Noticias

Declaraciones de acoso sexual y violación a dos recalcados compositores de videojuegos

No por taparse ojos, oídos o boca hace que se evapore el machismo arraigado en la industria

El cine, el teatro, la música, la comedia, la literatura y el videojuego son vehículos de expresión de arte, pero también comparten, o más bien arrastran, un historial de figuras más o menos mediáticas que han tenido casos de abuso, acoso sexual y hasta violaciones. El machismo, los excesos de confianza, la soberbia, la falta de empatía o malentendidos que podría haber evitado perfectmente el autor perpetran en crímenes que, generalmente por presión social, no salen a la luz hasta que una/s valiente/s víctimas se arman de valor.

Es posible que ya sepas de qué estoy hablando, pues fue ayer cuando salieron primero una y luego otra acusación a través de Internet a dos figuras importantes de los videojuegos. Por el momento las declaraciones de Nathalie Lawhead y Zoë Quinn se han expuesto y difundido por varios medios digitales. Los primeros en hacerse eco en el plano nacional fueron IGN España y TecnoSlave el mismo día de los hechos. Y así como ambas desarrolladoras se abrieron al mundo, otras personas se han sumado para prestar su apoyo y darlo a conocer más, y aquí es donde venimos nosotros a poner nuestro granito de arena. La prensa podrá decidir qué eventos cree son relevantes, pero eso no hará del resto de relatos menos necesarios, en especial en pleno establecimiento de la Era de la Información.

No pretendía andarme por las ramas (un poco sí en realidad), pero veía oportuno dar esta introducción de dos párrafos para situarnos, una vez más, en un tema que a nadie le gusta oír, pero menos todavía querrían experimentar; me refiero al lastre de la industia del videojuego. La falta de transparencia y ética del sistema de las loot boxes (… o mecánicas de sorpresa), los continuos casos de crunch por parte de altos cargos, o el desgaste de la competitividad entre indies son algunos de estos casos. El de ayer engloba el terreno del machismo, acoso laboral y coacción.

Todo empezó el 26 de agosto, si bien los hechos se remontan a 2008, cuando la desarrolladora y experta en narrativa interactiva Nathalie Lawhead compartió en su blog un caso personal de violación, difamación y episodios de estrés causados principalmente por Jeremy Soule, conocido compositor del mundillo de los videojuegos y creador de la banda sonora de The Elder Scrolls V: Skyrim. La artista declara que lleva sufirendo casos traumáticos con Soule durante más de 10 años, quien la utilizó aprovechando su situación laboral y emocional. Si quieres enterarte con pelos y señales de su caso, te dejamos el link a la entrada «calling out my rapist» de su blog personal.

Algo más tarde, cuando este caso se propagó más por Twitter, fue Zoë Quinn quien dio un paso al frente. La desarrolladora y programadora de videojuegos como Depression Quest comunicaba a través de su cuenta su caso con Alec Holowka, compositor y creador del peculiar Night in the Woods. Explicaba a lo largo de seis capturas del bloc de notas de su móvil cómo recibió de Holowka maltrato emocional, físico y abusos sexuales muy, pero que muy retorcidos. Un ejemplo de cómo obra y autor pueden disociarse perfectamente.

«Muchos grandes de la industria del videojuego lo sabían, lo vieron, y no hicieron nada,» compartía Quinn, «los suficientes para saber que este escalón roto iba a quedarse sin arreglar a menos que alguien alzase la voz».

Mientras escribo esto, no hemos encontrado declaraciones de los presuntos abusadores Jeremy Soule o Alex Holowka, ni de desarrolladores en las que trabajan o trabajaron. Sí que declaró, por ejemplo, Henry Dubb (co-creador de Night in the Woods) por Twitter que es consciente de las acusaciones a su compañero Holowka y que tardarán unos días en dar una respuesta completa de cara al público.

Igual que por el fragrante caso de crunch de Rockstar con sus empleados se ha dado más bombo entre los jugadores y la prensa especializada (no tanto como debería abracar, valga mi opinión/autocrítica), puede que de aquí veamos más casos de abuso sexual y demás prácticas tóxicas hacia desarrolladoras, programadoras, compositoras y demás puestos que ocupan mujeres en el sector del videojuego.

Desde Navi Games, no podemos más que dar todo nuestro más sincero apoyo y ánimo a las víctimas, y haremos lo que esté en nuestra mano para ayudar. ¿Qué menos para quienes han aguantado en doloroso silencio por tanto tiempo y pese a ello han trabajado para sacar adelante nuestros queridos videojuegos?


ACTUALIZACIÓN 29/08/2019: Scott Benson, uno de los tres desarrolladores principales de Night in the Woods, tras llegar a sus oídos el alegato de Quinn y hablarlo con Bethany Hockenberry, toman la decisión de cortar su relación con Holowka. Benson continúa, a través de la cuenta de Twitter del videojuego, que han recibido varios mensajes de gente herida y enfadada, y han tomado la medida más seria al respecto. Por el final del hilo, declara que Night in the Woods será, de aquí en adelante, un proyecto de solo dos, Hockenberry y él.

Etiquetas

Daniel "Fullbull" Rubio

No me pidas mucho para los textos, que solo hice el bachiller de ciencias. En esta vida me gustan tres cosas: Cerebro, videojuegos y carlinos. "La esperanza es lo último que se pierde".

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X