AnálisisSwitch

Koral – Análisis Switch

La belleza de nuestro mundo

Vivimos en un mundo difícil. Aunque podemos disfrutar del gran auge de la tecnología, tenemos algunos de los problemas más graves que jamás han amenazado nuestro planeta. El cambio climático, la extinción de diferentes especies de animales, la gran cantidad de contaminación, la tala de árboles, el estado de nuestros océanos y mares, todos los ecosistemas que viven allí y un gran etcétera.

¿Adonde quiero llegar con todo esto? Pues que Carlos Coronado, creador de Infernium, ha creado un juego en el que se habla de este tema, y en el que trata de crear una consciencia sobre un problema de los muchos que actualmente ocurren en nuestro planeta. El estado de nuestro mares y océanos, y más específicamente, de los corales de nuestro mundo.

Este título, obviamente, es Koral. Un juego donde controlaremos una pequeña corriente de aire que tendrá que recorrer el océano a través de diferentes escenarios.

Para conseguir superar los diferentes puzles que nos encontraremos iremos recogiendo luces. Estas luces nos permitirán activar diferentes corales, normalmente con la idea de eliminar una barrera de contaminación que nos impide avanzar. Más que encontrarnos ante una historia propiamente dicha, estamos simplemente ante un viaje.

Koral logra que el jugador, sin necesidad de un solo texto a modo de tutorial, entienda las mecánicas del juego rápidamente y se sienta bien al descifrarlo por sí mismo. Los elementos se van introduciendo poco a poco para que el jugador tenga tiempo de experimentar con ellos y comprenderlos. En los primeros compases del juego nos encontraremos con desafíos muy sencillos con una sola mecánica, que irán evolucionando poco a poco.

Por último, el diseño de los niveles tienen una curva de dificultad casi perfecta. Al principio tendremos muchos pequeños puzles muy sencillos y cuanto más avancemos, más se complicará. Pero cuanto más complicados son, menos serán los necesarios para pasar al siguiente nivel. Además, tendremos zonas donde descansaremos y avanzaremos por el mar sin obstáculos con bastante frecuencia para impedir que nos saturemos en sesiones largas.

Todo en este juego rebosa calma: no hay muerte ni peligros, no hay ningún tipo de prisa e incluso tu mismo te mueves de forma lo suficientemente lenta para disfrutar cada segundo del juego, pero lo suficientemente rápido para no impacientarte.

Como recompensa por avanzar iremos descubriendo pequeños cuadros de texto que nos brindarán datos curiosos sobre los corales, la vida marina y bastantes datos de interés. Algunos están a nuestra vista y otros estarán cubiertos por pequeños puzles o escondidos en algunos rincones.

El apartado que más resalta de Koral es, sin lugar a dudas, su diseño artístico. Se ve precioso en todo momento y creo que esto es algo en lo que nadie podría estar en desacuerdo. Pero si solo digo eso no llegaría ni a rozar la superficie de este apartado.

La principal herramienta del juego es la luz y no es difícil ver la razón de ello. En Infernium ya vimos un uso de la luz muy característico, en el que los enemigos no se escondían en la sombra como suele ocurrir en los survival horror.

Lecho marino lleno de luces en Koral
El uso de la luz en el diseño artístico de Koral da lugar a escenas preciosas.

En cambio, en Koral la luz significa el avance y simboliza la vida. Para activar los corales tendremos que llevarles pequeñas luces. La contaminación tiene un tono oscuro, y mientras el nivel siga sin resolverle seguirá teniendo un tono más apagado. Cuando consigamos resolver el acertijo, una gran cantidad de luces abordará la pantalla y todo se llenará de diferentes animales marinos que brillan de multitud de colores, como una especie de recompensa completamente estética para el jugador.

Aparte, la luz sirve para identificar con qué elementos podremos interactuar, ya que todos ellos brillarán con un tono para que no nos perdamos en ningún momento dentro de un puzle.

Hablando de eso, el color también cumple una función muy importante. Los diferentes corales tienen su propio color para identificarlos (aunque algunos comparten el naranja). Además, los que no estén activados serán de un llamativo color blanco para que podamos identificarlos sin problemas.

En definitiva, cada detalle está pensado para guiar al jugador y que se sienta cómodo y seguro, sin provocar por ello que el juego sea demasiado simple.

Koral, como toda obra de arte, busca transmitir un mensaje y creo que es bastante obvio. Habla un poco en general de los ecosistemas marinos pero, como su nombre indica, se centra en especial en los corales. Es una buena cuestión del que hablar porque aunque sea de importancia en el mundo, parece haber mucho desconocimiento. Pero aparte de su importante mensaje, también logra conseguir algo más cuando lo juegas y es una completa tranquilidad.

De vez en cuando nos encontraremos pequeños datos a modo de coleccionables que nos recordarán el mensaje del juego.

Todo en este juego rebosa calma:, no hay muerte ni peligros, no hay ningún tipo de prisa e incluso tú mismo te mueves de forma lo suficientemente lenta para disfrutar cada segundo del juego, pero lo suficientemente rápido para no impacientarte.

Ver las profundidades del mar, la vida marina, el relajante sonido de la música y el calmado movimiento de nuestra corriente de aire mientras pensamos en cómo resolver el acertijo que tenemos delante. Esa es la experiencia por la que apuesta Koral.

A lo que quiero llegar es que el ritmo de este juego está muy cuidado. Sabe medir muy bien las distancias y distribuir muy bien sus puzles más cargados y otros más sencillos o secciones sin ningún tipo de reto para dejar respiros entre desafío y desafío.

Por último, Koral no me ha transmitido solo una sensación de tranquilidad. En algunas ocasiones, debido al tema que trata, también me ha provocado preocupación y curiosidad. Gracias a esta obra he podido aprender sobre los ecosistemas marinos y las consecuencias del mundo moderno en ellos. Por desgracia, a veces su mensaje es un poco plano y solo roza la superficie de un problema que es mucho más grande.

Cuando me llegó la oportunidad de analizar este título no dudé un solo momento. Unos pocos segundos del tráiler de Koral me capturaron por completo y me hicieron lanzarme de cabeza a jugarlo.

Y me alegro mucho de haber tomado esa decisión porque, pese a ser una experiencia corta, he disfrutado cada momento de este juego. Se que es una experiencia que puedo vivir en cualquier momento y que va a causarme una sensación de calma increíble.

Cada elemento tiene un color característico. Por ejemplo, los corales verdes pueden moverse sin necesidad de un impulso.

Recomendaría Koral a cualquier persona que quiera pasar un buen rato, sentarse y relajarse. Creo que todo el mundo debería al menos probar este juego para experimentar algo diferente a lo que estamos habituados en este medio.

No puedo esperar a ver otros videojuegos que puedan hablar de temas igual de importantes y qué métodos usarán para hacerlo, sobre todo viniendo del mercado español que parece que últimamente está en auge.

Koral

Puntuación Final - 9.5

9.5

Imprescindible

Una experiencia única, que podría recomendar a cualquier persona, aunque es una pena que su mensaje a veces se quede un poco corto.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Regas

Jugando desde que era capaz de sujetar un mando. Amante de los RPG y la narrativa en general. Con suerte futuro diseñador.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X