AnálisisPC

Indivisible – Análisis PC

La magnánima Ajna, ignorante de su ajado origen, debe zanjar su designamiento tan significativo

Lab Zero Games es un estudio indie fundado con los miembros principales de Reverge Labs tras las acusaciones de fraude de su publicadora, Autumn Games, hace siete años. Por suerte, la campaña en Indiegogo fue todo un éxito y les permitió retomar el que fue su primer título, Skullgirls, con el subtítulo Encore. De hecho, este juego de peleas gustó tanto que fueron añadiendo más contenido y, para 2015, tuvo ports en más plataformas, esta vez con el nombre definitivo de Skullgirls 2nd Encore. Fue también en este año cuando decidieron lanzar otro proyecto en crowdfunding que llevaba moldeándose sus mentes: Indivisible, un título multigénero que lleva en desarrollo unos cuatro años.

Con esto venía a decir que, pese a ser un estudio relativamente joven, ya levanta pasión entre sus fans gracias a sus característicos diseños y animaciones de personaje. Siendo sincero, temía un poco que este nuevo juego abarcara demasiadas mecánicas; vamos, que se hubieran venido demasiado arriba. Sin embargo, Indivisible ha resultado una experiencia tan agradable que, ya voy adelantando, recomendaría a cualquier persona que suela jugar en su día a día.

Antes de nada, quisiera empezar por su mayor atractivo, que no es otro que el sistema de combate. No es la primera vez que un RPG opta por los turnos en tiempo real (Final Fantasy VII), encadenar las habilidades de distintos personajes (Xenoblade Chronicles 2) o pulsar efectivamente ciertos botones para ejecutar los ataques (Legrand Legacy). Sin embargo, el título de Lab Zero logra juntar todas estas ideas de combate de forma óptima y llevadera. Pero no quedándose ahí, también da tanta importancia a los combos que, en más de una ocasión, parecía que estaba jugando a algo muy similar al género de lucha.

Es una mecánica de combate verdaderamente lograda y que no apunta, como otros RPG, a estar pendiente de tus recursos para próximos enfrentamientos, sino a darlo todo en cada uno por separado. Es fácil defenderse o parar los ataques, recuperarse y, además, después de cada combate nos curaremos automáticamente. Es bastante evidente. También lo es que, en estas secciones, importan más los reflejos y la habilidad de hacer combos que la estrategia. Hay veces en las que, igual que en los juegos de lucha, usar la famosa “táctica del machacabotones” sirva para ganar, pero habrá otros momentos en los que Indivisible te lance un desafío que te haga pensar en como distribuir las acciones de tus cuatro personajes, qué ataques utilizar y por qué orden, marcar el ritmo entre ofensiva y defensiva, gestionar la barra de ataque especial e incluso velar por el posicionamiento de cada miembro.

Por poner un ejemplo temprano, llevar a gente que solo ataca con puños contra los monstruos planta no será efectivo, pero si decides usar a los que llevan espada o hacha, podrás cortar la mala hierba fácilmente. Y como este, hay más detalles de pureza que hacen descartar el darle a los botones a lo loco como única opción viable.

Ajna, Dhar, Razmi y Ginseng luchando contra los soldados de Ravanavar.
Otro ejemplo son estos soldados con escudos, a los que habrá que levantarles la guardia utilizando un combo específico

“¡Extra, extra! Joven se convierte en héroe del mundo tras muerte de su último pariente vivo y destrucción de su aldea por órdenes de un líder tirano” podría ser la entrada que mejor sintetiza la trama de Indivisible. Reúne muchos de los aspectos típicos de la fantasía heroica, pero se desmarca en, uno, la protagonista, y dos, la ambientación.

Ajna es el nombre de nuestra heroína, una chica vivaracha, tozuda, abierta con los demás y entrenada desde niña. Como ella, la narrativa también va al grano, lanzando diálogos con los que iremos comprendiendo el mundo de Indivisible y conoceremos a los variados personajes que se unirán a la causa. Puede que el camino esté motivado por la sed de venganza, pero las cosas no se quedarán ahí y en nuestras palmas llegará a reposar el destino de los continentes y sus gentes.

Ajna hablando con Indr sobre el tipo de persona que es ella.

El otro punto diferenciador de otros juegos es su extraordinaria ambientación asiática, abarcando mitología hindú, temáticas budistas y, sobre todo, de las creencias del Tantra, doctrina esotérica del Este de Asia. Sin ir más lejos, Ajna, aparte del nombre de la protagonista, es conocido por ser el sexto chakra primario en el tantrismo. Y como ella, otros personajes, localizaciones y monstruos, toman influencias de los sutras y de tantas creencias religiosas de Oriente Próximo, Oriente Medio y Oriente Lejano. El empeño del estudio indie ha sido extensamente laborioso, tocando figuras nepalíes, birmanas, indias, chinas, etc.

Progresaremos en el juego pasando por escenarios exóticos, variados y cargados de sensación de profundidad gracias al estilo visual 2.5D (fondos, obstáculos y plataformas en tres dimensiones con personajes y detalles en dos dimensiones de contorno grueso). Nunca será problema qué camino escoger porque, a pesar de tener zonas amplias, la distribución del mapeado es muy directa e informativa, para no romperse mucho la cabeza.

Avance por los pasadizos de un templo en ruinas en Indivisible.
Los detalles de iluminación y sombreados, junto a los terrenos en 3D, ayudan mucho a la sensación de profundidad

Es cierto que también hay algunos rasgos “metroidvanescos”, pudiendo hacer backtracking en algunos puntos muy concretos de la historia con algún nuevo poder para alcanzar un punto antes inaccesible. Estos puntos, aunque indiquen bastante bien cómo se podrá superar en el futuro, serán tan numerosos que puede resultar abrumador en un principio. Así mismo, la exploración no se hará llevadera hasta pasado, digamos, el primer arco de la aventura de Ajna. No puedo evitar notar que la exploración no ofrece mucha recompensa salvo por los ringsels (coleccionables que otorgan beneficios de ataque y defensa) y que la progresión se interrumpe aquí y allá con frecuentes diálogos.

Por el lado positivo tenemos que, una vez alcanzado ese segundo arco como yo lo llamaría, todo el aspecto plataformero mejora increíblemente. Conseguiremos con más asiduidad armas y poderes nuevos, tan originales como animados con gracia, y que darán mucho más juego para combinarlos entre sí para avanzar por los niveles; el elemento primordial del género. Es tal la sorpresa que me llevé que no me sentía atrancado incluso en las secciones más difíciles y seguía probando sin desalentarme. Igualmente, la curva de dificultad es buena y suele dejar espacio para la mejora.

Quienes probasen la demo de Indivisible se llevarán una grata sorpresa con el título final. Se mantiene la misma fluidez, pero, en lugar de dinámico, se da más peso a los saltos, a los ataques y al movimiento en general. Los personajes también responden mejor a la hora de encadenar ataques y hacer defensas perfectas.

Es como si el estudio indie hubiera asimilado el núcleo jugable del primer Valkyrie Profile, de PlayStation, y lo actualizara con visuales exóticas y muy detalladas, una historia fácil de digerir y personajes extravagantes con formas de pelea muy diferenciadoras entre sí. Precisamente recuerda bastante a Skullgirls por los diseños de los personajes (incluyendo NPCs) y los efectos de sonido durante el combate. Y siguiendo con el tema de audio, he de decir que la música está bien, logra su trabajo, y los actores y actrices que dan voz a los personajes han conseguido un trabajo sublime. Basta escuchar una frase para identificar la pesadez de Razmi, el tono grave de Zebei, la energía de Ginseng o el acento indio de Tungar. Como ya comenté al principio, el apartado artístico tiene un nivel de detalle asombroso y una elección de temáticas pintorescas que servirían de inspiración a más de una desarrolladora.

Carteles de Se Busca con la cara de Ajna en la Nación del Hierro.
Lab Zero Games ha incluido mogollón de referencias y contenido jugable relativo a otros videojuegos, series, animaciones y nativos de Internet

La primera sección de Indivisible, lo que sería una cuarta o quinta parte del juego, se hace monótona en cuanto a acción. No arranca hasta más tarde, cuando verdaderamente notas que eres más fuerte, obtienes más compañeros y poderes y, a la vez, los enemigos también plantean un mayor reto. Igualmente, el diseño de nivel es en general sólido y va proponiendo obstáculos bastante interesantes, con lo que al menos a mí me reactivó las ganas de seguir visitando nuevos mapas. Además, morir nunca será un impedimento, sea en combate o en plataformas, porque los reinicios son rápidos, sin consecuencias y habrá numerosos puntos de control, tanto manuales como automáticos. Aun así, puedo entender a los que no les atraigan la propuesta de Indivisible por su inicio blando o una filosofía de luchas RPG poco arraigadas en las estadísticas, múltiples habilidades y estrategia pura, frente a un foco más dirigido a la acción.

Indivisible

Puntuación Final - 9

9

Imprescindible

Luchas entretenidas, personajes originales y una trama sencilla de fantasía heroica arropada por un tono agradable y escenas ambientadas en la vasta mitología oriental que recomendaría a prácticamente cualquier persona paciente debido a que toca y trata muy bien, a su modo eso sí, tantos géneros.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Daniel "Fullbull" Rubio

No me pidas mucho para los textos, que solo hice el bachiller de ciencias. En esta vida me gustan tres cosas: Cerebro, videojuegos y carlinos. "La esperanza es lo último que se pierde".

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X