AnálisisXbox One

Debris Infinity – Análisis Xbox One

Duros y pesetas

Es complicado hablar de Debris Infinity sin dejarse llevar por la nostalgia de los videojuegos clásicos a los que mira y la ilusión de sus creadores, el estudio español SVC Games.

Estamos ante una producción tan humilde como infalible, cuyo principal encanto reside en su sencillez y la diversión directa: las armas con que nos conquistaron los legendarios Asteroids (1979), Smash TV (1990) o Galaxian (1979) en los que se inspira.

Su planteamiento se zambulle en dinámicas de sobra conocidas pero tremendamente eficaces, haciéndolo un juego ideal para sesiones cortas y como intermedio entre experiencias más densas.

El objetivo principal del juego es alcanzar la mayor puntuación posible a base de liquidar a los enemigos que inundarán el cuadrilátero donde nos movemos. Encadenar bajas hará subir tanto la barra de “combo” (proporcionándonos más puntos), como el nivel de la nave, que accederá a ítems cada vez más potentes (como disparos triples) por tiempo limitado.

Igualmente, prolongar rachas sin recibir daños también incrementará los puntos (al revés, recibirlos frenará la cadena), por lo que estamos ante un desafío que depende de nuestra habilidad y nuestros reflejos: los mejores ganchos para competir contra nosotros mismos.

Su jugabilidad añade dos recursos muy jugosos, como son la opción de ralentizar los movimientos enemigos (botón RT) y la descarga de una bomba que limpiará la pantalla de cualquier obstáculo (LT); ambos funcionan como barras agotables, de manera que habrá que ser prudente con su gasto, sumando un punto estratégico bastante simpático.

El conjunto es divertidísimo y especialmente disfrutable para los que vivimos la época de los arcades y sus cinco duros: todo es simple, sencillo, sin más pretensiones que hacer pasar un rato entretenido.

Debris Infinity podría parecer a priori uno más de los twin stick shooters surgidos a raíz de indies tan notables como Geometry Wars, pero lo cierto es que no lo es, al distanciarse con un desarrollo mucho más frenético y caótico donde los combos, multiplicadores, bonus temporales y ritmo vertiginoso acaparan todo el protagonismo.

Su capacidad para divertir está fuera de toda duda y consigue sin problemas picarte para que superes tus propias puntuaciones y asciendas en las clasificaciones mundiales que registra el título.

Casi sin darte cuenta, como sólo saben hacer los planteamientos fáciles de jugar pero difíciles de dominar, irás haciéndote a sus esquemas y jugando mejor, animándote a batir tu último resultado.

Al final, sería ese pique lo que funcionaría a la larga como el principal interés para volver a él, ya que el título carece de modos online como ránkings de amigos o multijugador, reduciendo la oferta a un competitivo local para dos (primero juega uno, luego el segundo, y se comparan las puntuaciones), un cooperativo también local (uno mueve, otro dispara) y tres vertientes single player.

La primera sería Time Attack, en la que habrá que resistir tres minutos; la segunda, Normal, igual que la anterior pero sin límite de tiempo; y, por último, Power Wave, donde nos enfrentaremos a oleadas.

Como puede verse, no hay mucho donde escoger, aunque lo que hay cumple su cometido de sobra. No obstante, puestos a pedir, habrían caído de maravilla, aparte de más prestaciones online, algún modo basado en fases temáticas (sólo con enemigos grandes, que el espacio físico menguara, con ralentizaciones como en los videojuegos antiguos, etc.), alguna tienda donde canjear puntos para adquirir skins para la nave o los escenarios…

En resumen, se echa en falta un extra de variedad, aunque fuese de carácter estético, a un desarrollo que enseña todas sus cartas desde el comienzo, con el desgaste que ello implica a corto plazo.

Al menos es un título vistoso y colorista, y resulta muy agradable de contemplar. Los efectos de destrucción convierten a las explosiones en una especie de feria de fuegos artificiales, con llamativos juegos de partículas que hacen olvidar la sencillez técnica del título; una sencillez que no está reñida con impecables menús de enorme regusto ochentero, imitando la serigrafía y las apariencias de los arcades en que se inspira.

El apartado técnico se completa con un sonido contundente pero muy poco variado, y una banda sonora que personalmente me ha encantado, con temas instrumentales de corte electrónico que encajan a la perfección con la acción: enérgicos, cañeros y vibrantes, te meten el ritmo en el cuerpo y crean un ambiente sensacional.

A Debris Infinity le faltaría un cartelito en el menú de inicio que dijera: Insert Coin, para así rematar su particular homenaje al videojuego clásico. Todo en él brilla, como las explosiones de sus asteroides, con un buen gusto y un mejor hacer fantásticos.

Reprocharle las limitaciones de su propio concepto me parece fuera de lugar, aunque sí he echado en falta opciones que habrían redondeado un producto que, por otro lado, guarda una relación calidad/precio (5€) completamente fabulosa.

Este pequeño tributo a la vieja escuela desprende respeto y mimo desde que arranca. La mejor forma de agradecer esa pasión es darle una oportunidad a un título que nos recuerda los orígenes del videojuego, cuando se reproducía en cintas de casete y llenaba los salones recreativos: cuando hablábamos en pesetas. Habrá pasado mucho tiempo, pero su esencia, como nos recuerda Debris Infinity, no ha envejecido lo más mínimo.

Debris Infinity

Puntuación Final - 8

8

Recomendado

Un homenaje a la vieja escuela a través de un título muy divertido, colorista, fácil de jugar pero difícil de dominar y con una relación calidad/precio fantástica.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Sergio Diaz

Me dedico profesionalmente a la Neuropsicología desde hace 10 años y desde hace dos, colaboro con diversas investigaciones en la Universidad de Málaga. Mi tiempo libre lo reparto entre mi familia, mi gente y mis aficiones, que son el cine (de terror sobre todo), la música (rock) y los videojuegos, con los que disfruto desde el Commodore 64.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X