AnálisisSwitch

Yu-Gi-Oh! Legacy of the Duelist: Link Evolution – Análisis Switch

¿Crees en el corazón de las cartas?

Se me hace un poco difícil encarar este título exclusicamente desde el punto de vista de un analista ya que, desde hace unos diez años, he sido jugador y ávido coleccionista del juego de cartas intercambiables que es Yu-Gi-Oh!, participado en torneos oficiales y seguido muy de cerca el panorama competitivo y el metagame durante esa década. Pero antes de adentrarme en el aspecto más competitivo del juego (y su reflejo en el mundo de los videojuegos), tengo que decir que he sido, soy y todo apunta a que seguiré siendo un gran fan del manganime creado por Kazuki Takahashi, es decir, del primer Yu-Gi-Oh! y sus respectivas continuaciones. Y si vosotros también sois fans de la obra de Yu-Gi-Oh!, entonces no podéis perderos este título que es, ante todo, un tributo a las distintas entregas de la serie y sus momentos más memorables ¿Estáis listos? ¡Es la hora del d-d-d-d-d-d-duelo!

2015 VS 2019 ¿Alguien ve alguna diferencia aparte del campo? Es duro que en cuatro años no hayan sabido innovar en ningún aspecto, como un fondo para cada tablero a lo playmat

Comentaba en la introducción que íbamos a hablar sobre el aspecto más competitivo del juego y cómo este se ha visto reflejado en los distintos títulos de Yu-Gi-Oh! ya que este ha sido uno de los mayores problemas que han tenido que encarar los distintos videojuegos: su rápida caducidad. Con la salida de cada título, la biblioteca de cartas estaba actualizada (y a veces un pelín avanzada) a los últimos sobres y decks que habían salido en formato físico, lo cual permitía a los jugadores poder seguir usando sus mismos mazos tanto en formato físico como virtual, testarlos y pulirlos. El problema de esto, como ya he dicho, es que a falta de una serie de constantes actualizaciones que los juegos no podían permitirse, el listado de cartas rapidamente se quedaba anticuado respecto al juego físico, y esto hacía que los jugadores más interesados en el competitivo los abandonasen ¿La solución de Konami? Decir: «olvídate del meta por un momento, y revive por ti mismo la historia de Yu-Gi-Oh!«

Una de las condiciones que tiene hacer un título de único pago es que si quieres conseguir todas las cartas disponibles solamente hay una forma de conseguirlo: echarle muchas horas. Esto, en base a pasadas experiencias con anteriores juegos de la franquicia, apuntaba hacia algo tedioso, repetitivo y aburrido. Pero este no ha sido el caso de Link Evolution. A lo largo de las veinticinco horas que pueden llevarnos completar el Modo Campaña seguiremos los pasos de los principales personajes de las distintas series que ha habido de Yu-Gi-Oh! hasta la actualidad y libraremos algunos de sus duelos más épicos y espectaculares que nos ha dejado Yu-Gi-Oh! ¿Quién no ha querido medirse con Kaiba durante las Semifinales de Battle City, enfrentarse a Kayser Ryo y sus Ciber Dragones o vivir la despedida entre Yusei y Jack en su último Speed Duel? Todos estos momentos y muchos más están a nuestro alcance en Link Evolution, y son el principal (por no decir el único) método para conseguir todas las cartas. Y no solo eso: lo mejor que tienen estos enfrentamientos es que, a diferencia de pasadas ocasiones, no los libramos usando el mismo deck una y otra vez, sino que en cada partida usaremos un deck construído explícitamente para que podamos recrear al detalle lo que vimos en el anime (jugar “¡Ataca la Luna!” en el duelo contra Mako es una de esas cosas que todos los que se hayan visto el anime quieren hacer al menos una vez en la vida).

No se trata tan solo de ponerte en el momento justo del anime, sino que nos dan el deck exacto para que la recreación sea lo más fidedigna posible. Esto es, sinceramente, espectacular

Pero tened cuidado, porque si os pensáis que por ser los mismos duelos del anime vais a enfrentaros a mazos desfasados o anticuados os podéis llevar una desagradable sorpresa. Todos los decks contra los que nos enfrentemos están actualizados hasta Flames of Destruction, lo que significa que cuando os enfrentéis contra Kaiba os las veréis contra un deck de Blue-Eyes que nada tiene que envidiarle al que se vio en el finales del Campeonato Mundial de 2016. Imagino que algunos preguntaréis: ¿y por qué está esto hecho así? Porque de esta manera puedes contentar tanto a jugadores veteranos (que verán aquí una versión más real de lo que es el juego hoy en día) como a otros más novatos que quieran ponerse al día. Habiéndolo completado ya al 100%, tengo que decir que la curva de dificultad está muy bien medida y que aunque a medida que vayamos avanzando habrá que ir teniendo cada vez más y más elementos y mecánicas en cuenta, no creo que ninguna partida os vaya a costar más de tres o cuatro intentos. A medida que avancemos en el Modo Campaña iremos desbloqueando nuevos contendientes, decks y cartas exclusiva, así como ganando puntos que harán la función de moneda dentro del juego y con los que podremos comprar sobres y participar en modos de juego como Draft o Sobre Sellado, los cuales no son algo nuevo en Legacy of the Duelist, pero sí que resultan muy adecuados para un juego de una consola portatil que nos permita detener la partida y retomarla en cualquier otro momento.

Vivir en nuestras propias carnes estos momentos que he logrado captutar sinceramente no tiene precio. Os aseguro que si sois fans del anime se os pondrá la piel de gallina

Tengo que decir que Legacy of the Duelist, con esa forma tan fidedigna que tiene de hacernos avanzar a través de la línea temporal de cada serie de Yu-Gi-Oh! consigue que el “farmeo” de puntos resulte ameno, entretenido y muy divertido. Sin embargo, no todo podía ser bueno…

Ahora pasemos a enumerar un lista de errores de diseño que ha tenido Link Evolution. La primera y la más obvia para cualquier fan de esta saga se aprecia rapidamente: su falta de originalidad. Desde su primera entrega (a medidados de 2015) hasta esta que hoy nos ocupa, la saga no ha presentado ninguna innovación destacable en cuatro años, ni a nivel de gráfico, diseño o jugabilidad. Esto puede ser una opción cuando la saga cuenta con un buen respaldo de su público, que encuentra en el mismo contenido entrega tras entrega aquello que realmente quiere, y para ver esto solo tenemos que fijarnos en títulos como Call of Duty, Super Smash Bros o FIFA. Antes de nada, sé que estos títulos incluyen novedades entrega tras entrega (y seguro que las habrá muy destacables), pero a lo que me refiero es a que la base o columna vertebral de lo que es el juego en sí permanece invariable casi entrega tras entrega.

Legacy of the Duelist podría encajar fácilmente dentro de este grupo, ya que la principal diferencia (o al menos la más importante) reside en la cantidad de nuevas cartas que se incluyan en la última entrega, ya que cuánto más próxima esté con respecto a los últimos sobres los jugadores podrán tener al mismo tiempo un mejor simulador del juego de cartas real . El problema de esto (y Konami es consciente de ello) es que Yu-Gi-Oh! ya cuenta con varios programas y páginas webs que ofertan este mismo contenido de forma totalmente gratuita, como podrían ser YGOPro o Dueling Nexus; es decir, que debe encontrar algo que le distancie y le diferencia de estos emuladores que, por otra parte, permiten el acceso a todas las cartas de una forma inmediata sin necesidad de ir consiguiéndolas mediante sobres.

El simple hecho de ponerte a ti como protagonista de la historia o de poder recorrer el mapa libremente conferían a juegos varias generaciones por detrás un mayor carisma que Link Evolution

Aquí salen a relucir otras entregas basadas en la franquicia que, si bien eran muy distintas a Link Evolution y estaban mucho más restringidas por las limitaciones de la época, tenían un par de detalles que hacían que el juego resultase entretenido más allá de los duelos: The Sacred Cards (GBA) y la saga de Tag Force (PSP). El primero te obligaba a usar una batida de cartas muy muy pobre y el ganar se basaba en tener las cartas Mágicas/Trampas adecuadas en el momento adecuado, pero lo cierto es que (a pesar de las limitaciones gráficas) el juego dejaba una fuerte impronta en el jugador al hacerle recorrer las calles de Dominó City en busca del siguiente punto de la historia. Por su parte, la saga de Tag Force también nos otorgaba plena libertad para recorrer varios de los lugares más icónicos de GX y 5Ds, además de la posibilidad de tener un compañero con el que librar duelos Tags (duelos por parejas). Esa clase de detalles, repito, hacen que un juego se diferencie del resto de sus semejantes, se te guarde en la retina y te permite recordarlo mejor y con mayor nostalgia que Link Evolution, por ejemplo.

Y es que Link Evolution no cambia apenas nada respecto a la última entrega. Es, casi literalmente, un Ctrl+C, Ctrl V al que le han añadido un poco de la saga de VRAINS. Y cuando digo un poco es, literalmente, un poco, ya que solo hay cuatro personajes disponibles de esta última entrega. Las animaciones, además de repetidas, están muy poco pulidas, y la música del juego es anodina y repetitiva (hasta el punto de no variar siquiera el tono de cuando ganas a cuando pierdes). Esta clase de cosas hacen que resulte “triste” comparar una entrega con su predecesora porque ves que nada ha cambiado más allá de las nuevas cartas y la inclusión de los Monstruos tipo LINK que dan su nombre al juego. Podían haber resuelto esto incluyendo detalles como pequeñas cinemáticas de las escenas más destacadas de cada serie, inclusión de las voces originales, una galeria que permitiese ver el arte de las cartas, poder personalizar el tablero como si jugases con un playmat, etc. Todos estos añadidos apenas habrían supuesto un gran esfuerzo para el equipo de desarrolladores y habría contentado muchísimo más a los que se compren el juego, ya que son mejoras dentro del marco que se pueden permitir.

Para terminar con los aspectos negativos he de decir que, si bien mantengo lo dicho de que la Campaña es muy entretenida y eso ayuda a la hora de farmear las monedas del juego, el sistema de obtención de cartas a partir de sobres con ocho cartas al azar me parece poco acertado y desfasado. Podrían coger la idea de títulos como Hearthstone que permite obtener las cartas una a una a partir de un sistema de rarezas, cada una con un precio fijo asignado. Esto evitaría que se diera el típico caso de que te falte tan solo una copia de una carta para terminar el deck que estás montando.

Lo cierto es que, a pesar de estas últimas líneas con las cosas que podrían haber mejorado, Link Evolution me ha gustado mucho, y pienso que cualquiera que sea o haya sido fan de la saga lo disfrutará también. Su sencillez y su forma de progresar en las mecánicas a medida que avanzamos lo convierten a su vez en una herramienta ideal para quienes quieran iniciarse en el juego paulatinamente. Además una de las cosas que no he comentado anteriormente en el análisis pero que se nota y se agradece muchísimo es lo bien que se adapta a una consola como Nintendo Switch. La portabilidad y comodidad que te permite en un juego como este, sin contar con que se puede manejar de forma táctil sin necesidad de usar los joy-con siquiera, hacen que la exclusividad esté más que justificada.

Como he dicho, espero muchas mejoras de cara a un futuro, ya sea en próximas entregas o mediante actualizaciones (aunque sinceramente espero que no sean de pago, ya que de serlo admitirían haber presentado un título poco acabado solo para obtener un beneficio inmediato), pero si lo que buscamos es la sensación de sentir que recreamos aquellas escenas del anime que nos marcaron cuando las vimos, Link Evolution es lo que estábais esperando.

Yu-Gi-Oh! Legacy of the Duelist: Link Evolution

Puntuación final - 7.5

7.5

Recomendado

Link Evolution no logra dar un paso más alla a lo ya visto en la entrega anterior de Legacy of the Duelist, sin embargo hace un trabajo genial a la hora de transportarnos al mundo de Yu-Gi-Oh! y de hacernos revivir los momentos más icónicos de cada serie, todo ello con una curva de dificultad muy cuidada

User Rating: 5 ( 1 votes)
Etiquetas

Jorge Serrano Cañero

Yo he visto cosas que tu ni creerías... He vencido a hordas de zombies en el Viva Piñata. He ganado la Copa Champiñón a lomos un chocobo. He completado la trilogía de The Witcher a base de Flipendos. Y he recorrido Shadow Moses con un traje de luces por una apuesta... Todo para que al final mi princesa estuviera en otro castillo ¯_(ツ)_/¯

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X