AnálisisPC

The Elder Scrolls Online: Elsweyr – Análisis PC

Tigre y Dragón

Los MMORPG son juegos que llevan varios años con nosotros. Desde el mítico Everquest o Ultima Online, pasando por Ragnarok OnlineWorld of Warcraft y llegando hasta Final Fantasy XIV, poco a poco el género ha ido puliéndose ofreciendo experiencias multijugador más complejas y ante todo distintas. Aunque algunos de los más antiguos citados siguen de plena actualidad, siguen saliendo día a día juegos que se ganan un hueco entre los más destacados. 

El juego que nos ocupa hoy no es nuevo. De hecho, lleva varios años siendo perfeccionado y ha pasado por varias fases de mejora que lo han convertido en lo que es hoy en día. Estamos hablando de The Elder Scrolls Online con su nueva expansión Elsweyr. Un juego que ha sabido reconvertirse a sí mismo con los años y que lleva desde antes de la expansión Morrowind, dándonos algo distinto pero parecido a los TES de toda la vida. Una experiencia multijugador masiva sobresaliente que no solo destaca por su sistema de combate activo sino por unas tramas principales y secundarias realmente trabajadas e inmersivas. 

Al igual que la expansión Summerset nos trajo un nuevo inicio para nuestros personajes y una nueva tierra, Elsweyr nos ofrece eso y mucho más. La tierra de los Khajitas es un lugar hermoso y soleado, con dunas y oasis. Un lugar lleno de mercaderes y de oportunidades donde se reúnen gentes y razas de todo Tamriel. 

Combate del Nigromante
La visión en primera persona nos da una perspectiva distinta, sobre todo permite disfrutar más de las magias.

No solo el ambiente exótico y los Khajitas nos darán la bienvenida, también tendremos que afrontar a los temibles dragones, de sobra conocidos si hemos jugado a Skyrim. Los dragones son muy poderosos y taimados, ya desde un principio nos atacarán y podrán todo nuestro mundo patas arriba, siendo este punto el principio de la trama de esta parte del juego. Como con el resto de expansiones, podremos acceder a estas tierras con nuestros personajes antiguos o crearnos uno nuevo que empezará allí directamente. De tal manera que si somos nuevos estaremos metidos en todo el meollo del asunto sin necesidad de quedarnos atrás argumentalmente. 

Sin duda los MMORPG son juegos a los que dedicar cientos de horas, como un pasatiempo diario que nos obliga a darle una visita día a día, y esto no solo se consigue con una trama principal, sino que se suele alargar con misiones secundarias que nos dan experiencia y objetos. En el caso de TESO, sus misiones secundarias son algo más especiales que la mayoría de juegos, ya que nos introducen en una serie de tramas accesorias que ampliarán nuestro conocimiento del mundo y de las gentes que lo habitan. Sin duda una actividad muy aconsejable si queremos exprimir este juego como toca. 

Después de todos los retoques que sufrió el juego, el sistema de combate se convirtió en algo a caballo entre los The Elder Scrolls de toda la vida y los sistemas de habilidades de los MMORPG más tradicionales. Lo bueno es que podemos combinar nuestras habilidades de clase en conjunto con el uso del arma y sus propias habilidades incluidas. De tal manera que, pese a haber un número algo limitado de clases, estas se desarrollan de maneras distintas y dan como resultados variaciones de las mismas. 

DragonKinght Argoniano
Podremos recuperar los personajes antiguos donde los dejamos, siempre con la posibilidad de viajar a las nuevas tierras.

Aunque tienen nombres distintos las clases sirguen a la clásica lógica de guerrero, pícaro, druida, mago, etc. De tal manera que son una combinación de nuevos conceptos agregados a lo que ya todos conocemos: 

  • Dragonknight: Guerreros natos, los Caballeros Dragón se mueven en primera línea, combinando la fuerza de sus armas junto con magias de fuego y de mejora de su fuerza. Bastante versátiles e independientes, son la típica clase que se buscan la vida ellos solos confiando siempre en su fuerza. 
  • Sorcerer: Clase de apoyo básica, son especialistas tanto en magias de ataque a distancia como defensivas. Si vamos solos tendremos que evitar los combates a corta distancia, a no ser que nos centremos en la defensa y aprendamos a usar armas potentes, o podemos ser el clérigo del grupo y centrarnos en curar a los demás. Es lo bueno de este juego, una misma clase puede variar bastante de un jugador a otro. 
  • Nightblade: Una clase equivalente a la de pícaro, con el Nightblade usaremos armaduras ligeras y el sigilo. Según avancemos decidiremos si queremos usar armas de filo o arcos, y eso definirá completamente el manejo que le daremos a nuestro personaje. Aunque tendremos una gran capacidad ofensiva, tendremos que tener cuidado con el daño que recibimos y si vamos en grupo de no ser el centro de atención de nuestros enemigos. 
  • Templar: La clase que más se define con su nombre, como buenos templarios tendremos un equilibrio entre fuerza y habilidades de curación. Sin duda la clase más independiente de todas y al mismo tiempo la más útil en equipo. 
  • Warden: El druida del equipo, utiliza magia de la naturaleza para dar apoyo a los demás. Al igual que el sorcerer debemos tener cuidado con los combates a corta distancia, aunque en este caso el Warden es algo más resistente. Esta clase viene con la expansión Morrowind. 
  • Necromancer: La última clase en ser añadida al juego y la novedad de Elsweyr. No solo nos permite llevar un tipo de juego distinto, mezcla de combate y magia, sino que aporta una mecánica novedosa en el mundo de los MMORPG. En este caso la nigromancia está prohibida, por lo tanto, si los NPC nos ven ejercerla, avisarán a los guardias para que nos arresten, algo bastante original y divertido. 

Además del combate, como buen The Eder Scrolls que se precie, incluye la interacción con los elementos que nos rodean. Podremos coger gran cantidad de objetos de casi cualquier sitio, pero hay que tener cuidado si estos objetos son propiedad de alguien ya que si nos pillan llamarán a los guardias para que nos detengan. Algo completamente accesorio como mecánica de juego, pero interesante a la hora de plantear una serie de interacciones y consecuencias con el mundo que nos rodea. 

Primer combate contra un Dragón
Los dragones nos atacarán al poco de empezar el juego, sobre todo para impresionarnos.

Como es normal en todos los MMORPG actuales, tendremos casas y gremios para formar así nuestros grupos y pasarlo genial. Sobre las casas no hay mucho que comentar ya que no hay ninguna novedad respecto al título base, pero en cuanto a los gremios hay que destacar el nuevo buscador de gremios, que nos permite unirnos a uno con facilidad además de poder buscarlo con las características que más nos interesen, ya sea idioma o un gremio de roleo, etc. 

En The Elder Scrolls Online hay muchos objetos: desde pociones, armaduras, armas, hasta materiales para construirlos. Todo esto es gracias a su sistema de oficios para la creación de objetos tan parecido al que tenemos en juegos como Skyrim. Esto permite que se convierta en una actividad por  misma, con un avance que requiere un cierto tiempo y dedicación. Y aunque no es una actividad obligatoria, se convierte en una buena forma de conseguir mejor equipo de manera alternativa o conjunta con el comercio del propio juego. 

Decir que estamos ante un juego bonito sería redundante, ya que se ha comentado en análisis anteriores como Summerset. Pero lo cierto es que sorprende ver el trabajo de desarrollo que se realiza con este juego, y que con lo grande que es ahora mismo, consiga guardar la coherencia estética y al mismo tiempo ser variado y bonito. Las texturas intentan respetar lo que la saga ha hecho a nivel gráfico, pero aportando nuevos detalles. Pese a ser un juego con tanto tiempo, el acabado hace que reluzca como una obra pulida y bien optimizada. 

La banda sonora, como no puede ser menos, es espectacular y épica, teniendo tanto temas que se reconocen, como por ejemplo cualquiera con la tonadilla de The Elder Scrolls, y temas que acompañan mientras vagamos por Elsweyr, en este caso, siendo igualmente recordables pero más ambientales. 

Abriendo cajas
Las cajas son completamente accesorias, pero nos pueden dar cosas interesantes.

Cada detalle de este juego está bien cuidado, y no escatima en recursos. Desde las magias hasta el vuelo de un dragón por el mapa, todo el juego está trabajado para crear un entorno que se percibe vivo y ante todo, amplio. El diseño de niveles en zonas amplias está pensado para abordarse de diferentes maneras, y si usamos o no el sigilo, puede cambiar en parte nuestra forma de superar las adversidades. Aunque las misiones sean las mismas, dos partidas nunca serán exactamente iguales ya que nuestro estilo de combate también cambia nuestra percepción de la acción. Todo esto se produce gracias a su sistema de combate, que además de darnos diferentes habilidades nos da la oportunidad de bloquear los golpes y hacer contraataques, de manera que tendremos un control sobre el combate alejado del simple pulsar botones de los MMORPG más clásicos. 

La calidad de la narrativa se refleja no solo en sus tramas sino en las conversaciones con los personajes. Las voces hacen que todo tenga más matices y le da un trasfondo al juego que supera en mucho a otras obras de su género. En todo caso, la pega es que el juego no está en castellano, un defecto importante a estas alturas de generación. Y si bien existe una traducción no oficial, aprobada por Bethesda, es un detalle un poco feo que tengamos que recurrir a ella, para tener gran parte del juego traducido, que no el 100%. Debería ser la propia compañía la que siendo consciente de la cantidad de seguidores que tiene en los países de habla hispana, tuviera el juego en nuestro idioma directamente. 

Otro elemento que nos puede hacer dudar son los micropagos, pero estos son realmente accesorios. Tenemos las típicas cajas que nos dan objetos con bonificaciones temporales y en todo caso pagar por ser un Imperial. Pero incluso esto último es secundario y acaba viéndose más como un DLC. En general, la experiencia básica de juego es increíblemente amplia y los DLC, aunque no obligatorios aportan bastante, ya que nos brindan una cantidad de horas que no podríamos ni abarcar y más si tenemos en cuenta las mazmorras, donde junto con la ayuda de otros jugadores lucharemos de forma épica. 

Jugadores por ahí
Tanto en el mundo exterior como en las mazmorras es normal encontrar a otros jugadores, de tal manera que podrás formar equipos improvisados y espontáneos.

The Elder Scrolls Online, es un juegazo como la copa de un pino, y con su expansión Elsweyr, más las expansiones que ya tiene, tenemos una cantidad de horas que no somos capaces ni de imaginar. Nos ofrece un sistema de combate dinámico, un mundo vivo y una narrativa que en términos generales se mantiene siempre sobresaliente, tanto en la trama principal como en las secundarias. Puede que algunas decisiones en las mecánicas o en el modo de adaptar este universo nos gusten más o menos, pero no se puede negar que el conjunto del juego es ampliamente satisfactorio y que la experiencia que se vive en él no se parece casi a ningún juego del mismo género. 

A mi parecer, la mayor pega de este juego es el idioma, y aun así es algo que se puede compensar. Y el tema de los micropagos me parece bastante justo, contando que no tenemos pago mensual, a no ser que nos pillemos el servicio premium, que nos da una serie de beneficios que tampoco son necesarios para disfrutar del juego. Por lo tanto, pese a ciertas aristas estamos ante uno de los juegos más importantes de esta generación, que sin ser perfecto pone el listón muy alto en el mundo de los MMORPG y en general en el mundo de los videojuegos. 

The Elder Scrolls: Online

Puntuación Final - 9

9

Imprescindible

Una expansión con mucho contenido y parte de uno de los mejores MMORPG del momento.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Francisco Jose Moreno

Gran Fan del Zelda, Final Fantasy, Metal Gear y largo numero de Etc. Lo mío son los juegos que me divierten simplemente o los que me llegan a la patata. No creo que nadie pueda sentar cátedra en opinar sobre videojuegos.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X