AnálisisPS4

Lost Castle – Análisis PS4

Divertido con amigos, cuqui y my frustrante

Debo empezar confesando que no soy un amante de este tipo de juegos roguelike. The Binding of Isaac o Enter the Gungeon, aunque me hacían gracia, nunca consiguieron engancharme. La única propuesta de este género que me tiene enganchado es Dead Cells. Digo esto porque Lost Castle, el juego desarrollado por Hunter Studio y editado por Another Indie, a pesar de que a mí no me haya gustado, tiene muchas virtudes para agradar a los fans del género; así podréis interpretar mejor si las cosas que a mí me parecen errores también os lo parecen a vosotros o es algo agradable para los asiduos a este tipo de propuestas.

Lost Castle es un juego de acción en un plano 2.5D y con toques de RPG (vamos, un destroza a todo lo que se te ponga por delante de un lado a otro de la pantalla, a lo Final Fight, pero con subida de niveles y estadísticas) que cuenta con cinco mapas cuyos recorridos se generan de manera aleatoria, habiendo también bastante variedad de jefes, objetos y armas. Además una vez morimos podemos elegir sacrificar las almas que hemos recogido en nuestra anterior vida para aumentar las características del siguiente personaje que controlemos, que se generará de forma aleatoria en cuanto a aspecto (no así en habilidades, como sí ocurría en juegos como Rogue Legacy). El árbol de progresión cuenta con muchas habilidades diferentes a mejorar, cada una de ellas dividida en varios puntos. Subirlas al máximo requerirá horas y horas de juego. Además, con cada característica que subimos de nivel, aumentamos la exigencia de almas para el siguiente, por lo que la curva de dificultad inicial es enorme.

Lost Castle salió hace ya algún tiempo en PC, habiendo mucha gente que lo compara con el simpatiquísimo Castle Crashers. En mi opinión, a pesar de que comparten jugabilidad a grandes rasgos, el aspecto de Castle Crashers y su mayor accesibilidad me resultan mucho más atractivos que lo que encontramos en Lost Castle, que a pesar de ser más variado también tiene un nivel de exigencia bastante mayor a nivel jugable, llegando a resultar frustrante.

Jefes Finales de Lost Castle
Los jefes cuentan con algunos de los diseños más simpáticos del juego

Nuestro protagonista puede equiparse a la vez con una armadura y un arma. Cada arma cuenta con un ataque normal, uno especial y una habilidad. A pesar de que hay más de 150 posibles armas, realmente se pueden juntar en muy pocos grupos, contando cada uno de ellos pues con un único combo simple, el ataque especial y la habilidad. Al final cada arma se siente como una mera skin de otras del mismo tipo, ya que las características especiales que tienen, hasta bien avanzado el juego, no hace que se diferencien demasiado entre sí. Quizás por lo exigente de la propuesta también me ha parecido que hay mucha diferencia entre la efectividad de las armas cuerpo a cuerpo y las que son a distancia, siendo mucho más práctico ir con armas a distancia.

Al poco de avanzar desbloquearemos a un herrero, un ladrón y un alquimista que nos proveerán del equipo que llevaremos en esa vida. A medida que vayamos mejorando su desempeño a la par que mejoramos nuestras características pasivas, como el ataque, la defensa, los críticos o la vida, nos proporcionarán cosas más útiles. La progresión no viene determinada solo por la evolución a través de la subida de características: a medida que derrotemos a nuevos enemigos finales se desbloquearán nuevos objetos y armas a los que podremos acceder.

Las agrupaciones de enemigos son muy habituales y cuentan con diferentes tipos de ataque; en cambio nosotros apenas tenemos recursos para esquivarlos o defendernos. Tenemos un botón de salto, pero no uno centrado en la esquiva, por lo que a no ser que tengamos un arma que incluya escudo, nuestra única opción es apartarnos a tiempo con un salto. De esta forma jugar a Lost Castle, si quieres avanzar, se convierte en una experiencia de golpea y corre que alarga mucho la propuesta, demasiado pausada y meditada para un juego de estas características (al menos si lo haces en solitario, algo tremendamente difícil y poco gratificante, al menos para mí).

Cooperativo en Lost Castle
Para mí jugar en cooperativo es fundamental para disfrutar de Lost Castle, pero si te gusta mucho el género es posible que no te resulte necesario

Sus creadores dijeron buscar la dificultad de un Dark Souls a la hora de diseñar el juego, pero creo que aquí no han dado en el clavo: cuando pierdo no siento que haya sido por falta de habilidad, sino por mala suerte en el inventario inicial o en la disposición de enemigos (algo que entiendo que es propio del género). Llega un momento en que si la aleatoriedad se combina con una dificultad tan alta, deja de ser una experiencia agradable.

Mejores que las armas me han parecido los objetos consumibles: mucho más imaginativos y divertidos, aportando ese punto de locura y aleatoriedad. Sin embargo su presencia es muy limitada y algunos de ellos se antojan francamente poco útiles en el transcurso de las contiendas. Recuperamos vida gracias a pociones y alimentos que encontramos en cofres o que dejan los enemigos al morir, al igual que bombas, puñales, libros de magia, pociones de efectos desconocidos… También encontraremos comerciantes o máquinas tragaperras a lo largo de los niveles, donde podremos usar el oro que conseguiremos a la vez que las almas.

No puedo recomendaros Lost Castle si buscáis una experiencia single player, puesto que no me parece disfrutable de este modo. Sin embargo es una propuesta diseñada claramente con el multijugador en mente. Podemos superar el juego en un grupo de dos a cuatro jugadores, tanto oflline como online. Es aquí cuando Lost Castle se siente realmente divertido y funcional. La dificultad del título no parece que escale con la presencia de más jugadores, y si lo hace queda tapada por el comportamiento de los enemigos, que ven su atención dividida y se vuelven mucho más vulnerables.

El trabajo en equipo cobra sentido y, aunque las armas a distancia siguen sintiéndose muy superiores, en grupo se tiene la opción de revivir al compañero, por lo que es más viable que alguno de los miembros del equipo distraiga al resto de rivales mediante el combate cuerpo a cuerpo. Por supuesto, como en cualquier juego, todo es mucho más divertido en multijugador, y Lost Castle gracias a su planteamiento roguelike, su aleatoriedad y variedad de objetos y enemigos puede ser una propuesta muy divertida para disfrutarse en compañía. No es que sus fallos desaparezcan, pero al ser una propuesta con una dificultad mucho más asequible en grupo, puedes permitirte disfrutar más de los detalles del juego (muy divertidos en ocasiones).

Los gráficos de Lost Castle son bastante simpáticos, sobre todo en relación a sus jefes finales y a los personajes generados de forma aleatoria. Sin embargo me ha parecido que a la propuesta le falta personalidad en su apartado artístico; no hay nada especialmente destacable u original, ni en el diseño de los enemigos o los niveles. Las armas y consumibles, como ya he mencionado antes, si que son más imaginativas, aunque eso no siempre se refleje en una mayor variedad jugable.

Lost Castle me ha parecido una propuesta terriblemente frustrante y repetitiva para un solo jugador. Sin embargo en grupo puede ser una opción muy divertida, siempre y cuando os gusten los roguelikes y no os importe cierta repetición de mecánicas. Su exigente dificultad se ve mitigada al jugar acompañado, y permite que la falta de variedad de recursos a nuestra disposición (de habilidades, no de objetos) no se note tanto. Por los 9,99 € que cuesta ahora (7.99 € si sois de PS Plus), puede divertiros si sois amantes del género.

Lost Castle

Puntuación Final - 6

6

Interesante

Lost Castle me ha parecido una propuesta terriblemente frustrante y repetitiva para un solo jugador. Sin embargo, en grupo puede ser una opción muy divertida, siempre y cuando os gusten los roguelikes y no os importe cierta repetición de mecánicas.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Alejandro Morillas Tellez

Fisioterapeuta/osteópata de día, hipnoterapeuta cuando es necesario y apasionado jugador de videojuegos por la noche. Los primeros juegos que relaciono como favoritos son Catherine, Vanquish, Overwatch y Kingdom Hearts. Pero siempre estoy disponible para un Tekken, un Vermintide o una maratón de Metal Gear.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X