AnálisisPS4

Dusk Diver – Análisis PS4

Sobrecarga de géneros

En ocasiones, el camino hacia la innovación no pasa por hacer evolucionar el género base de tu juego, sino por añadirle toques de otros diferentes. El plato resultante puede ser uno innovador y delicioso o un pastiche de ideas que no han acabado de cocinarse bien. Dusk Diver, desarrollado por JFi Games, es en esencia un beat ‘em up con alma anime, pero sus creadores han querido dar más protagonismo a su mundo añadiendo diferentes tipos de misiones, un poco de grindeo e incluso elementos de la saga Persona.

El resultado es un producto muy disfrutable una vez vas desbloqueando todo lo que puede llegar a ofrecer, pero al que le ha faltado un poco más de profundidad en todas sus facetas jugables para que el conjunto se sienta totalmente sólido. Aún así, Dusk Diver, que además sale a un precio reducido de 39,99€, tiene muchas horas de contenido, siendo una propuesta divertida y con un apartado artístico muy destacable dentro del estilo anime.

Dusk Diver tiene lugar en Ximending, una ciudad de Taipei, por lo que el juego nos viene doblado tanto en chino como en japonés (y textos en inglés). No es habitual encontrar juegos ambientados en esta localización, por lo que encontraremos algunos detalles curiosos de su cultura a lo largo del juego. La protagonista es Yumo, una estudiante normal que de repente se ve arrastrada a una dimensión paralela de Ximending llamada Youshanding. Este lugar es una versión oscura de su ciudad, pero llena de unos monstruos llamados Bestias del Caos.

Estos seres pueden acceder a nuestra dimensión a través de unos portales de origen desconocido. Yumo no tendría ninguna oportunidad de derrotarlos ella sola, pero en su primera incursión en Youshanding es rescatada por un Dios al que absorbe la energía, adquiriendo así poderes y habilidades para enfrentarse a las Bestias del Caos. Así conocerá a un pequeño grupo de Guardianes que se dedican a proteger Ximending en las sombras. Su misión será descubrir el origen de los portales a la vez que ayuda a las buenas gentes de la urbe a resolver sus problemas más cotidianos.

La historia en Dusk Diver tiene mucho protagonismo, habiendo muchos diálogos entre los protagonistas, pero es un argumento anime típico con personajes bastante cliché. No añade nada nuevo a este tipo de historias, pero es entretenida y el diseño de los personajes es bastante potente, así que acaba suponiendo un hilo conductor eficaz. Más simples son las tramas que nos encontramos por las calles de Ximending, siendo la mayor parte de encargos demasiado simples. Ir a un punto concreto del escenario (indicado convenientemente en el minimapa) en repetidas ocasiones, o terminar descubriendo que el problema se resuelve accediendo a un nuevo portal donde darse tollinas es lo habitual en Dusk Diver.

El escenario de Taipei en Dusk Diver
Muchas decisiones de diseño nos recordarán a la saga Persona

Son recados que se resuelven rápido y que son necesarios para conseguir más experiencia y fragmentos que nos permiten avanzar en la historia principal, por lo que debemos enfrentarnos tarde o temprano a ellos. Alguna de estas secundarias es algo más entretenida, gracias sobre todo a lo divertidos que son la mayoría de diálogos del juego; pero es el recadeo más simple que puedas imaginar. Al principio se siente desaprovechado el escenario abierto de Ximending, desde el cual accedemos a todas las misiones, máquinas de Gacha (para conseguir concept arts, trajes y otros extras), y las tiendas de comida, pero más adelante descubrimos que también esconde cierto componente de exploración.

Las misiones principales de Dusk Diver exigen un número concreto de fragmentos de dragón; estos objetos se consiguen completando las misiones principales y opcionales (nuestra jefa tendrá encargos alternativos para conseguir descuentos en la tienda y otras ventajas), pero también están escondidas por toda la ciudad. Podemos pagar a un señor para que nos diga su localización, pero es más divertido buscarlas por nuestra cuenta. Las tiendas de comida, por su parte, son el núcleo de las relaciones sociales con nuestros amigos: los Guardianes. Habrá varios niveles de relación disponibles que se fortalecerán combatiendo en Youshanding y subirán de nivel acompañándoles a comer en sitios determinados de la urbe, además de mejorar ciertas características pasivas de cara a los combates venideros.

Los extras de Dusk Diver
La cantidad de extras interesantes que podemos desbloquear en máquinas gacha es tremenda, siendo una de sus cualidades más destacables

Subir de nivel nuestra relación con los Guardianes será fundamental para su desempeño en las batallas, pues desbloquean nuevos y poderosos movimientos. Parámetros como la fuerza o los objetos que sueltan los enemigos, podremos subirlos con la experiencia que obtenemos al cumplir misiones y encargos. Es un sistema muy tradicional que no deja espacio para una personalización excesiva, pero es funcional y sus mejoras son evidentes a la hora de luchar.

La sensación general que deja todo este apartado es la de haber querido meter demasiados elementos sin profundizar mucho en ellos. Las conversaciones para subir de nivel a nuestros dioses son divertidas, pero muchas veces son menos trascendentales de lo que me gustaría, reflejando más una sensación de camaradería que algo más interesante. El mundo abierto es muy poco interactivo, pequeño y sus recados simples, pero también es bonito y agradable de recorrer. 

Como beat ‘em up, a Dusk Diver le ha faltado un puntito más de genialidad o contundencia para acabar de enamorarme. Estando por detrás a nivel de sensaciones de otros títulos parecidos en su premisa, como el infravalorado Senran Kagura Re.Newal Burst o el fabuloso Fate Extella: Link (aunque este último es más musou que beat ‘em up). Yumo realiza combinaciones de ataques débiles y fuertes, dando poca variedad de combos disponibles, incluso aunque los aumentemos mejorando a la protagonista. El punto diferenciador lo aportan los Guardianes, a los cuales podremos invocar a modo de ataque especial.

Los combates de Dusk Diver
La mayor parte de enfrentamientos serán contra grandes grupos de enemigos, pareciendo en ocasiones un musou

Nuestra barra de magia estará dividida en segmentos que se irán rellenando a medida que venzamos enemigos y recojamos orbes. Una vez rellenos, podemos acabar nuestro combo con una invocación de estos dioses, que realizarán un movimiento diferente dependiendo del movimiento en el que les hayamos invocado, y después desaparecerán. Nos acompañarán un total de tres Guardianes que podemos alternar libremente (hay un cuarto compañero secreto que se desbloquea al terminar el juego), pero no fue hasta que tuve a los tres que comencé a sentirme realmente cómodo con el combate de Dusk Diver.

Los movimientos de Yumo, aunque frenéticos, también son poco variados. Los dioses son los encargados de aportar esa variedad extra, así que hasta que no los desbloqueamos a todos y aprendemos ataques nuevos, cada uno con un estilo diferente, Dusk Diver nos parecerá repetitivo incluso dentro del género al que pertenece. Se intenta paliar esta repetitividad de las luchas con secciones de plataformas (simples y desesperantes), sigilo (muy desesperante) o tower defense (mejor integrada que el resto), pero son pinceladas que se sienten metidas con calzador y que no le hacen bien a la jugabilidad, pues el movimiento de Yumo no está pensado para este tipo de mecánicas. Hubiera preferido un juego más contenido, con un sistema de combate aún más trabajado y refinado, aunque se mantuviera la estructura de misiones principales y secundarias en escenario semi-abierto.

Sin embargo, si nos esforzamos en conseguir a todos los Guardianes y les damos nuevos movimientos, en combinación con las mecánicas de esquiva de Yumo (que puede ralentizar el tiempo si lo hace en el momento justo), su transformación especial y el ataque combinado con sus compañeros, obtenemos el sistema de combate que quería ver desde sus primeras horas. Hay que invertir tiempo en Dusk Diver, pero en su recta final se vuelve mucho más satisfactorio gracias a esta sustancial mejora en el combate. La nota negativa la ponen los enemigos: poco variados, clónicos y con falta de animaciones de ataque. En general, le hubiera venido bien a todos los personajes del juego contar con más patrones de ataque y animaciones para paliar la sensación de repetición.

La jugabilidad de Dusk Diver
Algunas fases intentan aportar variedad a los combates, pero no siempre sale bien

Además, cuenta con un extenso endgame, pudiendo repetir las misiones principales con una mayor dificultad (algo necesario si queremos subir al máximo las relaciones con los dioses) y desbloqueando nuevos encargos y desafíos al acabar la campaña principal. Por su fuera poco, los completistas cuentan con una ingente material de coleccionables que conseguir con la moneda del juego: bocetos, diseños de armas y enemigos, personajes, escenas de los protagonistas…

Por último destacar su apartado gráfico, que cuenta al igual que el resto del juego con marcadas luces y sombras. Los diseños de los protagonistas y algunos enemigos finales son fantásticos. Particularmente el de Yumo me parece una genialidad, siendo impresionante su primera transformación y cómo afecta eso a su pelo al acumular energía (a medio camino del Super Saiyan Blue). Sin embargo, hay pocos enemigos diferentes; los escenarios, salvo en algunas ocasiones, son bastante repetitivos y vacíos y los rostros de los personajes no terminan de convencerme.

Dusk Diver intenta ser muchas cosas más allá de un divertido beat ‘em up: elementos de plataformas, tintes de RPG, a veces un musou… y sin embargo sus fortalezas no las encontramos en su mezcla de elementos, sino en la base misma de su proyecto: en los personajes, su apartado artístico y su faceta beat ‘em up una vez has invertido el tiempo suficiente.

Hay que invertir muchas horas en el juego hasta que se vuelva totalmente satisfactorio, pero después regala muy buenos momentos y muchas horas de diversión. Si te gusta el género y la estética, es un exponente muy original que no te decepcionará, aunque se haya quedado a medio gas en varios de sus apartados.

Dusk Diver

Puntuación Final - 7

7

Interesante

Dusk Diver ofrece muchas horas de contenido, siendo una propuesta divertida y con un apartado artístico anime muy destacable. La gran cantidad de mecánicas de diferentes géneros que maneja de forma superficial es lo que le ha impedido llegar más alto.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Alejandro Morillas Tellez

Fisioterapeuta/osteópata de día, hipnoterapeuta cuando es necesario y apasionado jugador de videojuegos por la noche. Los primeros juegos que relaciono como favoritos son Catherine, Vanquish, Overwatch y Kingdom Hearts. Pero siempre estoy disponible para un Tekken, un Vermintide o una maratón de Metal Gear.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X