Artículos

El año del dragón y el resurgir de Hearthstone

La nueva expansión y las decisiones de la compañía han ayududado a mejorar la experiencia de juego

El día 9 de abril fue lanzada El Auge de las Sombras, la nueva expansión de Hearthstone. Esta será la primera en el año del dragón, con el que salen del formato standard las expasiones más antiguas. Este cambio ha supuesto una gran mejora a ojos de los jugadores.

Esta nueva expansión ha traído consigo la aventura Golpe en Dalaran, cuyo penúltimo capítulo vio la luz hace pocos días. Así, podemos disfrutar ya de cinco de los seis capítulos que la componen, siendo el primero totalmente gratuito. Sin embargo, el resto de capítulos costarán un total de 750 de oro o 20 euros, al contrario que las anteriores que fueron gratuitas.

Además, la expansión añadió al juego un total de 136 cartas, de nuevo con dos legendarias nuevas por clase. Las mismas incluyen tres mecánicas totalmente nuevas, así como algunas que ya habíamos visto en anteriores expansiones. Y son estas cartas las que han supuesto una mejora de la experiencia de juego. Sumadas, sobre todo, a la salida de muchas cartas que llegaron a considerarse tóxicas para el metagame.

Fue en 2014, tan sólo medio año después de la salida del juego definitivo, cuando Blizzard sacó Goblins vs Gnomos. La primera expansión del juego supuso una revolución para el mismo, añadiendo 123 nuevas cartas con mecánicas innovadoras. Aunque el juego ya había añadido tres meses antes la aventura La maldición de Naxxramas, que añadía menos cartas y ofrecía un nuevo modo para un jugador, fue la expansión la que lo cambiaría todo.

Tras la misma, se unieron un montón de nuevos jugadores, llamados por la novedad del juego. Y es que las nuevas mecánicas buscaban aprovechar el potencial que presentaba un juego de cartas digital. Esta característica era entonces novedosa en la industria y a través de la expansión Hearthstone exploró nuevas maneras de explotarlo. Además de las clásicas mecánicas de combinar cartas de la misma raza, ya vistas en Magic The Gathering, el juego añadió cartas con efectos aleatorios que se popularizaron rápidamente.

Uno de los mazos que más fuerza consiguió fue el Mech Mage, basado en jugar muchos esbirros de bajo coste y de raza robot, que acaba de ser añadida. Estas cartas se combinaban para otorgar al jugador Piezas de repuesto, hechizos de coste uno que mejoraban a nuestros esbirros. Sumando a ello los hechizos de daño propios de la clase de Mago, conseguíamos un mazo capaz de acabar con nuestro rival en pocos turnos, antes de que pudiera responder.

Por otro lado, algunas de las cartas añadidas resultaron ser increíblemente fuertes, y se incluían por defecto en muchos mazos. Ejemplos de ello los encontramos en la Trituradora pilotada, el Lanzagujas, la Bomba de luz o la Doncella escudera. Sin olvidarnos del legendario Dr Boom, cuyo impacto en las partidas era tal que todos los mazos la incluían, y contaban con respuestas contra ella. Esto hizo crecer en popularidad al Cazador de fieras, que empezó a verse en cada partida y terminó nerfeado.

Con los años, Blizzard siguió lanzando cada tres meses una nueva expansión al juego. Aunque hasta 2017, se intercalaban con aventuras. Ese mismo año, y debido a la gran cantidad de cartas ya existentes, la compañía decidió crear dos nuevos formatos de juego. El formato Salvaje permitiría jugar todas las cartas disponibles, mientras que en standard sólo podrían jugarse las clásicas y las añadidas durante el año en curso y el anterior.

Esta medida supuso un cambio importante, sacando del juego común algunas de las cartas más problemáticas, como las mencionadas de Goblins VS Gnomos o el Contendiente misterioso, añadida en El Gran Torneo. Con ello, no sólo conseguían reavivar el juego, cambiando cada poco la manera de jugarlo, si no eliminar los mazos que los jugadores consideraban tóxicos.

Sin embargo, las nuevas expansiones que tuvo el juego no ayudaron a solucionar el problema. Con cada expansión, el equipo de desarrollo se las ingeniaba para crear alguna carta que sobresaliera entre las demás por su poder. Así, llegaron a Hearthstone mazos ya famosos como el Mago OTKcapaz de acabar la partida en un turno sin opción a respuesta. También será recordado el Druida Jade, capaz de invocar cada turno esbirros con estadísticas enormes, haciendo imposible lidiar con todos ellos. Y cómo olvidarse del Pícaro misión, que tras unos pocos movimientos podría invocar esbirros con cinco puntos de ataque que atacarían en el mismo turno, haciendo una gran cantidad de daño.

El formato standard había ayudado a librarse de algunos de los mazos más abusivos. Pero los diseñadores no aprendieron la lección, y siempre aparecían nuevas maneras de ganar sin ningún esfuerzo. Tras casi cinco años, muchos de los jugadores abandonaron sus cuentas, debido a que el metagame siempre acaba copado por dos o tres mazos contra los que no era nada agradable jugar.

Tras el lanzamiento de El bosque embrujado en abril de 2018, el director del juego Ben Brode, decidió abandonar la compañía, con el objetivo de crear la suya propia. Tras su salida, salieron dos nuevas expansiones pertenecientes al Año del cuervo, las cuales llamaron la atención de los jugadores. El Proyecto ArmagebumLa arena de Rastakhan fueron al principio decepcionantes para la mayoría. Las cartas añadidas eran más simples que las vistas hasta ahora, y con un potencial menor.

De esta manera, Hearthstone vivió un estancamiento que duró casi un año. Las cartas antiguas eran tan fuertes respecto a las nuevas que estas quedaban eclipsadas. Los mazos más jugados fueron prácticamente los mismos durante muchos meses, variando mínimamente con alguna carta nueva.

Hasta que llegó El año del dragón. Las expansiones disponibles han quedado limitadas a cuatro, siendo las tres reveladas en 2018 y la nueva El Auge de las sombras. De esta manera, las cartas disponibles en standard son aquellas que sorprendieron en su momento por su sencillez. Los mazos que la comunidad ha creado con ellas están más equilibrados, pues apenas existen cartas que despunten en exceso. Finalmente, el equipo ha realizado diversos nerfs a cartas que podían causar problemas, además de algunos buffs. Durante todos estos años, se hicieron cambios en muchas cartas para reducir su fuerza, sin embargo, por primera vez en su historia el juego incluyó cambios que pretendían aumentar el potencial de algunas cartas. Esta noticia agradó a muchos jugadores, que vieron un futuro a cartas que, aunque interesantes, estaban desaparecidas en el juego.

Actualmente todas las clases jugables disponen algún mazo con el que poder llegar alto en las clasificaciones online y ninguno de ellos supone un abuso sobre los rivales. Tras muchos años, los jugadores de Hearthstone disfrutan de un metagame equilibrado, que ha hecho volver a muchos de los que en su momento lo abandonaron.

Esto podemos verlo en el análisis que Hearthstone Mathmatics ha hecho del juego actual.

Etiquetas

Kalay

Nací con un mando de la PS2 entre mis manos y crecí pegado a las pantallas hasta hacerme productor. Deseo devolver a la industria todas las horas de diversión que siempre me ha dado.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X