Artículos

Crónica sobre el Salon del Manga de Barcelona 2019

Una experiencia inolvidable

El Salón del Manga de este año ha pasado en un pispás. Aún recuerdo el momento en que, con mi acreditación y representando a Navi Games, entré por primera vez el viernes día 1 de noviembre al recinto, tomé aire y me preparé para darlo todo. No voy a negar que fue una visita de placer; para mí, todo lo inherente a la cultura japonesa es motivo de diversión y esos dos días que asistí, no me dejaron indiferente.

Al final solo pude ir dos días, por lo que intentaré narrar mis experiencias en torno a los videojuegos de forma cronológica para revivir mi experiencia.

Como no podía ser de otra forma y haciendo caso al consejo de un amigo que asiste cada año y se sabe todo al dedillo, el viernes a primera hora decidí asistir al pabellón de Nintendo para probar los juegos que trajeron. Quiero destacar que solamente había juegos de Nintendo, en concreto de la Switch y de la Switch Lite.

En ese momento me sentí contento: había muchos juegos por probar, pocas colas y un decorado enorme. Decidí comenzar con los juegos más destacados del recinto que eran, precisamente, los que presentaban una mayor performance.

Comencé con la pareja de juegos que más ganas tenía de probar, Pokémon Espada y Pokémon Escudo. No presentaba ningún momento diferente al que se mostró en la Madrid Games Week pero, aun así, me pareció muy interesante. La experiencia te situaba en el gimnasio de agua, donde debías superar diferentes pruebas y combates para, finalmente, derrotar a la líder del gimnasio. Los pokémon que podías usar estaban todos al nivel 50 y, además, podías transformar a algunos en su versión Gigamax. Un aspecto a destacar es que no podías acceder al menú ni utilizar objetos, con lo que me quedé con las ganas de ver cómo sería finalmente. A pesar de ello, me dejó buenas sensaciones.

Pokémons en versión Gigamax

Como seguía decidido a probar más novedades, fui al lugar donde se podía probar Mario y Sonic en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Nunca he sido muy fan de este tipo de juegos donde imperan los minijuegos competitivos y demás, pero la verdad, me lo pasé de cine. Podías jugar a distintos minijuegos muy entretenidos como esquiar o correr con sus consecuentes movimientos de joystick graciosos. Una sorpresa muy agradable.

Pantalla de inicio de Mario & Sonic en los Juegos Olímpicos

En ese momento el pabellón de Nintendo estaba a rebosar, así que decidí probar un último juego antes de ir a comer. Le llegaba el turno a Ring Fit Adventure. Para quien no lo sepa, el juego consiste en usar un aro maleable con el que haciendo diversos movimientos (incluso estrujándolo) con todo el cuerpo, no solo con los brazos, nuestro personaje interactúa de una u otra manera.

La finalidad es superar una serie de obstáculos que me recordaban enormemente a los niveles de Crash Bandicoot. Solo tengo que decir que el tiempo de juego se me hizo muy breve y me quedé con ganas de más, pero mi cuerpo me pedía sustento y me fui a los puestos de comida.

Una vez satisfecho gastronómicamente con un bol de ramen, un nikuman y un yakisoba pan (que por cierto, dejaban mucho que desear) me dirigí de nuevo al pabellón de Nintendo. En ese momento los del “turno de tarde” se habían juntado con los que llevaban allí todo el día, por lo que todo el Salón estaba a rebosar, así que decidí centrarme en los juegos indie que se presentaban.

Empecé probando el título Blacksad Under The Skin. El juego consiste en una aventura gráfica de toma de decisiones donde encarnas al detective John Blacksad. Hay que decir que el juego iba a trompicones y estropeó bastante la experiencia, impedimento que me comentó el chico que custodiaba el puesto, quien también me aseguró que la experiencia final no sería así.

Presentación de Blacksad

Dejando esto de lado, la demo presentaba dos situaciones; en la primera, el detective era atacado por un rinoceronte para que le diera las fotos de su infidelidad, que resultó en una escena de pelea donde dependiendo de tus decisiones acaba en mejor o peor resultado. La segunda era la visita de un viejo amigo (un gorila) acompañado de una mujer gata que te pide que investigues la desaparición de un boxeador a dos días de su gran velada. No voy a explayarme más para no spoilear, pero la demo acaba cuando los invitados se marchan y tienes que encontrar tus ganzúas. Me pareció muy interesante el monólogo interno que tiene el detective Blacksad durante todo momento, nos invita a conocerle mejor y que nos envuelva la empatía. Las cinemáticas que se proyectaron en la demo tenían una calidad asombrosa muy parecida a cuando se presentó en la Gamescom, pero hacían un downgrade muy notorio durante el gameplay. A pesar de que estuvieron desarrollándolo a toda máquina, el chico explicó que el juego se atrasaría hasta el 28 de diciembre.

Justo al lado tuve la oportunidad de probar el videojuego Underworld Dreams y conocer a su productor, Nestor, que, por cierto, mostró muchísima amabilidad y entusiasmo por su juego; realmente se notaba el cariño que le tenía. Me contó que llevaba cuatro años desarrollándolo junto a su escaso equipo, pero que finalmente podía mostrar con orgullo el trabajo realizado. La verdad es que me contagió su buen humor y su pasión, por lo que me dispuse a probar la demo con muchas ganas.

El juego consiste en una aventura de terror lovecraftiana en primera persona basada en la obra de Robert W. Chambers llamada ‘El rey amarillo’. En la demo llevabas a Arthur Adler dentro de la Casa Groc para resolver unos puzzles.

La verdad es que me sorprendió bastante y os contaré el por qué. Gráficamente el juego se puede quedar atrás, pero nos aseguró Néstor que no era la versión final y aún lo estaban puliendo. También nos confesó que querían sacarlo para PC para ofrecer una calidad mayor pero no pudo ser. Os puedo asegurar que el aspecto gráfico no importó nada.

El terror lo definiría como sutil pero tenso: pequeño detalles en las paredes, objetos que se mueven solos, referencias tenebrosas… No había nada que te sobresaltara pero la tensión era palpable.

Gameplay de Underworld Dreams

Poco hay que decir de los puzzles, sinceramente, una maravilla. La dificultad de los mismos era alta pero no imposible. Si no tenías conocimientos del libro en el que está basado el título, podías tardar un poco más en solucionarlos, pero yo contaba con las pistas y ayuda del productor, por lo que no tardé mucho rato, aunque vi a gente tardar casi dos horas.

No quiero spoilearos ni contaros en qué consisten, porque los acertijos que resolví son los que saldrán en el juego final, pero a mí me gustó mucho y me quedo esperando el lanzamiento con ganas. Después de un par de fotos y un punto de libro como regalo por parte de Drop of Píxel, me encaminé a hacer unas compras y satisfacer mis necesidades consumistas y así finalizar el día.

Por motivos familiares, no disponía de todo el día para disfrutar de los títulos, así que decidí ir a probar todo lo posible el domingo día 3. Os adelanto que fue imposible.

Como el viernes; al entrar fui escopeteado a probar los juegos que me faltaban pero me encontré con mucha cola, así que decidí esperar.

Solo un título me separaba de probar todos los que mostraban un decorado gigantesco y ese era Luigi’s Mansion 3. Solo voy a decir una cosa, es adictivo. Jugué en la Nintendo DS a la anterior entrega y me dejó bastante frío, pero esta vez no fue así. Desde el primer momento ya sientes que a pesar de ser un juego pensado para un público infantil, tiene algo en la forma de jugar que te insta a seguir y seguir. Había dos momentos de la demo, uno cuando empiezas y te enseñan los comandos, y otro, una pelea con unos fantasmas sencillos y un boss. La experiencia fue sublime, el tiempo pasó escopeteado y me quedé con ganas de más. El apartado gráfico una maravilla, como se podía esperar de Nintendo, quien mima muchísimo los detalles. No pude disfrutar de la banda sonora porque había mucho ruido y los auriculares que iba a utilizar estaban dañados. En definitiva, un juegazo.

El gigantesco stand de Luigi’s Mansion 3

Al acabar, me llamó la atención que en una esquina del pabellón se concentraba mucha, muchísima gente que coreaba o abucheaba, por lo que me acerqué a ver. En una tarima se encontraba gente bailando delante de una gran pantalla que presentaba el juego Just Dance 2020. Una trabajadora daba ánimos a los bailarines y al público, con lo que el espacio que dejaron para bailar y observar se quedó pequeño en cuestión de minutos. Poco voy a comentar sobre este juego, delante de tu consola y con los joycons en la mano debes seguir el ritmo y seguir las posturas del bailarín que ejerce de modelo. La verdad es que solo con verlo me resultó muy divertido.

Asistentes bailando con Just Dance 2020

Para finalizar la mañana y el día, fui a probar un juego que me despertaba curiosidad, no por el título en sí, si no en como habían realizado el port y ver si funcionaba bien. Estoy hablando de The Witcher 3: Blood Hunt. Ya antes de entrar sospechaba un poco por como estaba organizado el stand: presentaba cuatro paredes cerradas y unas cortinas en las puertas para no ver lo que pasaba dentro. No voy a extenderme en la demo y voy a resolver la duda que tuve: sí, funcionaba correctamente. No es comparable a la versión de PC, pero me sorprendió ver que iba fluido.

No pude probar otros juegos después porque tuve que irme, pero vi jugar a la gente a los otros títulos que podías probar: Marvel Ultimate Alliance 3: The Black Order, New Super Mario Bros. U Deluxe, Super Mario Odyssey, Mario Kart 8 Deluxe, Super Mario Party, Super Mario Maker 2, Fire Emblem:Three Houses y The Legend of Zelda: Breath of the Wild.

Hacía mucho que no asistía a este evento por motivos laborales principalmente. En esta ocasión, me lo pasé de lujo. Conocí a muchas personas, hice muchas fotos, probé muchísimos juegos y, como no, compré muchas cosas.

Quiero agradecer a Navi Games por la oportunidad recibida y a todas las personas de los puestos que fueron amables y pacientes conmigo.

¡El paraíso de las figuras!

Puedo decir en voz alta que si tenéis oportunidad de asistir el año que viene, lo hagáis sin duda. ¡Allí nos veremos!

Etiquetas

Javier Martín González

Graduado en periodismo | Redactor y lector empedernido. Soy gamer desde que tengo memoria, consumidor de series y campeón de futbolín.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X