AnálisisPS4

The Legend of Heroes: Trails of Cold Steel III – Análisis PS4

La mejor entrega de la saga hasta la fecha

Siempre he adorado en los manga el concepto de time-skip o «hacerse un Shippuden«. Esta jerga está orientada hacia esas series que aprovechando un acontecimiento importante concreto dentro de la trama, hacen una elipsis de varios años en el mundo en el que se desarrolla el argumento. Este tiempo sirve para que todos los protagonistas avancen, no solo en sus historias personales y en su maduración, sino también entrenando en sus particulares disciplinas.

Es una estructura muy conocida y valorada en las series manga (sobre todo en las series shonen como Naruto o Dragon Ball), ya que permite dar un cambio de look radical a los protagonistas, ofrecer una sensación constante de reencuentro y nostalgia, y empezar nuevas líneas argumentales para cada uno de ellos. Además justifican grandes aumentos de poder para enfrentarse a amenazas que antes eran insuperables o nuevos estilos de lucha. Lo más interesante para mi gusto llega cuando los que han sido los protagonistas de la serie tienen que relacionarse con las nuevas generaciones y comenzar a ceder el protagonismo y los focos a nuevos personajes. Adoptan nuevos roles (normalmente como mentores), y da lugar a dinámicas muy interesantes entre personajes ya conocidos y con los recién llegados.

¿Por qué divago tanto sobre este concepto? Pues porque The Legend of Heroes: Trails of Cold Steel III encuentra su justificación en este tipo de narración. Más allá de ser un fabuloso JRPG y conseguir refinar absolutamente todos los aspectos de sus anteriores entregas, supone una entrega tremendamente interesante por la entrada de nuevos protagonistas y el reencuentro con todos los miembros de la antigua Clase VII, ya como adultos y adoptando nuevos papeles en sus caminos personales y en la trama global de la serie.

Si esta saga de juegos te llama la atención, puede ser que te sientas atraído por esta entrega, ya que parece un buen punto de entrada y supone la mejor de las tres a nivel técnico y jugable. Sin embargo, si aún no habéis jugado a ninguno no os recomiendo comenzar por este. El mayor atractivo de la serie The Legend of Heroes: Trails of Cold Steel es la continuidad de su historia y lo extenso que es su universo. Esta tercera parte, a pesar de contar con un brevísimo resumen de los acontecimientos de los otros juegos, no te prepara para el inmenso abanico de nombres y eventos a los que hará referencia. Tampoco podrás apreciar el factor de nostalgia y ternura que impregna todo el juego debido al crecimiento de los protagonistas habituales; es una experiencia emocionante, pero solo si has jugado a las anteriores entregas.

The Legend of Heroes: Trails of Cold Steel III es un JRPG muy disfrutable en cuanto a mecánicas, pero si no eres capaz de entrar en su mundo o su historia, como en casi cualquier juego de este género, no tiene sentido realizar este viaje de tantísimas horas. En su lugar os recomiendo leeros los análisis de la primera y la segunda entrega. Si os llama la atención esta saga o el género, dadle una oportunidad desde el principio.

Reencuentros en Trails of Cold Steel III
The Legend of Heroes: Trails of Cold Steel III

Si ya sois viejos conocidos de Rean, Elliot y compañía, os sentiréis como en casa. No solo el argumento de The Legend of Heroes: Trails of Cold Steel III es un regalo para los fans de las anteriores entregas, sino que los combates pulen sus mecánicas al máximo y su apartado técnico sufre una mejoría notable al no estar atado el juego a una versión de PS Vita. El resultado es uno de los mejores JRPGs por turnos de la generación y la mejor entrega de la serie, a pesar de carecer de novedades de peso en algunas de sus secciones.

La historia de The Legend of Heroes: Trails of Cold Steel III tiene lugar casi dos años después de los acontecimientos del segundo juego. Todos se han graduado en la escuela militar de Thors y han emprendido sus propios caminos hacia la realización de sus sueños. Sin embargo, los últimos años de Rean no han sido fáciles: se ha convertido en un siervo del gobierno, encargándole misiones que le han dejado tocado a nivel emocional por la crudeza de sus actos y las consecuencias para los países vecinos; de hecho, ahora es conocido como el héroe de Erebonia debido a su crucial papel en la anexión de territorios. Ahora se le ha encomendado la misión de ser el profesor de la nueva Clase VII, pero el grupo no tardará en crecer a medida que avance la aventura.

Por supuesto es muy interesante ver a los protagonistas de los otros juegos como adultos, pero la política sigue teniendo un peso fundamental en la trama bélica y política de la serie: nuevos enemigos que se unen a otros ya conocidos, el propósito de la nueva Clase VII, las tensiones con las naciones vecinas… The Legend of Heroes: Trails of Cold Steel III me ha dado la mejor historia de la serie hasta la fecha. No solo ayuda la nueva perspectiva del argumento, sino también el carisma y la química entre los nuevos personajes introducidos en esta entrega. Decenas y decenas de horas de historia que expanden este gigantesco universo, a la vez que resuelven antiguas disputas que vimos en anteriores entregas. Por supuesto el final del título, aunque satisfactorio, sigue terminando en un cliffhanger tremendo (algo marca de la casa a estas alturas) que te dejará impaciente de cara al siguiente juego, del que ya hay bastante información.

Rean es el protagonista de Trails of Cold Steel III
A pesar de que Rean sigue siendo el protagonista de esta entrega, compartirá focos con los recién llegados

A nivel jugable se mantiene un esquema muy similar al de las anteriores entregas: los capítulos comienzan normalmente en la escuela y la ciudad vecina (o en la que nos hayan encomendado una misión), tendremos que cumplir encargos principales y secundarios en los alrededores, sección de combate, sección de historia, exploración de un nuevo terreno con más combates, llegas a un pueblo nuevo y se repite el proceso. La saga Trails of Cold Steel siempre ha mantenido esta estructura en su desarrollo que mezcla el cumplimiento de misiones (muy de recadero, poca innovación en este aspecto; buscar gatos perdidos, ingredientes, monstruos… lo habitual en el género), una gran cantidad de diálogos con NPCs, largas secuencias de conversaciones entre los protagonistas y combates por turnos a la vez que exploramos vastos entornos.

Vuelven también las secciones de aumentar nuestro lazo con ciertos compañeros pasando tiempo libre con ellos, muy parecido a lo visto en la serie Persona, lo cual sigue trayendo suculentas ventajas a la hora de los combates e interesantes datos que nos ayudan a conocer mejor a nuestros compañeros de equipo. Me hubiera gustado ver una mayor evolución en estas partes del juego, al igual que en la estructura de las misiones. A pesar de que muchas de ellas sí que esconden tramas interesantes, la inmensa mayoría son recadeo puro y duro para conseguir dinero y recompensas. El juego justifica argumentalmente estas misiones, ya que somos alumnos que buscamos ayudar allá donde vamos, pero se podría haber puesto más esfuerzo aquí.

El aspecto del juego donde más novedades se ha introducido es en los combates; si ya antes las opciones que teníamos disponibles a la hora de personalizar nuestro grupo y encarar los combates eran enormes, en esta ocasión es casi abrumador. Se mantiene un sistema de combate por turnos (con encuentros contra enemigos que vemos en la exploración del mundo, no son aleatorios) donde el posicionamiento de nuestra party y el control de los turnos es fundamental. Disponemos de una barra en el lateral de la pantalla que nos indica el orden en el que ataca cada personaje, siendo muy importante tanto retrasar a los enemigos, como adelantar nuestros movimientos.

Los combates de Trails of Cold Steel III
La interfaz de los combates se ha retocado para que sea más rápida y accesible, agilizando mucho los encuentros

Hay diferentes tipos de ataques físicos y magias que están introducidas en un sistema de debilidades. Nuestros personajes cuentan con un orbe llamado Master Quartz, que determina el tipo de habilidades al que tienen acceso y ciertas estadísticas pasivas. Dentro de este Quartz se pueden introducir orbes de magias y habilidades, de forma muy parecida a las materias de Final Fantasy VII. En esta entrega se ha añadido a este sistema la posibilidad de utilizar de forma secundaria el Master Quartz de otro integrante del equipo, asimilando parte de su poder. La inmensa personalización que hay a la hora de equipar estos orbes, los espacios disponibles, unir los de diferentes personajes, craftear nuevos orbes con elementos del mundo y crear sinergias entre los diferentes personajes abre un mundo de posibilidades magnífico para los amantes del género.

El sistema de debilidades elementales y físicas también se ha retocado: ahora todos los enemigos cuentan con una barra de Break, un estado de aturdimiento donde podemos infligir una inmensa cantidad de daño y conseguir Brave Points. Estos Brave Points se utilizan para realizar ataques combinados con otros miembros del equipo, y si los ahorramos, invertirlos en un sistema de órdenes introducido en este juego: las llamadas Brave Orders, que cada personaje cuenta con las suyas propias, invierten esos Brave Points para dar estados alterados muy poderosos durante varios turnos.

El estilo artístico de esta entrega, además de los gráficos y animaciones, también han mejorado con respecto a las anteriores, dentro de la estética manganime de la serie

En anteriores juegos, a pesar de que disfruté mucho de los combates, me parecía que le faltaba algo para ser totalmente redondos. Gracias a la introducción del sistema Break y las Brave Orders, además de retoques en el sistema de lazos entre personajes (las bonificaciones son más importantes y les da el sentido que se merecen), se ha alcanzado un sistema muy compacto y satisfactorio donde se te anima a ganar los combates planificando mucho tus movimientos. Las posibilidades introducidas para la ocasión hace que la estrategia prime sobre los demás elementos, y en los combates más complicados es altamente satisfactorio ver la diferencia entre comenzar un encuentro sin saber las características del enemigo, y repetirlo posteriormente planificando como aturdirles, mejorar los turnos a nuestro favor y utilizar el sistema de Orders.

La única pega que le puedo poner es que tienes tantas herramientas a tu disposición que a veces se siente algo injusto para los enemigos, como si las Orders fueran algo casi abusivo. Sin embargo, ese equilibrio de gestionar tantos recursos en batalla (también están las habilidades propias y ataques finales de cada personaje, que utilizan otro atributo diferente a los puntos de vida, la magia y los Brave Points, llamados Craft Points) le da el mayor componente estratégico que ha tenido la serie hasta la fecha.

Los combates a lomos de los Panzer Soldats también han visto sus características mejoradas: ya no solo manejaremos a Valimar cuando luchemos a bordo de mechas, sino que habrá más personajes con sus propios robots gigantes para luchar mano a mano con Rean. Además contaremos con más ayudas y sinergias de los personajes que presencien el combate, haciendo estos enfrentamientos mucho más significativos e intensos que antes.

The Legend of Heroes: Trails of Cold Steel III además es un título que busca la comodidad del jugador en todo momento (salvo por esa lacra de los subtítulos en inglés), permitiendo acceder a un modo de juego acelerado, tanto para los diálogos como para la exploración y los combates, y una funcionalidad de viaje automático entre barrios y zonas que funciona como un tiro y ayuda a dar mucho más ritmo en aquellos momentos en los que no necesitemos farmear experiencia para subir de nivel.

Por último, destacar la mejora en el apartado gráfico, ya que si bien la banda sonora sigue siendo maravillosa como siempre (al igual que el doblaje en inglés y japonés), sí que se nota una evolución considerable en los modelados de los personajes, sus animaciones y la espectacularidad de las batallas. Detalles como las texturas, las animaciones de las batallas o el diseño de algunas ciudades y enemigos siguen quedándose atrás de lo que podemos esperar en esta generación de consolas, pero no empañan un conjunto sólido y con más personalidad que nunca. No hay que olvidar que este juego salió en Japón en septiembre de 2017, por lo que ya tiene un tiempo a sus espaldas.

The Legend of Heroes: Trails of Cold Steel III es una muestra más del maravilloso estado de salud del JRPG más clásico. Un fantástico exponente del género que satisfará sin dudas al fan habitual de la serie gracias a su historia y a sus pequeñas, pero fantásticas adiciones a la fórmula habitual (aunque hay muchos aspectos que podrían haber evolucionado más en esta ocasión). Si no habéis jugado aún a ningún Trails of Cold Steel, empezad la serie desde el principio, porque si no os perderéis gran parte de lo que este juego puede ofreceros.

The Legend of Heroes: Trails of Cold Steel III

Puntuación Final - 8.5

8.5

Recomendado

The Legend of Heroes: Trails of Cold Steel III es una muestra más del maravilloso estado de salud del JRPG más clásico. Un fantástico exponente del género que satisfará sin dudas al fan habitual de la serie gracias a su historia y a sus pequeñas, pero fantásticas adiciones a la fórmula habitual (aunque hay muchos aspectos que podrían haber evolucionado más en esta ocasión).

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Alejandro Morillas Tellez

Fisioterapeuta/osteópata de día, hipnoterapeuta cuando es necesario y apasionado jugador de videojuegos por la noche. Los primeros juegos que relaciono como favoritos son Catherine, Vanquish, Overwatch y Kingdom Hearts. Pero siempre estoy disponible para un Tekken, un Vermintide o una maratón de Metal Gear.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X