AnálisisSwitch

Darkwood – Análisis Switch

Todos los caminos llevan al bosque

Mi historia con los juegos de terror ha sido muy curiosa. Desde que tengo recuerdos siempre he adorado el género, sobre todo en el ámbito del cine: veía película tras película. Y la verdad es que en muy pocas ocasiones he pasado miedo, aunque para mi seguía siendo entretenido. Entonces entraron los videojuegos a la ecuación. No recuerdo mi primera experiencia, pero sí recuerdo que una de las primeras fue el famoso Slenderman: The Eight Pages.

Pasarlo mal es quedarse corto. Solo era capaz de caminar mirando al suelo, y no hablo del personaje, hablo de mí. Por eso siempre he tenido esta relación de amor y odio con este género. Aunque ya hablé en mi análisis de Aparment 327 de cómo es muy fácil romper la tensión que se genera en este tipo de títulos.

Entonces llegó a mis ojos Darkwood, un juego de terror y supervivencia con muy buena pinta. Inocente de mí pensé que al ser un juego en 2D con una cámara aérea me daría más confianza. Estaba muy equivocado.

La premisa de Darkwood está rodeada de misterio y solo nos da la información necesaria. Somos una persona que ha acabado en un bosque maldito del que, por lo que se rumorea, no se puede escapar. O eso es lo que se cree.

Pero el bosque en sí es quien lleva la historia, nosotros solo somos una mera víctima. Un lugar compuesto por prados, árboles (como es obvio) y muchos edificios ya consumidos por las raíces. Todos estos lugares están habitados por diferentes animales, criaturas y hasta algún humano. Que sean agresivos o nos ayuden será algo que deberemos descubrir por nosotros mismos.

Aunque este no es el verdadero peligro del bosque. Cuando de verdad estemos en problemas será cuando caiga la noche. Nunca estar a oscuras. Es la regla de oro que Darkwood nos implementará en la cabeza constantemente. Si no nos encontramos en el espacio seguro de nuestro hogar al caer el sol, podemos ir diciendo adiós a nuestra vida.

Durante las primeras noches, hay que ser lo más precavido posible ¿Espera, quien llama la puerta?

Con toda esta información, veréis por dónde va la mecánica del juego. Recolectaremos diferentes materiales por el día, mejoraremos nuestro refugio y buscaremos misiones de los diferentes habitantes del bosque. Por la noche, en cambio, nuestro objetivo será solo uno. Sobrevivir. Todo tipo de eventos ocurrirán en nuestro refugio cuando estemos escondidos en él. Desde luces que se apagan solas a puertas que se abren o criaturas que intentarán matarnos en un abrir y cerrar de ojos. Aquí es cuando se lleva la definición de survival y de horror al máximo nivel.

Uno de los mejores factores de Darkwood es sin duda su ambientación. Acid Wizard Studio decidió basarse en sus raíces y usar como referencia espacio-temporal la Polonia de los años 80. Y menos mal que es así.

Este factor da mucha vida al juego, saliendo de la norma general y apostando por un lugar al que muchos no estamos acostumbrados, convirtiéndose en uno de sus puntos a favor a la hora de generar terror. Si creas un lugar de pesadilla que parezca real, ya tienes todo hecho.

La atención al detalle es parte de la responsabilidad de esta fidelidad. Ver periódicos de la época, revistas de coches, paquetes de cigarrillos y demás objetos comunes dan una capa de realismo que resultan ser el apoyo perfecto para sumergirnos de lleno en este extraño mundo. Esta forma de narrativa ambiental que ya hemos visto en títulos como Fallout Dark Souls es perfecta para este tipo de juegos donde escasean los personajes.

No todos los objetos son útiles, algunos sirven para dar realismo y ambientación al juego recordándonos donde estamos.

Por otro lado, el uso de la luz e iluminación es algo que se usa como un recurso tanto a nivel ambiental como mecánico. Aunque la cámara sea aérea, solo veremos lo que ocurre en un cono delante nuestra, y si no tenemos una fuente de luz equipada, ni eso. Esto provoca una tensión constante, ya que aunque «veamos» el terreno a nuestro alrededor, solo sabemos lo que hay enfrente de nuestras narices. Y ahí entra el sonido. Desde susurros, hasta ladridos lejanos pasando por ramas crujidas o extrañas corrientes de aire,

La guinda del pastel es la música. Mejor dicho, su ritmo. Darkwood sabe cuando debe guardar silencio y sabe cuando debe ir subiendo la música poco a poco para dar pie a la conclusión de la escena. Si no quieres perderte gran parte de su experiencia, usa cascos para sumergirte al completo.

Mecánicamente, Darkwood es una mezcla de varios juegos con un toque personal muy característico. Desde elementos RPG, hasta otros usados para su narrativa y sistema de diálogos sin olvidarse de su amplio sistema de crafteo.

Por el día será cuando realicemos la mayor cantidad de actividades. Explorar, recolectar y fabricar serán tres de los mayores pilares de este juego.

Por eso es muy difícil hablar de todas sus mecánicas, ya que tiene muchísimos pequeños detalles que juntos forman este juego. Digamos que se puede resumir en que todos los elementos de Darkwood buscan dar un enfoque lo más realista posible sin sacrificar su jugabilidad.

El ejemplo perfecto que se me ocurre para esto es el sistema de comercio. A lo largo del juego nos encontraremos diferentes personajes que aparte de darnos misiones, nos dejará comerciar con ellos. La gracia estÁ en que en este lugar no existe el dinero, así que ¿cómo comerciamos? Muy simple, con nuestra propia reputación.

Esta mecánica es única por un simple motivo. Nuestra reputación es diferente con cada comerciante, así que deberemos saber a quien vender en cada momento y con quien nos conviene comerciar más. Básicamente, el comercio se reduce al trueque, pero con un valor numérico para que se haga de forma más sencilla.

Este enfoque está aplicado a todas sus vertientes. El mapa no nos dirá donde estamos exactamente, si no que dirá en qué ubicación nos encontramos, si es que estamos en una. El subir de nivel nos proporcionará ventajas muy ventajosas, pero a cambio debemos aceptar un precio, resaltando que nuestro personaje no evoluciona, sino que muta.

Los personajes no solo están para comerciar, podemos conseguir información, aceptar misiones e incluso enseñarles diferentes objetos que hemos ido encontrando.

En definitiva, Darkwood sabe juntar muchas mecánicas de diferentes lados y conseguir que casen de una forma sutil que consigue sumergirnos más en este mundo. Como el propio juego dice, una vez entras en el bosque no hay salida.

Siento que me dejo algunas cosas sin mencionar, como por ejemplo lo incómodo que resultan puntualmente los controles en Switch o que la muerte sea o bien muy dura para el jugador o que apenas afecte, dependiendo de la dificultad. Pero si no le he dedicado una buena parte del texto es porque no es algo que arruine la experiencia en ningún momento de forma grave, si no que más bien chirría en lo que por el resto es un sistema de engranajes que funciona perfectamente.

Darkwood me ha hecho pasar auténtico miedo jugándolo en lugares como el metro. Creo que pocos juegos pueden presumir de eso, y menos aún sin recurrir a los sustos baratos. Su ambientación es lo que lo hace brillar y lo que causa verdadero terror.

Espero saber más de Acid Wizard Studio en un futuro, porque si este ha sido su pistoletazo de salida, solo podemos imaginar lo que pueden llegar a hacer en sus siguientes juegos.

Darkwood

Puntuación Final - 8.5

8.5

Recomendado

Un survival horror que se centra en meterme de lleno en su mundo. Y lo consigue de una forma sobresaliente

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Regas

Jugando desde que era capaz de sujetar un mando. Amante de los RPG y la narrativa en general. Con suerte futuro diseñador.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X