AnálisisSwitch

Shakedown Hawaii – Análisis Switch

Grand Theft Switch Auto

Estaba viviendo los últimos días de vida de mi Nintendo 3DS; siempre he estado muy apegado a las portátiles y me dolía ver un futuro incierto para ellas. Aún así, tenía muchos títulos grandes pendientes y echando un vistazo por la eShop descubrí un juego «más pequeño» que me llamó la atención. El estudio Vblank Entertainment Inc. había llevado la formula de los GTA al un mundo de los 8 bits repleto de referencias a los clásicos de las décadas de los 80 y 90, dando como resultado Retro City Rampage, y qué bien quedaba toda esa locura en mi consola portátil.

Pasó el tiempo y la idea de Nintendo 3DS evolucionó al concepto híbrido de Nintendo Switch. Y al igual que todo va creciendo a un ritmo más ambicioso, la gente de Vblank Entertainment Inc. ha decidido subirse al tren de la progresión pero llevando un ritmo «más propio», dando el salto de su idea de Grand Theft Auto de los 8 bits a los 16 bits, repitiendo su formula de coches, disparos y humor con Shakedown Hawaii.

La historia de Shakedown Hawaii nos sitúa en una isla tropical donde las tendencias sociales van evolucionando a paso agigantado, moviendo a las masas hacia los puntos que más dan que hablar a base de entretenimiento. Este paso del tiempo está afectando a la cartera de The CEO, un «empresario» viejo y achacoso que va viendo cómo todo su poder va disminuyendo. Sus negocios se basan en cibers, videoclubs, discoplays, entre otros… Míticos comercios que dieron vida a todas nuestras aficiones durante la década de los 80 y 90. Pero al igual que en la vida real, Internet y las nuevas plataformas fuero cerrando uno a uno cada uno de esos negocios. Esta idea no le hace mucha gracia a nuestro protagonista y decide «adaptarse» a los cambios a su manera… tirando de actos ilegales repletos de balas y extorsiones.

Para esta aventura contaremos con la ayuda de dos personajes más; Scooter -un DJ fracasado que no sabe cómo seguir adelante sin infringir la ley- y Sal -el azote de los narcotraficantes-. Todos ellos con sus propios problemas, pero aún así nos echarán una mano en nuestro camino hacia el trono del dólar ofreciéndonos así un trío de locos al más estilo Grand Theft Auto V.

Cinemática de la introducción de los tres personajes
The CEO, Scooter y Sal son la «santísima» trinidad de esta aventura y siempre estarán preparados para solucionar las cosas, a su manera.

El título cuenta así con una historia sencilla, llena de explosiones, violencia y con altas dosis de humor. Perfecta para lanzarnos a la acción desde el primer momento. Por desgracia, no explota la fuerte personalidad del trío de protagonistas, dejando a Scooter y Sal en un papel demasiado secundario durante la mayor parte de la aventura y The CEO llevándose todos los focos por la descompensación de tiempo que sufre los otros personajes. Para los que hemos pasado por su precuela echamos muchísimo en falta todas esas referencias repletas de pullas a los grande iconos de los 90 que rozaban lo demandable. En este título han cedido un poco ese pedal para pisar otro que critica más las nuevas tendencias del mercado donde el streaming, DLCs y servicios como Netflix se llevan sus buenos palos.

Estamos ante un título de conducción y acción en 2D que bebe de las bases de los inicios la saga de Grand Theft Auto y continúa con esa formula que consiguieron hacer propia con su título anterior, Retro City Rampage; dejando a Shakedown Hawaii a nuestros mandos con una propuesta bastante continuista. Esto puede ser un punto negativo para algunos jugadores que ya conocieron su precuela, porque pueden encontrarse con una aventura que estire un chicle que ya probaron y disfrutaron en su momento, quedándose con un sabor ya conocido y repetitivo. Aunque hay que alabar el intento de Vblank Entertainment Inc para evitar ese estancamiento rutinario y conocido, ofreciéndonos un ritmo frenético de acción entre una misión y otra que nos hará siempre estar ocupados y entretenidos.

Shakedown Hawaii tiene tres modos de juego (historia, ir por la ciudad por libre y retos alocados) y podremos seleccionar cualquiera de ellos a través del menú principal del título. El modo campaña vive a costa de unas misiones principales que cumplen de muy buena manera con la filosofía de acción sin freno que tanto gusta del juego; son rápidas, directas y encajan a la perfección con la trama del juego. Cuando necesitemos tomar oxigeno de su historia el título se apoya con unas misiones secundarias muy variadas que saben aprovechar sus minutos, dando el máximo de sus capacidades. El mapa de la ciudad donde nos moveremos es bastante extenso en comparación al tipo de videojuego en el que estamos, está repleto de vida, color y siempre ofreciéndonos actividades poco legales a las que echarle el guante.

Demostración de la variedad de armas.
Llevamos nuestra visión del calor de verano a la isla de Shakedown Hawaii.

El juego ofrece unos controles que se basan en los doble stick bastante sencillos con los que nos haremos rápidamente y que responden a la perfección, favoreciendo así al ritmo acelerado en el que gira su alocado mundo. Su sistema de conducción y disparos se rige por unas opciones más arcades, dejándonos momentos simples pero que cumplen con su intencionalidad de acción descontrolada. El control de los tres protagonistas es totalmente idéntico, desaprovechando la opción de darles habilidades o movimientos diferentes a cada uno para ofrecer una jugabilidad más variada y entretenida.

La ciudad irá creciendo a medida que nos vayamos haciendo con el dominio de todos sus negocios con un sistema que se basa en la compra de edificios y extorsión a las tiendas más pequeñas. De esta manera el título intenta darle un valor y unas metas al sistema económico del juego, pero a medida que avancemos este propósito se irá esfumando poco a poco y quedándose en movimientos presuntamente poderosos para la ciudad pero sin control alguno, haciendo que compremos todo sin ton ni son queriendo completar algo que se ha ido convirtiendo en un coleccionable simplón en vez de un sistema que controle las ganancias y perdidas de nuestro imperio criminal.

Compra de locales para ejercer nuestros negocios.
La ciudad de ofrece para que juguemos al monopoli nosotros solos.

Aunque continúa con un estilo pixel art, la gran novedad de Shakedown Hawaii respecto a su precuela es el salto «generacional» de los 8 bits a los 16 bits. Es algo que le sienta bien al título, esa nueva manera de detallar el mundo donde se mueve y recibiendo oxígeno de esa nueva paleta de colores. Un mundo que podremos machacar con el sistema de destrucción que han implementado, siendo una cosa que, a pesar de su simpleza, satisface totalmente nuestra ira como amos del universo. La ciudad, sus habitantes y el tráfico de vehículos -donde existe una gran variedad- son la guinda de un pastel repleto de vida.

Estilo pixel art.
Shakedown Hawaii no para de enlazar situaciones cómicas desde el principio hasta el final de la aventura.

Su banda sonora es demencial, con melodías de corte retro que se quedarán en nuestra cabeza el resto del día y le dan al juego ese toque tan personal que respeta al resto de apartados, apoyándolos y motivándolos para que destaquen en todo lo posible. Sus efectos sonoros se encuentran en un escalón inferior, con sonidos de destrucción y explosión simples y repetitivos, que suelen pasar desapercibidos en un juego donde hay tanto barullo. Para los que se manejen mal fuera del castellano debemos de darle la triste noticia de que los textos se encuentran en inglés, que aunque en lo jugable no afecta para nada, sí creará algunas dificultades para completar los objetivos de algunas misiones, entender la trama en la que gira el juego y podréis perderos muchísimos de sus increíbles chistes hacia todo. Aunque como luz esperanzadora tenemos que sus creadores comentaron que con el tiempo llegaría una actualización donde se incluiría la traducción al castellano.

El equipo de Vblank Entertainment Inc. sabe perfectamente el trabajo que quieren realizar, al publico que van dirigidos y presentan un producto fiel y honesto que consigue potenciarse muchísimo aun estando en una liga llena de limitaciones.

Shakedown Hawaii sigue con una formula que no se gasta por el momento, donde la acción, conducción y disparos crea un caos frenético y humorístico que enganchará a los amantes de los títulos retros.

Shakedown Hawaii

Puntuación Final - 8

8

Recomendado

El equipo de Vblank Entertainment Inc regresa con otro título muy pulido que enganchará a más de uno. Con su particular parodia de un mundo repleto de disparos, conducción temeraria y humor.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Kevin Lupión Jerónimo

Amante de la música, adicto al deporte y próximo héroe de Marvel

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X