AnálisisPS4

Undead Horde – Análisis PS4

Las gallinas iniciarán le era de los muertos

La compañía 10Tons nos ofrece la posibilidad de encarnar el señor de los muertos en Undead Horde, un título que combina elementos de estrategia, RPG y acción en un curioso cóctel con un resultado bastante satisfactorio. Su mezcla de mecánicas es el equivalente a que Medievil y Overlord tuvieran un hijo, todo desde la perspectiva de la vista isométrica y aderezado con algo de humor.

Desde su inicio, Undead Horde nos deja bien claro que el humor estará presente durante la aventura. En la escena de introducción nuestro protagonista se presenta como un poderoso nigromante que, siglos atrás, fue derrotado por el paladín Benevictor y encerrado en una urna mágica. Bien, todo empieza con un carácter fantasioso, épico y oscuro, pero pronto nos daremos cuenta de que el tono de esta obra está cargado de humor. En un pequeño vídeo vemos como un pollo (o gallina) se acerca a la urna que mantiene encerrado el temible poder de nuestro nigromante y, por accidente, lo libera al romper la vasija de un picotazo.

El pollo que inició la era de los muertos…

Este animalillo será nuestra primera víctima y esbirro, ya que, a modo de introducción, tendremos que matarlo para luego alzarlo como un no-muerto. Después de este momento tendremos que realizar el típico tutorial para hacernos con las mecánicas básicas antes de empezar con la historia. Nuestro objetivo será acabar con nuestro archienemigo, el paladín Benevictor, y para llegar hasta él tendremos que someter al mundo de los vivos y convertirlo en nuestro reino de muertos. Una historia sin demasiadas complicaciones que deja claro que lo importante de este título es la experiencia de juego.

Como comentaba, el humor es el principal rasgo de carácter del juego. Ejemplo de ello es el nombre de algunos objetivos y trofeos, como el “Kinhamo Fried Chicken” que obtenemos al acabar con cierta cantidad de pollos. También lo son los guiños a personajes famosos del cine o la televisión que encontramos durante el juego, como un esqueleto llamado Mr. White con un curioso parecido al protagonista de Breaking Bad o un vendedor de bastones mágicos llamado Hellivanders.

Undead Horde se juega desde una perspectiva isométrica al estilo de títulos como Diablo III o Dead Nation, entre muchos otros. Esto nos permite visualizar un amplio espacio a nuestro alrededor, lo que es ideal teniendo en cuenta las mecánicas del juego. Para llevar a cabo nuestra conquista nos valdremos de nuestros propios poderes y de los ejércitos de no-muertos que alcemos. Nuestro nigromante puede atacar y lanzar hechizos, valiéndose del equipo que encontramos por el mundo, ordenado en esquema cromático de poder al estilo de cualquier RPG clásico.

Tendremos que equipar un arma melé en una mano y un bastón mágico en la otra, para golpear y lanzar hechizos respectivamente. Para realizar estas acciones disponemos de un esquema de control lo más sencillo posible, un gatillo para cada acción. Eso sí, lanzar hechizos consumirá nuestra barra de maná. Además de esto podremos llevar anillos mágicos, que nos permitirán potenciar ciertas características de nuestros súbditos, y un libro mágico que servirá como potenciador de atributos de nuestro personaje.

Sin embargo, nuestro principal instrumento de ataque será la legión de no-muertos que llevemos con nosotros. Para alzar a los muertos podemos seguir dos métodos: podemos revivir los cadáveres de los enemigos que aniquilemos durante nuestra conquista simplemente pulsando un botón junto a ellos, aunque esta habilidad tendrá su correspondiente tiempo de enfriamiento. Por otro lado, tenemos la Cripta del nigromante, un espacio que hará de refugio en el que desbloquearemos estatuas de los distintos tipos de enemigos que hayamos derrotado y que nos permitirá crear la versión no muerta de los mismos. Sin embargo, la cantidad de esbirros que podamos llevar está limitada por nuestra barra de comando. Cada unidad tiene un coste distinto en función de su poder, y una vez que alcancemos nuestra capacidad máxima de comando no podremos invocar más unidades hasta que vayan muriendo.

Como en todo buen RPG, completar tareas y aniquilar enemigos nos otorgará experiencia para subir de nivel, y al hacerlo accedemos a la que me parece una de las mecánicas más divertidas del juego. Con cada nivel tendremos que elegir entre tres cartas, cada una con títulos como “El Emperador”, “La Espada” o “El Ermitaño”, entre otras. Todas las cartas potenciarán todos nuestros atributos (fuerza, vida, maná, capacidad de comando y probabilidad de crítico) pero cada una lo hará en distinta medida. Esto nos permitirá decidir, hasta cierto punto, el estilo de juego al poder centrarnos en la eficacia de nuestros propios poderes o golpes, o en potenciar la capacidad de nuestra horda de zombis.

Además, la Cripta del Nigromante nos ofrecerá un espacio en el que mejorar a nuestro personaje en otros aspectos. Desde aquí podremos acceder a tiendas de todo tipo de equipo y a las estatuas de invocación de esbirros y héroes no muertos. Además, si completamos el 100% de un nivel podremos recibir una recompensa de equipo de manos del guardián de la cripta. ¿A que recuerda a la Galería de los Héroes de Medievil?

Undead Horde nos presenta un mapa con un total de 38 ubicaciones explorables, agrupadas en distintas zonas como bosques, desiertos o cavernas. En cada uno de estos niveles encontraremos distintos objetivos, tanto de la misión principal como misiones secundarias. Además, podremos encontrar secretos en forma de cofres a medio enterrar en el suelo o habitaciones secretas en las mazmorras. También tendremos la posibilidad de conquistar cada una de esas ubicaciones y convertirla en dominios de la muerte. Para ello tendremos que aniquilar a todos los seres vivos del lugar y destruir todos sus edificios. Como ocurre en los juegos de estrategia, los enemigos disponen de cuarteles donde generar más unidades y torres defensivas. Para lograr el 100% debemos erradicar todo esto.

La manera más efectiva de hacerlo suele ser mandar a nuestras tropas a por las unidades enemigas mientras que nosotros echamos abajo los edificios. Hechizos como la bola de fuego son especialmente efectivos en estas situaciones.

Por desgracia, la duración del juego puede pasarle factura hacia los compases finales, ya que empezará a hacerse monótono y repetitivo. No es algo insalvable, ni mucho menos, la experiencia de juego en líneas generales compensa ese fallo, pero un mapa algo más reducido hubiera conseguido un resultado más equilibrado. Sin embargo, si aún con todo nos quedamos con ganas de más, el juego nos permite reiniciar el mapa una vez que lo terminemos e iniciar una “Segunda Era” en la que nos enfrentaremos a un desafío más exigente, pero conservaremos los avances de nuestro personaje. Vamos, un modo NG+.

Uno de los principales alicientes que encontré en Undead Horde fue la cantidad y variedad de unidades controlables. Nos ofrece un total de 27 unidades comandables, además de los héroes a los que desbloquearemos tras derrotarlos en la aventura. Aunque en su mayoría serán unidades militares, como arqueros o caballeros, tendremos mucho dónde elegir. Por ejemplo, nos encontraremos con orcos, gigantes o magos. Por otro lado tendremos unidades animales como lobos, osos, escorpiones venenosos o los “temibles pollos”.

Cada unidad tendrá un coste de comando distinto, por lo que en función de las combinaciones que hagamos podremos llevar más o menos súbditos a nuestro servicio. La invocación más barata es el pollo; casi desde el inicio podremos crear una horda de 50 unidades. Eso sí, son muy débiles, como puedes esperar. Con la barra de comando mejorada podemos (en teoría) comandar varios cientos de pollos, pero cuando lo intenté llegó un punto en el que el juego no pudo más y dio error.

Es interesante experimentar con las combinaciones, como llevar dos gigantes que lancen rocas mientras que los soldados mantienen a los enemigos a raya, o incluso llevar una legión de perros imbuidos en peste para que envenenen a los enemigos.

Undead Horde nos dará una experiencia divertida y pulida, sin errores graves (salvo la sobrepoblación de pollos) y que aúna mecánicas de géneros muy distintos con una simpleza brillante. El único punto negativo que se le puede achacar es la monotonía que se percibe a largo plazo.

Undead Horde

Puntuación final - 7

7

Interesante

Diversión a base de mezclar de manera simple y directa elementos de distintos géneros, con un acabado muy divertido cuyo único fallo es la monotonía a largo plazo.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

JaviMGarcia

Made in 1992 y pegado al mando de una consola desde del 97. Aspirante a alcalde de Raccoon City, a cazador de Yharnam y a periodista de videojuegos. Si me quieres encontrar busca la consola más cercana.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X