AnálisisPC

AMID EVIL – Análisis PC

El sucesor espiritual de Heretic

Si hay un género que esté volviendo a sus raíces de forma triunfal, ese es el FPS, de los que ya os he traído títulos como DUSK o Project Warlock (y más que se vienen). Este tipo de juegos pasan muy desapercibidos en los medios pese a su enorme calidad. Pero no os preocupéis, porque aquí estamos otra vez para que los amantes de la vieja escuela descubráis un nuevo juego fetiche.

Desde New Blood e Indefatigable nos llega AMID EVIL, un juego que está claramente inspirado en uno de los grandes FPS de los años 90: Heretic, o el Doom del medievo fantástico para los amigos. Aunque también encontramos influencias de Hexen y como algunos osados se atreven a decir en algunos foros, de Witchaven. Aunque comparar AMID EVIL con este último es lo mismo que comparar un Lamborghini con una bicicleta de los años 40.

En fin, si te gusta la acción trepidante con monstruos feos, el buen diseño de niveles, el deleite visual y, sobre todo, la jugabilidad característica de la década de los 90, vas a encontrar aquí una mina de oro. Así que coged vuestras armas y recargad vuestras reservas de maná, esto es AMID EVIL.

Está claro que en este tipo de juegos la historia es algo superfluo y ni siquiera se puede considerar un aspecto a valorar. Sin embargo, necesitamos alguna excusa para aniquilar a todo lo que se mueva, ¿verdad?

Hace mucho tiempo, una “fuerza maligna” corrompió las tierras conocidas como “Los Reinos”. Son muchos los guerreros que desde entonces han tratado de derrotar a este mal, pero ninguno lo ha conseguido. Nosotros encarnaremos a “El Campeón”, un tipo que ha conseguido pasar la prueba de “El Laberinto Negro” y ha obtenido el derecho de portar “El Hacha Sagrada” (que también será la primera arma). Así que gracias a ello se nos garantizará el acceso a diferentes planos interdimensionales, a través de los cuales viajaremos para erradicar a las fuerzas del mal ¿Podremos devolver la paz a Los Reinos de una vez por todas?

Bueno, pues de ahí parte el juego. Como ya he dicho, el argumento es simple, pero como excusa para dar una matanza de monstruos malignos cumple de sobra. Los autores, sin embargo, han puesto algo más de cariño en este aspecto, mostrando en los niveles algunos mensajes en las paredes que nos darán algo de información extra, además de hacer uso de cierto lenguaje visual dejando algunas cosas a la imaginación del jugador. Un buen acierto para quien le guste fijarse en los detalles detenidamente, porque de detalles este juego va sobrado.

Enemigos muy al estilo de Lovecraft
En este segundo episodio hay muchos enemigos con tentáculos y una ambientación gótica. Muy del rollo Lovecraft.

En AMID EVIL, al igual que en casi todos los FPS noventeros, tendremos que completar una serie de episodios, cada uno compuesto por varios niveles. A dichos episodios accedemos desde una sala de portales, en una muy buena referencia a Quake. De hecho, solo quienes hayan jugado bien a Quake sabrán cómo acceder al nivel de dificultad más difícil. Yo ahí lo dejo.

Cada episodio consta de niveles con ambientación y enemigos propios. Así que de entrada ya tenemos una buena dosis de variedad, algo que ayuda teniendo en cuenta que la jugabilidad dentro de este género acostumbra a ser repetitiva.

Y vamos a hablar del diseño de niveles, lo cual, junto con la acción es lo más importante en un FPS de la vieja escuela. En esta obra tenemos luces y unas pocas sombras en este aspecto.

Por un lado, hay niveles increíbles, no solo por su estilo visual que comentaremos después, sino por cómo están construidos. La mayoría de los episodios alternan muy bien niveles con zonas abiertas y cerradas, zonas de agua y algo de plataformeo. A veces se hacen algo laberínticos, pero no es nada que nos vaya a dejar un buen rato atascados (cosa que solo me sucedió en una ocasión). También habrá que hacer lo que se conoce en terminología gamer pedante como “Key Hunting”: eso de buscar llaves para abrir puertas y avanzar. Una labor que en AMID EVIL no supone mucha dificultad en la mayoría de las ocasiones, ya que el camino hacia dichas llaves está más o menos claro y, a no ser que seas muy nuevo en el género, no va a suponer ningún problema ni la exploración de niveles va a hacerse tediosa. Pero si tendréis que esforzaros más para llegar las zonas secretas de los niveles, que os premiarán con armas, munición y salud extra.

El ultimo episodio es muy psicodélico
No estáis viviendo un viaje astral. Esto es uno de los últimos niveles del juego, con una ambientación de lo más psicodélica y a tope con los terrenos inclinados.

Ya hemos hablado de las luces y ahora llega el turno de las sombras; concretamente, en cierto episodio con una insólita ambientación “futurista” y el tramo final del juego. En el primero se ha abusado del plataformeo, dejándonos unos combates muy estresantes en espacios muy pequeños. Además la cantidad de enemigos baja disminuyendo el ritmo de la acción, que lo normal en este juego es que sea de lo más frenética. En los últimos compases de la partida viviremos una situación parecida, pero algo menos frustrante con respecto a las plataformas. El problema es que aquí los niveles llegan a marear bastante, con teletransportes, plataformas que aparecen de la nada, caídas al vacío y una construcción de los niveles que está repleta de cuestas en la que no se crea una buena sensación de movimiento y fluidez.

Aun así, entiendo que los desarrolladores quisieran aportar variedad y hasta cierto punto lo consiguen, aunque preferiría que se hubiesen moderado un poco, sobre todo con tanto combate en plataformas en el episodio que os he comentado. Pero en general, AMID EVIL tiene un muy buen diseño de niveles que solo pierde en dos tramos, y de hecho, tampoco es para tanto. Además se trata solo de una mínima parte del juego, así que no os preocupéis porque el resto de los niveles compensan con creces estas carencias.

Otro de los problemas es que la cantidad de niveles se antoja algo escasa. Y es que estamos ante un título un tanto corto (unas cinco horas sin explorar mucho ni buscar secretos), pero afortunadamente rejugable gracias a los niveles de dificultad. Sin embargo, los autores han incluido un conveniente “modo horda” para disfrutar matando oleadas de enemigos sin parar. Ideal para echar un rato cuando estemos aburridos o queramos descansar de la campaña principal.

Luchando contra enemigos voladores
Encuentro a este nivel uno de los más memorables. Iremos escalando una torre poco mientras nos deleitamos con la belleza de su arquitectura.

¿Cómo es la acción en AMID EVIL? Pues simplemente genial. Mientras nos hacemos a un control tremendamente adaptable, aniquilaremos hordas de enemigos a toda velocidad a la vez que sucumben al poder de nuestras armas mágicas. ¡Y vaya buen trabajo que han hecho con las armas!

El arsenal del juego es el principal responsable de que la acción se de lo más adictiva y satisfactoria, así como una de las mejores virtudes de la obra. Cada una de nuestras armas mágicas se corresponde a un “arma real” de las que podríamos ver en cualquier otro título, y funcionan con un maná de un color concreto. También tienen un modo, conocido como “modo alma”, que se desbloquea al recoger las suficientes almas que nos dejan los enemigos. Este nos permitirá realizar unos poderosos disparos alternativos durante un corto periodo de tiempo.

Os voy a hacer un pequeño resumen para que os hagáis una idea de lo que os espera. Tendremos el placer de destruir a todo lo que se mueva con el siguiente arsenal (pongo nombres en ingles para que quede más molón):

  • AXE OF THE BLACK LABYRINTH: La famosa hacha que nos da el título de “El Campeón”. Si tenemos un enemigo lo bastante cerca, el arma nos propulsará hacia él para destrozarlo en pocos golpes. En el modo alma, empieza a girar, triturando todo a su paso.
  • STAFF OF THE AZURE ORB (Equivaldría a una pistola): Un típico bastón de mago que hemos visto mil veces en películas y otras obras, pero que dispara proyectiles dirigidos y lo podemos usar para matar desde las esquinas. En su modo alma acribillará a los enemigos con proyectiles congelantes a toda velocidad.
  • WHISPER’S EDGE (Similar a un rifle que es muy útil a media y larga distancia): Esta espada dispara proyectiles a lo ancho que pueden golpear a varios enemigos a la vez. En el modo alma, los proyectiles aumentan su tamaño y rebotan por las paredes. Además, puede contrarrestar otros ataques enemigos a distancia.
  • VOLTRIDE (Podría ser el equivalente a una ametralladora): Se trata de un tridente que lanza rayos para electrocutar a los enemigos. Si un enemigo muere bajo su efecto explotará reventando a todo ser viviente a su alrededor. Al activar el modo alma desatará un rayo descomunal que causará estragos y puro terror.
  • CELESTIAL CLAW (El lanzacohetes de turno): Esta brutalidad de arma absorbe planetas aleatorios del universo (incluido el nuestro), los encoge y los utiliza como proyectiles que hacen daño en área. En el modo alma dispara soles que causan una gran onda expansiva.
  • STAR OF TORMENT (La escopeta de toda la vida, pero a lo bestia): Otro bastón, pero en esta ocasión dispara “estalactitas” con una cadencia algo lenta. Si acertamos bien el disparo provocará que el enemigo salga volando y se clave contra la pared. En su modo alma dispara pinchos dirigidos que luego rebotarán en los enemigos cercanos. Es el arma más satisfactoria del juego a corta distancia.
  • AETURNUM (¿Os suena la BFG?): Este arma tiene un aspecto indescriptible, pero es la que causa más destrucción. Dispara una bola de energía que matará al instante a la mayoría de los enemigos. Cuando activemos el modo alma generará un agujero negro que absorberá a los malos hasta que se acabe.

Lo mejor de este arsenal de destrucción es que todas y cada una de las piezas que lo componen se sienten únicas y no redundantes. En los combates iremos alternando entre ellas según nos haga falta y nunca habrá un arma que eclipse a otra. Por ejemplo, en Doom 2 una vez conseguimos la “Super Shotgun”, la escopeta anterior se queda literalmente inútil, aquí esto no pasará.

El repertorio de enemigos es muy variado, hay muchos de ellos y aunque en un principio pueden parecer genéricos, la realidad resulta ser bien distinta, además acabar con ellos es un autentico disfrute. Los hay que nos bloquearán los rayos del VOLTRIDE, otros utilizarán ataques más especiales como sembrar zonas de fuego, otros podrán volar, etc. Y luego, otros tantos que simplemente irán a por nosotros con la filosofía de destruir primero y preguntar después.

También tenemos un buen surtido de jefes finales, criaturas imponentes que tendrán que recibir una buena dosis de maná para ser destruidos. Algunos de estos jefes incluso requieren de una estrategia específica para acabar con ellos. Pero encuentro estos combates algo desaprovechados y sobre todo, muy cortos. De haberlos diseñado con algo más de duración podrían haber quedado mucho más tensos y épicos. Pero vaya, que igualmente se tratan de enfrentamientos dignos de mención.

La acción tiene un pequeño aspecto desaprovechado. Se trata de los power-ups, solo he encontrado dos y desconozco si habrá más en lugares secretos. Uno de ellos daba la invisibilidad y otro te permitía volar. Sin embargo, aparecen una sola vez en toda la campaña (al menos sin buscar secretos, que no sé si habrá más en ellos). Y cuando aparecen, no se da la ocasión de sacarles todo el partido.

Peleando contra los gigantes de piedra
AMID EVIL hace muy buen uso de la iluminación. Por cierto, esos dos gigantes de piedra no saben la que les va a caer encima.

AMID EVIL utiliza Unreal Engine 4, quizás no lo aproveche al máximo o quizás no sea lo último en tecnología, pero sus autores han hecho todo un uso magistral de él. Tengamos en cuenta que se trata de un estudio con un equipo muy reducido.

El apartado técnico del juego destaca por sus gráficos, que combinan el aspecto retro con lo moderno y sobre todo, mucho colorido. Veremos texturas ligera e intencionalmente pixeladas que se intercalan con impresionantes diseños arquitectónicos, donde se ha aprovechado muy bien la iluminación para que estos escenarios luzcan mucho más imponentes.

La ambientación tiene un gran tono abstracto y surrealista. Pero los escenarios no dejan de ser convincentes con lo que pretenden representar. Visitaremos templos, catacumbas, castillos y un larguísimo etcétera.

Cada episodio tiene su ambientación propia y me ha gustado especialmente el segundo, donde parece haber cierta influencia de Lovecraft en muchos aspectos. Además, el juego cuida muchísimo todos los detalles en la ambientación, mostrando escenarios que han sido diseñados con absoluto mimo y esfuerzo en cuanto a arte se refiere. Una ambientación que como es evidente, bebe muchísimo de Heretic, ya que podremos disfrutar de las mismas localizaciones dignas de la fantasía oscura más épica.

Incluso el dichoso episodio del plataformeo cansino tiene una ambientación tremenda, en el que pasaremos a explorar una especie de “fábrica futurista” con una ambientación más sórdida y decadente, influenciada por juegos como Doom o Quake 2.

Los enemigos, de un aspecto poligonal y cierto aire a “sprites planos” también tienen un diseño tremendo que no dejará indiferente a nadie. Lo mismo pasa con las armas, aunque nunca veremos las manos de nuestro protagonista, algo que le da un cierto regustillo arcade, pero no termina de convencer, en mi opinión.

Pero lo más importante de esto es que, como dicen sus autores: “El juego está optimizado para funcionar en una tostadora”. Una actitud de la que muchos estudios deberían tomar ejemplo, ya que el título pide como requisito recomendado una gráfica NVIDIA GTX 470, con lo que AMID EVIL funcionará sin problema alguno en cualquier PC.

En el apartado sonoro tenemos al genio Andrew Hulshult como compositor tanto de la música como de los efectos de sonido. En esta ocasión no tendremos tantos temas de corte metalero como si pasaba en DUSK, donde el bueno de Hulshult se lució que da gusto. Esta vez disfrutaremos sobre todo de pegadizas melodías ambientales y atmosféricas, que de vez en cuando aumentan su potencia para darle epicidad a los combates.

En mi opinión, una de las mejores bandas sonoras jamás compuestas para un título de estas características. Además, los que gustéis de la música podréis haceros con ella a través de Steam.

El lanzapinchos es un enemigo muy peligroso
Ese enemigo es el «lanzapinchos». Puede acabar contigo en segundos si no eres rápido y le acribillas tu primero.

Estamos ante un autentico juegazo que destaca en muchos aspectos y que le falta muy poco para llegar al diez. Aunque flojean varios niveles de la campaña, es un título igualmente disfrutable y obligatorio para los fans de los FPS de la vieja escuela.

El juego es un poco corto, pero no pasa nada, ya que disfrutareis rejugándolo en niveles de dificultad superiores y consiguiendo todos los logros, así como mejorando vuestras marcas en el modo horda. Eso sí, es una experiencia diseñada para un solo jugador.

En resumen, si os gusta Quake, Doom, Hexen, Heretic, Duke Nukem y todos esos grandes de los años 90, este AMID EVIL puede que sea uno de los mejores FPS de corte clásico de los últimos tiempos. Pero si buscáis cualquier tipo de profundidad argumental, historias que enganchen y ese tipo de cosas, deberíais buscar otros títulos.

Lo tenéis disponible en Steam por 16,99 €, actualmente con un 20% de descuento con motivo de su reciente lanzamiento. Y no nos tiembla el pulso al decir que ofrece mucho más de lo que cuesta.

AMID EVIL

Puntuación Final - 9

9

Imprescindible

AMID EVIL retoma el camino que marcó Heretic para ofrecer una experiencia 100% años 90.

User Rating: 4.5 ( 2 votes)
Etiquetas

Nukem

Ingeniero informático, en el mundo de los videojuegos desde que cogí la escopeta de doble cañón en DooM 2 y muy fan de los First Person Shooter clásicos. System Shock 2 es el mejor juego de la historia.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X