AvancesPC

Postal 4: No Regerts – Primeras Impresiones

El regreso de la saga más polémica

Existen muchas sagas polémicas en el mundo de los videojuegos. Tenemos GTA, que prácticamente cada nueva entrega es un nuevo escándalo. Hemos jugado a Manhunt, que tampoco ha tenido nada que envidiar, y más por lo underground está Carmageddon. O Hatred, que sería uno de los casos más recientes. Pero sin embargo, la saga Postal (y sobre todo la segunda entrega) gana por goleada. Y es que se trata de una serie de títulos prohibidos en la friolera de 14 países. Donde destaca Australia que calificó al contenido del juego como «aberrante». No obstante, con el paso del tiempo, se ha vuelto legal y ahora está disponible a través de Steam.

¿Por que? Bueno, desde aquí ya os aviso de que si os ofendéis fácilmente o tenéis espíritu de «social justice warrior» mejor dejéis de leer, porque este juego es lo más +18 que hay dentro de todo lo +18. Ya que Postal es una saga que contiene violencia extrema y sin sentido, maltrato animal, consumo de drogas, toda clase de estereotipos ofensivos, lenguaje soez y mucho humor negro a la par que provocador.

Evidentemente todo esto no está ahí porque sí. La intención del juego es presentar una visión paródica y deformada hasta lo grotesco de la sociedad americana. Es humor a fin de cuentas, y hay que tomárselo como tal, tenemos que saber pillar la crítica que el juego intenta hacer en lugar ofendernos y quejarnos. Pero sobre todo, tenemos que saber distinguir un videojuego del mundo real. Dicho esto, vamos a comentar como es el early access de Postal 4: No regerts.

El juego es una secuela directa de Postal 2 que es evidentemente, el mejor título de la saga. La tercera entrega fue tan mala que el mismo estudio Running With Scissors, ha dicho que se olvidan de su existencia. Ya que fue un juego que por una serie de factores no solo no estuvo a la altura, si no que salió prácticamente roto: con bugs, crasheos y todo tipo de fallos que lo hacían injugable.

Así que en Postal 4: No Regerts (si, «regerts» está mal escrito aposta) volvemos a encarnar al mítico «Postal Dude». Un personaje sin nombre que después de los acontecimientos de su precuela, se ve obligado a mudarse a la ciudad de Edensin. Durante una semana tendrá que llevar a cabo una serie de tareas en un mundo abierto que da libertad para absolutamente todo.

Buscando trabajo
Lo primero que tendremos que hacer será mendigar en busca de trabajo. Para ello dispondremos de este cartel, el cual anuncia las ganas del protagonista por conseguir dinero

Por el momento solo tenemos disponible el primer día de la semana. En el lunes tendremos tres tareas que realizar y un buen fragmento de mapa (que se irá ampliando a medida que avance el desarrollo) para explorar a nuestro antojo.

Entre estas tareas disponibles para el lunes podremos ser guardias de prisión, recoger animales callejeros y realizar reparaciones por las alcantarillas. Pero como ya sabéis los fans de la saga, todas las tareas por muy absurdas que sean, se acaban tornando en algo muy bizarro. Aún me acuerdo de esa misión de Postal 2 donde ibas a confesar tus pecados y después había una invasión de terroristas talibanes en la iglesia mientras los curas sacaban sus M16. El problema aquí es que debido al estado tan temprano del juego, no encontraremos estas tareas tan elaboradas y bizarras como en su predecesor. Pero dadle tiempo, ya que sus autores no paran de prometer que va ser el mejor juego de la saga y el más ofensivo una vez esté terminado.

Asaltando una casa y matando al dueño
Hemos entrado a una casa aleatoria y hemos matado a su dueño porque sí. En Postal 4: No Regerts, el gore y los desmembramientos son mucho más espectaculares. Pudiendo dejar los cuerpos completamente troceados. Sin duda, el juego puede ser un buen «simulador de asesinatos en masa»

Postal 2 destacó por ofrecer un mundo abierto donde podemos hacer lo que nos de la gana, y aquí encontraremos justo eso mismo. Podemos entrar en cualquier casa, matar a sus ocupantes, rociarlos de gasolina y apagar el fuego orinándoles encima… Y esto es solo la punta del iceberg de todo lo que se puede hacer en este juego. De hecho, la mejor forma de sacarle partido a este early access es explorar la ciudad y hacer el cafre, en lugar de hacer las tres misiones que tenemos por ahora.

Y para ello no hay nada mejor que la gran variedad de armas que ofrece el juego. Actualmente tenemos nuevas implementaciones que me han dejado flipando. En primer lugar, una jaula de palomas infectadas con la rabia que, al lanzarlas contra el personal, provocará que estos pobres desgraciados sean devorados por ellas. Por otro tenemos una pistola de agua que puede hacer de lanzallamas y… también puede disparar vómito. No sabéis lo divertido que es ir embadurnando a la gente de vómitos y ver como ellos empiezan a correr vomitando por todos lados también.

Usando a un gato de silenciador
Utilizar a un gato vivo de silenciador es una de las marcas de identidad de la saga. (Eso negro de la derecha es un glitch)

Por fin dispondremos de vehículos, no serán coches ni nada parecido, sino unas pequeñas «scooters» que encontraremos en algunos puntos del mapa. La conducción es bastante mala, sin embargo, no deja de ser divertido atropellar a todo el mundo mientras nos deleitamos con sus físicas de ragdoll.

Como no, otro placer de la vida es abrirnos la brageta e ir meando encima de los transeúntes, lo que puede provocar que nos quieran coser a balazos, pero es que también puedes apuntar hacia arriba y orinarte sobre ti mismo. Ah, y no olvidemos lo de usar gatitos callejeros como silenciador. Todo esto viene en su mayoría importado de Postal 2, pero nos prometen muchas cosas nuevas según avance el desarrollo. Por cierto, la policía aún no está implementada, así que podemos hacer lo que nos de la gana sin miedo a ir a la cárcel.

Todos estos actos violentos y vandálicos son completamente opcionales para el jugador. Dicho de otra forma: Postal 4: No Regerts es todo lo violento y ofensivo que tú quieras que sea. Así que, en resumen, tenéis un mundo abierto para hacer lo que os dé la gana con muchas posibilidades de exploración y de liarla.

Encerrando a un ciudadano en un circulo de fuego
Esa pobre mujer no se ha enterado de que está en un círculo de gasolina a punto de salir ardiendo. Lo mejor es cuando corren envueltos en llamas y se chocan con otros personajes. Les harán arder también y se forma un verdadero espectáculo

Aunque Postal 4: No Regerts utilice Unreal Engine 4, hace un uso bastante cutre de él, hasta el punto de que muchas texturas y modelos parecen de principios de los 2000. Pero realmente, en un juego como este, un buen apartado técnico es prácticamente innecesario. Un juego de Postal consiste en libertad y jugabilidad, no en gráficos. Sin embargo, no quiero decir que el juego se vea feo. Simplemente luce desfasado. También sucede que en el estado actual, los glitches y bugs están a la orden del día. Existiendo además crasheos puntuales.

Eso si, donde realmente tiene que lucirse el apartado gráfico en un juego de Postal es en la violencia. Y aquí cumple de sobra. La pantalla se llenará de gore, visceras, miembros amputados y mucha sangre cada vez que nos dé por hacer una carnicería.

Pensandolo bien, todo lo referente a lo técnico de este juego se podría comparar con una de esas películas gore de bajo presupuesto, que de lo malas que son terminan siendo buenas y muy divertidas. Postal 4: No Regerts es justamente eso, porque el juego también se ríe de si mismo.

Además en esta ocasión, el juego se muestra mucho más colorido y vistoso que las anteriores entregas. Sin embargo, todo ese «color» se combina con una ambientación sucia y decandente. Algo que le da al juego otra seña de identidad propia. Existen también algunos entornos sorprendentemente detallados, porque hay muchos otros lugares que están prácticamente vacíos debido al estado actual del juego.

Dando una matanza en la prision
Cuando trabajemos de guardia de prisiones, las cosas no tardarán en torcerse. Tendremos que hacer frente a una masa de presidiarios enfurecidos y ansiosos por fugarse

Los chicos de Running With Scissors actualizan con mucha frecuencia (al menos varias veces por semana) el juego. Para ello cuentan con los royalties de Steam y por supuesto, con nuestro apoyo, ya que prácticamente ninguna editora se atreve a lanzar un título de estas características. Por tanto, el estudio está muy interesado en que la comunidad colabore todo lo posible, y nos han dejado un link a su Trello para que podamos ver nosotros mismos que es lo que están haciendo y lo que está por venir.

Podemos apoyarles de dos formas:

  • La primera es la más evidente: comprando el juego, el cual actualmente se encuentra a 15,11€. Un precio que lógicamente aumentará a medida que el desarrollo crezca. Sin embargo, el estado actual del título es poco más que una alpha. Así que, si preferís esperar a que haya algo más de chicha, podéis comprar cualquier otro juego de la saga Postal. Recomiendo sobre todo Postal 2, que os va a dar horas y horas de diversión.
  • La segunda solo la podréis llevar a cabo si os habéis hecho con el juego. Se trata de hacer feedback a los desarrolladores aportándoles informes sobre fallos que observéis o aportando ideas. Para ello, el mismo juego tiene una funcionalidad que os permitirá elaborar estos informes adjuntando una captura de pantalla. Cuanto mayor sea el feedback, más rápido avanzará el desarrollo.

Estamos ante uno de esos pocos estudios que escuchan a los fans y valoran sus propuestas. Con lo que nuestro apoyo no va a caer en saco roto. Así que podemos construir entre todos el mejor juego de la saga Postal.

El juego está en una fase muy verde aún y casi todo su contenido es idéntico al visto en Postal 2. No obstante, por ahora ofrece algunas cosas nuevas y un nuevo mapa para liarla y pasar un rato muy divertido. Como el precio irá aumentando, es aconsejable comprarlo ahora, ya que hay muchas actualizaciones por semana y además podemos apoyar el proyecto con la garantía de que se nos escuchará.

Así que en caso de gustarte el humor negro y reírte de todo, este es tu juego. Un título completamente diferente al resto y que no tiene nada que ver con algo que ya hayas visto antes. Rebosante de personalidad y locura, Postal 4: No Regerts apunta a coger el testigo de Postal 2 y elevarlo a la máxima potencia. 100% Recomendado.

Etiquetas

Nukem

Ingeniero informático, en el mundo de los videojuegos desde que cogí la escopeta de doble cañón en DooM 2 y muy fan de los First Person Shooter clásicos. System Shock 2 es el mejor juego de la historia.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X