AnálisisPS4

F1 2019 – Análisis PS4

De campeones y grandes campeones

La Fórmula 1 está en estado de éxtasis. A la flagrante victoria de Max Verstappen en el Red Bull Ring durante el pasado Gran Premio de Austria, considerado por muchos como uno de los mejores de los últimos años, se le une el lanzamiento de F1 2019, la última entrega de la saga de Codemasters desde que adquiriera los derechos de ‘El Gran Circo’, hace ya más de diez años. El camino desde entonces no ha sido fácil para el estudio británico y a la alargada sombra de Studio Liverpool (responsables de las entregas anuales desde 2001 a 2006) durante sus primeros trabajos en la franquicia se le han añadido, a lo largo de los más recientes, numerosas críticas y comparaciones con otras entregas deportivas, como NBA 2K o FIFA, en cuanto a la repetitividad y la falta de progresión significativa, o al menos así fue hasta hace algunas temporadas.

F1 2016 supuso el mayor salto técnico de la saga hasta la fecha y aportó una profundidad ampliamente demandada al modo trayectoria. Por su parte, el postrero F1 2018 dio los primeros signos de avance en lo que al modo multijugador se refiere. En fin, una serie de adiciones que han ido mostrando una voluntad genuina por parte de Codemasters para crear un producto digno del deporte rey del automovilismo y que confluye en F1 2019 con la entrega más completa y redonda de su historia, aunque no exenta de sus también históricas flaquezas.

Con la octava generación al borde de su ocaso, cabría esperar que los cambios en lo que al aspecto técnico se refiere no debieran ser especialmente significativos. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Asiduos y detractores de la saga no podrán por menos que coincidir en que el salto gráfico ha sido sustancial con respecto a anteriores entregas. Donde encontramos más claro este avance es sin duda en la iluminación, especialmente en carreras nocturnas y especialmente en noches lluviosas. Las texturas, por su parte, no han experimentado tal mejora, aunque los escaneados de las caras de los pilotos siguen sorprendiendo por su realismo. A título personal, he de decir que me he visto particularmente impresionado por lo conseguido del efecto de cromado en los neumáticos, introducido este año por primera vez en la Fórmula 1.

Prueba del aspecto técnico de F1 2019
La potencia gráfica del título es abrumadora, lo cual es todavía más palpable en las carreras nocturnas y lluviosas.

Dicha calidad gráfica mantiene el tipo en PlayStation 4 estándar, aunque no llega a alcanzar los 60 FPS. Trabaja con cierta inestabilidad entre los 40-50 en carrera y entre 50-60 si corremos en solitario. No obstante, presenta una buena optimización, no llegando a resentirse el frame rate en condiciones de lluvia o carreras nocturnas. De manera más tangencial, cabe mencionar que los tiempos de carga rondan unos significativos cuarenta segundos a la hora de entrar en una carrera.

Si hablamos de espectacularidad gráfica como la cara de la parcela técnica, debemos hacer mención al sonido como la cruz de la moneda. Desde la llegada de los motores V6 turbo híbridos a la competición en 2014, los bólidos de Fórmula 1 perdieron su tradicional aullido en favor de un rugido mucho más suave y aderezado por el característico silbido de los motores eléctricos. Quizá sea un mal endémico del deporte, pero lo cierto es que el sonido en F1 2019, si bien se corresponde a la perfección con el real, carece de presencia. De hecho, resultan más satisfactorios los sonidos de los Fórmula 2, por no mencionar los coches antiguos, cuyo estruendo sí que es verdadera música para los oídos de cualquier aficionado.

Coches de Fórmula 2 en F1 2019
La Fórmula 2 es una de las grandes adiciones en la entrega de este año, y tanto los coches como su sonido han sido fielmente representados.

En lo que respecta a la conducción y el pilotaje, nos encontramos con una entrega continuista, puliendo más si cabe el equilibrio entre simulación y arcade que Codemasters parece buscar año tras año con la saga. Las opciones de personalización y configuración de controles son cuantiosas, así como lo son las ayudas a la conducción que podremos elegir, si las requerimos. Más allá de denominaciones y etiquetas, lo que aparenta intentar conseguir el estudio son sensaciones, dando en el clavo con el objetivo. Simulación y realismo no equivalen a mayor diversión, así como tampoco la aseguran un sistema totalmente arcade; es la satisfacción y la huella que el control deja en nosotros lo que nos emociona, y a través de un sistema con el que experimentaremos cada bache (incluso si jugamos con mando) y con el que sentiremos el peso del coche en cada curva, Codemasters parece haber dado en la tecla con dicho equilibrio para hacer de F1 2019 un título realmente divertido de jugar.

Sin embargo, nada es perfecto, y a lo sobresaliente de las sensaciones le acompañan algunas decisiones cuestionables, como una especie de derrape forzado que obliga al coche a perder la parte trasera si giramos demasiado. Por su parte, el sistema de daños y colisiones es todavía demasiado simple y no será extraño que nos salgamos de la experiencia cuando, al golpearnos contra un muro u otro coche, tan pronto se acabe nuestra carrera como podamos seguir sin consecuencias.

Si tuviéramos que enunciar una característica distintiva de los títulos de Fórmula 1, incluso desde los tiempos de Studio Liverpool, ésa sería el modo trayectoria. La modalidad que nos permite fantasear con cómo sería nuestra carrera de haber recalado en la máxima competición automovilística ya contaba con una para nada despreciable profundidad en el tan cariñosamente recordado Formula One Championship Edition, el port para PlayStation 3 de F1 06. El primer intento de Codemasters con este modo fue notable, y F1 2010 tenía elementos tan reconocibles como la prensa o la elección de rival. Sin embargo, apenas hubo atención por parte de la desarrolladora a este modo a lo largo de posteriores entregas, hasta el punto de eliminarlo por completo en 2015 para, al año siguiente, dotarlo de un fondo, un calado y unas opciones realmente novedosas. Desde entonces, y como ya ocurriera hace casi una década, los cambios han sido poco sustanciales. F1 2019 no es una excepción, siendo la inclusión de la Fórmula 2 y un conato de modo historia las mayores novedades.

Así pues, y siguiendo la línea de las franquicias hermanas FIFA y NBA 2K, comenzaremos nuestra andadura en la categoría inmediatamente inferior a la Fórmula 1 luchando por el campeonato (elijamos el equipo que elijamos) y lidiando tanto con nuestro compañero, Lukas Weber, como con nuestro máximo rival, Devon Butler, a lo largo de una serie de escenarios. Sin más pretensiones que introducirnos a la competición, esta fase hace las veces de prólogo a una historia que ya está predefinida y que de ningún modo nos impedirá elegir por Mercedes o Ferrari de buenas a primeras, si así lo decidimos. De nuevo, se echa en falta profundidad y un verdadero realismo en este sentido, que podría haberse conseguido, por ejemplo, con una opción para correr la temporada entera de Fórmula 2. Por desgracia, tener que labrarnos un nombre e ir escalando poco a poco hasta convertirnos en el nuevo Lewis Hamilton o Sebastian Vettel es todavía un sueño para futuras entregas.

Al comienzo del modo trayectoria, seremos un joven piloto a los mandos de un Fórmula 2 peleando por el título mundial con nuestro compañero, Lukas Weber (izquierda), y nuestro máximo rival, Devon Butler (derecha).

En lo que a la jugabilidad del modo trayectoria se refiere, pocas son las novedades que podemos enunciar. Una vez recalemos en alguna de las diez escuderías, la mecánica principal se mantendrá en saltar de gran premio en gran premio, con objetivos específicos que dependerán del nombre y las aspiraciones del equipo, y con los ya tradicionales programas de entrenamiento durante las primeras sesiones del fin de semana. Cierto es que la evolución del coche y el trato con la prensa le dan algo de sabor a un modo cuya mayor y principal novedad la encontramos en la inteligencia artificial de los rivales, un auténtico mal recurrente en los juegos de conducción que Codemasters ha sabido subsanar, o al menos parcialmente; pese a la mayor agresividad patente y palpable por parte de los NPCs (dependiendo, obviamente, del nivel de dificultad escogido), las primeras vueltas de carrera siguen siendo procesionarias.

En lo referente a las otras opciones para un jugador, vuelven los tradicionales modos contrarreloj, carrera y gran premio, con la novedad de poder configurar fines de semana o incluso una temporada entera de Fórmula 2 (con la parrilla de 2018). Además, a ellos se le suman numerosos retos, escenarios y modos arcade que nos aseguran horas de contenido sin necesidad de saltar al modo multijugador. Por otro lado, la edición especial de este año, apodada Leyendas, nos pondrá en el cockpit del McLaren MP4/5B y el Ferrari F1/90, los bólidos que pilotaron Ayrton Senna y Alain Prost, respectivamente, durante la temporada de 1990. Lo que podría ser un DLC, a priori muy interesante para los grandes seguidores del motor, se queda a medio camino al no ofrecer un contenido verdaderamente redondo; lo mejor, sin duda, es la oportunidad de pilotar virtualmente dos de los coches más emblemáticos de la historia, pero el contenido que viene con ellos resulta insuficiente, limitándose a una serie de escenarios sosos y sin alma, en circuitos a los que les habría venido de perlas una skin acorde a la época.

El Mclaren de Senna y el Ferrari de Prost en paralelo en F1 2019
La edición ‘Leyendas’ nos pondrá a los mandos de los coches que forjaron una de las rivalidades más legendarias de la Fórmula 1.

Como viene siendo cada vez más habitual en la industria, la filosofía del juego como servicio recala con fuerza en F1 2019, la entrega más tempranera de la historia de la franquicia. Así pues, para el momento de su lanzamiento apenas habían pasado diez carreras del campeonato (ni siquiera se ha llegado aún al ecuador del mismo), un hecho que Codemasters ha querido aprovechar con eventos continuos relacionados con el gran premio inmediatamente anterior o posterior según la fecha. De este modo, podremos participar en sesiones de entrenamientos, clasificación y carrera, según el circuito en cuestión, para ganar licencia y puntos de la moneda que nos permita desbloquear diversas y numerosas adiciones estéticas para nuestro avatar, enunciando así dos de los grandes pilares del nuevo modo online: la licencia y la personalización.

F1 2018 se erigió como la primera entrega que parecía querer introducir un sistema de licencias, con el objetivo de disgregar a los jugadores según su nivel de limpieza y comportamiento en pista, de un modo similar al presente en iRacing o Gran Turismo Sport. Desafortunadamente, apenas cumplió su cometido, repitiéndose la historia en la secuela de este año. Algo es mejor que nada, y al menos contar con un criterio para separar jugadores parece una declaración de intenciones a la hora de hacer de esta franquicia una en la que merezca la pena jugar online. Pero de intenciones no se vive, o en este caso, se corre, y lo cierto es que los emparejamientos de más Elo no garantizan carreras más limpias, así como tampoco lo hacen inscribirse en carreras completas o de más duración, en comparación con las sprint de cinco vueltas. Ningún sistema de licencias es perfecto, y sin ir más lejos, los mayores niveles de toxicidad o antideportividad en títulos como League of Legends suelen darse en las ligas más altas; es cuestión de idiosincrasia, de la identidad del propio videojuego y de la seriedad que su filosofía desprenda, algo que parecen querer conseguir a través de los esports.

Una carrera online en F1 2019
Por desgracia, la mayor aspiración de F1 2019 en cuanto a su online es que los campeonatos privados, potenciados por las nuevas opciones de personalización, empiecen a crear comunidad.

El pasado año dio comienzo la primera temporada virtual de la Formula 1, impulsada por la propia organización y en la que las escuderías competían de la misma manera que sobre los circuitos. Este año, tendrá lugar la segunda edición, cuyos clasificatorios se han celebrado durante la semana de lanzamiento del propio F1 2019. De este modo, y junto a la implementación de un apartado específico dentro del menú de juego, a partir del cual podremos estar al día de la actualidad del campeonato, se nos parecen lanzar mensajes de que el título es más grande que él mismo, y que constituye una entidad dentro de los deportes electrónicos. Sea como fuere, desde luego resulta insuficiente a la hora de insuflar seriedad a la comunidad, al menos por lo que se ve reflejado en las carreras, y quizá el mayor interés del este multijugador resida en la posibilidad de crear campeonatos privados, lo cual, unido a las nuevas opciones de personalización (no demasiado profundas o trabajadas, pero presentes), pueda suponer el comienzo de una verdadera comunidad alrededor de la franquicia.

F1 2019 es la mejor entrega de la saga de Codemasters, con el aspecto técnico más espectacular de la franquicia y un sistema de conducción realmente divertido, habiendo sabido desde el estudio británico conseguir un equilibrio casi perfecto entre simulación y arcade. Los modos para un jugador son tan numerosos como extensos y, sin duda, podremos pasar decenas de horas en los modos carrera, contrarreloj o simplemente disfrutando de bólidos antiguos sin necesidad de entrar en los modos online, por no hablar del modo trayectoria, sin más novedad que un pequeño modo historia concidente con la inclusión de la Fórmula 2, pero cuya fórmula, valga la redundancia, aún no parece haberse agotado y que nos mantendrá de carrera en carrera, temporada en temporada, hasta que consigamos ser campeones del mundo. Por su parte, el modo multijugador deja un inevitable regusto agridulce, con un sistema de licencias que no termina de carburar y poco interés más allá de las posibilidades que aportan los campeonatos privados. Como dijo Ayrton Senna, «todos los años hay un campeón, pero no todos hay un gran campeón»; si este título será recordado como uno u otro, solo el tiempo lo dirá.

F1 2019

Puntuación final - 8

8

Recomendado

De nuevo, Codemasters se las ingenia para hacer de su nueva entrega de F1 un juego sólido y completo, aunque sin los atrevimientos necesarios para superar el notable.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Víctor Martín 'Reyno1ds'

Psicólogo en ciernes apasionado por los videojuegos. Tan pronto escribo sobre Star Wars, League of Legends y SimRacing como de duelos, emociones y disonancias cognitivas.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X