AnálisisPS4

Ni No Kuni: La Ira de la Bruja Blanca Remastered – Análisis PS4

Uno de los JRPG más bonitos del mundo

Los videojuegos empezaron como una forma de entretenimiento simple; desde el mítico Pong, pasando por Super Mario Bros. Incluso esos proyectos que había antes del propio Pong hechos con un ordenador militar. Eran juegos en los que solo importaban las mecánicas, y pese a empezar a introducir historia, no era realmente relevante. Pero aquello no podía durar mucho, y como contadores de historias que somos los seres humanos, surgió la necesidad de complicar las tramas y de hacerlas más profundas, y así fueron evolucionando los juegos hasta hoy en día, cada uno con un punto más de complejidad en sus apartados. Entre todos los géneros uno de los que más ha apostado siempre por una buena narrativa y una buena trama han sido los JRPG, ya que pese a ser videojuegos y por lo tanto tener un carácter lúdico de forma activa, pretendían llegarte mucho más allá y hacerte partícipe de una aventura con sus alegrías, tristezas, pasiones, etc.

Este género ha vivido unas épocas muy buenas y otras que no lo han sido tanto. Pero precisamente en una de esas épocas, en las que los JRPG parecía que habían perdido relevancia, llegó un juego que quedaría marcado a fuego en la memoria de muchos, Ni No Kuni: La Ira de la Bruja Blanca. Llegó como un milagro, ofreciendo además una estética creada por el Estudio Ghibli, que era y es preciosa y única. Aquello, aunque no pegó el Boom de juegos como Final Fantasy en sus buenos tiempos, se nos guardó en lo más profundo del corazón a muchos jugadores, hasta que en este 2019 y después de una segunda parte bastante interesante volvió a nosotros en una edición remasterizada, necesaria y ante todo, bienvenida. Porque sigue haciéndonos sentir aquellas sensaciones de emoción y ternura que provocaba la aventura de un niño pequeño que recorría un peligroso mundo enfrentándose a gigantescos enemigos para poder salvar a su madre.

Todo comienza en Motorville, un pequeño pueblo estilo muy americano pero con cierto toque japones. En él, un pequeño niño llamado Oliver vive su vida jugando con su amigo Philip y haciendo alguna travesura, tan típica de la infancia. Esta apacible vida se verá truncada cuando por el descuido de Oliver y la mano de un ser maligno, obliguen a nuestro pequeño héroe a viajar a otro mundo completamente distinto para salvar a un ser querido, además de tener que derrotar al malvado Shadar.

Escena con Unimo
Cada escena de este juego es una maravilla para la vista

Puede que no haya desvelado mucho de la trama, más bien nada, pero es que no os podéis permitir el lujo de os diga prácticamente nada. El juego en sí es profundamente emocional de una manera como pocos juegos pueden. Evidentemente no todo en el juego es dramático, estamos ante un trabajo de traducción y de localización impresionante, con toques de humor que sobre todo vendrán de la mano de Drippy, el gran maestre de los duendes.

La narrativa de Ni No Kuni es bastante clásica, sigue punto por punto el camino del héroe de casi todos los JRPG. La gracia está en su argumento, en como sabe emocionarnos y hacernos reír. Es capaz de administrar muy bien cada momento, y aunque para alguien que busque algo más intenso y oscuro puede llegar a parecer ñoño, en realidad reflexiona de una manera muy sincera sobre la madurez y las relaciones entre las personas, por lo general familiares y de amistad. Todo desde un punto de vista algo triste, pero siempre con un enfoque positivo que por lo general hace que además de enamorarnos nos dé una gran inyección de positividad y buen rollo.

Familia unida
La trama es muy emocional, y pone en valor la importancia del amor familiar

El sistema de combate es algo peculiar. Podríamos considerarlo una especie de mezcla de action RPG por turnos y con mecánicas similares a Pokémon. Sí, lo sé, es difícil de comprender, pero en la práctica no tiene tanta complicación. El sistema de combate tiene su propia mecánica y su propia lógica, necesitas bastante práctica para hacerte a él. Toda esta práctica no es necesaria por complicación, sino porque Ni No Kuni tiene sus propias sinergias y lógica.

Los Únimos son las estrellas de este juego sin duda, y aunque al principio nos darán la sensación de ser algo limitados, cuando avancemos nos daremos cuenta de que nos equivocamos. Estamos ante todo un mundo de posibilidades; primero porque hay una gran cantidad de Únimos distintos con habilidades propias y formas únicas. Además, no llegarán de golpe, porque el desarrollo de los mismos se irá desbloqueando a las horas de juego llegando incluso a poderlos evolucionar, subiéndolos de nivel y con ciertos objetos, además no solo varias veces si no en formas alternativas. Haciendo que de cara al final del juego nuestro equipo sea totalmente personalizado, porque además de todo esto tenemos objetos y armas que equiparnos, tanto a los protagonistas como a los Únimos. Estamos ante un juego que crece con nosotros y con los personajes en todos los sentidos posibles.

Combate contra una pesadilla
El combate al principio será algo pesado. Pero según avancemos tendremos momentos álgidos y complicados

Además del propio combate, el resto de mecánicas responden bastante bien a lo que es un JRPG. Disponemos de mapa del mundo y llegados a cierto momento, de vehículos. En este sentido es como otro juego más de su género, pero implementa una cosa muy importante y que no todos los JRPG tienen: los puzzles. Aunque de una manera bastante menos presente que el combate, los puzzles pueden llegar a ser muy interesantes y sobre todo divertidos. Le dan al título una pincelada de variedad dentro de lo que son combates y combates.

Ni No Kuni tiene muchas cosas únicas, pero sin duda la mejor de todas ellas es el hecho de que está diseñado y dibujado por el Estudio Ghibli. No podemos dar un paso sin notarlo en todo momento, siendo las secuencias de animación donde más se luce el propio juego, haciendo que deseemos verlas a cada momento.

Puzzle de coordinación
Los puzzles son muy interesantes, y a veces no será cuestión de pensar, sino de coordinación

La banda sonora también es de sobresaliente, algo muy importante para un juego de este empaque. Ya que como he dicho en otros análisis, la música en cualquier videojuego puede conseguir que algo mediocre sea genial. En el caso de Ni No Kuni hace que algo maravilloso sea extraordinario.

El arte de este juego en general no tiene parangón, y aunque no arriesga tanto en sus diseños como otros títulos, mantiene una coherencia y una forma que enamora y convence, de tal manera que se convierte en la mejor parte del juego, de manera muy reñida con todo lo anterior mencionado.

Ni No Kuni: La Ira de la Bruja Blanca es una maravilla, uno de los juegos más bonitos e intensos que he podido jugar en años. Incluso conociendo ya la historia, me he sentido como si fuera la primera vez. Me ha emocionado, divertido y encandilado de una manera como solo los grandes JRPG pueden hacer.

Es sin duda un juego indispensable, necesario sobre todo si te gusta el género. Y aunque no es perfecto, es una de esas obras que se sienten como tal.

Ni No Kuni: La Ira de la Bruja Blanca Remastered

Puntuación Final - 9

9

Imprescindible

Un JRPG mágico y maravilloso. Una obra casi perfecta que todos deben jugar.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Francisco Jose Moreno

Gran Fan del Zelda, Final Fantasy, Metal Gear y largo numero de Etc. Lo mío son los juegos que me divierten simplemente o los que me llegan a la patata. No creo que nadie pueda sentar cátedra en opinar sobre videojuegos.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X