AnálisisSwitch

Zenith – Análisis Switch

Mago pero no mucho

Hace un tiempo encontrar juegos independientes españoles que consigan sus objetivos en campañas de Kickstarter era complicado. Con el paso del tiempo cada vez se ha convertido en algo más común. Tenemos el reciente éxito de Indiecalypse. Uno de estos extraños casos fue el de Zenith, un videojuego desarrollado en 2016 por Infinigon y publicado por BadLand Games que superó con éxito su campaña de Steam Greenlight. Desde luego que produce curiosidad. Ahora mismo me encuentro con su edición para Nintendo Switch, que salió la semana pasada. Y por eso estamos aquí, ¿verdad? ¡Vamos a analizarlo!

Lejos de las grandilocuentes y complejas historias que traen los juegos de action RPG y sus intrincados personajes se encuentra la trama de Zenith. Esta es la historia de Argus Windell, un mago que siempre ha sacado las castañas del fuego a sus aliados y logrado grandes proezas en la historia de su tierra. A pesar de ello, llega un día que se cansa y decide retirarse para ser vendedor de pociones, una profesión sin ambición. A pesar de parecer un héroe de gran talla, este personaje también es un tipo descarado, pícaro y faltoso. Argus nunca perderá la oportunidad de ironizar con su situación o meterse en líos por irse de la lengua o intentar ser el más listo del lugar. Y esa actitud le lleva al centro de la historia, donde conocerá a un singular equipo de aventureros en busca de un objeto que, por lo visto, él conoce muy bien.

Conversación con referencias a Final Fantasy VII en Zenith
Que curioso el grupo que nos ha tocado, ¿verdad?

La historia de Zenith no pretende ser nominada al mejor guión de los videojuegos, pero sí consigue engancharte. Lo mejor, sin duda alguna, es su sentido del humor. Y no solo por parte de nuestro protagonista, es que todos los compañeros que tendrá durante la aventura poseerán alguna locura que de juego a la trama para exprimir el ridículo en momentos realmente divertidos. Es extraño que no te sorprenda con un chiste bobo, un diálogo desternillante, un gag sutil mientras sucede la acción o incluso una referencia hacia otros videojuegos ridiculizada en su universo. Lo mejor de todo es que lo mezcla con la trama de forma que tiene “sentido” y además no deja de ser interesante. Tampoco falta ese humor castizo que caracteriza tanto a las producciones cómicas españolas. Me he reído mucho con todas las idioteces y personajes de Zenith. Y, ¿sabéis qué? Agradezco este tipo de cosas en los videojuegos. Que las pretensiones de la trama sean entretenerte y hacerte pasar un buen rato. Zenith consigue hacerte reír de muchas formas y disfrutar de todas sus situaciones. Es algo a tener muy en cuenta en un momento en el que solo vivimos tramas serias. ¡Hay que reírse!

Argus soltando un chascarrillo en Zenith
Ay Argus, si es que te mereces un buen tortazo

En lo jugable, Zenith es un título de action RPG cercano a las mecánicas conocidas en la saga Diablo, de la cual bebe mucho. Lo que más haremos durante la aventura es darle palos al personal. El combate es en tiempo real contra hordas de enemigos que aparecerán en nuestro camino. Nunca son excesivas, pero sí que algunas combinaciones de enemigos nos pondrán en apuros en alguna ocasión. Argus dispondrá de cuatro habilidades principales para afrontar las peleas, combinar estas inteligentemente y explotar las debilidades de nuestros enemigos ante ciertos elementos, son la clave para salir victoriosos. Por otro lado está el equipo, que no solo nos subirá las estadísticas para aguantar las peleas, sino que nos dará ventajas o problemas cuando nos enfrentemos a enemigos que usen magia elemental.

Un combate mágico en Zenith
¡Combates mágicos! Y esas cosas…

Finalmente, también estará el árbol de habilidades con el que conseguiremos que Argus adquiera nuevas destrezas y mejore en ciertos elementos mágicos. Las mecánicas jugables no son nada innovadoras. Son sencillas, simples y muy intuitivas de entender. Dan bastante juego y son entretenidas. Luchar contra las hordas de enemigos siempre trae recompensas y es entretenido probar todas las habilidades de Argus. Sin embargo, el personaje no da casi feedback cuando es golpeado con ataques básicos, por lo que se hace muy complicado manejar la vida durante las contiendas. Es normal morir por no haberte dado cuenta de que estabas perdiendo vida a chorros.

Otro inconveniente es la cámara, que a veces no jugará mucho a nuestro favor. Es una pena, porque un combate tan interesante pierde mucho y llega hasta a aburrir por culpa de fallos de pulido que comento en la siguiente sección.

Por otro lado, el juego también plantea algunos puzles para no hartarnos con el combate, el cual puede ser repetitivo. Estos no son complicados ni inteligentes, pero cumplen su propósito decentemente.

El apartado más flojo de Zenith es, sin lugar a dudas, el gráfico como el sonoro. El juego no se ve bonito. Tampoco es horrible, pero usa modelos y texturas que no casan en absoluto con la personalidad que tiene su trama. Sin embargo, lo más problemático son las animaciones. No están pulidas y se nota mucho que no se le ha podido destinar mucho esfuerzo a este apartado. Por desgracia, el combate se resiente muchísimo con ello. Estas causan estragos a la hora de entender el feedback que comentaba del personaje. Es complicado ser preciso cuando no hay una acción tan clara o no sabes muy bien qué es lo que está pasando. Y eso si que es una pena, porque hace un flaco favor hacia el trabajo tan bien destinado tanto a las mecánicas jugables como a su propia trama argumental. Por este pequeño detalle Zenith puede llegar a cansar tras completar sus primeras horas de juego. La interfaz, aunque es sencilla e intuitiva, no termina de ser realmente cómoda en los controles de Nintendo Switch. Al igual que hay muchos textos imposibles de leer en el modo portátil. Se nota que estaba pensada para PC y un reescalado no ha sido suficiente.

Inventario en Zenith
Un inventario de ahorradores

El sonido va por la misma línea. No es un desastre, pero se nota una falta de trabajo en la coordinación de muchos efectos sonoros, los cuales a veces suenan y otros se quedan atascados por la aparición de varios en la partida. Con la música igual, aunque sea bastante básica, muchas veces el volumen se descontrola en la mezcla y resulta muy incómodo de escuchar. Es otro síntoma de una falta de pulido evidente en el apartado técnico del título. Además, no rinde del todo bien en Nintendo Swich, en la cual hay una tasa de frames muy variable y caídas bastante incómodas en su jugabilidad; no está del todo optimizado para la consola de Nintendo.

Zenith es un título difícil de valorar. He visto críticas muy destructivas hacia él cuando se lanzó en 2016 y estoy seguro de que la historia se va a repetir ahora en su versión para Nintendo Switch. Este hecho es injusto. Es cierto que al juego le falta mucho pulido tanto en su apartado artístico y sonoro como en alguna de sus mecánicas jugables para ser el título que merece ser. Al igual que es un port a Nintendo Switch que, sinceramente, necesita algo más de trabajo. Sin embargo, hemos de tener en cuenta que este proyecto se realizó con un presupuesto muy bajo, y que seguramente sus desarrolladores han hecho todo lo posible para obtener el producto que deseaban. Lincharse contra ellos no tiene ningún sentido y es hacer un flaco favor hacia los estudios independientes que no cuentan con tantos recursos. El juego funciona y es jugable, por lo que no merece ser suspendido.

Zenith no es un portento ni un juego maravilloso. Tiene muchos fallos y su versión para Nintendo Switch es algo deficiente. Puede llegar a aburrir con todos sus problemas. Pero si evitamos fijarnos tanto en estos aspectos, descubriremos que este título brinda una experiencia entretenida que puede hacerte pasar un buen rato a base de carcajadas estúpidas con su trama. Con esto me basta para deciros que si os interesan este tipo de títulos y queréis saber más acerca de la producción española, merece la pena echarle un vistazo.

Referencia de Cloud de FFVII en Zenith
Venga, una pequeña referencia para el final

Zenith

Puntuación Final - 6

6

Interesante

Zenith no es un juego perfecto. Pero si consigues superar todos sus problemas y fallos de pulido técnico tienes ante ti un juego muy entretenido que, sin duda alguna, te sacará más de una carcajada.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Antonio Ríos

Ingeniero Multimedia en proceso y aficionado al desarrollo de videojuegos. Amante del cine de nacimiento y fotógrafo a medias. La música, las bandas sonoras, la programación de motores gráficos y el diseño de niveles son mis ramas favoritas de todo este jaleo que son los videojuegos. Me he pasado el Paper Mario 2 siete veces. Parezco exigente, pero no lo soy tanto.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X