AnálisisSwitch

God Eater 3 – Análisis Switch

Ahora podremos zampar dioses en nuestra Nintendo Switch

God Eater 3 ya se lanzó en febrero, y por lo tanto, algunas de las impresiones del juego ya han sido desveladas y compartidas. Sin embargo, con su reciente lanzamiento en Nintendo Switch y siendo de los juegos que tienen el estilo del catálogo de Switch, además de apetecer en portátil, nos hemos permitido el lujo de darle una segunda vuelta en la consola de Nintendo.

Pelea contra un aragami
Los aragami nos lo pondrán difícil en determinados momentos

Antes que nada, debemos avisar que este análisis partirá de una base específica, y es que analizaremos, ante todo, cómo funciona el juego en Switch. En primer lugar debemos destacar un apartado visual que cumple y que si bien se deja muchos detalles por el camino, saca partido a uno de sus puntos fuertes que es sin duda el estilo visual. Se debe mencionar que, aunque los gráficos cumplan, son inferiores a otras plataformas como PlayStation 4, donde contamos con una gran mejora de iluminación, una mayor y mejor lograda nitidez, además de otros detalles como la profundidad de campo mejorada, que siendo un juego donde abundan los mapeados se agradece.

Sin duda, una de las cosas que justifican una compra en esta clase de juegos es el control. God Eater 3 tiene grandes ideas a la hora de coordinar mecánicas con el mando, pero creo que en Nintendo Switch se puede llegar a hacer más incómodo un gameplay de más de una hora y media, debido al sistema portátil, que obviamente, los que tengan varias consolas y se decantan por esta versión es porque van a usar esa funcionalidad de la consola. No es un Pokémon y aquí se va a usar cada botón disponible para suceder una serie de combinaciones que, tras una hora o dos, pueden llegar a hacerse pesadas, lo cual es remarcable.

Inicio de un nivel de God Eater
Si bien en Switch se ve peor que en PS4, se ve infinitamente mejor que en las propias capturas que nos ofrece la Switch.

Ya conocemos otras sagas donde jóvenes adolescentes tratan de salvarnos a todos de una debacle mística de escalas desproporcionadas: Final Fantasy, Dragon Quest, Neon Genesis Evangelion… Normalmente sagas japonesas de videojuegos o animes que dan pie a un conflicto que unicamente unos pocos jóvenes pueden resolver. En God Eater 3 también sucede esto, lo cual puede alegrar a todos los otakus que busquen un juego para llevarse a la casa del pueblo o de la playa. Y es que God Eater, siendo más narrativo que algunos de sus similares como Monster Hunter, es el juego idóneo para seguidores de shonen actuales y no tan actuales.

No vamos a relatar una introducción a los más nuevos de la saga, porque ya lo hizo mi compañera Lucía en el anterior análisis de este mismo juego. Sin embargo, comentaremos cómo comienza este juego en términos jugables y con alguna pincelada narrativa, pero ante todo centrándonos en esta jugabilidad que es lo que fundamenta la compra de un juego que ya salió en otras plataformas hace meses.

El juego comienza presentándonos a los aragami y a las armas celestiales. Los aragami son dioses todopoderosos que únicamente podemos combatir mediante las armas celestiales, las cuales están hechas de estos mismos seres y conforman, en su totalidad, aragami artificiales.

Ahí es donde comienza el juego, presentándonos a nuestro God Eater, alguien que es capaz, por ciertos temas biológicos, de blandir estas armas celestiales contra los aragami. Una historia recurrente: un grupo reducido de personas que son capaces de hacer cosas que otras no pueden. Es tópico, pero verdaderamente divertido. Y es que si bien el juego tarda en coger dinamismo a la hora de contarnos su historia, una vez que nos pasamos las primeras misiones, comienza la parte verdaderamente divertida e interesante que cualquier seguidor de anime sabrá apreciar.

Base de operaciones de los GEA
Nuestra base de operaciones, al contrario que los mapas de las misiones, es un espacio detallado con múltiples opciones conversacionales

Si de algo hay que hablar en el juego es de su combate. God Eater 3, con un combate fundamentado en el enganche de combos para vencer al monstruo de turno, ha sabido recuperar el componente arcade de esta especie de género que conforman los juegos similares a Monster Hunter. Sin duda, recuerda a los Monster Hunter clásicos, con multitud de armas similares y un componente muy útil como son las transformaciones, que aportan frescura y dinamismo a un combate que exige movimientos veloces y fortalecidos mediante el sistema de progresión con el que cuenta el juego.

Pero antes de hablar de la progresión debemos destacar uno de los puntos mas flojos del juego: los mapas. Un juego que podría competir directamente con Monster Hunter y que adquiere cualidades narrativas o estéticas de grandes obras maestras como Evangelion no debería contar con tan poco detalle en mapas. Estos no solo no cuentan con interacción con el monstruo o el jugador, sino que también dejan mucho que desear a la hora de presentarlos: son minúsculos, sosos y sin ninguna motivación extra como para repetir una misión cualquiera en cierto lado. Esto ya se repetía en las otras versiones del juego y debe destacarse a la hora de hablar de esta nueva versión, recordad que ahora encima se verán peor. Sin duda, cualquier version del juego podría haber sido capaz de contar con un mapeado más grande y mejor, pues Monster Hunter, en Switch, lo ha demostrado.

Tras comentar este fallo con los mapeados,se debe destacar un sistema de progresión del equipamiento muy rico, profundo y elaborado. Contaremos con ocho tipos de armas además de sumar los cuatro diversos tipos de transformaciones en armas de fuego. Además, podremos instaurar mejoras en todas estas y personalizar las propias balas de las transformaciones. Por poder, podremos mejorar hasta las propias mejoras instaladas en el propio arma que elijamos.

Un juego que tarda en arrancar pero que demuestra ser un «mata monstruos» muy divertido, con una historia muy interesante y con una base lo suficientemente elaborada como para que incluso te intereses en toda la saga. Es cierto que cuenta con diversos bajones y que además el mapeado no ayuda a estas partes específicas del juego donde andaremos misión tras misión sin mucha explicación, pero el combate y su historia nos garantizan horas de diversión en forma de anime postapocalíptico, y eso siempre nos gusta. En general, un versión de God Eater 3 que es digna de jugarse en Switch pues aprovecha las funciones de la consola y, aun haciéndose cansina de jugar a las dos horas, promete ratos tremendamente divertidos.

God Eater 3

Puntuación Final - 7.5

7.5

Recomendado

God Eater 3 para Nintendo Switch es un entretenido juego de acción que, a pesar de su monotonía en ciertos momentos del juego, es totalmente recomendado para todo seguidor de anime que este verano quiera llevarse un gran juego a sus vacaciones.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Carlos González

Estudiante de Comunicación Audiovisual, amante de los Videojuegos y seguidor de cualquier tipo en mallas que luche contra el crimen. Buscadme en Tokio-3 o junto con mi gato, que se llama Wanda y es de Wakanda.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X