AnálisisPS4

Five Nights at Freddy’s VR: Help Wanted – Análisis PS VR

Oda al jumpscare

Si hay un fenómeno que ha colapsado el género del terror, tanto en el mundo del cine como en el de los videojuegos, es el jumpscare o «susto salto». Las experiencias basadas en «susto saltos» son aquellas que basan todo el potencial de su terror en un susto que depende de una imagen potente que aparece de la nada, un sonido estridente a todo volumen, o de ambas a la vez. O al menos eso era lo que pensaba antes de jugar a Five Nights at Freddy’s VR: Help Wanted, el último título de Steel Wool Studios.

Nunca he sido un fanático de la serie Five Nights at Freddy’s (FNAF a partir de ahora); jugué a su primera entrega y, si bien la premisa me parecía interesante, la jugabilidad no acababa de engancharme porque en ningún momento experimenté terror o tensión, me daba igual cómo acabara la experiencia. Fui siguiendo a ratos cómo continuaban la propuesta las sucesivas secuelas, pero en ningún momento entré en la locura de su lore ni me sentía muy conectado con la marca. Este Five Nights at Freddy’s VR: Help Wanted se ofrecía como más de lo mismo, pero en realidad virtual. No era una premisa que me pareciera muy atractiva, pero me alegro de haberme equivocado. Five Nights at Freddy’s VR: Help Wanted no solo me parece una experiencia realmente entretenida, sino que me ha enseñado a darle más valor a los «susto saltos»: los «susto saltos» no son el final de estas propuestas, sino el principio. Eso sí, debo empezar el análisis con un apunte negativo: no está traducido al castellano, ni el doblaje ni los subtítulos. Esto dificulta mucho disfrutar al completo de la experiencia para aquel que no tenga nivel medio-alto del idioma.

Pensándolo con tranquilidad, es sorprendente que no se haya intentado adaptar antes la fórmula FNAF en VR, ya que el marco es perfecto: estás constantemente quieto en el mismo sitio (por lo que evitas gran parte de los problemas derivados de mareos) y no requiere de movimientos bruscos ni una amplia variedad de acciones. Five Nights at Freddy’s VR: Help Wanted puede jugarse tanto con el Dual Shock 4 como con los Move, pero la experiencia con los Move es más inmersiva; aun así ambos sistemas de control ofrecen buenos resultados.

Para aquellos que no conozcáis el universo de FNAF, su propuesta se basa en el acoso al jugador por parte de unos monstruos animatrónicos de una típica pizzería americana. Nuestra labor durante varios de los juegos de la serie es ejercer de vigilante y sobrevivir hasta el final de nuestro turno. Estaremos sentados en nuestro puesto con un montón de cámaras a nuestra disposición. Deberemos controlar la posición de los monstruos cambiando de monitor para ir siguiendo el recorrido que hacen, pues por las noches se despertarán e intentarán atraparnos. Si vemos que se acercan demasiado a nuestra posición podemos encender luces para frenarles, cerrar puertas a nuestro alrededor o incluso disfrazarnos con una de sus máscaras.

El problema es que contamos con un medidor de energía que se va desgastando con el paso del tiempo y con el uso que hagamos de los recursos a nuestro alcance, por lo que de esta forma se genera tensión desde muchos sentidos. Para empezar, el estar quieto en una misma posición mientras presencias cómo se acercan a ti esos enormes monstruos sin que puedas hacer nada, ya es bastante terrorífico de por sí. Si consiguen llegar a tu posición, te asaltarán por sorpresa y te pegarán un susto de muerte. Si a eso le sumas la excelente ambientación conseguida con la VR y la variedad de situaciones que se crean en las diferentes entregas de FNAF, tienes un fantástico título de terror con un planteamiento único.

Five Nights at Freddy’s VR: Help Wanted es interesante tanto para los veteranos de la franquicia como para los novatos: ofrece una recopilación de escenas sacadas de todos sus juegos hasta la fecha (los cuatro FNAF y el ¿spin-off? Sister Location), pero con el añadido de experimentarlo todo en VR, minijuegos creados para la ocasión y coleccionables para recoger y canjear por premios en todos sus niveles (además de multitud de elementos con los que interactuar en VR). Aunque hayáis jugado a todos los juegos de la serie, os aseguro que no estáis preparados para la tensión de ver a Freddy o a Chica a tamaño real. Los sonidos por los pasillos, el agobio de ver cómo se acercan… aquella experiencia insulsa que experimenté en su momento se ha convertido en una de las más tensas que he tenido últimamente. La sensación de verte solo en la oscuridad, escuchando toda clase de sonidos y con la única luz de los televisores y la linterna… me ha costado mucho jugar a este juego más de veinte minutos seguidos por la tremenda tensión a la que te somete. No es mi tipo de terror preferido, pero debo reconocer lo intensa que resulta la experiencia.

Arreglando a Freddy
El minijuego en el que arreglamos a los robots es divertido, original e imponente

Además los minijuegos exclusivos de Five Nights at Freddy’s VR: Help Wanted son bastante divertidos y originales: uno de ellos es un taller en el que reparamos a los robots. Deberemos ir siguiendo las confusas instrucciones que nos llegan por radio para arreglar a los animatrónicos: quitarles trozos de comida o volver a ensamblarles piezas; si nos equivocamos, podéis imaginar qué pasará. En otro de los añadidos deberemos reparar conductos de ventilación a la par que resolvemos pequeños puzles de botones y palancas. Por supuesto nuestros queridos amigos estarán acechando por los conductos para saludarnos cuando menos lo esperemos…

Para aquellos que no os gusten los «susto saltos», os recomendaría no acercaros al título, pues ese terror es el único lenguaje que maneja. Sin embargo, sí que he aprendido a valorar mejor este tipo de miedo que propone Five Nights at Freddy’s VR: Help Wanted: me recuerda mucho al capítulo de Padre de Familia en el que Brian puede darle un puñetazo a Stewie en el momento que él quiera, pero no tiene por qué avisarle. Stewie pierde la cordura por la anticipación de una consecuencia que no le va a gustar. Aquí pasa lo mismo: saber que vamos a tener un «susto salto» no es el núcleo de la experiencia, sino el no saber cuándo llegará.

Una escena típica de FNAF
El no poder moverse de la posición inicial es uno de los principales componentes de tensión

El hecho de ver cómo se acercan, cómo va bajando el nivel de energía, el decir: «¿se me habrá olvidado mirar una cámara?», «¿eso de ahí es Foxie?», «oh, Dios, voy a morir». La tensión derivada de ese proceso de anticipación de un susto final que es posible que no llegue es la base de la experiencia, acompañada de los excelentes gráficos, los sonidos y los carismáticos robots, hacen de esta franquicia una experiencia de terror muy respetable; la realidad virtual es el ingrediente extra que da sentido al resto del plato, siendo en mi opinión la forma más pura de disfrutar esta saga.

Five Nights at Freddy’s VR: Help Wanted es una gran experiencia de terror, y una fantástica forma no solo de conocer esta mítica franquicia, sino también de experimentarla desde un punto de vista mucho más terrorífico, impactante y, en mi opinión, acertado. El problema es que el juego viene totalmente localizado en inglés y sin apoyo de subtítulos. En un juego que tiene el humor como una de sus principales señas de identidad, y que muchas de sus fases dependen de las instrucciones que recibimos por radio, hacen que me sea muy difícil recomendar el juego a alguien que no goce de un nivel de inglés medio-alto.

Five Nights at Freddy’s VR: Help Wanted

Puntuaicón Final - 7.5

7.5

Recomendado

Five Nights at Freddy’s VR: Help Wanted es una gran experiencia de terror, y una fantástica forma no solo de conocer esta mítica franquicia, sino también de experimentarla desde un punto de vista mucho más terrorífico, impactante y, en mi opinión, acertado... pero en un juego que depende tanto de las conversaciones por radio y del humor de las mismas, no llegar traducido al castellano es un factor muy a tener en cuenta a la hora de hacerse o no con él.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Alejandro Morillas Tellez

Fisioterapeuta/osteópata de día, hipnoterapeuta cuando es necesario y apasionado jugador de videojuegos por la noche. Los primeros juegos que relaciono como favoritos son Catherine, Vanquish, Overwatch y Kingdom Hearts. Pero siempre estoy disponible para un Tekken, un Vermintide o una maratón de Metal Gear.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X