Artículos

¿Por qué está siendo tan criticado Days Gone?

Analizamos los principales problemas y polémicas del título de Sony Bend

Days Gone es el último gran exclusivo de PS4, que nos llega poco más de un año después del ya mítico renacimiento de Kratos. En esta generación Sony, a pesar de dormirse en los laureles en cuanto a servicios para el usuario, ha proporcionado a los poseedores de su máquina una gran cantidad de experiencias single player que serán algunos de los títulos más recordados de esta generación: Horizon Zero Dawn, God of War o Marvel’s Spider-Man son solo algunos ejemplos. A raíz del lanzamiento del último título del trepamuros la comunidad pudo ver como se intentaban crear polémicas absurdas y estériles para empañar el lanzamiento del nuevo juego de Spider-Man.

Recuerdo con incredulidad las surrealistas discusiones acerca de los malos gráficos del juego debido a las texturas de un charco, o a lo simple y repetitivo de su gameplay, o que veinte horas para su historia principal era muy poca duración… Al final lo peor que se le pudo achacar al título es que era un juego tremendamente conservador en su premisa y esquema jugable, algo que compensaba con creces la tremenda diversión que ofrecía. ¿Days Gone está en un punto similar? La respuesta es algo más complicada de encontrar que en el título de Insomniac.

Lo primero, quiero que conste que esto no es un análisis del título, ya que ese texto llegará en los próximos días. Debido a todo lo que ha rodeado al lanzamiento del juego he preferido tratar este asunto de forma separada al análisis propiamente dicho. También quiero destacar que hasta las últimas semanas de lanzamiento previas al título realmente no sentía ningún hype por Days Gone. Sin embargo, tras lo visto en las diferentes previews del juego, se acercaba bastante al tipo de experiencia que me apetecía en estos momentos. A estas alturas, ya comenzaban a planear sobre el juego las mismas sombras que acecharon a Marvel’s Spider-Man, por lo que surgió la primera polémica: el juego nos obligaba a matar zomb… infectados que previamente habían sido niños.

Renacuajos de Days Gone
El aspecto de los Renacuajos, a pesar de evocar directamente a un niño humano, también está lo suficientemente alterado como para que no debiera suponer un problema en un título de estas características.

La polémica llegó hasta tal punto que responsables de Sony Bend tuvieron que realizar declaraciones al respecto de este tipo de enemigos. En el juego se llaman Newts o Renacuajos y, según Sony Bend, a pesar de que fueron niños hay que ver a estos enemigos como seres que dejaron de ser humanos hace mucho tiempo. Tras llevar muchas horas enfrentándome a estos bichos puedo confirmar que la primera vez que te encuentras con ellos el juego no te deja más opción que acabar estos Renacuajos. No hay forma de esquivar el enfrentamiento en este punto. Este encuentro sucede al poco de empezar con el juego, aspecto que creo puede ser lo más impactante dentro del asunto. Aún así, dudo que aunque desde Sony Bend nos hubieran dado la opción de no acabar con ellos se hubiera esquivado esta polémica.

Jamás pensé que acabaría hablando de ética zombie en una web de videojuegos, pero ¿de verdad es tan importante que unos seres, que claramente no son humanos, tengan forma de niños? Es decir, el juego se jacta de transcurrir en una sociedad devastada por un apocalipsis zomb… de infectados, hay sectas con personas llenas de cicatrices que torturan de forma sistemática a incautos que encuentran por los caminos, hordas de cientos de seres que también fueron humanos y que debes destruir como principal atracción del juego… Me parece bastante hipócrita ofenderse por una decisión de diseño que implica mayor variedad en un juego que no esconde lo violento de su propuesta, además de ser enemigos con un comportamiento interesante: los Renacuajos se mueven en grupo debido a su debilidad individual, así que se quedan siempre en los tejados. Si no te acercas a su territorio no te atacarán; sin embargo, si ven que estás debilitado tomarán la iniciativa y te asaltarán cuando menos te lo esperes.

Enemigos de Dead Space 2
A pesar de que también suscitaron cierta polémica en su momento, el debate se cerró muy rápidamente.

Hace varios años Dead Space 2 hizo lo mismo, y de una forma bastante más cruenta y gratuita que Days Gone. En Catherine uno de los enemigos finales es un bebé gigante con un aspecto que recuerda al presentado por aquellos que padecen la terrible enfermedad del Arlequín (si no queréis tener pesadillas, no lo busquéis). Hay multitud de casos en nuestro medio de diseños de enemigos que recuerdan a niños, es una polémica estéril que no tiene más recorrido. ¿Acaso los Freakers con forma más adulta no te dan pena? ¿O los animales infectados que te atacarán sin provocación previa? Days Gone en ningún momento ha ocultado la violencia de su propuesta, ni tampoco sus desarrolladores. No en vano sus responsables han afirmado tener como referencia a la serie Sons of Anarchy a la hora de dar forma a muchos de los conceptos del juego.

El tema de los Renacuajos por suerte no llegó a más, sin embargo es una forma de empañar la imagen de un título muy esperado a semanas de su lanzamiento. Una vez empezaron a salir los primeros análisis del juego, hubo otra tendencia que también protagonizó varios textos y furiosos hilos de Twitter: algunos jugadores no se sentían cómodos manejando a Deacon St. John, protagonista de Days Gone. No solo te obligaba a matar Renacuajos, sino que además el código moral que exhibe durante el juego (que en ningún momento cobra la importancia que refleja ese artículo) no sirve de nada cuando hay puntos de la trama en los que casi traficas con gente.

Kratos anda por una cueva, a punto de salir, cuando escucha unas pisadas detrás suya y se da la vuelta.
Kratos tampoco es precisamente un modelo de conducta, pero gracias a su última aventura es un héroe bastante más en la línea del resto de obras de Sony.

Este problema se enlaza con una crítica que sí puedo considerar lícita para el juego: Deacon no es un protagonista que guste a la gente. Se le ha acusado de mero observador, plano y poco carismático. Aquí ha habido un problema de comunicación por parte de Sony, pero también fácilmente comprensible: aquel que haya jugado a Days Gone podrá comprobar lo perturbado que está Deacon. Deacon es poco menos que un psicópata, es una persona violenta y paranoide. Son muchos los momentos del juego en los que Deacon farfulla en voz alta frases inconexas que implican violencia sin sentido, o misiones en las que arriesga su vida y las del resto de forma absurda solo para poder matar a más seres, ya sean humanos o no.

Que Deacon sea no un héroe ni un antihéroe, sino simplemente un daño colateral de una situación límite como debe ser un apocalipsis zombie, hace que no sea el típico héroe Sony. Nathan Drake (que también tiene su propio problema psicopático, pero lo compensa con simpatía y pareciéndose a Cantizano), Aloy, Spider-Man, Crash o Kratos son héroes mucho más fáciles de vender junto a sus productos. Incluso Kratos, con todo el pasado que tiene, se ha embarcado en una aventura de redención junto a su hijo. Sin embargo, la forma de vendernos a Deacon ha sido la de un marido preocupado por el destino de su esposa, un héroe trágico, pero nada más lejos de la realidad: no hay forma de vender al gran público a Deacon como un héroe carismático.

Quizás por eso haya mucha gente que se ha sorprendido a sí misma estando muy en desacuerdo con las decisiones de Deacon o con la forma de contabilizar las muertes del juego, ya que la mayor parte de situaciones el juego se resuelven eliminando a todo aquel que se encuentre en la zona. A mí no me ha parecido extraño, pues la simpleza de los objetivos y las decisiones de Deacon en el juego son un reflejo de su personalidad psicopática. ¿Por qué la conquista de un campamento depende de un contador de muertes? Porque es la forma más fácil para Deacon de superar esa adversidad, matando a todo aquello que se interponga entre él y su objetivo más inmediato. También, no nos engañemos, es una simplificación de los objetivos y la jugabilidad del título, pero veo este comportamiento del protagonista mucho más justificado en el contexto de Days Gone que en Uncharted, por ejemplo.

Respondiendo a la pregunta que planteaba al principio del texto, Days Gone (al igual que Marvel’s Spider-Man) también ha tenido que sufrir durante su promoción a hordas de gente sacando las antorchas por aspectos que al final no afectan tanto al título como parecen. Sin embargo, a tenor de las horas que llevo jugadas, y siempre teniendo en cuenta que esto no es un análisis del juego, considero que Days Gone está un peldaño por debajo en cuanto a calidad con relación a otros exclusivos similares de Sony, tales como Marvel’s Spider-Man o Horizon Zero Dawn. Los principales problemas de Days Gone como juego parten de ciertas decisiones de su diseño: desde Sony Bend se han centrado en promocionar y en potenciar los que al final han acabado siendo los puntos más discutibles de la obra, en lugar de centrarse en aquellas características que podrían haber hecho de ella algo único. Si Days Gone se hubiera centrado más en potenciar la relación con la moto (más allá de su gasolina, motor y estética) o en hacer de las Hordas el centro de la experiencia en vez de una misión opcional, estaríamos ante un producto muy diferente.

En cambio, desde Sony, quizás presionados por su propia posición de hacedores de maravillosas historias y experiencias single player, se han centrado en potenciar una narrativa que ha acabado siendo un mero organizador de misiones por líneas argumentales (que además en la práctica es bastante lioso) y que quizás ha terminado quitando recursos para hacer un mundo más orgánico o innovador. También hay que destacar la gran cantidad de bugs que presentaba el juego aún días después de su lanzamiento. Más de 20 GB en parches, y hoy mismo se ha añadido el de la versión 1.07. Esta falta de pulido tampoco es habitual en una producción de estas características, y también puede haber afectado a la recepción general de la prensa que jugaron al título antes de estos parches que estabilizaban bastante la experiencia (yo apenas he experimentado fallos más allá de algún NPC raro, nada fuera de lo común).

Sin embargo, no os dejéis engañar por el cariz negativo que ha adoptado el texto: me lo estoy pasando piruleta con Days Gone. Me está pareciendo un mundo abierto que, sin ser en absoluto revolucionario, sí que sabe diferenciarse de otros juegos similares gracias a la apuesta por la moto como único vehículo de la experiencia en combinación con su atípico escenario. Además como título de supervivencia añade los matices justos para tener que estar atentos, pero sin que en ningún momento se convierta en algo molesto. Al igual que Marvel’s Spider-Man, este juego compensa su falta de ambición a la hora de querer innovar con una obra que funciona muy bien a poco que te gusten los elementos centrales de su propuesta.

Y hasta aquí puedo escribir de momento. En unos días, cuando haya completado la historia y me haya empapado aún más de las secundarias, tendréis el análisis completo del juego. ¿A vosotros qué os está pareciendo? ¿Consideráis que la crítica ha sido dura o benevolente con el juego?

Etiquetas

Alejandro Morillas Tellez

Fisioterapeuta/osteópata de día, hipnoterapeuta cuando es necesario y apasionado jugador de videojuegos por la noche. Los primeros juegos que relaciono como favoritos son Catherine, Vanquish, Overwatch y Kingdom Hearts. Pero siempre estoy disponible para un Tekken, un Vermintide o una maratón de Metal Gear.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X