AnálisisPC

Zombotron – Análisis PC

El resurgir de la trilogía flash

En mis “tiempos mozos”, los juegos flash ocuparon una parte muy importante en mi vida. Ellos me acercaron al mundo de los videojuegos por primera vez, gracias a poder abrir el navegador y jugar a una infinidad de divertidos y variados minijuegos de forma gratuita que hacían que mis tardes pasaran volando frente al ordenador.

Además, era una gozada poder hablar con los compañeros de clase sobre nuevos portales donde estaban los mejores juegos y hacer recomendaciones de juegos nuevos, ya que los videojuegos flash son extremadamente fáciles de acceder para todo el mundo: cortos, gratis, no hay que instalar nada en el ordenador, no se necesita consola y hay de todos los tipos y géneros. Así pues, pese a todas sus ventajas, cabe decir que su calidad, al constar de muy pocos recursos, solía ser bastante baja y muchos eran copias de otros, hasta que descubrí Zombotron.

zombotron flash
Imagen del primer Zombotron flash.

Zombotron era un juego de disparos en 2D con zombis, pero lo que lo hacía diferente a los otros juegos era sus buenos gráficos, su excelente ambientación y su potente banda sonora. Además, añadía una mecánica de los videojuegos como tal: la progresión por niveles y los puntos de guardado que se mantenían aunque cerráramos el navegador. Por otro lado, el juego fue tan exitoso que incluso contó con una segunda y tercera parte, mejorando la historia, los gráficos y la jugabilidad. En resumen, Zombotron poseía una profundidad que lo acercaba más a los videojuegos de ordenador y consola que no al resto de juegos flash.

Entonces, el día 22 de abril de 2019 ocurrió lo inevitable: Zombotron pasó a ser un juego completo de PC y no una obra de navegador. Aún así, este hecho ya ha ocurrido antes con otros títulos, como los famosos Super Meat Boy y The Binding of Isaac, de Edmund McMillen; los cuales, tras contar con los recursos necesarios y el apoyo de los fans, se convirtieron en juegos aún más completos y más exitosos. Para establecer una comparación clara, sería como si en el mundo de la música tras haber sacado un single, con pocos recursos pero aún así bueno, se nos ofreciera la oportunidad de crear un álbum entero, mejorando la calidad de sonido y añadiendo más y mejores canciones.

Hecha esta introducción, continuemos con la obra de Ant.Karlov y Armor Games Studio: Zombotron.

En Zombotron la historia es lo de menos, ya que sirve como puente para poder introducir su jugabilidad de una forma que, por poco que sea, sea coherente. Nos situamos en el año 3045, donde somos Blaze Rush, un soldado espacial que debe emprender una misión cliché y típica de las películas espaciales de los años 80. Deberemos, con nuestro protagonista fornido, irónico y hábil con las armas, reparar nuestra nave que ha aterrizado en un planeta hostil habitado por extrañas criaturas, disparando a todo lo que se nos ponga por delante. Pese a que los diálogos son bastante planos y dan la sensación de sobrar en algunas ocasiones, cabe remarcar la relación cómica entre el protagonista y Ash, su robot personal, ya que de vez en cuando ofrecerá unos diálogos cargados de humor e ironías que servirán para digerir toda la acción del videojuego.

Aun así, la atmósfera que logra transmitir es perfecta y digna de admirar. Zombotron crea una sensación -salvando las distancias- como la del primer Dead Space, una obra maestra del género de supervivencia y terror. Nos sentiremos acorralados muchas veces, la munición escasea al principio y deberemos estar muy atentos a las emboscadas y sustos de algunos aliens y zombis que aparecerán de lugares ocultos para matarnos prácticamente al instante. Los puntos de guardado son muy escasos, y eso logra acentuar aún más la sensación de peligro y agobio por si morimos, hecho que nos hace estar tensos y disfrutar aún más el juego.

Personaje protagonista de Zombotron disparando enemigos.
Protagonista de Zombotron. Al equipar varias armas y armaduras, iremos progresando y subiendo de nivel.

Respecto a su trilogía predecesora, Zombotron presenta muchos cambios y mejoras en su jugabilidad. el estudio ha sabido crear un título de disparos en 2D divertido, entretenido y profundo, donde la sensación de disparo es muy satisfactoria y agradable. Además, añade algunos toques de RPG, como la mejora del personaje, la progresión por niveles y un montón de armas, cascos y armaduras con puntos de ataque, defensa, porcentajes, estadísticas y daño elemental que dotan de mucha más profundidad al videojuego.

En cuanto a los jefes finales, pese a ser espectaculares y muy originales, su patrón de ataque es repetitivo y poco variado, y su movilidad es muy escasa, hecho que hará que muchas veces choquemos contra él y nos mate o podamos matarle colgados desde algún sitio sin que nos pueda golpear.

Lucha contra el jefe Stone Golem de Zombotron.
Uno de los jefes en Zombotron.

Por otro lado, sigue manteniendo algunos fallos y errores en las mecánicas y los controles que hacen recordar a los juegos flash de donde proviene. Pese a que los niveles están bien diseñados, combinando elementos de plataformas, shooter y supervivencia con zonas ocultas y poderosos jefes, la mezcla final resulta ser bastante monótona y repetitiva. Disparar, avanzar, coger una tarjeta, abrir una puerta y avanzar al próximo nivel para matar al jefe es la tónica que sigue el videojuego durante todo su transcurso.

Muchos elementos quedan sin justificar y son demasiado «de videojuego», como el hecho de poder vender cosas «a la nada» en cualquier momento y recibir unas monedas que sirven para comprar armas terrícolas en perfecto estado en una zona dominada por zombis y alienígenas.

Además, los controles son poco precisos a la hora de moverse y saltar, convirtiendo el plataformeo en un elemento más difícil de lo que debería ser. Los enemigos suelen suicidarse o quedarse atrapados en una pared. La animación de recarga es muy frustrante, ya que todas son muy lentas y no permiten atacar o cambiar de arma mientras se recarga, hecho que nos deja completamente expuestos a los enemigos.

Bug en uno de los niveles Zombotron.
Uno de los niveles de Zombotron. Pese a estar bien ambientados, no están tan bien programados, y dan lugar a bugs como éste.

Gráficamente, Zombotron posee un estilo cartoon 2D que cumple con su función, pero puede resultar bastante feo en según qué zonas o enemigos. Personalmente, un estilo píxel-art le hubiera quedado mucho mejor. Aun así, respeto las decisiones artísticas de su equipo, aunque muchos efectos y armas hubieran quedado infinitamente mejor con otro estilo de dibujo o de gráficos.

En cuanto al sonido, Zombotron hace un trabajo sobresaliente. La banda sonora encaja perfectamente con el leitmotiv del videojuego y los efectos de sonido y las armas están muy bien diseñados y colocados en cada momento para poder crear una atmósfera de tensión y hostilidad, así como unos efectos en los disparos que permiten reconocer cada arma y su impacto en los enemigos.

Vehículo todoterreno Zombomobile en Zombotron.
La ambientación de Zombtron está muy bien conseguida. En este caso, podremos sentirnos como Mad Max en este mundo post-apocalíptico, aunque no está demasiiado bien programado.

Pese a tener bastantes fallos de diseño y desarrollo Zombotron es un buen juego. Es un título divertido y hecho con mucho cariño que logrará entretenernos las diez horas que dura. Pese a ser frustrante e injusto en algunas ocasiones debido a los bugs o los enemigos, logra ser una aventura divertida y que anima a ser rejugado debido a la gran cantidad de armas, objetos y zonas secretas que ofrece.

Zombotron

Puntuación Final - 7

7

Interesante

Pese a no ser demasiado innovador, bastante llano y tener algunos bugs, Zombotron es un título entretenido y divertido. Presenta muchas mejoras y frescura respecto a su antigua versión flash, convirtiéndolo en un título que se ha mejorado a sí mismo y que resulta ser muy rejugable.

User Rating: 5 ( 1 votes)
Etiquetas

Pol Belzunces

Sic · Parvis · Magna. Me apasionan los videojuegos, aunque también me encanta el cine y el mundo de la comedia. Mi "trifuerza" de videojuegos favoritos son la saga Bioshock, Uncharted y Metal Gear. Tengo debilidad por la estética de los años 80, así que sí, Hotline Miami es de mis juegos favoritos.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X