Artículos

Mi primera vez en Final Fantasy XIV

El rey de los MMORPG

Cuando jugamos un MMORPG, o Videojuego de Rol Multijugador Masivo en Línea, podríamos describirlo como el hobby infinito, un hobby que por mucho tiempo que juguemos en la mayoría de casos siempre tendremos cosas que hacer, y es que es tan pensados para esto precisamente, para tener la ardua tarea de jugar durante mucho tiempo para llegar a lo más alto.

Claro está que, no todo el mundo puede con los MMO, ya que requiere una inversión de tiempo que no todos pueden cumplir. Con títulos como Guild Wars 2, World of Warcraft, Albion o Final Fantasy XIV, entre otros muchos, la diversión está asegurada ya sea de forma individual o con amigos. En esta ocasión vengo a contaros mi primera experiencia con Final Fantasy XIV, donde os contaré parte del juego y cómo se desarrolla a la par que me ha parecido personalmente, aunque todo pinta a que muy bien.

Como siempre, antes de empezar nos surgen las típicas dudas de que clase usar, las diferentes razas, cual es la mejor combinación para PVE y PVP… por suerte, en FF XIV todo esto es irrelevante ya que la gran mayoría de clases están balanceadas para poder usarse en ambos ámbitos e incluso podremos conseguir gran parte de ellas a lo largo del juego, eso sí, invirtiendo una vez más una gran cantidad de tiempo.

En primer lugar, tendremos que elegir nuestra raza entre las siguientes: Hyur (Humanos), Elezen (Elfos), Lalafell (Enanos o duendes), Miqo’te (Humanos felinos), Roegadyn (Humanos corpulentos), Au Ra (Dragonianos), Hrothgar (Bestias), y por último, las Viera, junto a sus géneros, que como ya sabéis algunas de estas razas solo pueden ser hombres o mujeres. También podremos elegir su deidad, basado en el calendario Eorzeano, que hace mención a los atributos elementales que tendrá nuestro personaje y si son seguidores del sol o de la luna, que hace que cambien significativamente el aspecto visual.

Selección personaje en Final Fantasy XIV
Mi personaje en cuestión era una Viera Ninja/Samurái

En segundo lugar, deberemos elegir la clase divididas en Discípulos de la Guerra o Discípulos de la Magia. En la primera rama encontraremos los gladiadores, monjes, marauders, lanceros o arqueros y en la segunda rama, los conjuradores, taumaturgos y arcanistas. Estas no son todas las clases pues podremos conseguir otras a lo largo de nuestra aventura, como ladrón, caballero oscuro o samurái, si iniciamos su misión en el gremio correspondiente.

En mi caso, comencé con la clase de taumaturgo ya que siempre he sido de usar potentes ataques mágicos para destrozar al enemigo, pero como siempre iba con dudas, acabe haciéndome un monje, que convertí posteriormente en ladrón y por último en ninja, que está basado en ataques de combos cuerpo a cuerpo. También llegué a conseguir la clase de samurái, que está basada en muchos más combos y el diseño es espectacular, pero al tener dos clases en un solo personaje se hacia un poco cuesta arriba subir de nivel ambas clases (ninja y samurái). Sea como fuese, la experiencia ha sido grata en ambas clases, y desde luego el juego está bien balanceado para que cualquier jugador juegue en base a su estilo propio, algo que es primordial en los MMO.

Algo que no explique en el apartado anterior es que cada clase empieza en una de las tres grandes ciudades: Ul’dah, Limsa Lominsa y Gridania explorables todas tras completar parte de la historia.

Una vez empezamos el juego de verdad nos ponemos a recorrernos todo tipo de lugares completando tanto misiones principales como misiones secundarias, y aunque las segundas se hagan un tanto monótonas, las misiones principales son la parte más importante de este título ya que nos contarán toda la historia y que se hace muy amena e interesante de seguir, no como pasan en otros títulos del mismo género. No destriparé nada de la historia ya que es una autentica gozada el poder verlo por primera vez, y en mi opinión creo que es de los mejores MMO en cuanto a historia se refiere.

Conforme vayamos consiguiendo niveles, podremos realizar muchas más tareas como tener nuestra montura, encontrar grupos para realizar raids o mazmorras, trabajar en diferentes oficio o dedicarnos al PVP, al que, por cierto, no estoy acostumbrado ya que no me atrae del todo este apartado de los MMO. Las mazmorras y las raids se vuelven algo imprescindibles a lo que nos tenemos que acostumbrar rápidamente, ya que tendremos que unirnos a otros jugadores en la mayoría de casos para salir ilesos, aparte de ser una fuente continua de experiencia y oro.

Ifrit en Final Fantasy XIV
Una de las primeras batallas impactantes es la de Ifrit, quien nos abrasará con sus llamas infernales.

Un punto a favor que me gustó bastante fueron los combates. Aunque son algo estáticos al principio, la verdad es que conforme avanzamos se vuelven más divertidos, teniendo así que luchar contra jefes bastante poderosos y famosos, entre los que se encuentran Ifrit, Titán, Lamú o Shiva, entre otros; que reciben el nombre de Primordiales. Quienes estéis familiarizados con Final Fantasy os habréis dado cuenta que según el título los llaman de una manera u otra, llamándose también Eones o Esper. También habrá otro tipo de jefes finales que no se quedan nada atrás.

Por desgracia, yo no pude completar gran parte de las misiones secundarias ya que empezaba de cero y es un juego al que hay que echarle muchísimas horas, e incluso llegue a la expansión de Shadowbringers que fue añadida el pasado de 2 julio y que ofrecía nuevo contenido, pero no he sido capaz de completar entera dadas las limitaciones de tiempo con las que contaba. Aun así, espero poder completarlo en un futuro porque es de los pocos MMORPG actuales que merecen la pena e invita a todos los seguidores de este género a probarlo.

Gráficamente, podremos notar que no es tan espectacular como esperábamos, pero que aun así cuenta con toques bastante bonitos en los mapeados, jefes o en las partículas de las batallas que se vuelven una delicia visual para el jugador. Aunque como cabe de esperar y dado los requisitos que pide, no tiene nada que hacer contra otros del mismo género que son algo más exigentes.

Por otro lado, la OST es sin duda de lo mejor que tiene el juego, con toques de otros Final Fantasy más el propio estilo con el que cuenta. Muchas de estas piezas gustarán a todos aquellos amantes o no amantes de Final Fantasy, dando así lugar a que queramos escucharlas una y otra vez.

Ciudad en Final Fantasy XIV
Prácticamente todos los lugares donde estemos contarán con un gran nivel de detalles.

Llevo más de diez años jugando a todo tipo de MMO, tanto en solitario como con mis amigos y he tenido la suerte de querer probar todo juego que requiera un mínimo de horas para poder disfrutarlo. WOW, GW2, Ragnarok Online, Tree of Savior, Albion, Tera, Aion, Blade & Soul, Wakfu, Dofus, Lineage 2, Rift, Elsword, Grand Fantasia, Cabal y Nostale son los títulos a los que más horas he viciado y os puedo decir que Final Fantasy XIV, aun siendo nuevo para mí está sin duda en el top 3 mejores MMORPG, y es que cuenta con todo lo necesario para conseguir enganchar al jugador. Mientras que otros títulos pueden fallar en su historia, en la manera de hacer mazmorras, en el balanceo de clases o en cosas tan sencillas como el sistema de combates, en FF XIV nada de esto pasa, y no es por hacerle la pelota, pero nunca me he sentido tan enganchado a un juego.

Wallpaper de Shadowbringers en Final Fantasy XIV
La última expansión de FF XIV tiene pinta de ser una de las mejores.

Obviamente, a día de hoy sigue contando con algunas limitaciones, como pueden ser el pago mensual (que algunos no se lo pueden permitir) o que no haya sido traducido al castellano, algo que si se hiciese atraería a mucho más público, pero aun con estas es un juego que tengo que recomendar al cien por cien, tanto si quieres iniciar en este género como si eres un veterano. Todo lo que tiene, atrae: la historia, las clases, los estilos de juego, explorar cada zona y deleitarte con las bellezas de la naturales o con los jefes finales; son solo algunas de las muchas cosas con las que cuenta para ser de los mejores MMORPG.

Por último, y como todos sabemos, la primera vez que salió a la luz FF XIV nadie quiso saber nada de él por lo mal que estaba diseñado, con errores que se cargaban por completo la experiencia de juego, pero que actualización tras actualización y expansión tras expansión ha sabido tener todas las claves para traernos un título que dará guerra en los próximos años, y es por ello que ha conseguido mantenerse en el top tantísimo tiempo. Esperemos que siga así y que todo el equipo de desarrollo de FF XIV siga trayéndonos tantas alegrías como actualizaciones.

¿Que cómo ha sido mi primera experiencia en Final Fantasy XIV? De diez, sin más.

Etiquetas

Alvaro Lopez Rodriguez

Nintendero desde que nací, gracias a mi familia que me enseñaron todo sobre los videojuegos. Fire Emblem y Metroid son sin duda de las mejores sagas que nos ha podido dar la industria de los videojuegos.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X