AnálisisSwitch

Little Town Hero – Análisis Switch

Mi pueblo no se toca

Los primeros días en la fragua del concepto de nuestro videojuego, hace un año ya, recuerdo que barajamos la posibilidad de realizar un juego cuyos mapas se generaran de manera procedural. Aunque en nuestras cabezas sonaba maravilloso, recuerdo también el jarro de agua fría que nos llevamos al ver que nuestro profesor rechazaba la idea. “Sí, es una idea interesante” dijo, “pero hay un problema, este tipo de diseño se basa en la aleatoriedad pura y dura. Y la aleatoriedad genera incertidumbre, algo que no podéis controlar. Cuanta más incertidumbre haya en vuestras mecánicas o sistemas, menos control vais a tener sobre las impresiones y la experiencia del usuario. Al principio suena atractivo, pero pronto se puede convertir en la piedra que hará que vuestro juego se vaya al traste”. Yo pensé que estas palabras eran exageradas, ¡si muchos juegos han triunfado gracias a las experiencias únicas que les brindan sus sistemas aleatorios! Como era de esperar, me equivocaba rotundamente. Al final no hicimos nada basado en aleatoriedad. Estas palabras comenzaron a sonar como campanas mientras jugaba a Little Town Hero, un título desarrollado por una Game Freak en su intento de traer algo más que pokémones, que ha sufrido las consecuencias de confiar en la incertidumbre. Vayamos por partes.

La trama de Little Town Hero trata de las aventuras de Axe, o como llamemos a nuestro protagonista. Este vivaz niño tiene ganas de comerse el mundo, explorarlo y desentrañar sus misterios. Por desgracia, no puede salir de su pequeño pueblo, cuya salida está tapada por un castillo fuertemente vigilado. Lejos de resignarse, nuestro protagonista luchará junto a sus amigos e intentará probar su valía para lograr un nombramiento como soldado y así, de una vez por todas, conseguirá salir del pueblo. Por otro lado, también defenderá a sus habitantes del ataque de los monstruos, quienes misteriosamente están apareciendo para arramblar con el pueblo, gracias a una piedra que le da una fuerza sobrehumana.

La historia de Little Town Hero es, por lo general, divertida, amable y desenfadada. No tiene grandes pretensiones, pero sí acabas cogiéndole cariño al grupo de amigos y a los habitantes del pueblo. Me ha hecho gracia lo bien que se les personifica mediante el sonido, con tonos dentro del mismo timbre que atinan en la personalidad que los emite.

Axe preguntándole a la abuela qué le ha dado de comer a una oveja que se ha transformado en un mosntruo
El sentido del humor estará muy presente en la aventura

Otro aspecto que no falta es el sentido del humor. Si eres conocedor de los desarrollos de Game Freak, no podrás evitar comparar con una risa la antítesis que han planteado con respecto a Pokémon. Un héroe que no sale del primer pueblo, una madre preocupadísima por todos los pasos que da, un amigo/rival pesado que quiere bronca cada dos por tres… es inevitable no sonreír al ver todas las referencias burlescas a los estereotipos argumentales de estos títulos.

Las mecánicas de Little Town Hero son tan simples como interesantes. El plato principal del título es el combate. Este van por turnos. Y no, no son peleas JRPG al uso, si no que se trata de una macedonia curiosa de mecánicas jugables.

La primera de todas es un sistema de cartas similar a Hearthstone. Al empezar un turno, el enemigo mostrará los ataques que realizará. Axe tendrá unas ideas, llamadas Izzits, para realizar movimientos en la contienda. Éstas pueden ser de ataque, defensa o soporte. Para materializarlas, en Dazzits, deberemos gastar poder, representado en gemas. Una vez materializadas nuestras ideas, contrarrestaremos los ataques de los enemigos. Todas las ideas tienen un nivel de ataque y otro de resistencia. Si la resistencia llega a cero después de un golpe, el Dazzit se rompe. Nuestro objetivo siempre será dejar a nuestros rivales con todos los ataques rotos en un turno, llamado All Break. Si logramos esto pueden pasar dos cosas. En caso de tener un Dazzit de ataque o la posibilidad de materializarlo, entraremos en el modo Chance Turn y atacaremos para quitarle puntos de vida. Si no, se nos guardará un punto en un indicador que nos permitirá renovar todas las ideas gastadas. No lo había dicho, si un Dazzit se rompe, di adiós hasta renovarlo o recibir daño.

Todos los datos que aparecen en la batalla de Izzits y Dazzits
El colorido despliegue visual de las batallas

En otro lado está el sistema de Mario Party, como oís, y los apoyos en el escenario. Al terminar un turno, Axe se moverá por un tablero según el número que toque en un dado. Si caemos en la casilla donde hay un aldeano, un amigo o un ítem especial, podremos usar su habilidad para tomar ventaja en la contienda.

Little Town Hero no es un JRPG, en realidad se trata de un juego de estrategia donde prima la planificación a largo plazo. Al principio deberemos aguantar lo mejor posible hasta que nuestra cantidad de poder a gastar aumente. Una vez ya con más margen de maniobra, tendremos más oportunidades de romper los ataques del enemigo y alzarnos con la victoria rápidamente.

Este sistema, aunque es alucinante sobre el papel, tiene muchos inconvenientes. El primero es es que en realidad no necesitas hacer un All Break para ganar, si no un Chance Turn. Esto automáticamente te obliga a tener por lo menos un Izzit de ataque para sacar provecho, lo cual es complicado porque varios de ellos cuestan bastante poder y a veces los rivales asfixian demasiado combinando golpes especiales y poderosos. Además, el forzar la ruptura de muchos Dazzits para evitar recibir daño complica aún más conseguir este objetivo. No es imposible, pero exige mucha concentración por parte del jugador. Para derrotar a un enemigo deberás romper primero su “escudo” y luego mermar su vida. Cada vez que le quitas un punto de vida todo el escudo se renueva. Esto incrementa exponencialmente la cantidad de Chance Turns necesarios para ganar una partida. Como consecuencia, tendremos unos combates muy largos y tediosos. También se siente injusto el hecho de tener que recibir daño para renovar tus ideas, porque la renovación de las mismas cuesta cada vez más. Aunque es bastante interesante y engancha, se acaba haciendo extremadamente tedioso.

El tablero a lo mario party para moverse por el campo de batalla
El curioso tablero a lo Mario Party

Por desgracia, mi introducción venía para algo. Y es cuando dentro de este componente con algunos fallos de diseño se resquebraja por la aleatoriedad. Tanto los Izzits de Axe como los ataques del enemigo serán completamente aleatorios. Nuestra labor será improvisar con lo que haya, pero pocas veces vamos a sentir que la balanza esté a nuestro favor y recibiremos daño por simplemente estar jugando con una combinación horrible de ideas. Por otro lado, hay más de lo mismo con el tablero. Las habilidades de tus compañeros son muy útiles y el juego gana mucho con este tipo de ayudas. Pero claro, solo se pueden usar una vez y además debes caer en la casilla, acordaros del dado. Es por ello que estos te serán útiles en momentos puntuales y poca estrategia vas a poder hacer con ellos, ya que estás a merced de la incertidumbre. Mi sensación final fue la de estar peleando contra algo sobre lo cual no tenía ningún control. Las victorias no se sentían propias, parecía más que la suerte te había sonreído en vez de sentir el haber ganado gracias a tu buen hacer e inteligencia. El resultado es un título que se disfruta en ocasiones puntuales donde uno tiene suerte y se contrastan con la enorme frustración de sentir que el sistema va contra ti. Es una mezcla de sentimientos bastante triste para jugabilidad tan interesante e innovadora.

Little Town Hero posee algunos detalles jugables fuera de las peleas contra los jefazos. Junto a un árbol de habilidades algo justo, pero interesante para notar que nuestro personaje progresa y algunas misiones secundarias de recadero para obtener más puntos de experiencia, el juego también tiene algo que curiosamente funciona bien: los puzles. Y esto no es lo más gracioso, ¡resulta que estos puzles están basados en el sistema de combate! Sin embargo, esta vez no se siente puramente aleatorio, porque todo va controlado hacia una solución concreta. Por otro lado, también habrá peleas contra otros personajes, ¡pero resultan bastante divertidas y disfrutables! Resulta muy curioso ver como algo que es completamente secundario en el juego funciona mucho mejor que la mecánica principal del título. Esto nos indica algo, y es que quizá no se le ha dado un buen enfoque a todo el sistema que había planteado. Es algo que quiero insistir en este análisis: el juego tiene mucho potencial, pero algunas decisiones de diseño no le dejan brillar todo lo que podría.


No nos podemos olvidar de la parte artística y sonora. El arte del juego es, para mi gusto, muy bonito y resultón. Sigue mucho la estética de los Pokémon modernos y le sienta muy bien este diseño de dibujo animado colorido, alegre y rechoncho. El apartado artístico casa a la perfección con la temática del juego. Técnicamente algunas animaciones han quedado escasas o incluso poco pulidas, algo que me ha sorprendido y comentaré en adelante. La música es para dejarla aparte. En este caso se ha contado con el trabajo de Toby Fox, el creador de Undertale, para la realización de la banda sonora del título. Y qué bien suena. La banda sonora del juego es seguramente lo mejor que se puede destacar del título. Es melódica y tiene mucho ritmo, acompaña a la acción perfectamente y muchas veces te vas a quedar con la sintonía en la cabeza dando vueltas. Un trabajo excelente.

He visto críticas destructivas contra Little Town Hero. Muchas personas han odiado este juego y, sobre todo, su jugabilidad. Es cierto que las mecánicas principales de combate no funcionan en el marco de  incertidumbre donde se encuentran. Sin embargo, honestamente creo que se debe rebajar la testosterona a la hora de hablar sobre este título. Sí, está hecho por Game Freak y creo que está muy por debajo de lo que podría ser capaz de llegar. De todas formas, decir que es un título horrible sería necio por nuestra parte. Es un intento de traer algo nuevo que, por desgracia, no ha terminado de cuajar. Creo que al juego lo que le ha faltado en sí ha sido tiempo. Si el título se hubiese macerado durante un par de meses más, estoy seguro de que se habría refinado y pulido algo más de lo que está ahora mismo. Pero de ahí a decir que el juego es horrendo… hay una distancia. Y sí, Little Town Hero es un juego que puede dar mucho más de sí, pero por lo menos yo estoy deseoso de que sigan trabajando en él para que algún día puedan brindarnos una experiencia digna de las ideas que plantea el título.

Little Town Hero

Puntuación Final - 6

6

Interesante

Little Town Hero es un juego con muy buenas ideas. Sin embargo, su naturaleza aleatoria y algunas decisiones de diseño y ejecución de sus mecánicas jugables lo sitúan en un título muy por debajo de su potencial.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Antonio Ríos

Ingeniero Multimedia en proceso y aficionado al desarrollo de videojuegos. Amante del cine de nacimiento y fotógrafo a medias. La música, las bandas sonoras, la programación de motores gráficos y el diseño de niveles son mis ramas favoritas de todo este jaleo que son los videojuegos. Me he pasado el Paper Mario 2 siete veces. Parezco exigente, pero no lo soy tanto.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X