AnálisisSwitch

Final Fantasy X/X-2 HD Remaster – Análisis Switch

Escucha mi historia, esta puede ser nuestra última oportunidad

En sagas muy largas que van avanzando según salen nuevas plataformas el paso de una a otra se considera un salto y normalmente también una prueba de fuego. El cambio de plataforma implica más potencia, más cosas que se pueden hacer, además de un cambio de época y de gustos, por lo que es un punto en el cual la toma de decisiones por parte de las desarrolladoras es muy importante.

La longeva saga Final Fantasy ha vivido cinco saltos de generación. Algunos de estos saltos han tenido más éxito que otros, pero sin duda uno de los más llamativos fue el del Final Fantasy VI al Final Fantasy VII. No solo fue un cambio generacional, sino que además fue un cambio de consola. Entrábamos en el mundo del 3D y, pese a que las historias anteriores ya eran increíbles, comenzaba una trilogía de juegos que serían recordados por todos como de los mejores juegos del mundo, estos son Final Fantasy VII, VIII y IX. Aun así, para los jugadores españoles no fue realmente un salto, ya que el sexto título y los anteriores no salieron en nuestro país.

Pero sí que vivimos un salto, y ademas uno de los mejores, con el considerado como último gran Final Fantasy, (pese a que mi el XV me guste y el XII haya sido mejor visto con el tiempo) y ese fue el Final Fantasy X. El último título principal de la saga de Square-Enix (la antigua Square Soft), que utilizaba los turnos de una manera más pura y se mantenía más fiel a lo que había sido. Aquello fue una gran experiencia y pese a las cosas distintas Final Fantasy X nos dio otra historia de calidad, con drama, emoción, aventura y acción. Algo que todas las personas que jugamos en aquella época no olvidaríamos nunca.

Ahora toca revivir aquello una vez más. Después de salir en varias consolas con su versión HD, es el turno de la híbrida de Nintendo. En ella podremos disfrutar tanto en sobremesa como en portátil de Final Fantasy X y también de Final Fantasy X-2, siendo este último un título algo incomprendido, aunque ya entraremos en eso más adelante. También podrán disfrutar de este título los usuarios de una Xbox One.

Analizar Final Fantasy X posiblemente sea ya algo difícil de hacer, ya que, a no ser que quiera repetir lo mismo que se lleva diciendo desde que salió, aportar algo nuevo requiere mucho meditar y profundizar en el juego. De todas formas, estamos ante lo que podríamos llamar un clásico, por lo tanto, reflexionar y analizar aspectos del mismo siempre puede ser interesante.

En cuanto al argumento, ¿qué podría decir de Spira y la aventura de Tidus y Yuna? Estamos ante una historia que tiene varias capas. Aprendemos sobre el amor, el deber, la amistad y a no sentirnos atados a la imagen de nuestros padres y gran largo número de cosas más. No sabría decir si estamos ante de una de las mejores tramas de la saga, ya que todos los Final Fantasy tienen su punto, pero sin duda recoge gran parte de lo ya mostrado anteriormente en otras historias y lo hace mejor.

Y creo que lo hace mejor por varias razones: la primera porque fue la primera vez que en esta saga teníamos voces, las cuales dan profundidad y dramatismo a lo que nos narran, de manera que entramos de cabeza en la trama. La segunda razón es por los personajes, carismáticos a más no poder y realmente influyentes en la cultura popular. Han sido responsables de memes, apodos de youtubers famosos y en general de todo un folclore que viene del hecho de habernos marcado tanto. Y la tercera razón es por Spira en sí, todo ese mundo con su historia y sus culturas, tales como los Ronso, los Albhed o los Guado, que hacen que el conjunto del mismo sea increíble, inmersivo y complejo.

Combate en Final Fantasy X
El combate en este juego es uno de mis favoritos, da tiempo para pensar y gozar con las animaciones.

Las mecánicas de este Final Fantasy son clásicas hoy en día por mantener el combate por turnos, pero aportaron muchísimas cosas que en su día fueron rompedoras. En cuanto al combate nos olvidamos de BTC y turno activo; literalmente cada turno se respeta hasta que sea resuelto. Hasta aquí más o menos igual que el resto de Final Fantasy, pero como ya sabéis, eso no fue todo:

  • Cambio de personaje: Una mecánica novedosa en la época y a mi parecer perfecta que nos permitía poder usar a todos los personajes y crear estrategias, por lo que realmente sentías que todo lo que el juego te aportaba era útil y tenía sentido. Un acierto muy grande sobre otros sistemas que, por lo genera,l solo te dejan usar un personaje. A mi parecer la gracia de los JRPG es poder utilizar a muchos personajes distintos que se complementen.
  • Invocaciones: Sin duda la estrella de Final Fantasy X es poder utilizar a las invocaciones como un luchador más, además de poderlas subir de nivel y hacerles aprender habilidades, algo similar a lo que ya primitiva Final Fantasy VIII en su día. Todo esto acompañado de animaciones espectaculares y ataques devastadores; todo lo que una invocación de Final Fantasy debe ser.
  • Tablero de esferas: Una revolución en su género que permitía cierta libertad a la hora de desarrollar el peonaje. Ya no había niveles, pero había que seguir consiguiendo experiencia para obtener avances en el tablero y a su vez esferas de distintos tipos para mejorar diversas características o aprender habilidades nuevas. Creo que la mayor gracia de todo esto es que permitía a los personajes aprender habilidades de otros, ya que los tableros estaban unidos y así se creaban combinaciones verdaderamente interesantes.
  • Blitzball: Ya en Final Fantasy VIII y IX teníamos un juego propio de cartas que nos animaba a viajar y a coleccionar cartas además de enfrentarnos a NPC’s, un poco como un juego paralelo que le daba al conjunto en sí muchas más horas de diversión. En este caso se optó por algo distinto, el Bliztball, una suerte de waterpolo táctico completamente sumergido y algo ciberpunk, que nos animaba a encontrar jugadores nuevos y subirlos de nivel, además de jugar y jugar para conseguir objetos y demás cosas. Yo en su día le eché todas las horas del mundo y tenía un equipazo.

Mecánicamente Final Fantasy X me parece perfecto, ya que aportó mucho a la saga y ejecuta perfectamente todo lo que se propone. Evidentemente hay que ponerlo en contexto de la época y puede que algunos elementos hoy en día resulten ortopédicos, pero incluso así estamos ante un trabajo impoluto.

El segundo título que ocupa esta versión HD y continuación de Final Fantasy X es un juego que siempre ha sido muy criticado. Incluso yo reconozco haberlo hecho, pero con el tiempo, y al igual que con otros juegos, me he dado cuenta de que una serie de prejuicios mezclados con algunos errores del juego son lo que hacen que tenga esa imagen tan nefasta. Estoy hablando lógicamente de Final Fantasy X-2.

Antes de que saquéis las antorchas y me tachéis de mal fan de Final Fantasy o de estar comprado, quiero que sepáis que yo también odiaba este juego, pero de eso se puede salir. (Por cierto, nadie nos ha regalado nada, cada versión de este remaster que tengo salió de mi bolsillo).

YRP en pose batalla
El rollito ángeles de Charlie en su día no hacia gracia, pero hoy lo recuerdo con cierto cariño.

En este título se nos narran las aventuras de Yuna, Rikku y Paine (la chica nueva), las cuales tienen un grupito que se dedica a investigar antiguas esferas, en las cuales parece haber información sobre alguien del pasado que se parece a Tidus (entiendo que sabéis qué ocurre al final del anterior juego, sino prefiero no hacer spoiler). Narrativamente se plantea interesante, pero según avanza el juego la historia se desinfla mucho, aunque a mi parecer si desbloqueas el final secreto todo gana verdadera relevancia y cambia por completo la visión de conjunto del juego.

Aunque sigue siendo por turnos, vuelve al estilo BTC y el sistema de «Jobs»vestiesferas, como lo llaman aquí. Unas esferas que contienen la esencia de personas que tenían una serie de habilidades y con ellas podemos ser desde cantante a pistolera, samurái, maga, etc. En esencia es el sistema que ya vimos en Final Fantasy III y V, que con un grupo fijo de personajes nos permitía dotarles a estos de diferentes empleos, por así decirlo, como si fueran diferentes tipos de personaje. La peculiaridad es que podemos cambiar de vestiesfera a mitad de combate y esto conlleva una transformación al más puro estilo Sailor Moon, y aquí es donde empiezan los problemas.

Esto ha sido duramente criticado porque se le ha tachado de fan-service barato y muy del estilo «Ángeles de Charlie«, algo que a mucha gente no ha parecido gustarle, pero me pregunto, ¿es realmente esto tan malo? El juego claramente rompía con lo que había sido un Final Fantasy hasta entonces y es cierto que las protagonistas eran solo chicas y se comportaban un poco como chicas de su edad en aquella época (según el estándar japones), por eso mismo si analizamos que eso puede resultar molesto posiblemente quiere decir que estamos valiéndonos de prejuicios para criticarlo. Porque, claro, ¿cómo nos van a gustar las cosas de chicas o específicamente «femeninas»? Es cierto que asociar toda esa clase de cosas con las chicas es un cliché, pero considero que estamos ignorando por completo nuestra empatía con Yuna, la cual tiene un crecimiento durante el juego, sobre todo si lo analizamos desde la retrospectiva del primer título.

Presentación de Paine
En Final Fantasy X-2 se nos narran las cosas como si Yuna, estuviera hablando con alguien.

Seguramente gran parte de la culpa de que no comprendamos bien a Final Fantasy X-2 es que aquí no tuvimos el vídeo de «Eternal Calm« en el cual se nos muestra cómo está el mundo después de los acontecimientos de Final Fantasy X y cómo Yuna toma la determinación de vivir su propia vida y de emprender el viaje que será Final Fantasy X-2. Gran parte de la trama es una comedia ligera con algunos giros bastante interesantes, realmente nada del otro mundo, pero es una historia decente que amplía lo que el primer juego nos mostraba. Nada que justifique el odio hacia el mismo, que nunca pretendió ser más que un spin-off ligero y divertido con una puesta en escena bastante interesante.

El esfuerzo de remasterización de estos dos juegos es realmente impresionante, pero denota sobre todo que en la época ya se hizo un gran trabajo de diseño en todos los aspectos, algo muy clásico de los Final Fantasy. Evidentemente, en cuanto al movimiento de los personajes algunas cosas chirrían a fecha de 2019, pero en general los juegos dan una impresión muy buena. Son muy agradables y vistosos y creo que es de destacar en Final Fantasy X-2 las caras de Rikku, lo cual era un gran logro para la época, sigue siendo muy notorio hoy en día. Otro tema son las caras del resto de personajes que no son protagonistas, ya en su versión primera y en todas las demás se ha mantenido que sean increíblemente simples y lleguen a dar risa. Aunque es un detalle con el que se suele hacer la vista gorda, ya que se comprende que en la época hacer todas las caras igual de detalladas habría supuesto una gran carga gráfica y de trabajo.

Otro aspecto que denota a un Final Fantasy es su banda sonora. En el caso de la primera parte estamos ante una BSO mítica, que además viene en dos versiones para este remaster: la versión original y una con algunos arreglos y cambios; un detalle que no estaba en la primera versión del remaster pero que seguramente añadieron porque algunas personas preferirían la original y no la arreglada que venía por defecto. En todo caso ambas versiones son increíbles y nos transportan a muchos a la época en la que lo jugamos y nos flipábamos con ese tema inicial (Otherworld) tan cañero y original en la saga Final Fantasy.

Yoshitaka Amano ilustración
El arte de Final Fantasy siempre es increíble y más con la mano de Yoshitaka Amano.

En cuanto a la banda sonora de Final Fantasy X-2 esta solo recicla algunos temas, pero otros son nuevos. No es tan memorable como en la original a grandes rasgos, pero sí destaca por dos temas en concreto. El primero es el de inicio, que recuerda bastante al propio tema de Final Fantasy VIII donde veíamos una serie de imágenes desencuadradas que nos mostraban detalles del juego y los títulos de crédito mientras sonaba una canción bastante épica y esperábamos darle «start» para iniciar el juego. En este caso el tema es más nostálgico, como si de alguna manera lo que viéramos fueran los días de juventud de Yuna y todo fuera un recuerdo, o al menos eso me evoca a mí. El segundo tema y el más famoso es el «Real Emotion» (What can i do for you?), esa canción tan pop que en su día nos tenía locos antes de que saliera el juego. En aquel internet tan primitivo y en algunas demos pudimos presenciar un número musical interpretado por Yuna que era realmente impresionante. Puede que también esta presentación creara unas expectativas equivocadas de cómo sería el juego, pero igualmente aun hoy en día recuerdo a mi yo de 17 años escuchándola una y otra vez, como si fuera lo mejor del mundo.

La versión HD de Final Fantasy X/X-2 incluye The Last Mision, una misión extra de Final Fantasy X-2 que en su día solo salió en la versión internacional, la cual como es de costumbre solo salió originalmente en Japón. Además, incluye unos «créditos» que nos narran a modo de audio-novela una especie de continuación muchos años después, como si hubiera alguna idea para un tercer juego, aunque en realidad es una dramatización de una novela que salió en tierras Niponas por 2013 y que hace poco licenció Planeta Comic en España.

Final Fantasy X/X-2 HD Remaster es uno de los mejores títulos que han podido salir para cualquier consola y más para una tan especial como Switch, que permite jugar en portátil o sobremesa. Está claro que esto es un refrito de un refrito, pero igualmente da mucha vida al catálogo de cualquier consola y más siendo uno de los mejores juegos de la historia.

Una experiencia completa que nos da muchísimas horas y una historia bastante intensa que, aunque flojea en su segunda parte, sigue aportándonos diversión y un sistema entretenido. Yo personalmente no paro de comprarme estas versiones cada vez que sale una, algo bastante innecesario, pero que no me provoca ningún problema ya que como suele suceder: Final Fantasy lo merece.

Final Fantasy X/X-2 HD Remaster

Puntuación Final - 9

9

Imprescindible

Un JRPG sobresaliente que marcó a toda una época. Un tesoro para el mundo de los videojuegos.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Francisco Jose Moreno

Gran Fan del Zelda, Final Fantasy, Metal Gear y largo numero de Etc. Lo mío son los juegos que me divierten simplemente o los que me llegan a la patata. No creo que nadie pueda sentar cátedra en opinar sobre videojuegos.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X