AnálisisPC

Bloodstained: Ritual of the Night – Análisis PC

Koji Igarashi vuelve con un este nuevo metroidvania cargado de toda la esencia de sus anteriores obras geniales. Bloodstained: Ritual of the Night viene lleno del alma de los Castlevania, siendo, tal y como todos afirman, un auténtico sucesor espiritual de esta saga.

Tras dos años de retraso en su lanzamiento, ArtPlay y 505Games nos traen un verdadero juegazo que, una vez completado, puedo afirmar que este tiempo de espera ha merecido completamente la pena.

El título nos sitúa en el siglo XIX y en un misterioso castillo lleno de demonios que augura el final de la humanidad. La sociedad se ha vuelto materialista y ha abandonado la espiritualidad. Los alquimistas han creado a los ligafragmentos, humanos modificados capaces de absorber los fragmentos del alma de los demonios. La iglesia, pagando un alto precio, consigue frenar a los alquimistas, ligafragmentos y demonios. Pero la paz solo dura diez años, pues una década después el castillo y los demonios regresan.

Introducción de Bloodstained: Ritual of the Night en la que se ve la imagen de las torres de un castillo repleta de demonios

Aquí es donde aparece Miriam, nuestra protagonista y una de los pocos ligafragmentos que quedan diez años después de la tragedia antes mencionada que parece que va a volver a repetirse. Nuestro objetivo es detener a los demonios y al causante de esta tragedia, para ello tendremos que adentrarnos en el castillo y desentrañar todos sus secretos.

Como metroidvania que es, deja en segundo plano la historia para dar paso a la jugabilidad y el diseño de niveles. Una narrativa simple sin mayor repercusión pero suficiente para dar vida al mundo y mantener la atención en lo que los diferentes personajes nos contarán a lo largo de la aventura.

Miriam, que al principio se me antojaba simple, resulta tener más trasfondo y personalidad de la que cabría esperar; una ligafragmentos con su propia opinión y perspectivas que es capaz de transmitir al jugador sus objetivos haciéndole cómplice de la causa.

Destacar la personalidad y diseño de los personajes principales que son realmente llamativos y están muy bien llevados; así como el de los demonios, de los que, como cabe esperar, hay una gran variedad, todos son fácilmente diferenciables y únicos. Algunos de ellos son incluso referencias a otros juegos de Koji Igarashi o a otros títulos como Shovel Knight.

Ahora sí vamos con lo realmente destacable del título: su diseño de niveles. Miriam se adentra en el demoníaco castillo, una construcción gigantesca llena de secretos y pasadizos donde perderse es más un placer que una pesadilla.

Lleno de plataformas y con un estética gótica en 2’5 D, se abre ante nosotros el imponente castillo lleno de demonios que tendremos que recorrer. Dentro encontraremos multitud de enemigos y sobre todo de jefes. Todos los jefes tienen un gran diseño, pero son tremendamente irregulares. Podemos salir de una pelea súper exigente prácticamente sin vida ni pociones con esta sensación de poder que te brinda la victoria ante un enemigo exigente y que el siguiente Boss no suponga ninguna amenaza y mucho menos un desafío. Estos altibajos en los enemigos te dejan con un mal sabor de boca, sí, pero no destruyen la experiencia.

El combate contra el jefe del dlc, Iga’s Back Pack, me ha parecido, junto con el jefe final y Zangetsu, una de las peleas más interesantes y exigentes del título.

Completar el mapa al 100% puede llevarnos entre diez y quince horas de juego, estamos ante un mapa que supera con creces la extensión de los Castlevania y sin duda es mucho más grande que el de ningún metroidvania que personalmente haya jugado.

La extensión y la idea de volver a recorrer estos grandes espacios intimida al principio pero para nada es pesado, es más, es uno de las mejores experiencias que nos ofrece el título. Mientras avanzamos no tardaremos mucho en notar la progresión, ya sea por fragmentos o por equipo que vamos encontrando y cuando toca volver atrás rara vez tendremos que volver a recorrer secciones donde no encontremos alguna zona o algún cofre al que no podíamos acceder antes, permitiéndonos disfrutar del mapa una primera vez con la emoción y el miedo de lo desconocido y otra mucho más seguros y con la idea de revisarlo todo para disfrutar al 100% del brutal diseño de niveles del juego.

Mapa del castillo en Bloodstained: Ritual of the Night completado al 70%
Mapa del castillo completado al 70%

Tras la primera zona, que hace las veces de tutorial, se nos presenta la «zona segura», esta zona nos hará de nexo a donde ir para conseguir suministros y nuevo equipo. Aquí podremos comprar y vender materiales así como vender fragmentos o mejorarlos a base de alquimia. Además, en esta zona se irán reuniendo las personas que salvemos a lo largo de nuestra aventura que además darán las misiones secundarias.

En esta zona tendremos al alquimista Johannes a nuestra disposición. Él será quien nos mejore los fragmentos y además nos permitirá fabricar diferentes tipos de comidas que, solo la primera vez que se comen, mejoran nuestras estadísticas.

Los fragmentos que podemos ir encontrando se dividen en fragmentos de disparo, de efecto, direccionales, encantados y, por último, los familiares. Estos fragmentos los conseguiremos tanto matando enemigos normales como al acabar con los diferentes jefes.

El título irá implementando diferentes mecánicas, sobre todo a partir de la mitad del juego, que rompen con lo establecido, no siguen el esquema anterior y nos permiten relacionarnos con el mapa de diferente forma. Además, muchos de los fragmentos necesarios para proseguir con nuestra aventura no se consiguen como cabría esperar, eliminando a los jefes, sino matando ciertos enemigos normales que, con un poco de suerte, nos darán el fragmento necesario para continuar, por lo que hay veces en que nos quedaremos atascados simplemente porque buscamos encontrar esos fragmentos necesarios en jefes o salas especiales y son esos enemigos básicos, que llevan ahí desde el principio, los que nos los proporcionarán. Así el juego nos invita a pelear y explotar las diferentes mecánicas de lucha con los enemigos normales y no solo a huir y enfrentarse al siguiente jefe para continuar.

Imagen del personaje protagonista obteniendo un fragmento en Bloodstained: Ritual of the Night
«Como garras intrusas que rasguñan los huesos»

El juego cuenta con un gran repertorio de armas, armaduras y accesorios que nos permiten una gran personalización y adaptar el combate a nuestro estilo. El movimiento y la sensación de control está muy pulida con unas físicas que permiten disfrutar de cada golpe, sobre todo si optamos por utilizar mandobles o lanzas donde cada estocada es realmente satisfactoria.

Además, el título cuenta con varios finales, el final «bueno» y el alternativo. Conseguir el primer final nos llevará bastantes horas más pero merece completamente la pena. A su vez cuenta con un gran número de misiones secundarias que aumentan aún más la duración del título.

Aunque no todo son alabanzas y buenas palabras. Puedo decir que Bloodstained: Ritual of the Night es un gran juego pero también que tiene bug y fallos que pueden estropear en cierta medida parte de la experiencia.

Unos de los jefes contra los que estaba luchando se bugueó con uno de los obstáculos del mapa; a veces, tras una muerte o tras guardar la partida, aparecen cargas que duran hasta dos o tres minutos. Otro error se dio tras cambiarle el corte de pelo a Miriam, pues algunos NPCs nos permiten realizar cambios estéticos, la cabeza de la protagonista desapareció…

A nivel de doblaje tenemos inglés y japonés, ambos bien doblados e interpretados pero la traducción al español deja que desear, podemos encontrar frases mal estructuradas o algunas sin sentido.

A pesar de todo, no me cansaré de repetir que esto no arruina la experiencia pero sí que estos fallos y bugs son molestos, en conjunto el juego sigue funcionando de maravilla aunque son este tipo de cosas las que lo alejan de la perfección.

Bloodstained: Ritual of the Night es un buen juego, muy buen juego. Este título es todo lo que podríamos esperar, cuenta con un grandísimo diseño de niveles, una banda sonora genial, una historia que da vida al mundo y que, aunque no es muy transcendental, es entretenida, unos controles satisfactorios y gran variedad de armas, armaduras y elementos personalizables que nos permiten conseguir adaptarlo todo a nuestro estilo de combate.

Con un mapa enorme y perfectamente diseñado, lleno de secretos y referencias tenemos un título tremendamente rejugable donde he disfrutado perdiéndome y vagando durante horas por todo el castillo buscando el siguiente paso. Un título que cuenta con gran cantidad de misiones secundarias y que, sumadas a las aproximadamente diez horas que tardamos en completar la parte principal; un título de mucha duración.

Aunque cuenta con algunos bugs, fallos y sobre todo las irregularidades en los combates con los jefes que resultan molestos, no podemos más que celebrar la salida de esta título y disfrutar de este sucesor de la saga Castlevania. Invito a todo el mundo a jugar porque no dejará indiferente a nadie.

Bloodstained: Ritual of the Night

Puntuación Final - 9

9

Imprescindible

Un metroidvania imprescindible cargado con el espíritu de los títulos clásicos del género. Un título con un gran diseño de niveles, una gran jugabilidad y completamente rejugable lleno de secretos que, aunque tiene fallos, es un juego tremendamente disfrutable y recomendado.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Ángela Tajuelo

Soy una maestra Pokémon destinada a salvar Hyrule, que ahoga sus penas en videojuegos y anime.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X