AnálisisPC

Warhammer: Chaosbane – Análisis PC

Lucha contra el Caos por la gloria de Sigmar

El mundo de Warhammer es uno de los mundos más prolíficos para toda clase de juegos, novelas, productos y creaciones. Su calidad suele ser bastante irregular, pero por lo general siempre es sinónimo de, como poco, algo interesante.

En este caso, Warhammer: Chaosbane nos< ofrece una experiencia que evidentemente bebe de sagas como Diablo de una manera a veces demasiado similar. Aun así, estas similitudes se comprenden ya que, en un camino abierto por otros, lo lógico es seguir sus pasos.

Después de una guerra que ya hemos ganado, El Imperio está de celebración. Magnus derrotó a Asavar ku con todo su ejército y la ayuda de cuatro grandiosos héroes. A diferencia de otros juegos, aquí el mal ya ha sido vencido y por lo tanto los héroes principales ya tienen su reconocimiento, pero no habría trama sin un enfrentamiento y es que el mal no ha sido vencido del todo. Sufrimos un misterioso ataque que acaba con Magnus atrapado en un maleficio que parecer haberlo matado, y por si fuera poco se nos culpa a nosotros. El malentendido se acaba aclarando, pero ahora queda pendiente encontrar la cura para la maldición y derrotar a quien perpetró tan ruin ataque.

La narrativa de Warhammer: Chaosbane tiene puntos bastante buenos. Al principio y mediante las típicas imágenes hechas como en papel viejo junto una voz en off, se nos presentará al personaje que hayamos escogido y se nos hablará un poco de su pasado y sus características, además de por qué se vio envuelto en esta guerra. Si bien estos puntos son interesantes y suponen una línea narrativa bastante trabajada, en general el propio juego pasa un poco por encima de su propia trama en favor de hordas de enemigos y la acción frenética, lo cual es en parte comprensible en esta clase de juego.

Introducción de Warhammer Chaosbane
La introducción es de un estilo bastante utilizado ya, pero igualmente es bonita e interesante.

Al final, guardar el equilibrio entre historia y juego es complicado, y aunque las comparaciones son odiosas, Warhammer: Chaosbane no lo hace tan bien como otros juegos de su mismo género. Esto no quiere que decir que la trama esté mal hecha ni mucho menos, simplemente acaba siendo poco ambicioso, al menos en la superficie. Cabe destacar, y con mucho agrado, que en muchos puntos del juego tenemos detalles como vidrieras y demás que muestran imágenes del mundo de Warhammer, con el estilo clásico de las ilustraciones, no como una declaración de nada realmente, pero sí como unos guiños que denotan cierta consciencia del mundo en el que se basa.

El combate es frenético. Mientras recorremos mazmorras y conseguir objetos por doquier, destrozaremos a oleadas y oleadas de enemigos, algo muy típico en esta clase de juegos. Cada personaje nos ofrecerá una forma distinta de hacer esto y aunque la forma de combatir de estos es bastante clásica, es muy característica y llamativa.

Warhammer: Chaosbane nos da la oportunidad de utilizar cuatro personajes de diferentes razas, que realmente se sienten muy distintos a la hora de combatir con ellos:

  • Imperial: Personaje más genérico de todos, es el cuerpo a cuerpo estándar por antonomasia. Es interesante en ciertos aspectos, pero pude llegar a ser demasiado simple y típico en comparación con el resto de personajes.
  • Enano Matador: Sin duda, la estrella para muchos; un personaje brutal que vive de la furia de sus hachas, aunque más expuesto que el imperial, es una máquina de matar nata. Uno no puede evitar meterse en la batalla con sus habilidades de impacto y ataque, pero esto puede ser un problema si os descuidáis.
  • Elfa Silvana: Llegada del bosque Athel Loren, la elfa silvana vive por la aventura y la acción; le gusta meterse en líos y siempre se lanza al misterio. Personaje de distancia y ataque múltiple, puede ser un poco complejo de usar en niveles altos, pero es algo que se compensa con su gran rango.
  • Alto Elfo: El mago que no puede faltar en todo equipo. Potente y espectacular, además dispone de mucho rango. Solo necesita mantener alejados a los enemigos para ser una bestia en batalla.Sobre todo según avanza el juego es uno de los personajes más descompensados, aunque en niveles altos se agradece esto.

El sistema de combate y de desarrollo es muy similar al propio Diablo 3. Incluso el menú de objetos se parece, lo cual a muchos les puede hacer arquear la ceja. Pero realmente es algo que simplemente ayuda a que te familiarices con facilidad, y se percibe más como un estilo que otra cosa.

Enano matador combatiendo
El enano matador, una de las enseñas de Warhammer. Jugar con él es todo un gustazo de principio a fin.

Las habilidades se aprenden según subimos de nivel, y aunque no podemos decidir cuales aprender, si podemos decidir cuales usar. En este sentido crea unas dinámicas de crecimiento que nos dan margen a la hora de hacer a nuestro personaje algo más único. Pero todo esto se ve entorpecido por el hecho de que Warhammer: Chaobane tiene un end-game realmente escueto. Apenas hay objetos que conseguir y los desafíos son realmente un poco insulsos. Por lo que pese una primera sensación muy buena, el juego se desinfla según jugamos.

Jugar online es satisfactorio, como suele ser en esta clase de juegos. Aunque el número de partidas disponibles dependiendo de la hora del día variaran mucho y a veces jugar con gente que lleva un ritmo de juego, puede entorpecer un poco tu experiencia personal. Sobre todo, aconsejo jugar en este modo en una segunda vuelta o con colegas.

Sin duda estamos ante un juego bonito, sobre todo con el diseño de los protagonistas. Los enemigos también tienen diseños interesantes, aunque al final hay poca variedad y los entornos, aunque con detalles a veces pueden ser un poco monótonos, debido a ser mazmorra casi todo el tiempo. Aun así, es juego agradable a la vista, bastante bien optimizado en general.

Vidrieras de la catedral
Estamos ante un juego bastante vistoso que respeta mucho el propio arte del universo del que procede.

Hay que destacar un gran fallo respeto a la carga gráfica del juego, y es que el juego no tiene opciones de calibrado gráfico, al menos no a fecha de redacción de este análisis. No se puede cambiar prácticamente nada, y eso puede suponer un problema para gente con PC menos potentes que estarían dispuestos a sacrificar algo de calidad por poder jugar.

La banda sonora del juego es épica, pero no destacable. Pero cumple bien su función, acompañándonos en lo que líneas generales es un gameplay divertido y absorbente.

Pese a quedarse atrás en ciertos puntos, Warhammer: Chaosbane es un buen juego. Es divertido e interesante, utiliza bastante bien su mitología y su mundo para crear una experiencia que no te deja indiferente. Creo firmemente que esto puede dar pie a más juegos en el futuro cada vez mejores. Juegos que aprovechen esta licencia cada vez más y nos acaben dando algo no solo a la altura si no superior a la saga Diablo. Soñar es gratis.

Warhammer: Chaosbane

Puntuación Final - 7.5

7.5

Recomendado

Un juego divertido con bastante trasfondo que sin ser de los mejores de su género permite pasar muy buenos ratos.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Francisco Jose Moreno

Gran Fan del Zelda, Final Fantasy, Metal Gear y largo numero de Etc. Lo mío son los juegos que me divierten simplemente o los que me llegan a la patata. No creo que nadie pueda sentar cátedra en opinar sobre videojuegos.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X