importante, sobre todo en estos tiempos, es que no da muchos problemas en lo que a optimización se refiere.

Afortunadamente, tampoco encontraremos cargas entre diferentes zonas del mismo nivel, algo que suena prehistórico pero que se sigue dando en algunos juegos. Pero sí que las habrá en medio de las cinemáticas, provocando microcortes en medio de ellas.

El apartado musical a mi gusto flaquea un poco, la música solo se activa cuando el enemigo nos detecta y casi siempre vamos a escuchar lo mismo. Aunque esta música contribuye a meternos en la acción, se echa de menos algo más de variedad.

Aunque no sea una maravilla técnica. El título se ve muy bien en momentos como este, que las capturas de pantalla no consiguen mostrar en todo su esplendor

Sniper Ghost Warrior Contracts es un juego que presenta un planteamiento bastante diferente al del resto de FPS. Así que lo recomiendo a quienes quieran probar algo nuevo. Es un juego satisfactorio, adictivo y entretenido que pese a sus problemas sigue mereciendo la pena. Si eres fan de los juegos de sigilo, lo más seguro es que te guste, si eres fan de la acción frenética, es posible que te guste, así que dale una oportunidad.

Además su precio es de 29,99€, que para todas las horas que puede dar, está bastante bien.

Sniper Ghost Warrior Contracts

Puntuación Final - 7.5

7.5

Recomendado

No hay nada más satisfactorio que un tiro a la cabeza desde la otra punta del mapa.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Nukem

Ingeniero informático, en el mundo de los videojuegos desde que cogí la escopeta de doble cañón en DooM 2 y muy fan de los First Person Shooter clásicos. System Shock 2 es el mejor juego de la historia.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X