AvancesPS4

Control – Primeras Impresiones

El título más ambicioso de Remedy Entertainment

Remedy Entertainment es una de esas desarrolladoras que ofrece productos con una identidad abrumadora, tanto en historia como en jugabilidad. Mientras que con Max Payne fueron los pioneros en implementar el uso del Tiempo Bala (vamos, ralentizar el tiempo para marcarse un Matrix) en juegos de acción, con Alan Wake ofrecieron una historia y una ambientación que provocaba unas sensaciones que no he vuelto a vivir con otro juego. No hablo sólo de la calidad de la historia, sino de esa sensación de estar viviendo una experiencia que juega constantemente con los límites de la realidad, confundiéndote y sumergiéndote en el misterio que envuelve a la propuesta. Jugando Control he vuelto a sentir esa misma sensación de deliciosa confusión ante lo que está ocurriendo en pantalla. Remedy Studios está de vuelta con una propuesta que aspira a convertirse en el pináculo de su carrera, tanto a nivel jugable como narrativo.

Lo primero que nos pidieron antes de empezar a jugar fue que no diéramos muchos detalles de lo que habíamos visto a nivel de historia. Control es un título que tiene como uno de sus principales atractivos su enigmática historia y situaciones, además de una experiencia que apuesta por el disfrute para un solo jugador (no tendrá ninguna clase de componente multijugador), por lo que quieren que sea algo que descubra el usuario. Es una aventura de acción en tercera persona en la que manejaremos a Jesse, una mujer que llega a la agencia Control, un edificio gubernamental cuya función está relacionada con el mantenimiento de los límites de la realidad. Por supuesto si estamos ahí es porque algo ha salido mal, y deberemos descubrir qué ha pasado a la vez que averiguamos más cosas de ese fascinante lugar y las personas que trabajan en él.

Pudimos probar los cuatro primeros capítulos, y os aseguro que me quedé con muchas ganas de ver más de su historia, no solo por el planteamiento de la trama, sino por la excelencia con la que se nos muestra: a través de unas cinemáticas realmente bien rodadas (con un estilo muy reconocible si hemos jugado a otros títulos de Remedy) y de la información que iremos encontrando, Control promete una experiencia muy cinematográfica, pero sin llegar a los cuestionables intentos de Quantum Break.

Como es habitual en Remedy, cuenta con un elenco de personajes realmente interesante, cuya personalidad se va descubriendo a medida que avanza la trama. Además los escenarios están plagados de diversos documentos y grabaciones que aumentan nuestro conocimiento del funcionamiento de la agencia; no es obligatorio buscarlos, pero su lectura es muy interesante si queremos entender (casi) por completo qué está pasando.

Los escenarios de Control
La sensación de inseguridad que produce no entender por completo qué es lo que estás viendo ha sido constante durante la demo. El jugueteo con los límites de la realidad promete darnos algunos de los mejores momentos del juego.

Descubrir los entresijos de este lugar va a ser uno de los principales atractivos del título, pues el escenario será un personaje en sí mismo por varios motivos. Para empezar, la estructura del juego me ha recordado bastante en estos primeros compases a la de un metroidvania. Tienes un objetivo más o menos claro, pero pocas indicaciones de cómo llegar hasta él. Hay mucha libertad de exploración y el edificio es un pequeño mundo abierto en sí mismo. Habrá zonas cuyo acceso esté restringido al principio, ya sea por tarjetas de nivel (me ha recordado mucho a las puertas del primer Metal Gear Solid) o porque no disponemos de la habilidad adecuada para ello.

Esta libertad de exploración y la necesidad de volver a sitios que ya hemos visitado previamente, lejos de sentirse metidas con calzador, se agradecen mucho gracias a la estructura del edificio y al diseño de sus habitaciones y situaciones. Además Control cuenta con un hilo principal de misiones, pero también habrá misiones secundarias, donde Control hace una cosa muy interesante: habrá secundarias que nos encontraremos de forma natural en nuestra aventura, pero también habrá misiones opcionales que sólo descubriremos si exploramos a fondo los escenarios. Control es un título que juega con la realidad, cambiando los escenarios de forma impresionante, pero también produciendo sucesos extraños en ciertos sitios. Nadie nos obligará a investigarlos, pero si lo hacemos habrá ocasiones que desbloqueemos una misión secundaria que esconde un nuevo poder para Jesse. Es decir, si el atractivo diseño de habitaciones y escenarios de Control no es suficiente aliciente para recorrer todas sus habitaciones, desde Remedy nos animan escondiendo habilidades (y quizás armas) que nos ayudarán a lo largo del juego. Una decisión muy arriesgada, pero que ofrece una satisfacción especial cuando encuentras estos eventos.

Control a efectos prácticos funciona como un shooter en tercera persona en el que usaremos un solo arma (transformable en otras) y una amplia gama de poderes psíquicos: telequinesis, desplazamientos rápidos, control mental… una jugabilidad que no se ha explorado últimamente en el medio, y que sigue siendo tan divertida como siempre.

Los tiroteos en Control
La mezcla de acción con armas y poderes mentales es espectacular y divertida.

Aunque podemos usar coberturas (que suelen destruirse con facilidad), el juego nos anima a estar constantemente en movimiento, disparando y combinando los poderes, dando lugar a unos tiroteos impresionantes y frenéticos. La variedad de enemigos también hará que tengamos que adaptarnos a cada situación, valorando si usamos armas o algún poder concreto según los enemigos de los que se componga la oleada que enfrentemos. Otro punto que me ha gustado mucho de la acción de Control es que contamos con barra de vida sin regeneración automática, pudiendo recuperar salud con unos orbes que sueltan los enemigos al morir. También hay que destacar que tanto la munición como la barra de poderes son infinitas, regenerándose al poco tiempo de gastarlas; funciona más como una mecánica de recalentado del arma, por lo que no tendremos que preocuparnos de la munición. El resultado son unos tiroteos y enfrentamientos divertidos, variados e impresionantes a nivel técnico gracias a la inmensa cantidad de elementos con los que interactuamos en el escenario. Podremos usar casi cualquier cosa como arma para lanzar a nuestros enemigos gracias a nuestros poderes (incluso arrancar placas del suelo o las paredes), además de los efectos de los tiroteos sobre el escenario.

Apuesta también por un sistema de puntos de habilidad (para desbloquear mejoras pasivas y habilidades) y muchos modificadores de equipo y armas, que podemos ir mejorando con elementos que sueltan los enemigos que derrotemos o que encontremos por el edificio; también hay un sistema de crafteo muy ligero con algunos objetos que encontramos. Si bien al principio no confiaba mucho en la viabilidad de este sistema, con el paso de los minutos ves que es una inclusión lógica a la hora de adaptar un esquema de metroidvania a un shooter de estas características, siendo un añadido bien implementado en el conjunto.

A nivel técnico aún faltan cosas por pulir, como la sincronización labial o algún pequeño bug sin importancia, pero ya nos confirmaron que la demo que probamos no era el juego final, por lo que ya estaban trabajando para pulir el juego al máximo. Jugamos en una PS4 normal y, salvo alguna ralentización ocasional en los tiroteos más grandes, Control luce realmente impresionante a nivel de rostros, partículas e interacción con el entorno. Además podremos disfrutarlo con doblaje y subtítulos en castellano, algo que siempre se agradece, y más en una obra con un carácter tan cinematográfico. Eso sí, algunas de las voces elegidas no me han gustado como lucían y no me encajaban con el personaje ni con la situación; lejos de ser un experto en la materia, sí que puedo decir que me hubiera gustado ver las mismas escenas con el doblaje original para ver la diferencia. Esperemos que en la versión final se pueda elegir entre ambos doblajes.

Los únicos aspectos que me producen dudas del juego tienen que ver con la frescura de su estructura y de los tiroteos. Hay muchos enfrentamientos (salpicados con algunos puzles, unos sencillos y otros muy ocurrentes), por lo que espero que el título sepa darnos las suficientes herramientas y variedad como para que no se vuelvan repetitivos en las últimas horas. Mientras que la historia no me cabe duda de que va a ser una de sus mejores cualidades, sí que quiero ver si pueden mantener la originalidad de las situaciones, de las alteraciones de la realidad que vemos, del escenario… durante todas las horas que durará Control.

En resumen, lo único que no tengo claro del juego es si podrán mantener la excelencia en todos sus apartados que he podido apreciar durante sus tres primeras horas. Remedy Entertainment no ha tirado por lo fácil con Control, ofreciendo un shooter en tercera persona que, a pesar de mezclar elementos que ya hemos visto en otros juegos, no recuerdo que se presentaran de esta forma: una estructura de metroidvania, misiones principales y secundarias, una historia prometedora, unos tiroteos que se apoyan fuertemente en poderes psíquicos… podríamos estar no solo ante uno de los tapados del año, sino también ante uno de los mejores títulos de acción de la generación. El próximo 27 de agosto descubriremos si estamos ante un nuevo clásico del estudio.

Etiquetas

Alejandro Morillas Tellez

Fisioterapeuta/osteópata de día, hipnoterapeuta cuando es necesario y apasionado jugador de videojuegos por la noche. Los primeros juegos que relaciono como favoritos son Catherine, Vanquish, Overwatch y Kingdom Hearts. Pero siempre estoy disponible para un Tekken, un Vermintide o una maratón de Metal Gear.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X