AnálisisSwitch

Mainlining – Análisis Switch

Los leones azules salen de caza

Mainlining, el título de Merge Games que salió para Steam en 2017 y ahora presenta una versión para Nintendo Switch, de momento se coloca como el videojuego más dificil que me he visto para analizar. Ha sido tal sentimiento de amor y odio que tengo hacia esta versión del juego en concreto que no sé muy bien hasta qué punto penalizar sus fallos o perdonarlo por las virtudes que tiene. Desde luego que es un juego al que colocarle una nota concreta va a ser injusto decida lo que decida. ¿Las razones de ello? Os las explico.

Tras un intento de ataque fallido para tumbar nuestros equipos, el mundo del ciberactivismo va a dar un giro de ciento ochenta grados. Nosotros somos el MI7, un servicio de control establecido por el gobierno y la inteligencia estatal. Nuestro objetivo es garantizar, por cualquier medio, la seguridad de nuestros ciudadanos y capturar a todos los cibercriminales que atenten contra la normativa establecida por el Pacto de la Píldora Azul. Mainlining es un videojuego que nos pone en la piel de uno de los técnicos del MI7 en la aventura de detener a un grupo de hackers que, con el ataque a nuestra corporación, nos ha declarado la guerra. Tras una historia de espionaje, intriga y hackeo, Merge Games plantea sobre la jugabilidad y el transcurso de los hechos diversos temas actuales acerca de la seguridad y el control de los datos de los ciudadanos a través de Internet. En primer lugar, nos coloca en el papel de los “malos”. El MI7 es ese Gran Hermano que tiene el poder de vigilar en todo momento a la sociedad. Sin embargo, da un giro interesante a la temática con nuestros rivales, un grupo de ciberactivistas que pretenden derrocar dicho control, pero que por detrás se trata de personas individuales dedicadas al tráfico de drogas, la suplantación de identidad, la malversación de fondos y el desarrollo de software sin licencia. ¿Hasta qué punto nosotros somos los malos? ¿Estos hackers luchan por el bien, o por ser los reyes y vivir sin ley? Cazarlos mediante la vulneración de su privacidad está mal, pero, ¿acaso hay otra forma de descubrirlos?

Todas estas dudas el juego no te las sugiere explícitamente, sino a través de su jugabilidad. Este detalle me ha encantado. Por fuera parece una simple historia de espías en la que debemos derrocar a unos delincuentes, pero esconde muchas preguntas y cuestiones de la moralidad en nuestras acciones que no nos dejará indiferentes.

También tiene hueco para el humor, negro y con malas intenciones, gracias a nuestros compañeros de trabajo. Éstos comentarán varios temas, de formas muy faltosas a la par que sutiles, sobre los casos que estamos tratando a través del chat de empresa, que usan más que sus propios cerebros. Hago una mención especial al agente Cooper, quien no actualizó el speech-to-text de su teléfono y nos deja con una de las mejores escenas de persecución de espionaje en los videojuegos.

La escena en la que Cooper causa el caos con su teléfono
La escena en cuestión.

En definitiva, Mainlining es un juego bien escrito. Pero a nivel jugable también posee puntos destacables.

Mainlining es, tal y como se prevé, un juego de puzles. Durante sus doce episodios, deberemos derrocar a una banda de ciberdelincuentes que amenazan a nuestra estructura. Esto consiste en que deberemos encontrar a los componentes de dicha banda, según los sucesos que ocurren durante la trama, ponerles nombre y apellidos, averiguar su localización y encontrar pruebas que consistan en un delito para ordenar su arresto. La forma de lograr este resultado es investigar por Internet en un navegador gracioso que emula a Internet Explorer, datos y páginas web de interés y, cuando éste no llegue a más, hackear dichos lugares y profundizar nuestra investigación saltándonos todos los límites de la privacidad. El flujo del juego es así de sencillo, con nuestras herramientas deberemos encontrar y contrastar toda la información necesaria para lograr nuestro objetivo.

Una decisión arriesgada que toman los desarrolladores en su jugabilidad es que el juego no te lleva de la mano. Lo normal es que te plantee un objetivo y a medida que avances en la investigación tus compañeros te den alguna pista para no dejarte encallado en algún punto. Esto por lo general se ejecuta bien y en numerosas ocasiones te sientes un genio porque has resuelto un problema complicado y eres el mejor comparando documentos para cazar delincuentes. Aun así, no se salva en algunas ocasiones de dejar al jugador atascado. En la mayoría de veces que ha ocurrido es porque no es lo suficientemente claro a la hora de definir un objetivo para el capítulo. Esto lleva a un círculo de ensayo y error que aburre y le quita emoción al juego. También digo que no es grave y una vez resuelto el problema, volvemos a la emoción de ser unos hackers increíbles.

Una ventana en la que hackeamos una página web
Hora de hackear al personal.

Otro problemilla que he visto en su jugabilidad es la localización al castellano. A ver, esto quizá es porque yo he manejado terminales y me chirría que algunos comandos vayan con espacio. Eso no es así en la realidad, aunque es un detalle nimio.

Mainlining es un juego con mecánicas claras y sencillas que dura lo suficiente para no caer en la repetición y engancha al jugador salvo en esos momentos comentados. Vamos, creo que no se puede pedir más de un juego de puzles.

Artísticamente el título también es notable. A pesar de ser simplemente un interfaz de escritorio en pixel art, el cariño que le tienen los desarrolladores a los sistemas operativos que trata es visible. Hay muchos detalles que nos recordarán al Windows XP o a los MacOS de hace casi diez años. Otro detalle que aporta a la inmersión jugable es el apartado sonoro. Aparte de una ligera música que dará ambiente a la trama, el juego cuenta con una gran cantidad de efectos sonoros que nos recordarán, en cierto modo, a dichos sistemas operativos del momento. Incluso cuando hacemos click en la pantalla o escribimos en el teclado, sonarán efectos de sonido del hardware de ese momento. Es un detalle que sumerge completamente al jugador en la experiencia y resulta satisfactorio sentir que, a pesar de tener una estética pixelada, estamos manejando unos sistemas operativos y un ordenador reales.

Entonces, si la experiencia es tan buena, ¿Cuál es el problema? La respuesta es sencilla: Nintendo Switch.

Todavía no me puedo quitar de la cabeza lo mal que lo he pasado a veces jugando en la consola de Nintendo. Evidentemente, el juego está pensado para jugarse con teclado y ratón. Simple y llanamente porque la sensación que le trata de transmitir al jugador es que está manejando el ordenador de un hacker. Es entendible que a veces un título se quiera expandir a diferentes plataformas. Sin embargo, en este caso lo considero un error. Al no existir teclado y ratón, el puntero del interfaz lo manejas con el joystick o, si estás en modo portátil, está la posibilidad de usar la pantalla táctil para manejar las ventanas. Sin embargo, ya en este punto hay inconvenientes, porque el control es impreciso y el interfaz es demasiado pequeño para que sea de fácil manejo con los dedos. Luego también está el teclado. Al no existir uno en Switch, éste se divide en dos partes que manejaremos con los joystcks y los gatillos de los joy-cons. La combinación es incómoda y ralentiza mucho la escritura en el juego, en el que básicamente estaremos haciendo eso durante toda la trama.

Me sabe muy mal decirlo, pero el port a Switch destruye la experiencia y la inmersión por completo. Acaba resultando en un juego tremendamente frustrante para el jugador. Es tan lento trabajar en él que muchas veces he usado papel y boli para evitar el teclado. Y el juego puede expulsar a muchos jugadores de la experiencia por el hecho de tener a veces unos puzles muy complicados, pero es imperdonable que la gente lo pueda abandonar, y seguramente lo abandone, por el mal control que posee. De verdad, es un juego que roza lo injugable. No tiene ningún sentido jugarlo en Switch, este juego está pensado por y para PC y la experiencia se va al traste completamente en la consola de Nintendo.

Layout de los controles en el que se ve el teclado partido por joycons
Esta es la apariencia de los controles

Mainlining es un juego que, en lo personal, me ha encantado. Sus historias de hackers y espionaje me han tenido pegado a la pantalla durante un buen rato. Sin embargo, no puedo recomendar en absoluto esta versión para Nintendo Switch. Me sabe fatal, porque no hace justicia al conjunto general del videojuego y porque se ve el cariño que le han dedicado los desarrolladores para llevarlo a cabo. Pero es que es casi injugable. El tosco control te expulsa de la experiencia y no se puede disfrutar, a no ser que seas tan cabezón como yo. Simplemente he descargado su demo en Steam para ver el cambio que daba al jugar en PC y supongo que ya os imaginaréis mis conclusiones. ¿Mi recomendación entonces? Si os gustan este tipo de historias, ambiente y mecánicas jugables, adquiridlo sin ninguna duda, es un buen juego. Eso sí, por favor, para PC.

Mainlining

Correcto - 5.5

5.5

Correcto

Mainlining es un buen juego en la consola equivocada. Si os gustan las historias de espías y hackers, os recomendamos encarecidamente que adquiráis la versión de PC.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Antonio Ríos

Ingeniero Multimedia en proceso. Amante del cine palomitero de nacimiento y fotógrafo a medias. También me interesa todo lo relacionado con la música y bandas sonoras. Con que un videojuego tenga una historia interesante y sea divertido de jugar, a mi ya me tiene ganado.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X