AnálisisSwitch

Astral Chain – Análisis Switch

The fight for our paradise

Los nombres siempre son un problema para evaluar cualquier cosa. ¿Alguna vez no habéis sido más condescendientes con un título por el hecho de haber sido desarrollado por cierta compañía o pertenecer a una saga en especial? A mi sí. Este tipo de predisposición es normal. Es algo que llevo pensando desde el ecuador de mi experiencia con Astral Chain, el nuevo título de Platinum Games que desembarcó en Nintendo Switch hace ya dos semanas. Me llamó la atención la gran recepción y las alabanzas que recibió. El juego trae una propuesta arriesgada fuera de los cánones habituales. Sin embargo, a medida que he progresado en mi partida, no me ha dejado de invadir esta cuestión. ¿Realmente Astral Chain se debe a sus méritos, o es más por el mero hecho de ser un juego de Platinum Games? No malinterpretemos esta cuestión, el juego es un muy buen título. Aprovechemos este análisis para desgranar en profundidad esta apuesta. Hay mucho de lo que hablar.

Astral Chain se desarrolla en el Arca, el último bastión de la humanidad tras la invasión de las quimeras. Nosotros manejaremos a uno de los hermanos Howard, nuestro personaje personalizable, y su herman@, según el género que hayamos escogido, Akira. Tras un inicio por todo lo alto nuestros protagonistas serán repentinamente ascendidos a la policía de Neuron. Con ello, obtendrán el legatus, un dispositivo que les permitirá invocar legiones, unas quimeras aliadas que asistirán en el combate. Una vez finalizado nuestro primer encuentro con las quimeras, la pantalla se funde en negro y aparece un opening cual serie de animación japonesa que veíamos de pequeños con la merienda en mano después del colegio. Con este comienzo, quedan claras todas las intenciones del título.

La campaña del título no tiene mayor ambición que imitar a este tipo de productos y servir de contexto para toda la acción desencadenada en nuestra experiencia. Una de las cosas que más me ha sorprendido es que el fuelle que tiene para aguantar de principio a fin. No es la parte más relevante del juego. De hecho, está plagada de clichés, oportunismos y deus ex machina, sobre todo al final. Aun así, ¿qué serie de entretenimiento no se ha servido los mismos? El título se divide por capítulos que también siguen la misma estructura que un producto televisivo, por lo que acabar cada uno de ellos siempre te dejará con alguna intriga para continuar. Sin embargo, cerca del final la trama se precipita en exceso para desencadenar ese combate épico que todos esperamos. Me habría gustado algo más de profundidad en algunos personajes y villanos, los cuales gozan de una personalidad o carisma que el juego no termina de explotar o explicar. Entre ellos, tu hermano o hermana, con quien no terminas de congeniar todo lo que la trama necesitaría para su final. De todas formas, estos detalles tampoco restan al conjunto general del juego, puesto que el objetivo no es ahondar en temas argumentales.

Fotograma de nuestro personaje con la moto
La presentación inicial del juego en la escena de la moto es sublime.

Un último detalle a destacar es la gran cantidad de referencias que tiene el propio título a animes clásicos, como Evangelion, y a títulos de la propia Platinum Games. El juego al que más tríbuto rinde es claramente Nier Autómata. De hecho, muchas escenas y combates serán reconocidos por todos los que hayan disfrutado de este juego. Yo también creo haber descubierto, en su jugabilidad, algunas referencias a Vanquish, otro buen juego que pasó desapercibido en su salida. Son pequeños homenajes que siempre gustan ver y demuestra el cariño que la compañía tiene hacia sus propios juegos como a la cultura moderna japonesa. También hay referencias, interpretaciones y símiles de la propia Biblia en la misma trama, lo cual me ha hecho bastante gracia.

Astral Chain tiene un apartado audiovisual sublime. En primer lugar, el diseño y dibujado tanto de los personajes como del entorno, los cuales por lo general son idénticos a los que encontraríamos en un manga. Esta característica se aprovecha en muchas ocasiones. Sus planos en las cinemáticas como algunos fotogramas durante el gameplay se asimilarán a viñetas que perfectamente podríamos encontrar en un producto del estilo. Otro punto interesante del arte es la propia paleta de colores, la cual utiliza tonos muy vivos y juega mucho con los contrastes. Lo que más me ha impresionado ha sido la habilidad que tiene para describir el Arca y sus distintos sectores. La representación de ese último bastión de la humanidad moderna, futurista y llena de tecnología, pero a su vez desesperada y decadente por la llegada de una fuerza que no puede controlar está muy lograda. Obviar los efectos especiales también sería un error grave, puesto que éstos abundan en pantalla y le dan ese toque de espectáculo que le da emoción a las peleas y a los momentos más épicos. Un último detalle es lo bien optimizado que está en Nintendo Switch tanto en su modo televisor como portátil. ¡Así da gusto!

Imagen del protagonista caminando por las calles céntricas del Arca
Paseando por las calles del Arca me quedé fascinado con el diseño de la ciudad.

La banda sonora no se queda atrás. Esta goza de un compendio de temas muy acertados para cada situación y es capaz de dirigir las emociones del jugador en todo momento. Hay situaciones en las que se viene arriba llevando toda tu adrenalina al extremo hasta entristecerte un poco en aquellas donde el juego pretende ser más emotivo. Seguramente es una de las mejores bandas sonoras que se ha producido durante este año.

Pero aquí no hemos venido solo por estos apartados, ¿verdad? Aquí hemos venido por Platinum Games. Y si algo caracteriza a la desarrolladora es el diseño de sus mecánicas y el entretenimiento puro y duro. Traigo buenas y malas noticias.

Desde su anuncio, Astral Chain trajo un escepticismo generalizado por el hecho de repartir las mecánicas jugables en dos personajes que deben ser manejados a la vez: tu protagonista y sus legiones. Es más simple de lo que parece. Lo único que cambia en el personaje de lo que ya conocemos es que solo hay un botón para atacar. Esto le hace menos efectivo al enfrentarse contra uno o varios enemigos. Sin embargo, para eso está la legión. Con el gatillo izquierdo invocaremos a una de todas las que poseemos y esta automáticamente irá a por el enemigo más cercano. Nosotros le ordenaremos agruparse o seguir repartiendo estopa. Si mantenemos éste, moveremos a la legión en nuestro radio de alcance para, por lo general, encadenar a nuestros enemigos o detener una embestida. Hasta este punto el combate funciona genial y no solo eso, pone sobre la mesa unas ideas estupendas para darle un soplo de aire fresco al género. Astral Chain se aleja de las convenciones por las que se asentaba Platinum Games. La clave no está en entrar a lo loco a por todos los enemigos. El juego premia la cabeza y el combate más estratégico. Buscar la espalda del enemigo, tender trampas y usar la legión de forma ventajosa en la situación adecuada es lo que nos dará la victoria. Es un giro muy bueno. A esto se suma la elección dinámica de un arma para plantear el combate de muchas formas y el uso de las habilidades de las legiones, las cuales, aunque escasas, dan juego al combate.

Imagen del combate de nuestro personaje dando golpes con la legión espada
Repartiendo palos con mi legión.

Sin embargo, éste trastabilla en otros aspectos. La parte más flagrante es la esquiva. Una de las críticas más comunes hacia esta desarrolladora era que la esquiva facilitaba enormemente la experiencia. Se ha intentado poner remedio a este problema. Por desgracia, el resultado no funciona del todo. Resulta demasiado errático esquivar. Lo normal es que, aún el juego indicándote que has hecho una esquiva perfecta, te acabes llevando golpes gratuitos. A esto debemos sumarle el comportamiento de la Inteligencia Artificial, el cual es extraño. Todos los enemigos van a por ti, pero tienen combinaciones de golpes combinadas que evitarlas se convierte en un ejercicio de valientes. Son capaces de cortar tus combos con demasiada facilidad. ¿El resultado? Ver muchos de tus combos cortados por ataques inexplicables o sufrir que tu personaje reciba golpes por doquier sin posibilidad de maniobra y, aún esquivando, llevarte daño de más. Es decir, el combate es robusto, pero incómodo. La barrera entre la exigencia y el castigo es difícil de controlar. Astral Chain por desgracia castiga demasiado a los jugadores que no sean muy hábiles. Es triste, porque el juego consigue emocionar en los combates. Pero numerosas veces esta emoción es aplastada al verte incapaz de dar la talla cuando incluso el juego te indica que las cosas las estás haciendo bien. Al final solo encontré una forma óptima de jugar a Astral Chain. Ésta se basaba en huir despavorido cuando recibiese muchos golpes y esperar a alguna pausa para sacar a la legión y machacar el gatillo hasta que apareciese el brillo y realizar un ataque combinado. Y este aspecto es difícil de asumir, ya que Platinum Games brilla por la gran variedad de combinaciones óptimas que se pueden lograr en cada combate. De todas formas, esto también depende también mucho de la habilidad del jugador, que es en parte la gracia del juego: mejorar y aprender con la experiencia.

Uno de los protagonistas con su legión
El diseño de personajes y la paleta de colores es otro aspecto destacable del juego.

Luego está el plataformeo. Es una mecánica que, bajo mi punto de vista, está forzada para darle más variedad a la jugabilidad. Pero es muy impreciso y el ritmo se ve muy entorpecido con caídas bobas y golpes gratuitos imposibles de esquivar mientras saltas, hay un combate específico que te lleva al extremo.

Con esto quiero concluir que la jugabilidad está bien y el juego es disfrutable en muchos momentos. Pero, por desgracia, creo que no es lo mejor que puede darnos Platinum Games. Pese a tener ideas maravillosas, innovadoras y muy interesantes, la jugabilidad no cuaja para lograr una experiencia del todo disfrutable. De todas formas, creo que con algunos giros y correcciones este sistema promete mucho para el futuro de los títulos hack & slash.

Astral Chain no son solo las peleas. En algunos capítulos también haremos uso de nuestras avanzadas tecnologías para hacer investigaciones de sucesos. Para ello usaremos el IRIS, un dispositivo que versa entre la vista de águila de Assassin’s Creed y el visor detective de la saga Arkham de Batman. Con él veremos la información oculta a la vista y encontrar detalles interesantes. Este descanso de las peleas me ha parecido curioso. Aunque no sea del todo variado, siempre está bien recordar que somos policías. Reunir pistas y llegar a conclusiones, de forma guiada, es otra parte de la jugabilidad que le da espacio al juego para tratar un poco más su trama y contexto.

Con ello están los puzles, que aunque tampoco sorprenden por su complejidad y dificultad intentan aportar algo de contenido para no estar todo el rato machacando los gatillos. Tampoco son algo destacable y a veces se hacen aburridos, pero su función para evitar la monotonía la cumplen.

Menú con el arbol de habilidades de la legión espada
Mejorar a las legiones es algo que deberemos realizar antes de empezar cada capítulo.

Por desgracia, son lo único disfrutable aparte del combate. En los capítulos también habrá misiones secundarias. Algunas están bien y son incluso graciosas. Sin embargo, muchas de ellas están de relleno para alargar artificialmente la duración del título. Algunas tienen mecánicas que están muy poco pulidas. Además, muchas de ellas se salen de la lógica y del contexto en el que se encuentran nuestros personajes. No existe ninguna motivación para cumplirlas más allá de la puntuación final que te dan.
El juego también tiene un toque de RPG con las habilidades y el aprendizaje de las legiones, pero acabará siendo algo automático por la existencia de poca variedad entre las mismas. Al final es solo mejorar su fuerza, su resistencia y conseguir los ataques característicos de cda una.

Imagen del personaje investigando con su alta tecnología la trayectoria de un dron
Investigando con mi IRIS.

Aprecio el intento de Platinum Games para que sus juegos no solo sean secuencias de tortazos y proporcionarle más contenido al jugador, pero estas decisiones de diseño creo que necesitan algo más de pulido en general para llegar a ser algo destacable. En este caso uno tiene la sensación de que está perdiendo el tiempo haciendo este tipo de objetivos.

Mi experiencia con Astral Chain al final ha sido una relación amor-odio intensa. Ha habido momentos en los que el título me ha puesto los pelos de punta y lo he disfrutado como nunca. Pero ha habido otros en los que me ha resultado muy pesado seguir adelante y la frustración me ha podido en muchos momentos. Valorarlo tanto positiva como negativamente sería algo injusto, porque es un título muy complejo para resumirlo todo en una nota al final. Platinum Games ha hecho mucho por ofrecer una nueva experiencia, por darle una vuelta a sus mecánicas y ofrecer algo diferente a su público, que por lo general ha quedado encantado. Eso es lo que más valoro del título, que no se conforma con lo que tiene y trata de innovar, aunque el experimento no sea perfecto. Es un juego al que al final le coges un cariño especial.

Un día, vi un hilo en Twitter de un juego en concreto por un usuario. Éste concluía que dicho título era un muy buen juego para Nintendo Switch, pero no se trataba de uno de los mejores de su saga. Nuestro caso es muy parecido.
Astral Chain es un gran juego para Nintendo Switch. Desde luego que lo recomiendo a todos los que tengáis la consola, puesto que lo vais a disfrutar indudablemente. Además, plantea conceptos, ideas y mecánicas muy interesantes para el futuro de los títulos hack & slash. Es una gran aportación para el videojuego japonés. Ahora bien, está lejos de todo el potencial que puede llegar a tener y muchas de sus ideas necesitan madurar y refinarse para lograr esa experiencia que tanto caracteriza a Platinum Games. No es de sus mejores juegos.
De todas formas, mi opinión es sencilla: si tenéis una Nintendo Switch, probadlo y valorad por vosotros mismos.

Astral Chain

Puntuación Final - 8.5

8.5

Recomendado

Astral Chain es un soplo de aire fresco al género hack & slash. Sin duda alguna, es un gran juego para el catálogo de Nintendo Switch, aunque el pulido de sus mecánicas y algunas decisiones de diseño le alejan de ser uno de los mejores títulos de Platinum Games

User Rating: 5 ( 1 votes)
Etiquetas

Antonio Ríos

Ingeniero Multimedia en proceso y aficionado al desarrollo de videojuegos. Amante del cine de nacimiento y fotógrafo a medias. La música, las bandas sonoras, la programación de motores gráficos y el diseño de niveles son mis ramas favoritas de todo este jaleo que son los videojuegos. Me he pasado el Paper Mario 2 siete veces. Parezco exigente, pero no lo soy tanto.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X