AnálisisPC

Rage 2 – Análisis PC

Un mundo abierto repleto de acción y cosas por hacer

La trayectoria de ID Software puede ser una de las más conocidas en el mundo de los videojuegos. Crearon el género FPS con Wolfenstein 3D, con Doom revolucionaron la industria y con Quake hicieron flipar a los jugadores con los increíbles motores gráficos que esta compañía diseñaba. Pero claro, los tiempos avanzan e ID Software llevaba años haciendo las mismas sagas con las mismas mecánicas. Ya iba siendo hora de cambiar.

En 2011 apareció Rage, la nueva IP de ID Software en muchísimos años. Las expectativas estaban por las nubes, sobre todo cuando vimos las primeras demos de su nuevo e imponente motor gráfico; el ID Tech 5, que ha sido utilizado también en Wolfenstein: The New Order, Wolfenstein: The Old Blood o The Evil Within por ejemplo.

Vale, ID Software nos sorprendió con el apartado técnico tal y como llevaban haciendo desde 1992. Pero, ¿qué hay de lo demás? ¿Ofrecerían por fin algo más que la misma jugabilidad arcade de la vieja escuela? La respuesta es sí, Rage sería un shooter con un mundo abierto, misiones secundarias, ciudades que visitar, una historia que descubrir y como principal novedad se implementarían los vehículos. Todo ello en un escenario post apocalíptico a lo Mad Max que sin duda cautivó a todos los fans.

Pero la realidad fue distinta, dando como resultado el típico juego de misiones de recadero, con una historia llena de clichés y totalmente carente de gracia. Por si fuera poco, también desaprovechaba sus principales novedades. Por tanto, nos quedó un juego que brillaba en el apartado técnico, pero se quedaba corto en todo lo demás.

Ahora, ID Software, tras el éxito del reboot de Doom, se alía con Avalanche Studios (conocidos por Just Cause) para llevar a cabo lo que la primera entrega siempre quiso ser ¿Superará Rage 2 a su predecesor? Ya os puedo adelantar que .

Tal cual pasaba en el título de 2011, la historia de este Rage 2 no es gran cosa. Consiste en que después del impacto de un asteroide que destruye el mundo, unos tipos conocidos como “La Autoridad” quieren readaptar el mundo a su gusto. No obstante, los supervivientes se organizan para combatirlos en un grupo llamado “La Resistencia”, porque para qué rebuscar un nombre cuando se puede utilizar el de siempre. Ah, también hay bandidos que se niegan a convivir en sociedad y mutantes producto del apocalipsis. Por supuesto, nosotros, en el papel del “Ultimo Ranger”, nos meteremos de lleno en las actividades de este grupo para derrotar a los malos.

Pero resulta que aquí la mayoría de estos puntos negativos y sacados de la enciclopedia de los clichés se pueden pasar por alto fácilmente, cosa que en Rage costaba muchísimo. Más que nada este juego deja claro que lo que prima en el es la acción por encima del argumento. De todas formas, en Rage 2 encontraremos más personajes, cada uno con muchísima personalidad y carisma; es más, incluso los malos destacan enormemente. No solo eso, los diálogos son más dinámicos, y la historia por muy simple que parezca en un principio está contada de una forma que resulta de lo más entretenida.

Tiroteo en casa de la alcaldesa
Los tiroteos suceden tanto en espacios abiertos como cerrados. Aquí vamos a hacer que los bandidos se arrepientan de asaltar la casa de la alcaldesa.

El argumento también tiene sus entresijos y algún que otro momentazo. No voy a decir nada para no arruinar ninguna sorpresa, pero os aseguro que completar el modo historia al 100% puede rondar cerca de las 25 horas si además le damos caña a todo el contenido secundario que trae. Además, el juego está completamente enfocado a la experiencia de un solo jugador, careciendo de todo modo online… Y ni falta que hace.

El mapeado de la primera entrega se dividía en dos zonas bastantes limitadas, donde solo encontrábamos dos ciudades y había poca cosa por hacer. Pues bueno, aquí no solo hay unas cuantas de ciudades para visitar, sino que el mapa, unido en una sola pieza pero dividido en diferentes regiones, es muchísimo más grande y está plagado de objetivos secundarios de diversos tipos además de las misiones principales.

Todo este contenido secundario u opcional es muy destacable, hasta el punto de que es posible dedicar más tiempo a realizar estas tareas que a la propia historia principal. Por ejemplo, hay algunos objetivos que vienen a funcionar como “mazmorras”, otros son refugios de bandidos, otros nos ayudarán en nuestra progresión con armas, objetos, coleccionables o habilidades y mucho más. Pero todos ellos tienen en común el objetivo de acribillar a todo lo que se mueva y encontrar ciertos objetos opcionalmente. Sin embargo, este contenido puede adolecer de cierta repetitividad, sobre todo para los que busquen algo más profundo que conseguir recompensas y satisfacer sus ganas de tiroteos frenéticos. Ya que aunque encontramos muchos objetivos por el mapa, la mayoría de ellos vienen a ser similares pero en diferentes localizaciones.

Ciudad de WellSpring
Deambulando por una de las principales ciudades del juego. Aproveché el momento para deleitarme con su belleza.

Las ciudades por las que pasearemos no se quedan atrás del conjunto, su diseño es tremendo, sintiéndose vivas y coherentes con la ambientación del juego. En ellas encontraremos de todo, vendedores de objetos, espías que nos darán localizaciones de lugares interesantes o tablones con aún más misiones secundarias.

El mundo de Rage 2 no solo tiene un estilo de lo más propio, es que su personalidad es inigualable. Explorarlo y contemplar todo lo que ofrece es una sensación de lo más exquisita que nos da a entender que nos hemos gastado nuestro dinero en un producto muy completo. Por tanto, si lo tuyo es disfrutar de la acción vas a pasar por alto toda la repetividad que el título pueda tener ofreciendo misiones secundarias, pero si lo que quieres es buscar algo más profundo, quizás prefieras otro tipo de mundo abierto.

Los vehículos fueron una de las principales bazas de Rage que cayeron en saco roto. Ahora en Rage 2 vuelven infinitamente mejor implementados, pero no obstante, han quedado ciertos problemas por resolver.

Su control puede resultar bastante tosco en un principio, pero cuando nos acostumbremos será todo un placer recorrer el yermo en nuestra bestia de cuatro ruedas. De todas formas, aun teniendo práctica, es posible que de vez en cuando el control nos falle y acabemos saliendo de la carretera, estrellados en algún lugar o lanzándonos al vacío sin querer. Algo que puede influir negativamente cuando realicemos alguna carrera o persecución.

El vehículo principal será el Fenix que, armado con ametralladoras, lanzamisiles, un potente turbo y otras mejoras que adquiriremos con el tiempo, os servirá para ir de un lado a otro en el mapa y protagonizar frenéticas batallas sobre ruedas. Destacan sobre todo las espectaculares persecuciones con los bandidos donde tendremos que utilizar pura fuerza bruta para derrotarlos y conseguir recompensas.

Primera carrera de Rage2
Las carreras en Rage 2 son tan trepidantes como su acción ¡Que tiemblen Burnout y Motorstorm!

Al igual que en el primer juego, tendremos carreras donde Rage 2 pasa a ser un puro arcade de conducción. Pero es que también podemos encontrarnos corredores de camino a cualquier parte que nos reten a un uno contra uno. Por supuesto, este tipo de contenido, que también es secundario, nos ofrece recompensas importantes y da el mismo gusto terminarlo que el resto de misiones.

Además, tenemos muchos vehículos que desbloquear a base de encontrarlos y aparcarlos en alguna ciudad. Estos van desde insignificantes motos a auténticas bestialidades que dejarían a cualquier tanque a la altura del betún. Sin embargo, estos otros vehículos no se pueden mejorar, pero muchos tienen armamento y características concretas que nos servirán mejor o peor según la situación.

La acción de Rage 2 bebe muchísimo de Doom (2016). Lo que ya de entrada es otro punto positivo para el juego, ya que, ante todo, Rage 2 es un FPS que mezcla acción de la vieja escuela con la nueva.

En los tiroteos quedarse quieto es lo más desaconsejable. La salud no se regenera automáticamente y el juego nos obliga a tener un constante movimiento y matar enemigos lo más rápido posible para obtener la “sobrecarga”. Un poder que nos recuperará salud y provocará que hagamos muchísimo más daño durante un periodo de tiempo.

Dispondremos de un repertorio de habilidades que iremos desbloqueando a nuestro ritmo mediante objetivos secundarios. Estas habilidades son realmente brutales, donde machacaremos a nuestros adversarios de una forma tanto estilosa como agresiva, es más, como ya podréis intuir, las habilidades se pueden mejorar para causar aún más destrucción. También existen habilidades pasivas, destacando la vuelta del desfibrilador, que nos dará una segunda oportunidad al caer en combate.

Uno de los jefes mas recurrentes
Matar a estos engendros no es tarea fácil. Pero tarde o temprano morderá el polvo.

Las armas merecen una mención especial. Son muchas, también se pueden mejorar y cada una tiene algo que la hace única, pero todas se sienten igual de satisfactorias. Sobre todo utilizaremos el rifle de asalto y la escopeta, cuyo disparo alternativo lanza a los enemigos por los aires. Pero existen piezas de lo más destacable como el revolver que incendia a los enemigos y que, bajo el efecto de la sobrecarga, viene a funcionar como una especie de mini lanzamisiles que destruye todo a su paso. Además, si nos compramos la edición coleccionista tendremos acceso a la mismísima BFG directamente sacada de Doom, que para quien no lo sepa es una de las armas más brutales de la historia de los videojuegos y con ella causaremos verdaderos estragos sin despeinarnos.

Por otra parte, el repertorio de enemigos es también bastante variado. Tenemos principalmente a varios tipos de bandidos, mutantes y el ejército de La Autoridad, que son unas aberraciones producto de la unión de la carne y la máquina. Para acabar con algunos de ellos necesitaremos utilizar ciertas estrategias como quitarles la armadura o dispararles a un punto específico, lo que ameniza aun más la acción. También existen jefes y minijefes que podemos encontrar en misiones principales y secundarias que seguro no nos van a dejar indiferentes. Además, al matar a estos conseguiremos objetos muy específicos que nos otorgarán mejoras, como aumento permanente de la salud o del tiempo de sobrecarga.

Vandidos tirando monitores viejos por el tejado
En Rage 2 es posible pillar a algunos enemigos desprevenidos antes de que empiece la matanza. Esos pobres bandidos no saben lo que les espera mientras arrojan sus viejos monitores de tubo por el tejado.

También debéis tener en cuenta que para participar en alguna de las misiones será necesario que nuestro personaje tenga cierto progreso en habilidades y armas, porque de lo contrario nos será muy difícil (que no imposible) realizarlas. Esto nos “obliga” a realizar cierto contenido secundario. Lo que sí recomiendo desde ya es que juguéis en el nivel de dificultad más difícil, ya que la acción será mucho más frenética y estimulante.

En esta ocasión el motor gráfico empleado viene de la mano de Avalanche y su nombre es APEX. Este le ha permitido al equipo de desarrollo diseñar entornos espectaculares tanto abiertos como cerrados pero sin caer en un aburrido realismo extremo, solo en ser visualmente agradable. Os lo aseguro, Rage 2 tiene momentos de auténtico deleite visual mientras no se pierde nada de fluidez (al menos en la versión de PC). Destacando no solo los entornos abiertos sumamente detallados, sino los momentos de más acción donde la pantalla se llena de explosiones y enemigos. Pero durante el análisis he tenido varios crasheos, no muchos, eso sí, habrán sido tres en más de 20 horas de juego. Sin embargo, esperemos que se arreglen pronto a base de parche.

Uno de los jefes mutantes
El bueno de Jumbo es uno de los jefes mutantes a los que «pacificaremos». Sin duda ser mutante y feo es algo que va de la mano.

La ambientación es otro de los puntos fuertes. Con una estética y unos colores que oscilan entre medias del Cyberpunk o el Dieselpunk, olvidándose de pleno del constante color marrón de la primera entrega, algo que se deja ver en las ciudades y el excelente diseño de todos los personajes principales de la aventura.

Largo, adictivo, repleto de tiroteos, conducción y con mucho contenido secundario. Todos estos factores suman un juego muy completo. Si disfrutas de la acción, vas a encontrar en Rage 2 un título excelente, pero no ocurrirá lo mismo con quienes busquen experiencias más profundas.

Lo tenéis en Steam desde 59,99 € en su edición normal, mientras que la edición Deluxe cuesta 79,99 € y trae dos armas nuevas (incluyendo la BFG), un nuevo vehículo y una misión adicional. Con todas las horas de juego que da y todo lo que ofrece es una compra más que recomendada.

Rage 2

Puntuación Final - 9

9

Imprescindible

Rage 2 es todo lo que la primera entrega quiso ser. Un juego de lo más completo que gustará a todos los fans de la acción más frenética y adictiva.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Nukem

Ingeniero informático, en el mundo de los videojuegos desde que cogí la escopeta de doble cañón en DooM 2 y muy fan de los First Person Shooter clásicos. System Shock 2 es el mejor juego de la historia.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X