Artículos

Judgment: un alegato sobre la peor cara del Alzhéimer

Un discurso tan valiente como poco reconocido

Mucho se ha dicho de Judgment, el nuevo título del estudio creador de la saga Yakuza: un sistema de combate muy divertido, una enorme cantidad de cosas que hacer, una ciudad de Kamurocho que se siente viva o una historia realmente potente son algunas de sus principales cualidades. pero hay algo que no he leído en ningún texto o análisis de Judgment, algo en relación a un eje central de su argumento. Judgment es un título que habla de la sociedad japonesa, de la vida de un detective privado o de la corrupción, pero llegado a un punto del juego toda su trama gira en relación a la enfermedad de Alzhéimer y los daños colaterales que produce.

Si aún no has jugado a Judgment, deberías dejar cualquier otro juego o trabajo que estés realizando, y dedicarte en cuerpo y alma a él. Si es tu intención ponerte con el juego en un futuro próximo, o aún no lo has completado, he de decir que este texto contendrá algunos SPOILERS MEDIANOS sobre la trama global del juego. No daré nombres de personajes, pero considero que para un juego tan centrado en su historia, cualquier advertencia de este tipo es bienvenida.

El Alzheimer en Judgment
En Judgment se profundiza mucho tanto en las consecuencias de la enfermedad en el cerebro humano como en la propia sociedad

Me gustaría antes de continuar, dejaros el enlace al análisis de Judgment, por si hay alguien que todavía no haya leído mucho acerca de este título; también aprovecho para recomendar a aquellos posibles interesados la serie de artículos Videojuegos V.S. Alzheimer, donde expongo en profundidad no solo sus síntomas, sino también trabajar diferentes aspectos de la demencia a través de los videojuegos.

Judgment es un título de mundo abierto en el que viviremos una trama policíaca controlando a Yagami, un detective privado que también ha sido abogado. En su aventura se topará con la realidad más oscura de la corrupción en la sociedad nipona, debiendo lidiar tanto con la yakuza como con aquellos encargados de proteger a los ciudadanos de a pie.

Sin embargo, a medida que vamos avanzando en la trama principal, observamos el gran protagonismo que adquieren unos laboratorios que están desarrollando un medicamento llamado AD-9. Sus responsables creen que podría ser la ansiada cura del alzhéimer, la enfermedad neurodegenerativa más común en nuestra sociedad. Uno de cada cuatro japoneses de más de ochenta años sufre demencia senil, un dato bastante aproximada a lo registrado en otros países desarrollados. Esta escalofriante cifra esconde otra realidad que no se suele ver ni comentar, escondida bajo el oscuro y aterrador bosque que supone esta enfermedad: detrás de ese paciente de alzhéimer, puede haber una familia que lo esté cuidando. Esta realidad, que parece tan evidente, esconde unas consecuencias que ningún otro videojuego del medio que yo recuerde se ha atrevido a sacar a la luz.

Judgment es una historia de detectives, yakuzas y corruptos, sí; pero todas estas organizaciones, personajes y motivaciones giran en torno al alzhéimer y la esperanza de encontrar una cura para esta enfermedad. Muchos de los secundarios de Judgment son personajes rotos, cuyos códigos morales se han visto sacudidos e invertidos. Estas personas se han transformado tras haber padecido los efectos colaterales de tener un familiar con alzhéimer. No solo se exponen a los síntomas que padece una persona con alzhéimer o demencia, sino también las dificultades y sacrificios de aquellos que los atienden.

Imagen promocional de Sea of Solitude.
Sea of Solitude es otro ejemplo de videojuego que usa como trasfondo la realidad que viven personas con ciertas enfermedades.

Por ejemplo, una de las figuras de la ley que encontramos en las misiones principales es uno de los/as afectados/as: tras contraer su madre la enfermedad de alzhéimer, él/ella y su hermano tomaron la decisión de hacerse cargo de ella, pues pagar una residencia era algo que estaba fuera de su alcance. Este personaje tenía una carrera profesional muy importante en la que concentrarse, así que su hermano decidió encargarse él mismo de los cuidados de su madre, dejando su trabajo y yéndose a vivir con ella. Lo que no esperaban era la dureza de los síntomas a medida que avanzaba el deterioro: su madre no solo no le reconocía, sino que también le insultaba y agredía. Eso sin contar la absoluta dependencia que adquirió debido a su deterioro progresivo y su desorientación constante. Al verla en ese estado, no pudo soportarlo más y se suicidó, no sin antes matar a su madre en un acto que más tarde describirá como «asesinato por compasión». Este hecho transformó al personaje en cuestión, siendo uno de los/as principales responsables de la trama de corrupción del juego. Todo por la esperanza de encontrar una cura para la enfermedad que rompió su familia.

Un videojuego capaz de mostrar una realidad así (por suerte no la más común, ni mucho menos) con solo uno de sus personajes secundarios merece un reconocimiento brutal por parte de los jugadores. Contar historias de empoderamiento de pacientes de ciertas enfermedades es algo bueno (como hemos visto en el reciente Sea of Solitude), pero también se puede hacer una labor de concienciación acompañada de una dosis de realidad: la esperanza y desesperación a la que se ven sometidas muchas personas y familias por esta enfermedad es la base de una de las mejores tramas policíacas que ha visto la industria en años. El entretenimiento puede ir acompañado de una labor didáctica.

Al final toda la propuesta de Judgment se sustenta sobre la misma base: la desesperación que produce esta enfermedad en el mundo y los límites de la ética humana. Personajes que se preguntan si hay un precio que sea aceptable pagar mientras haya esperanzas de erradicar este mal. Personas tan perdidas que son capaces de hacer lo que sea para avivar una pequeña llama de esperanza que pueda, no ayudarles ya a ellos, sino a otras personas en su misma situación. Y, por supuesto, una pregunta que siempre trae contigo interesantes réditos: ¿el fin justifica los medios?.

Cuando vayáis a ver este vídeo, es muy importante que lo reproduzcáis solo desde el minuto 5:30 hasta el 14:10. Es uno de los fragmentos más fascinantes del juego a la hora de exponer la realidad clínica y social de la enfermedad, pero hay muchos otros a lo largo de la aventura. Judgment ofrece una lección muy interesante sobre neurología, además de acompañarnos en un viaje a uno de los rincones más oscuros de la enfermedad: el alzhéimer no solo supone un punto de inflexión para la persona afectada, sino también para aquellos que la rodean, que ven tambalearse los cimientos de su rutina diaria.

Ser testigo de esta trama en Judgment me hizo pensar cómo sería controlar a un personaje con signos de demencia. Al igual que pasaba con Senua en Hellblade, que veía sus sentidos alterados debido a sus alucinaciones, se podría hacer algo muy interesante con la vejez en general. Una condición que todos, en algún momento de nuestras vidas, padeceremos si vivimos lo suficiente.

Recuerdo muchos juegos protagonizados por personajes ancianos, o con presencia importante de ellos, pero ninguno en el que esos años de más se dejen notar en la jugabilidad del título. Por ejemplo, en Legacy of Kain controlábamos a un envejecido y desgastado vampiro, pero no se notaba en sus habilidades ese agotamiento físico. También son muchas las sagas de lucha que incorporan personajes ancianos, pero todos pueden luchar en igualdad de condiciones contra el resto (algunos como el mítico Doctor Boskonovitch de Tekken 3 incluso se permiten estar OP).

Galand, el protagonista de la Effie
Una aventura que recuerda mucho en su premisa a clásicos como Jak & Daxter

Recientemente nos ha llegado un juego español protagonizado por alguien que ha sido transformado en anciano y su objetivo será recuperar esa vitalidad que le han robado: Effie es un plataformas con sabor añejo que parte de esa curiosa premisa; sin embargo, a la hora de manejar a esa persona envejecida, descubrimos que no hay ningún precio a pagar por el jugador, que lo mismo le daría controlar a su versión más joven. ¿Cómo hubiera sido si el protagonista hubiera tenido problemas de memoria? ¿Hubiera podido adaptarse a nivel de mecánicas? ¿O dolores de huesos que se noten con el paso de un día a otro, como pasa en el reuma?

Podría incluso tratarse la vejez como las perks que se obtienen en Darkest Dungeon: trae consigo una gran cantidad de estados alterados que pueden afectar en determinados momentos de la partida de forma aleatoria (las afecciones reumáticas o las pérdidas de memoria, especialmente interesantes si hablásemos de un juego de toma de decisiones) y otros que tuvieran lógica dentro del esquema de juego, como acordarse de tomar unas medicinas a una hora determinada so pena de efectos perjudiciales, o incluso tener que prestar una atención extra a actos como la hidratación o el descanso si fuera un juego de supervivencia en el que la edad influyera en la jugabilidad.

Paseos en red dead 2
Llega un momento en la campaña con Arthur en el que empieza a verse limitado físicamente de forma casi aleatoria, apoyando enormemente lo que nos está narrando en ese punto del juego

Old Man’s Journey, por ejemplo, plantea otra aventura protagonizada por un protagonista vintage, pero lo manifiesta no tanto en su jugabilidad sino en su planteamiento y puesta en escena. Al fin y al cabo es más fácil narrar las experiencias de una persona con muchos años más que mostrar su día a día de forma jugable. Es más, ¿sería divertido de ser así? ¿Valdría la pena hacer una jugabilidad así solo por su valor a nivel narrativo o sacrificaría demasiado el componente de diversión?

Hay muchas posibilidades para explorar lo que supone esta condición a nivel de mecánicas. En cualquier caso, sigo pensando que hay pocos juegos como Judgment que se hayan adentrado tanto en lo que supone una condición así, y sigue siendo un campo de experimentación y educación fascinante.

Y a vosotros, ¿se os ocurren otros juegos protagonizados por gente mayor? ¿Cómo implementaríais sus mecánicas? ¿Os parece interesante que obras como Judgment analicen estas problemáticas sociales?.

Etiquetas

Alejandro Morillas Tellez

Fisioterapeuta/osteópata de día, hipnoterapeuta cuando es necesario y apasionado jugador de videojuegos por la noche. Los primeros juegos que relaciono como favoritos son Catherine, Vanquish, Overwatch y Kingdom Hearts. Pero siempre estoy disponible para un Tekken, un Vermintide o una maratón de Metal Gear.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X