AnálisisPC

Destiny 2: Bastión de Sombras – Análisis PC

Fly me to the moon...

Este es nuestro análisis de la campaña y las mecánicas que llegan a Destiny 2 en Bastión de Sombras. No hablamos de la raid porque creemos que se merece su propio artículo dedicado, que llegará cuando hayamos podido explorar la nueva actividad como se merece.

La luna siempre nos ha fascinado más que cualquier otro astro. Supongo que por lo cerca y a la vez tan lejos que está y por ser algo tan presente en nuestros cielos y en nuestras vidas. La luna no solo controla las mareas y no solo es responsable de permitir la vida en la Tierra, sino que también nos influye en nuestro estado de ánimo, más o menos conscientemente. Entonces, no es casualidad que alrededor de ella no paren de surgir leyendas y misterios. Hombres lobo, vampiros, eventos extraordinarios ligados a sus fases, rituales… Y Destiny no podría ser menos, bebiendo de todas estas referencias místicas que nos inspira la luna para crear su narrativa.

Destiny 2 - Bastion - 01
La luna, fuente de misterios, leyendas, rituales y… muchos disparos

De todos los destinos que pudimos visitar en el primer Destiny, allá por el 2014, seguramente uno de los más emblemáticos, si no el que más, era la luna. En mi caso, es esa sensación de familiaridad la que me atrae; sus arenas grises, los cráteres que vemos cada noche desde nuestra ventana… Y el título de Bungie se aprovecha de esta familiaridad, poniendo en su superficie restos de una colonización dejada a medias, pequeñas bases repartidas por el mapa o referencias a los programas de exploración espacial. Todo esto hace que la luna nos toque el corazoncito de una forma que Titán no puede, y eso Bungie lo sabe y se aprovecha de ello. Además, cualquier veterano del primer Destiny estaría ansioso de volver al satélite y ver cómo ha cambiado. Puedo ir adelantando que ha cambiado mucho, pero a la vez, no tanto…

Si por algo se caracteriza la saga Destiny es por cómo va reciclando y reutilizando el contenido. Si en pasadas expansiones vimos cómo nos colaban un asalto del juego base pero al revés, aquí se recuperan muchos elementos ya no de pasadas expansiones, sino del primer capítulo de la serie. Y no me parece algo malo.

Aún con sus altibajos, el primer Destiny terminó su andadura en un punto decididamente álgido. Le costó prácticamente cuatro años de actualizaciones, pero consiguieron una experiencia única solo emborronada por un lanzamiento y un primer año lejos de las expectativas que nos habían vendido. Y llegó Destiny 2, con promesas de que no iba a ocurrir lo mismo, que habían aprendido y que ahora podrían iterar más rápidamente… excepto que eso no pasó realmente. Aunque el lanzamiento y las sensaciones que dejó la segunda parte fueron decididamente mejores que con la primera, teníamos la sensación de que se habían perdido un montón de cosas que se fueron mejorando durante los primeros cuatro años de vida de la saga, algo incomprensible tratándose de una secuela.

Un punto azul pálido

Y un poco como en un spin off espacial del día de la marmota, dos años después del lanzamiento de Destiny 2 llega Bastión de Sombras, que intenta recuperar mucho de lo que se perdió en esa transición de un título a otro. Y me parece algo realmente más loable que oportunista. Muchos jugadores llegan a Destiny 2 sin haber jugado a la primera parte, o puede que solo probasen el juego base pero no disfrutasen de sus excelentes expansiones y actualizaciones. Para toda esa gente, Bastión de Sombras es un caramelo muy dulce, lleno de momentos inolvidables, cavernas antiguas y rituales místicos en busca de un poder olvidado. Para los veteranos es un ataque de nostalgia, porque no solo visitaremos ubicaciones que nos harán exclamar un emocionado «¡Me acuerdo de esto!», sino que puertas que antes estaban cerradas ahora se pueden explorar, en un entramado de catacumbas llenas de sorpresas y secretos. Y malos a los que disparar, claro, que esto es un shooter looter, no nos olvidemos.

Esta vez, la excusa para visitar la luna son unas pesadillas que parecen haber despertado accidentalmente a Eris Morn, la misteriosa cazadora que ya conocimos en el primer Destiny y que se había mantenido en el exilio durante la historia de este segundo título. Con esta excusa como premisa, nos enfrentaremos a enemigos y jefes con los que ya hemos acabado tiempo atrás; esta vez en su forma de pesadilla, que no es que cambien mucho, la verdad. Eran buenos jefes y buenas misiones hace cuatro años y lo siguen siendo ahora. Aquí podemos encontrarnos del lado de la nostalgia o del lado del «esto ya lo he jugado», pero creo que también hay que tener en cuenta el tipo de juego que es Destiny, donde la repetición de tareas, el grindeo, es parte fundamental y seña de identidad tanto del título como del género.

No sería Destiny sin una pirámide

Sin embargo, sí que nos encontramos algunas cosas totalmente nuevas, como por ejemplo, los llamados remates, que vienen a ser unas ejecuciones cuerpo a cuerpo en la que salta una animación en tercera persona para acabar con los enemigos que tienen poca vida. No es una mecánica que aporte demasiado (y no funciona tan bien como el golpe cuerpo a cuerpo, no siempre se activa a la primera), pero sí que es muy vistosa y sobre todo, otra oportunidad de Bungie para monetizar su juego, ya que estas animaciones se pueden comprar en la tienda con dinero real.

Parece que Bastión de Sombras sea solo luna, luna y más luna, pero eso es solo la fachada. Bungie ha hecho un trabajo tras bambalinas que va mucho, mucho más allá. Para empezar, ahora son una compañía independiente lejos del yugo de Activision, con lo que deberían de ser capaces de reflejar su visión en el juego sin intermediarios. Resultado de esta reestructuración es el abandono en PC de la plataforma Battle.net y su paso a Steam. Y no solo llega a Steam, sino que llega como free to play con una cantidad asombrosa de contenido y muy pocas pegas.

Como buen hijo de su tiempo, no nos falta un pase de temporada con cien niveles que desbloquear

Pero los creadores de Halo no tenían bastante con esto, y han implementado un sistema cross-save entre todas las plataformas (PlayStation 4, Xbox One, Steam). Lo que esto significa es que podemos tener nuestra partida en el PC, en el verano irnos al pueblo con nuestra Play a cuestas y seguir nuestra partida bien fresquitos cambiando el teclado y el ratón por el mando y el sofá. Todo un logro, tanto técnico como político, por todo lo que implica la colaboración entre plataformas, digno de mención.

Pero la campaña (que, para mi gusto, tiene un final un tanto abrupto e inesperado, quizás fruto de esta restructuración en el estudio) solo es una pequeña pieza no solo de Bastión de Sombras, sino del plan de futuro, del juego como servicio de Bungie. Al terminar nuestro deber con la historia de Eris Morn y sus pesadillas, se nos abre todo un mundo que explorar y grindear, en busca de un poquito más de poder que nos facilite las actividades que están por venir. Porque están por venir muchas, muchísimas cosas en Destiny 2.

Vaya mes nos espera…

Empezamos con el plato fuerte, la incursión Jardín de las Sombras (de la que hablaremos en profundidad en los próximos días, no es algo que se pueda tomar a la ligera), le seguirán una serie de eventos durante todo el mes, más o menos casual o hardcore, porque si por algo se caracteriza el título de Bungie es por saber que tiene todo tipo de público; hay quien le dedica un par de horas de vez en cuando, quien se dedica a completarlo absolutamente todo, a quien solo le interesa el PvP (¡Hay gente para todo!) o quien vive para las raids y el juego en equipo. Aquí todo el mundo puede disfrutar de los disparos en el espacio como prefiera.

Creo que es obvio que Bastión de Sombras es mucho más de lo que puede parecer a simple vista. No es una pieza más de la saga espacial y tampoco es otro capítulo. Más bien es la base, los cimientos, de todo lo que está por llegar en el universo Destiny. Quizás estos cimientos llegan tarde (sinceramente, no lo creo, si el primer título tuvo soporte durante cuatro años, esta segunda parte no debería ser menos), pero sí que son sólidos. Bungie se ha esmerado en mejorar una serie de sistemas y de prácticas que, ya de salida, son un paso adelante, y estoy seguro de que seguirán puliendo todas estas mecánicas, porque han puesto todo de su parte para que la luz, tanto de la saga Destiny como Destiny 2 en particular, siga alumbrando durante muchos años.

Destiny 2: Bastión de Sombras

Puntuación Final - 8

8

Recomendado

Destiny 2: Bastión de Sombras, sienta las bases del futuro de la saga espacial mientras mira al pasado gracias a una campaña que apela a la nostalgia. Un cóctel magistral de algo viejo, algo nuevo y la promesa de que lo mejor está por llegar.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Pablo López "Potajito"

Traductor, videojuerguista y persona en general.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X